desde 2.006 en Internet

martes, 31 de enero de 2012

La hora de la verdad: convocatoria de elecciones anticipadas en Asturias


“Un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después” Sun Tzu

Si algo me fascina de “el último mohicano” de la política española, Francisco Álvarez Cascos, es su profundo conocimiento de la estrategia política. Hoy, lo ha demostrado de nuevo, al disolver su Gobierno a los seis meses de formarlo y convocar elecciones anticipadas en el Principado de Asturias.

Los motivos, son lo de menos en este caso, podrían resumirse como la táctica de boicot permanente a que le estaban sometiendo sus adversarios y a su vez, supuestamente, adversarios entre ellos, porque en Asturias ya no resulta paradójico ver al PSOE y al PP aliados frente a FORO, se ha hecho costumbre durante el último año, aunque sigue extrañando a algunos de sus votantes.

Pero a lo que quería referirme es al don de la oportunidad de Cascos para convocar elecciones en esta ocasión y no precisamente para salir derrotado, porque durante los últimos seis meses ha logrado algo extraordinariamente difícil en política o en cualquier conflicto: cambiar la escenografía de la batalla, para que le resulte favorable, cuando partiendo de cero no podía alcanzar la victoria.

Como decía Von Clausewitz: “Un salto corto es sin duda más sencillo que uno largo, pero nadie que quisiera cruzar un foso ancho empezaría por saltar hasta su centro”, pues esa ha sido la estrategia de Alvarez Cascos, mientras sus adversarios luchaban contra él para boicotearlo desde que accedió al Gobierno, él ya preparaba el salto definitivo. Todo el mundo pensaba que Cascos se daría por satisfecho con haber logrado la proeza de derrotar, partiendo de cero, al PSOE y al PP en menos de cinco meses, tras treinta y cinco años de inmovilidad política en Asturias, pero no fue así, Cascos lo único que hizo en mayo fue conquistar posiciones para la batalla definitiva, recopilar información, analizar sus fuerzas, estudiar al adversario, y comprobar sus puntos débiles.

Hoy, Francisco Álvarez Cascos y Foro, su partido, parte de una posición muy diferente a la que tenía hace un año, porque su partido lleva analizando desde hace seis meses lo ocurrido en Asturias, ha formado Gobierno en el Principado, sin apoyos; tiene nueve alcaldías, entre ellas la de Gijón, la ciudad más poblada de Asturias y 158 concejales. Además, su partido cuenta con más de 12.000 afiliados, hoy más avezados y expertos, y fundamentalmente con el apoyo de 175.000 asturianos, que han visto como el PSOE y el PP, no han permitido que gobernara, a pesar de haber triunfado en las elecciones. Hoy conoce las debilidades de Foro, pero también las de sus adversarios.

No hay azar, ni casualidad en lo acontecido, porque Cascos sabía que sus adversarios, no iban a ser tan inteligentes como para colaborar con su Gobierno, sino que se iban a enfrentar a cualquier acuerdo, porque consideran que su supervivencia depende de lo que le ocurra a Foro y no de lo que les ocurra a ellos mismos; su dependencia cada día va siendo mayor, porque han perdido tanto poder que realmente no tienen ni elementos para configurar una estrategia de victoria, sencillamente se han cambiado las tornas.

Las elecciones del 22 de mayo fueron un ensayo general, para preparar las del próximo 25 de marzo, el único punto débil que tiene Foro es la comunicación, porque los periódicos asturianos han hecho la mayor labor de zapa que se recuerda en Asturias contra un partido, con la excepción de El Comercio, pero durante este tiempo su credibilidad también se ha ido desgastando, así que hoy su fuerza e influencia es mucho menor de lo que era hace un año. Pero también se les ha agotado el discurso y las invectivas, y salvo que inventen que Cascos es el sosias de Jack el Destripador, que seguro que lo harán, no van a recibir mucha atención de los asturianos.

Por último, vamos a ver la metamorfosis de Cascos en esta campaña electoral, en la que, con datos sobre la mesa, no sólo con palabras, va a explicarnos a los asturianos cual es nuestra auténtica situación, no la que enmascaran los diarios de Asturias, y posiblemente lo haga con pelos y señales. Y por otra parte, al hacer coincidir las elecciones en Asturias con las andaluzas, obligará al PP a una magnífica contradicción en Asturias, pues no va a tener fácil explicar a sus votantes porque en Andalucía el PSOE es su adversario y en Asturias su aliado. Al votante del PP no le gustan estas magníficas incoherencias, que quedarán al descubierto.

En una primera proyección de los resultados que se obtendrán con esta estrategia, creo que serán muy favorables para Foro, mejores que los del 22 de mayo con muchas probabilidades, aunque para obtener los 23 diputados que le concederían mayoría absoluta, va a haber que sudarlos. Los votantes de Foro están cabreados, porque el PSOE y el PP no han respetado su voluntad y los del PSOE y el PP están hartos de ver como sus respectivos partidos no tienen inconveniente en aliarse cuando les conviene, aunque sea para defender las poltronas de sus dirigentes, contra los intereses generales de Asturias y los asturianos.

No quisiera olvidarme de la justificación moral de la convocatoria, aunque seguramente también material, que no es otra que la penosa situación que atraviesa Asturias y que requiere de todas las energías unificadas para salir adelante de la crisis, porque con un gobierno en minoría, atenazado por sus adversarios sin interrupción, es imposible poder ofrecer a los asturianos una vía de salida a la crisis, que era el compromiso que Cascos había adquirido con ellos.

Desde luego, lo que hay es partido, habrá que jugarlo y ya veremos, si ahora salimos definitivamente del ¡a verlas venir!, que es donde hemos permanecido durante el último año.

El 22 de mayo de 2011 estábamos en Las Termópilas y hoy ya estamos en Platea. La invitación al misticismo de las manipulaciones de los medios de comunicación, la tiranía y el rencor de los que no saben perder, parece que se enfrentarán a la realidad, que será, sin duda, su principal enemigo.

Enrique Suárez

lunes, 30 de enero de 2012

La insoportable evolución de la corrupción política en España: 2009-2012

Casos de corrupción política en España, año 2009


Casos de corrupción política en España, año 2012

Sueldos de Presidentes y Diputados Autonómicos 2012

Sueldos anuales por autonomías de Presidentes y Diputados

En España, actualmente hay 1215 diputados autonómicos que perciben cada uno un sueldo superior a los 51.000 euros anuales de media, en total 6,2 millones de euros sólo de sueldos, a los que se añaden los gastos de representación y los institucionales que llevan adheridos.

Fuentes de las que se han obtenido los datos:


domingo, 29 de enero de 2012

La falsa normalidad de nuestros días


Han imputado a Garzón, y la oclocracia ha saltado a la calle. Imputan al director de Empleo de Andalucía por lo de los EREs y Griñán ni lo destituye y encima nos dice que fue el que descubrió el asunto de la corrupción. Han exculpado a Camps por aquello del cohecho impropio, pero no por lo del amiguito, y José Blanco, aquel vástago honesto según Rubalcaba, también ha sido imputado, lo que agradece, porque así podrá luchar por su inocencia.

Zapatero, supongo que contando nubes, al fin. Rajoy recibiendo instrucciones de Merkel, subiendo los impuestos cuando había dicho en campaña que eso no ocurriría y leyendo El Marca, como siempre, mientras las agencias de calificación de la deuda nos van echando a empujones escalera abajo, por tramposos sin regeneración posible.

Mientras tanto, dice la EPA que ya tenemos 5,2 millones de parados en este país, tres millones más desde que Zapatero se hizo con el poder a golpes de pásalo, aliándose con los enemigos del momento, para derrocar al PP de José María Aznar, porque lo del 11-M había sido por lo de la guerra de Irak, con toda seguridad.

Mientras tanto van cerrando más empresas cada día y se va produciendo más paro. Ahora nos dicen que la recesión de España que nunca iba a existir y en la que llevamos desde 2008, en realidad, va a alcanzar un 1,7 % de retroceso según el FMI, lo que supondrá medio millón más de parados.

España lo tiene crudo y mucho más con este elenco que nos representa políticamente, que meten más miedo que la última entrega de Pesadilla en Elm Street y un programa de Telecinco, conjuntamente.

No sé ustedes, pero yo no tengo mucha confianza en que esta legión de ineptos vaya a resolver alguno de los problemas que tenemos, más bien pienso que van a complicarnos mucho más la vida y al 30 % de pérdida de poder adquisitivo que llevamos acumulado desde que el Príncipe de la Alianza de Civilizaciones se dignó en oprimirnos, se sumará ahora otro 20 % con el tancredismo de Mariano Rajoy, que espera un milagro en medio de las escaleras del destino, sin decidirse si hace una reforma laboral, financiera, de la justicia o de la gastronomía, pero anunciando grandes cambios, siempre para un futuro que no acaba de llegar.

No me fío de ninguno de todos ellos, ni de los que trincaron del PSOE ni de los que han venido a corregirlo, dicen, del PP. Nada, pero ni un pelo de calvo me fío de esta gente ¿Y por qué?.

Pues sencillamente porque no están haciendo bien las cosas, lo primero que se debe hacer tras un incendio, y lo de Zapatero fue como lo de Nerón en Roma, es evaluar los daños, pero aquí sigue el fuego quemando obras y personas y los bomberos no acaban de llegar. Pienso que no tienen ni idea de que es lo que van a hacer y por eso no dicen nada, claro, lo mejor cuando no se tiene ni idea es pasar de todo y esperar que las cosas cambien con el simple paso del tiempo.

¿Se creen ustedes que si Rajoy tuviera diseñada la hoja de ruta del futuro no le iba a faltar tiempo para mostrarla, orgulloso, a todos los españoles en una entrevista de esas que le gusta hacer a él? Vayan desengañándose, por lo menos que no les pille de sorpresa, lo que está claro es que con el PP van a empeorar aún más las cosas que con el PSOE y no se avista que esto vaya a cambiar, y mientras tanto, aquí estamos españoles, condenados a una “normalidad” inexistente e improbable, mientras todo se va desmoronando. Atrapados en el Síndrome de Casandra, viendo el futuro que se avecina y no pudiendo hacer nada para evitarlo.

No creo que lleguemos a las elecciones andaluzas sin que Mariano Rajoy nos sorprenda con una ingrata noticia, que posiblemente sirva para que rebose definitivamente el agotamiento de la paciencia de los españoles.

¿Qué pasará?. A mí, me da la sensación que estamos en los prolegómenos de la tormenta del desierto que va a barrer con toda la estupidez a la que tenemos que enfrentarnos cada día desde hace 8 años. No sé a ustedes, pero a mí todo ésto me produce malas vibraciones, y para nada sensación de "normalidad".

Enrique Suárez

sábado, 28 de enero de 2012

¡Que nivel Maribel!


Cómo descubrí que el PSOE y el PP (también IU) han mentido a los asturianos en relación a los presupuestos presentados por FORO, con la ayuda y colaboración de La Nueva España y La Voz de Asturias, pensando que la opinión pública asturiana es retrasada política.

Recientemente se han devuelto los presupuestos del Principado de Asturias presentados por el Gobierno de Foro, lo más fascinante del proceso es que tanto PP y PSOE, como IU, han acusado a Foro y Francisco Álvarez Cascos de no querer negociar los presupuestos.

Lástima que la lógica política nos muestre exactamente lo contrario, verán ustedes, todos los partidos políticos del Principado fueron convocados para realizar los nuevos presupuestos, todos ellos rechazaron participar en su elaboración.

Cuando Foro elaboró los presupuestos en solitario, el PP, el PSOE e IU presentaron una enmienda a la totalidad cada uno, es decir su rechazo absoluto y a continuación dijeron que era porque Foro no había presentado unos presupuestos acordes con la realidad, incluso el PP tuvo la osadía de decir que no estaban ajustados a los recortes de Rajoy, cuando los presupuestos se llevan haciendo desde hace más de dos meses con la clave de que Rajoy no iba a subir los impuestos como dijo en la campaña electoral, pero haciéndolo nada más llegar al Gobierno. El PP acusa a Foro, nada más y nada menos que, de no saber que Rajoy iba a mentir a los españoles y por eso, dice, que presenta un rechazo absoluto a los Presupuestos.

Periódicos y periodistas del Principado –no todos, sí la mayoría- han apoyado las tesis del PSOE y el PP fundamentadas en el perjuicio de que FORO no quería negociar los presupuestos, cuando en realidad los que no quisieron negociarlos fueron ellos, ni una intención siquiera apuntaron.

Pero realmente, si el PSOE-PP-IU hubieran tenido alguna voluntad de negociar los presupuestos estaba en su voluntad el hacerlo, presentando una o mil enmiendas parciales, y si todas eran rechazadas por FORO entonces sí podrían decir que el partido de Álvarez Cascos no quiso negociar nada, pero eso no fue lo que ocurrió; porque lo que ocurrió exactamente es que presentaron enmiendas a la totalidad, para evitar cualquier posibilidad de acuerdo y rechazar los presupuestos de FORO con desprecio, sin entrar siquiera a debatir las posibilidades de sacarlos adelante, incluso en la penosa situación que atraviesa Asturias, en un escenario de catástrofe económica en España.

Y todavía sale el gaznápiro de Llamazares diciendo que Foro debe abandonar la soberbia a que nos tiene acostumbrados, cuando insólita si que es la soberbia de los que se permiten rechazar el trabajo de los demás con chulería frívola e irresponsable.

La prensa del movimiento contra FORO, LNE, LVA y la RTPA, y el resto de los medios de comunicación del Principado (salvo El Comercio), así como algunos ilustres “calamares” (comentaristas de los periódicos que sueltan tinta para que no se pueda observar la realidad con claridad) han aplaudido la valentía de PSOE-PP-IU para rechazar los presupuestos de FORO, sin haber siquiera entrado a debatirlos, es decir, la pereza, el miedo, la incapacidad y la cochambre representativa a que nos tienen acostumbrados los diputados del PSOE-PP e IU. En realidad han aplaudido lo mismo que llevan aplaudiendo desde hace 35 años, que Asturias siga en el hoyo, atenazada por la realidad, para que unos partidos que antes repartían dividendos con los medios de comunicación vuelvan a repartirlos, como toda la vida. ¿Qué se ha creído Alvarez Cascos que puede eliminar el duerno del que llevan comiendo todos durante la historia de la democracia porque simplemente Asturias ya no dé lo suficiente para mantener duernos?. Cascos se equivoca, la prioridad es el duerno, no los asturianos y su genocidio discreto.

Pero lo que más lamento de lo ocurrido no es el rechazo de los Presupuestos de Foro, sino el desprecio que los del PP-PSOE-IU y los medios del duerno, sienten por la opinión pública asturiana, cuando es tan sencillo de comprobar lo ocurrido, pues todos los asturianos podemos observar que el PP presenta una enmienda a la totalidad, que el PSOE apoya, obligando a la prórroga presupuestaria, lo que significa en realidad que el PP apoya ahora los presupuestos presentados en el 2011 por el PSOE de Areces, y que en su día rechazaron por “desmesurados, inadecuados e inviables” para Asturias, pues ahora, prefieren apoyarlos sabiendo que han generado un 10 % de déficit y más de 10.000 parados, sólo para no entrar, siquiera, a debatir los presupuestos de FORO.

Es insólita tanta miseria, pero también la indigencia intelectual de los que piensen que por mentir y hacerlo con donosura, van a poder seguir engañando a la opinión pública asturiana; aunque con unos medios tan hostiles a FORO, tal vez puedan convencer a algún creyente de que ellos, los del PP, que no dan golpe, ni lo han dado en los últimos años, no se sabe si para no mostrar sus ostensibles carencias, son los que han salvado a Asturias de su regreso al pasado, representado por los presupuestos de FORO; cuando ellos nos han conducido directamente, con la ayuda del PSOE, al año 2011 y una expectativa de un 10 % de déficit y 10.000 parados más, sólo porque no les ha gustado que el partido de Álvarez Cascos les haya quitado la mitad de sus diputados y un tercio a los del PSOE, que también participan en el invento. No se puede ser tan infame estando en política, que se acaba notando...y se acaba pagando.

¡Que nivel Maribel! (Pérez Espinosa, ¡claro!)

Enrique Suárez

¿Quién me devuelve mi voto?

"Los problemas de la democracia se resuelven con más democracia" Lord Acton

La democracia española está dando sus últimos estertores, necesitamos avanzar hacia un nuevo modelo de contrato cívico (no sólo social sino también ético), en el que los representantes públicos tendrán que ceder poder a los ciudadanos. No podemos continuar viviendo con una democracia en la que los partidos políticos se han convertido en una aristocracia que ha terminado usurpándonos nuestra soberanía, para convertirnos en siervos y súbditos al descuido, arrebatándonos cualquier posibilidad de futuro.

Yo no he votado para que Mariano Rajoy mienta a los españoles como Presidente de Gobierno, ni tampoco voté en el pasado para que lo hiciera José Luis Rodríguez Zapatero negando la crisis y dejando el país en ruinas.

Yo no he votado para mantener una casta de parásitos viviendo a costa del expolio continuado de los ciudadanos, cada día más asfixiados. Yo no he votado contra mis enemigos, he votado para que los políticos solucionen los problemas que tenemos, no para que nos creen más y no resuelvan los que ya teníamos.

Yo no he votado para subvencionar a partidos políticos, sindicatos y ONGs de allende los mares, ni para que se creen en este país más de 4000 empresas públicas para colocar a los edecanes de cada partido. Yo no he votado para resolver los problemas de los políticos (una intensa minoría), sino los de los ciudadanos (una inmensa mayoría).

No, realmente no he votado, para que me digan que, si he votado ya no tengo nada que hacer, ni decir, porque he delegado mi voluntad en aquellos que me representan. Perdonen ustedes, ¿y qué hago durante los próximos cuatro años si me siento estafado por aquellos en quien confié? ¿Dónde están las hojas de reclamaciones? ¿A quién pido responsabilidades? ¿Quien me devuelve mi voto?

Cada día asistimos a una execrable política desarrollada como una farsa demagógica por los partidos políticos. La política en España se ha convertido en una estafa pública, un nicho de corrupción ininterrumpida y un bodrio intelectual, porque quienes nos representan no dan la talla, ni cumplen con lo ofrecido, ni pueden resolver los problemas que tenemos, sino complicarnos más la vida cada día.

Yo no he votado para que me tomen el pelo, ni para que me recorten derechos adquiridos durante generaciones, ni para que me manipulen desde los medios de comunicación de masas, ni para que los políticos se inventen dos varas de medir, una para ellos y otra para todos los demás. No he votado para que me hagan promesas que no van a cumplir, ni para que elijan a los jueces para salir inocentes de los delitos que cometan y de las barbaridades que nos brinden.

Yo he votado para que este país sea normal y para que los políticos respeten a los ciudadanos y procuren hacer bien las cosas, y si no saben, que se vayan a su casa, como los 5,2 millones de españoles que están en el paro, seguramente habiendo perdido su trabajo por muchísimas menos razones por las que deberían haberlo perdido la inmensa mayoría de los políticos que nos representan; tras acceder a la representación pública sin presentar otra garantía que las siglas de su partido y su cara bonita de privilegiados por la gracia del Estado, pero ellos ya han procurado blindarse para que esa eventualidad no pueda acontecer. ¿Podemos seguir aceptando tanta opresión, mendacidad e impostura? ¿Por cuánto tiempo?.

¿Alguien ha votado para que hagan lo que estamos viendo?. Dicen que vivimos en una democracia, y yo me pregunto ¿cómo será una tiranía regida por déspotas?.

Enrique Suárez

viernes, 27 de enero de 2012

Asturias hacia la independencia de España



"Toda información es importante si está conectada a otra que sea importante" Umberto Eco


A ver si así nos hacen caso, pero creo que ni con esas, estamos más abandonados que Pulgarcito en el desierto del Sáhara, ni puñetero caso nos hacen en Madrid, nos han cerrado con un cordón mediático de silencio y no dejan de asfixiar nuestra presencia en los medios de comunicación nacionales.

En Asturias el PSOE, PP, IU, que son una misma cosa denominada Cofradía del Duerno, se han empeñado en que la obra de Areces, el anterior presidente del PSOE se concluya como corresponde, por eso han decidido prorrogar sus presupuestos del año pasado, que al PP ya le parecían inflados e inadecuados por entonces, pero ahora les han parecido de maravilla. Lo que está pasando con el PP en Asturias no es ni medio normal, se dedican a apoyar al PSOE-IU en estrategia compartida para derribar a Foro del Gobierno y a Cascos de Presidente, pero el peaje lo pagaremos los asturianos.

Los medios de comunicación asturianos, a excepción de El Comercio, están empeñados en el mismo objetivo, entre otras cosas porque el año pasado limpiaron unos cuantos millones de euros que le sobraban a la administración y tienen la pretensión de seguir haciendo lo mismo este año. Desde hace un año llevan en campaña permanente de acoso y derribo contra Foro Asturias y su Presidente Alvarez-Cascos, incluso han sido denunciados por mentir, en numerosas ocasiones, en los juzgados correspondientes, pero da igual, por eso ante una situación de "aislamiento y engaño continuado", habrá que recurrir a otras alternativas para que los ciudadanos se fijen en lo que está ocurriendo en Asturias, que es buen ejemplo de lo que ocurre en el resto de España, pero de forma oculta y sinuosa. Así que los asturianos,que estamos siendo asfixiados por los caciques locales del PSOE-PP con el beneplácito de sus matrices nacionales , estamos pensando en solicitar la independencia de España... Sí, lo de la independencia es una broma, pero algo habrá que hacer para que los medios nacionales se fijen en lo que está ocurriendo en Asturias, porque entre los favorables al PSOE que quieren tapar la corrupción de Areces y los favorables al PP que quieren tapar las andanzas de algún cacique, va a ser más fácil que aparezca una noticia de Asturias en The Times, Le Figaro o The Washington Post que en los periódicos nacionales españoles.

Es que parece que el silencio llega hasta los digitales, porque ni siquiera en los periódicos más emblemáticos de internet nos prestan la mínima atención. Parece que nos han impuesto un burka por no seguir la voz de los amos y la gente comienza a cabrearse ante tanta impostura, como sigan apretando las cinchas me parece que vamos a tener problemas en la calle, que los asturianos somos muy aventaos y cuando nos pisan no chillamos, tiramos de historia y empezamos a cagarnos en la madre que parió a todos; para eso, seguro que nos vamos a poner de acuerdo, no se puede consentir que nos sigan tomando el pelo de esta forma los que dicen representarnos, exclusivamente para mantener sus poltronas, contra los intereses generales de la inmensa mayoría de los asturianos.

Asturias es la comunidad española que ha sufrido más decadencia y abandono a lo largo de los últimos treinta y cinco años, de continuado gobierno socialista y oposición del PP, precisamente por estar callada mientras otros barrían para su casa; por ser españoles sin complejos, hemos pagado un elevado peaje porque en este país se ha atendido más a los que destacaban por imponer sus espureas diferencias y hacer sus delirantes reclamaciones, que a los que hemos contribuido a la normalidad institucional.

Por lo pronto, para
el próximo viernes, 3 de febrero, hay anunciada una concentración ante la Junta General del Principado a las 18:00 horas, en apoyo del Gobierno y en protesta contra la oposición que se ha empeñado en hundirnos, algo insólito en la historia reciente de España; esperamos que los medios de comunicación nacionales asistan al enésimo episodio de la insidia partidaria de la cofradía del duerno contra el Gobierno del Principado de Asturias, una magnífica ocasión para que todos los asturianos que están cabreados con lo que está aconteciendo aprovechen para expresar su repulsa a la infame política de la cofradía del Duerno.

¿Y el titular?, pues muy sencillo, Asturias hacia la independencia de España de los políticos que la mantienen secuestrada para incrementar sus privilegios, mientras los demás españoles vamos viendo como nuestra vida es más difícil; Asturias será la primera comunidad que hará frente a tanta corrupción y mendacidad, porque ya resulta insoportable. Así que españoles atentos a los próximos acontecimientos...

Biante de Priena

jueves, 26 de enero de 2012

Elogio de la impostura del PP de Asturias

"Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano". Johann Wolfgang Goethe

Lo de la política asturiana va camino de convertirse en una serie televisiva. Cada día cobra más interés el papel protagonista de los partidos políticos que se reúnen en la Junta General del Principado de Asturias para que esta comunidad no pueda ser gobernada; la última entrega ha sido la devolución de los presupuestos presentados por el Gobierno de Foro presidido por Francisco Álvarez Cascos.

Lo ocurrido hoy roza el esperpento, tras haber sobrepasado con holgura la desmesura a que nos tiene acostumbrados el Partido Popular. Es difícil explicarlo en pocas palabras, salvo que se exponga la motivación oculta de sus acciones, que no es otra que la de derribar cualquier propuesta de su ex Secretario General, ex Vicepresidente y ex ministro de Fomento con los gobiernos sucesivos de José María Aznar.

Se podrán decir muchas cosas de Francisco Álvarez Cascos, según interpretaciones, pero lo que nadie con un dedo de frente niega en este país, es que es un político trabajador, riguroso y exhaustivo en su gestión de la realidad. Precisamente esa fama la adquirió durante los 34 años que militó en el partido social de la gaviota, en el que últimamente las siglas son más importantes que las personas. Incluso los que hoy le han negado su apoyo desde el PP, tienen numerosas declaraciones en las que así lo confirman.

Resulta que ahora, tras cambiar de formación política, ha perdido toda confianza en su gestión y particularmente en la elaboración de los próximos presupuestos de Asturias, por cierto, los que dedicaban, salvaguardando servicios esenciales, más partidas a la inversión de todas las comunidades españolas.


La cuestión se ha desarrollado de la siguiente forma, el PP ha presentado una enmienda a la totalidad a los presupuestos de Asturias que ha sido apoyada por el PSOE, y el resultado es que en la comunidad gobernada por Foro, ahora tendrán que prorrogarse los presupuestos aprobados por el PSOE para el año 2011, precisamente los que fueron rechazados por el PP en aquella ocasión por ser excesivos e inadecuados, según declararon sus portavoces en numerosas ocasiones.

Así tenemos que, gracias al PP, Asturias tendrá los presupuestos del PSOE del año 2011, pero además en una situación de crisis galopante, absolutamente inasumibles e inadaptados a la situación de económica que se atraviesa actualmente en Asturias y en España, incumpliendo de antemano todos los propósitos y las clausulas de limitación del Gobierno de España y las directivas europeas. Evidentemente todo el espectáculo aprobado con el apoyo de Mariano Rajoy (aunque diga lo contrario), Presidente del Gobierno de España.


La justificación del PP para presentar una enmienda a la totalidad es que los presupuestos no se ajustaban a los recortes decididos por Mariano Rajoy, tras haber mentido a los españoles en su campaña con que no subiría los impuestos para ganar las elecciones. Así que a la impostura de Rajoy, justificada en un déficit oculto que conocía todo el mundo menos él, por leer solo El Marca, se suma la impostura del PP asturiano que prefiere apoyar los presupuestos del PSOE para el año pasado antes que los de Foro para este año, con la única intención de hacer imposible el gobierno en el Principado, pues si en coherencia seguimos su criterio y ya eran inadecuados el año pasado, mucho más lo serán en este.

Supongo que los votantes del PP estarán atónitos, salvo que sean analfabetos, ciegos y sordos, ante la actuación estelar del partido que han votado en las pasadas elecciones de forma mayoritaria en Asturias, viendo como prevalece la enemistad con su antiguo ex secretario general, sobre los intereses de Asturias y los asturianos.

No se puede asumir tanta frivolidad e impostura y ausencia de sentido del ridículo en unos representantes públicos que cobran todos los meses su sueldo de los impuestos de los asturianos, que han preferido resucitar al socialismo de Areces, al que han sido “no oposición” durante los últimos doce años, que aprobar unos presupuestos realizados con criterio, rigor y esfuerzo por el partido que dirige la persona que logró, más que ninguna otra, que el PP accediera al Gobierno de España por primera vez en su historia.

Hay ocasiones en que la impostura no es solo una condición depravada sino una magnífica representación de la miseria humana que merece elogio por su insidia estúpida, aquella que definía Carlo María Cipolla en “Allegro ma non troppo” como la que ocasionaba un perjuicio a los demás, aunque eso supusiera también un perjuicio para sus promotores y sus votantes. "Nosotros nos fastidiamos, pero le fastidiamos más a él...y a los asturianos que les den", pero al final los que resultan víctimas de la estupidez del PP de Asturias, no somos otros que los asturianos, los que votaron al PP y los que no les votamos, los de ahora, y los de las próximas generaciones. Demos las gracias al PP de Asturias por apartarnos, una vez más, de cualquier posibilidad de escaparnos del marasmo.

Enrique Suárez

* Mi agradecimiento a Laura de Lázaro y Andrea Martín por la labor de recopilación de contradicciones inolvidables del PP asturiano (que se muestran en los enlaces), que pueden seguir ustedes en el muro de facebook de Foro Asturias

martes, 24 de enero de 2012

Qué es el capitalismo, por Ayn Rand









Cien libros para el siglo XXI (18)


Sentido Común ("Common Sense") (1776) - Thomas Paine - (18)

Al estallar los primeros conatos de protesta de los colonos contra la metrópolis, por los elevados impuestos que requería la Corona, Tom Paine, inicia una furibunda carrera contra el tiempo, realizando una serie de textos en los que desarrolla una impresionante declamación de los valores ciudadanos y en los que incita a sus vecinos a levantarse contra el opresor. Escribe sin darse descanso, en plena locura creadora, manifestando su veneración por la libertad, y un inmenso respeto por la dignidad humana.

De aquel brote de entusiasmo, surge “Common Sense” (Sentido Común), la obra fundamental en la formación de opinión de los americanos, que les conduce a la decisión de declarar su independencia ante los británicos.

Era un pequeño panfleto, asequible, populista, sincero, en el que se expresaba que la cuestión esencial no era rechazar los aranceles e impuestos, sino buscar la soberanía plena de la metrópolis, y sustituir el “guante de hierro” del rey, por una república democrática e independiente en las colonias.

SENTIDO COMUN

Cito algunas palabras de J. Brian Phillips, que provienen de su magnífico ensayo “La Revolución de Tom Paine”, cuando nos habla de Sentido Común:

“El Gobierno, aún en su mejor estado, es un mal necesario; pero en su peor estado, es intolerable”.

“El propósito del gobierno ha de ser garantizar la seguridad de la ciudadanía, es decir, protegiendo sus derechos”

Sobre la forma de gobierno que debería adoptar América tras la guerra, considera lo siguiente: "Extraigo mi idea de la forma de gobierno de un principio de la naturaleza ... que cuanto más simple es una cosa, está menos expuesta a ser desordenada, y más fácil es repararla, cuando está desordenada"

A aquellos que urgían la conciliación, por qué Inglaterra era la "madre patria", Paine les contestó: "Incluso los brutos no devoran a sus hijos, ni los salvajes hacen la guerra a sus familias".

Paine, se convierte en el adalid de la Independencia de las colonias, cuando pronuncia la frase crucial: “la autoridad británica sobre este continente, es una forma de gobierno, que tarde o temprano debe llegar a su fin".

Los leales a la Corona, reaccionaron rápidamente contra “Sentido Común”, considerando al panfletista como un ignorante de la historia moderna y del pensamiento político, con una mezquina perspectiva del futuro. Los legales, consideraban que los esclavos negros, los cuáqueros, y otros pacifistas no respaldarían el esfuerzo de la guerra, si esta se iniciaba.

Charles Inglis, por ejemplo, sostenía que la concepción de hombre de Paine es inherente a la bondad, como era la de Rousseau, y que era tan defectuosa como la opinión Hobbesiana, de que sólo la fuerza y la violencia podrían inducir a los hombres a vivir bajo un gobierno.

Por mucho que los continuistas despreciaran a Paine, los partidarios de la Revolución le tenían en su más alto aprecio. John Adams, le llamaría más tarde: "blasfemo insolente de las cosas sagradas, pero defensor de la trascendencia de todo lo que es bueno....".

Los americanos más afortunados, sentían miedo de que las ideas de Paine fueran demasiado democráticas, de que apoyara la redistribución de la riqueza, y el comunismo. Paine, sin embargo, nunca promovió el reparto de la riqueza, al contrario, fue un apasionado partidario del libre mercado.

A pesar de estas críticas, “Sentido Común”, generó una influencia sin precedentes en las mentes de los colonos, y en pocos meses se editaron más de medio millón de copias, que fueron leídas por casi todos sus compatriotas,(sólo 3 millones habitaban las colonias).

Mientras los defensores de la lealtad monárquica le buscaban para ahorcarle en la plaza pública, a los seis meses de la publicación del panfleto, el 4 de julio de 1776, se reunieron en Filadelfia los delegados de las trece colonias sediciosas, y firmaron la Declaración de Independencia. Thomas Jefferson, su principal redactor, había consultado con Tom Paine el texto definitivo.

Obra Completa

Edición Facsimil en Scribd

Reproducción en Constitución Web

Para descargar

Reseñas sobre el autor y su tiempo

El excepcional sentido común de Tom Paine - Enrique Suárez

Thomas Paine y la idea de autoridad - Antonio Lastra

El Ciudadano Tom Paine - Howard Fast

Un best seller de 230 años -Santiago Trillo


¡Abajo los de Arriba!

- Sin más Palabras-

lunes, 23 de enero de 2012

Apología del Sentido Común


Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos y va a ser cierto. Sin Sentido Común, los Estados Unidos no se hubieran emancipado de la Corona Británica y hoy, tendríamos a Rubalcaba en La Moncloa, no es que tener a Rajoy sea un alarde de Sentido Común, pero algo es algo.

La cuestión es la siguiente, cada día veo sesudos análisis de “los sabios del momento" amargándonos el día, diciéndonos que la crisis es compleja, laberíntica, de ámbito internacional y que está entreverada con nuestra forma de vida en esta postmodernidad que traga todo, por lo tanto resultará muy difícil salir de ella. También es cierto que la mayoría de los discursos al respecto, se repiten por imitación, porque unos van copiando a otros y es más difícil encontrar una idea original en tantos ríos de tinta que agua en Marte.

Verán ustedes, todo es mucho más sencillo, pero como no se quiere reconocer lo que ha ocurrido, porque todos los representantes políticos son responsables, nos largan la especie del “desmoralismo”, ya saben ustedes: "nosotros hacemos todo lo que está en nuestras manos pero no es suficiente, los imponderables, la pertinaz sequía...". Cada día estoy más convencido de que lo que no es suficiente es la capacidad que tienen nuestros representantes políticos para resolver nuestros problemas y lo que ocurre, es que ahora se está mostrando su absoluta inutilidad y que utilizan la democracia como un trampolín, para colocar en lo más alto a los que no se merecían tal honor. Y los españoles, como borregos, vamos aplaudiendo al que dice que la recesión para 2012, va a ser solo del 1,5 % sobre PIB y no del 1,7 % como anuncia el FMI, y al que nos ofrece 400.000 parados más en este año en vez de medio millón.

Tirando de regla y cartabón a mí me sale una línea trazada que indica que el primer objetivo para resolver un problema, sea el que sea, es identificar a sus causantes, a los autores intelectuales de la hecatombe, y tras un análisis factorial de andar por casa a mí me sale que en nuestro país no son otros que los políticos, tanto los del PSOE, como los del PP, como los del resto de los partidos de la legislatura anterior, a ver si vamos eliminando la especie expandida por la izquierda de su origen en las finanzas internacionales y las finanzas nacionales, y la expandida por la derecha de la ausencia de una reforma laboral y los excesivos costes sociales, porque ambas tendrán su importancia, pero la responsabilidad última es de los políticos, gobierno y oposición anteriores, unos por hacer mal y otros por no hacer nada y guardar silencio (para ganar las elecciones).

Nos han dejado a los pies de los caballos. Ni finanzas, ni cuchipandas laborales, en la pasada legislatura el Gobierno fue el más entrometido en la vida de los ciudadanos, un poco más y nos hace cantar la Internacional a coro; así que no valen disculpas, los del PSOE no supieron, nos estafaron, nos embaucaron, nos tomaron el pelo y los del PP y los demás no hicieron nada para impedirlo. Así que responsables máximos los políticos, que ahora tratan de taparse mutuamente, como si fueran una casta de privilegiados en un país de esclavos.

Y lo que vale para el PSOE, vale para el PP reciente de Mariano Rajoy que ha tardado una semana en bajar el poder adquisitivo de los españoles un 10 %, vía impuestos (habiendo prometido para ganar las elecciones que no los subiría), como presente de buena voluntad a Ángela Merkel y nuestros acreedores, para adquirir credibilidad (de la que carece absolutamente) en los mercados internacionales. La respuesta ha sido inmediata, S&P nos ha bajado la deuda dos peldaños y el pontevedrés impertérrito ha tenido los bemoles de decir que era una herencia del pasado, cuando Sarkozy, habiendo bajado un escalón a Francia, convocó inmediatamente un gabinete de crisis y Mariano, mientras tanto, aprendiendiendo a contar nubes. Así no podemos salir de la crisis, con estos impresentables es imposible.

Asturias Patria Querida

Pero para los que desconozcan lo que ocurre, les recomiendo que se fijen en Asturias, donde se está viendo el mejor ejemplo del contubernio de la estupidez en la que se han liado los del duerno (ya saben ustedes, el lugar donde comen los cerdos, por la izquierda y la derecha, indistintamente).

Francisco Álvarez Cascos, con un Gobierno en minoría, ha presentado unos presupuestos niquelados, tras el trabajo exhaustivo realizado por sus colaboradores, nadie podrá negarle a Cascos su capacidad de trabajo y rigor, algo reconocido por todo el país cuando fue Ministro de Fomento del Gobierno de España, pero hete aquí, que en Asturias Patria Querida, lo importante para la oposición es el derribo de todo lo que pueda decir Cascos, entre otras razones, porque como Cascos demuestre que las cosas se pueden hacer bien, demostrará al mismo tiempo que se han hecho mal en el pasado y esto no puede ser visto por los asturianos.

No se puede permitir bajo ningún concepto (y en esto están de acuerdo el PSOE-IU y el PP) que Cascos haga las cosas bien y obtenga más apoyos, así que no se les ha ocurrido otra cosa a los del gobierno anterior (PSOE-IU) y la oposición anterior (PP) que presentar enmiendas a la totalidad a los presupuestos presentados por FORO, en los de la izquierda tiene sentido, cualquier cosa que les ponga en entredicho les perjudica, pero en los del PP no tiene otro diagnóstico más que el de gilipollez extrema; porque no se están dando cuenta de que no le niegan los presupuestos a Cascos, sino al que fuera Secretario General de su partido, Vicepresidente de Gobierno con Aznar y el Ministro de Fomento que más hizo por Asturias y por España, lo que les conduce irremediablemente a la triste situación de negar su propia historia en un delirio imposible y una estupidez extrema, pero lo peor de todo, es que lo han hecho con la aprobación de Mariano Rajoy y el PP nacional.

Aznar, dile a tus compañeros que dejen de hacer el ridículo, que tu conoces a Cascos, hombre, y sabes como trabaja, que gracias a él fuiste presidente y conservas la vida; en la política todo es posible, pero no se puede ser tan miserable como están siendo tus compañeros de Asturias, que la gente lo ve y se nota demasiado la estupidez. En fin, ellos sabrán, ahora que han enterrado a Fraga, ya solo les queda "enterrar políticamente" a Cascos para crear la Nación de Ciudadanos... y que nadie pueda decir nada del nuevo "socialismo de derechas" en que se ha convertido el PP.

Con estos mimbres ¿díganme ustedes qué cesto puede hacerse?: un cesto para recoger las cabezas huecas que vayan cayendo por la guillotina de la opinión pública. No hay para más.

Los españoles saldremos de la crisis, de eso no tengo la menor duda, porque de todas las anteriores en nuestra historia hemos salido y esta no es la más complicada; lo que todavía no sé, es como saldrán los representantes políticos que los del pueblo español hemos subido al carro del poder, mientras tiramos de él cada día más devastados, cantando alegremente lo de ¡muerte a la nación y vivan las caenas!.

Enrique Suárez

domingo, 22 de enero de 2012

El tiempo de los sindicatos



Parece que se acerca la hora de los sindicatos, ya se anuncian movilizaciones en este país para defender los derechos de los trabajadores y el derecho de D. Cándido a coleccionar Rolex, dos derechos fundamentales que los cinco millones de parados de este país deben saber que son irrenunciables. Tempus fugit

Por lo demás, seguimos investigando para conocer el origen de la colección sindical de Rolex de D. Cándido, algunos dicen que proviene de su magnífico sueldo, más elevado que el del presidente de Gobierno, otros que son regalos de agradecimiento de los empresarios españoles tras las negociaciones colectivas, incluso alguno se atreve a decir que ha sido el Gobierno saliente el que, vía EREs andaluces, le ha hecho este homenaje por su silencio mientras el PSOE creaba 2,7 millones de parados en este país.

En fin, todo trabajador (o parado) tiene derecho a la lucha para que D. Cándido pueda tener más Rolex ¡faltaría más!. ¡País de fachas!

Desmoralismo, la doctrina de nuestros días


La moral fue siempre una cuestión importante en los siglos pasados, por tanto, es lógico que en nuestro tiempo de “presentismos” y “adanismos” no lo sea. El moralismo, dice el diccionario de la RAE, que es la exaltación y defensa de los valores morales, no dice nada del Des-moralismo, aunque si existe el término desmoralizar, que significa corromper las costumbres con malos ejemplos o doctrinas perniciosas y también es sinónimo de desalentar.

Por mucho que les rechine a los adoctrinadores, a lo largo de la historia humana siempre ha habido una moral, unos valores determinados que se ensalzaban, unas tradiciones que se respetaban, unas costumbres que se aplaudían. Al contrario de lo que piensan los innovadores, esa actitud provenía de un intercambio entre el poder y el pueblo, porque el poder siempre ha tratado de imponer su moral, pero el pueblo siempre ha tenido la suya, compartida y asumida por la inmensa mayoría.

La moral del poder es el pensamiento políticamente correcto de los tiempos, que se establece desde las instituciones y los medios para adoctrinar a las masas a conveniencia de los detentadores, sin embargo, la moral del pueblo es la que guía la conducta de la inmensa mayoría de la gente. Habitualmente no suele coincidir con la que se trata de establecer desde el poder exactamente, salvo en los regímenes totalitarios. La moral del poder se representa en la iconografía de los que deciden el curso de la vida de los demás, pero la moral del pueblo, más bien se define, en su resistencia a esa imposición. Aconteciendo un efecto paradójico al promovido por los adoctrinadores, que precisamente se traduce en un rechazo del adoctrinamiento.

Actualmente estamos viviendo en una época de “desmoralismo” y desmoralización, que no es la primera de la historia de España, sino la enésima y por eso, tal vez, la más acabada y definida. La fe más reiterada es la de que lo que ocurre no tiene solución, y la creencia en que toda alternativa para resolver lo que pasa nos traerá sangre, sudor y lágrimas, las palabras que están en la calle son: lo peor está por venir.

Ningún gobierno desde el franquismo se había atrevido a tanto como las huestes de Zapatero en la instrucción de las masas a su doctrina. En este país hubo algún momento en las pasadas legislaturas en el que no ser socialista era considerado por los oclócratas como enemistad con la democracia, cuando en realidad el rechazo de la impostura era una exaltación de la libertad ante el ultraje continuado a la moral del pueblo por la moral del poder. Si al menos durante este tiempo hubiera habido una resistencia intelectual, política, social o cultural por parte de quienes se oponían a semejante barbaridad, no estaríamos como estamos, pero como el tancredismo de perfil de Mariano Rajoy causó furor, con tal de que la secta socialista no colocara la etiqueta de fachas a todos los que se le oponían, nos quedamos entre la opresión socialista y el vacío moral más existencialista.

Ahora que el invento del PSOE, para alimentar a sus huestes de descamisados con rolex se ha desmoronado y que el PP se ha hecho una radiografía de la neurona liberal que le queda, nos encontramos ante una situación peligrosa, porque la moral es necesaria para que una sociedad salga adelante, la de los socialistas se ha mostrado como el engaño que era, pero la de los conservadores ni está ni se la espera, no vaya a ser que vayan a decir algo de su talante. Hasta los nacionalistas, moralistas donde los haya, se han callado, esperando a ver quien defiende España para ir contra ellos, porque no se puede luchar contra molinos que son gigantes.

Mientras tanto los españoles disfrutando del espectáculo que nos brindan nuestros representantes políticos, pagando a precio de oro la chapuza a que nos someten y pensando que la cosa ya no lleva remedio. El “desmoralismo” está viviendo sus tiempos dorados y los “desmoralistas profesionales” hacen su agosto, contándonos que no hay solución posible a ninguno de nuestros problemas públicos, hemos pasado del pensamiento viruta de algún hijo de su madre, al pensamiento anémona, existir como se pueda hasta que no se pueda existir más y mientras tanto no hacer nada más que alimentarse, no moverse y esperar tiempos mejores. ¡Vaya panorama!

Pero no se confíen ustedes, los que detentan el poder saben que la desmoralización vuelve más dócil y obediente al pueblo que tratan de dominar, un poco más de lo que lo estuvieron con los anteriores...; a ver si va a ser una estrategia lo de meternos miedo con el futuro para seguir haciendo lo que les dé la gana con el presente sin rendir cuentas ni a dios, ni al diablo, ni al pueblo que les votó en las elecciones.

Ustedes no se resignen, por si acaso...que igual es una estrategia del poder para que nos olvidemos de que de todo lo acontecido hay responsables, unos por armar la marimorena con sus ocurrencias y otros por no exigirles responsabilidades por haberla armado.


Enrique Suárez

sábado, 21 de enero de 2012

viernes, 20 de enero de 2012

El analfabetismo político del PP y la Nación de Ciudadanos


Atónito y absorto, ojiplático y devastado me hallo ante la última ocurrencia de ese partido de Mariano Rajoy al que llaman PP. Lástima que Don Manuel se haya ido, porque semejante barbaridad no se atreverían a proponerla si estuviera vivo y consciente. No salgo de mi asombro al observar la indigencia intelectual de los chicos de la gaviota, es absolutamente inconcebible; porque ahora quieren definir España como una "nación de ciudadanos" oiga, exactamente igual que el socialismo-nacionalismo catalán, al natural y camuflado.

No voy a escribir de nuevo sobre lo expuesto hace cuatro años en este blog, así que reproduzco artículo para la ocasión: "la nación nos hace ciudadanos libres e iguales" (29/3/2008). Patético y esperpéntico, Mariano, si así vas a defender España, no me extraña que por la calle corra la especie de que eres el digno sucesor de Rodríguez Zapatero. Avergonzado como español, me he quedado sin palabras.
--------------------
Nietzsche, siempre atormentado, fue el último liberador del pensamiento, porque acabó con Dios y con Kant al mismo tiempo, concluyendo con cualquier principio de autoridad y abriendo las puertas de la postmodernidad en la que nos encontramos.

Desde que las creencias han regresado a la mitología, nuestra civilización no ha dejado de crear porque ya no sabe creer. De Hegel a Marx, y tiro por que me toca. El Estado deviene en arte de lo posible, y el Mercado en arte de lo probable. El Mercado decide el Estado, no hay otra alternativa.

Lo advirtió Francis Fukuyama hace unos años (“El fin de la historia y el último hombre”, 1992) cuando enterró la historia, también determinó el final de las ideologías. Desde entonces los pensadores viven de rentabilizar el deceso del pensamiento político, tal que buitres despedazan lo que nos ha fundamentado para dejarnos al albur de las inclemencias circunstanciales.

Mientras algunos seguimos empeñados en que Platón y Aristóteles no pasen al mundo de los mitos, otros se afanan en lo contrario, en su interés de rentabilizar su propia existencia. Son los que nos dicen que debemos renunciar a cualquier ideología para seguir adelante, hay que desprenderse de todo lo anterior para atravesar las puertas de lo desconocido, el futuro nos espera.

Los profetas de la postmodernidad nos anuncian nuevos tiempos, y predican la autodesposesión de lo que somos, la desidentificación con lo que hacemos, renunciando al origen y al fin se eliminan las causas y las consecuencias, el tiempo se detiene, y el ser deviene en estar. Todo es relativo, todos es perspectiva, todo es provisional, nos dicen los “estancialistas”, lo que menos pesa puede ser arrastrado por el viento del futuro, rompamos los anclajes, dejemos de ser para estar, frágiles y livianos.

La ideología nos atrapa en una cárcel estructural, pero lo fijo, lo que permanece nos detiene y no nos permite adquirir el dinamismo que nos pueda propulsar al futuro desde este vacío ruinoso del conocimiento en el que nos encontramos.

Vivimos en el reino de la particularidad (¿no queríais libertad?), es el imperio de lo patafísico, imprescindible para concluir la revolución de las masas, que anunció aquel español del que no recuerdo el nombre. Nada se puede generalizar, sustituyamos la deducción por la inducción, lo que conocemos por lo que desconocemos, lo que somos por lo que no somos. ¿No es preferible la "second life" a la propia vida tediosa y mecánica?

En un mundo del cambio ininterrumpido, los pensadores, los intelectuales, los “grandes hombres” deben guiar nuestros pasos, como ilusionistas, como pretidigitadores de la esperanza; debemos estar preparados para creer y no creer, según convenga, según nos digan, según nos anuncien en la televisión o en el dazibao correspondiente.

No hacen falta contenidos, todo son formas, representaciones, imágenes, "eidolas". La doctrina del pensamiento políticamente correcto es la vigente, sin olvidar el buen talante como motor de la existencia.

Es necesario olvidarlo todo, regresar al punto cero, para volver a comenzar, lo importante es iniciar las cosas porque es tremendamente aburrido mantenerlas, es necesario abrir el proceso de adquisición y de extinción al mismo tiempo, no hay que cerrar nada, solo “lo que no es” permanece.

Renunciemos a poner el tapón en la bañera, el agua debe fluir como dijo Heráclito. La sequía es un invento de los meteorólogos. ¿Acaso existirían los oasis si no hubiera desiertos?. Este largo preámbulo es para hablar de algo que por mi parte sigo considerando imprescindible.

De la nación española

Más de un año se pasó el que suscribe, en compañía de otros, hablando en el foro de Ciutadans sobre la nación española, contra el invento que deseaba promocionar el catedrático de Derecho Constitucional de la UAB Françesc De Carreras: la Nación de Ciudadanos, más de un año soportando las críticas de todos los “no nacionalistas” catalanes y foráneos, que en su inmensa mayoría temían pronunciar la palabra español. Alguno de los que leerán este artículo seguro que lo recuerda.

Recuerdo especialmente, no sin cierta nostalgia, a un valido del profesor de Carreras, el señor Espinosa; y a su discípulo más querido, el señor Cordero. Eran tiempos en los que hablábamos de la nación, con dos conceptos bien diferenciados, ellos defendiendo una nación de ciudadanos (recientemente la corrección política ha añadido “libres e iguales”) y el que suscribe, defendiendo la nación constitucional.

Más de un año recordando el artículo 1.2 de nuestra Constitución, que dice textualmente:

La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Más de un año, para que ahora aparezca el profesor de Carreras, adalid de la futesa ideológica, rectificando, ahora que entre los no nacionalistas se han cargado el partido Ciutadans y están a punto de cargarse UPyD en Cataluña, si les da tiempo y se lo consienten en Madrid.

Si por algo se ha caracterizado el pensamiento político del mencionado ideólogo de Ciutadans, ha sido precisamente por defender la Nación de Ciudadanos frente a la Nación española Constitucional.

No ha sido el único que ha defendido “el engendro”, el profesor de historia contemporánea de la UAB Ferrán Gallego Margaleff escribió un artículo titulado precisamente Nación de Ciudadanos, la catedrática de Historia de las Ideas Políticas de la Universida Complutense de Madrid, y tutora ideológica del Príncipe de Asturias, Carmen Iglesias también lo ha hecho; el ensayista José Sóls Lucia (Qué es una nación); el futuro presidente del Parlamento Español, José Bono; el miembro de UPN, Jaime Ignacio del Burgo; el fundador de DENAES, Jon Juaristi; y otros muchos como Fernando Savater, Arcadi Espada, o Arturo Goldarazena. Parece que hay un gran consenso transversal en relación al novedoso concepto: “Nación de Ciudadanos”.

Evidentemente esto resulta compatible con la afirmación del presidente Rodríguez Zapatero, cuando expuso que “la nación es un concepto discutible y discutido”. Ahora, hasta Mariano Rajoy, le va a dar la razón si se aviene el secretario general del PSOE a añadir lo de “libres e iguales” al concepto “Nación de Ciudadanos”.

La inconstitucionalidad de la Nación de Ciudadanos

Lo repetiré por enésima vez, la nación de ciudadanos es un invento, por mucho que se le añada la calificación de libres e iguales, seguirá siéndolo. Sólo los que niegan la historia, la cutura y la Constitución vigente de nuestro país, los que niegan España, pueden proponer algo así, sólo los que buscan un cambio que erradique lo que queda de libertad e igualdad entre los españoles.

Gustavo Bueno, en su libro El Mito de la Izquierda deja bien claro la incompatibilidad concomitante del concepto nación y el concepto ciudadanos, en referencia a la nación española.

Considera que la Nación española, proviene de la segunda generación de la izquierda, y de la oposición a la monarquía absoluta, el Antiguo Régimen, y que fue concepto elaborado por los liberales, mientras que los afrancesados y los "serviles" (viles seres) se opusieron a ella, con el grito de: "muerte a la nación y vivan las cadenas", aunque posteriormente se prestaron a acuerdos para desarrollar la Constitución de 1812, ¡si se incluía el catolicismo como religión oficial!.

Sin embargo, la ciudadanía proviene de la tercer generación de la izquierda, que opone la dialéctica de los derechos del hombre a los derechos del ciudadano (pag. 186), y que trasladado a nuestros días supone el conflicto entre los derechos del ciudadano occidental que ha accedido a un Estado del Bienestar, y la dificultad de que esto sea compatible con los derechos humanos, es decir que los más de 6000 millones de habitantes del planeta disfruten de un Estado de Bienestar como el que tenemos en los países avanzados.

Cuestiones que desarrolla exhaustivamente en su libro España no es un mito”.


Y ahora me permitiré recordar el camino andado durante los 1.500 días de existencia de este blog, Ciudadanos en la Red, en el que estamos trabajando un grupo de personas que pretenden defender sus derechos y su libertad como españoles y como ciudadanos.

Me permitiré autocitar algunos párrafos que han aparecido en este lugar.

“En la primera Constitución Española, se establece que la nación surge al mismo tiempo que el estado. El pueblo se constituye en nación ejerciendo su soberanía, para posteriormente constituir un Estado de Derecho, que permita establecer las reglas de convivencia entre los españoles. A pesar de la desinformación interesada que nos han brindado durante los últimos años los deconstructores, el nacimiento de la nación española es simultáneo al nacimiento del Estado de Derecho moderno.

Sin embargo, por simple razonamiento político, hay una supremacía de la nación sobre el estado en nuestro país, porque si bien puede haber nación sin estado, sería extraordinario que pudiera haber estado sin nación o un estado que pretenda negar a la existencia de la nación.

Si el Estado nos proporciona igualdad en un momento dado, la nación nos proporciona igualdad a lo largo del tiempo, consistencia y coherencia en una secuencia de principios y valores, que trascienden la coyuntura y los intereses particulares”.

(Todos somos España 12/10/07)

“Con el gobierno socialista vigente, la única política que ha habido en España ha sido la del reparto de los recursos, con el único objetivo de mantenerse en el poder, redistribuyendo las cosas a su manera, premiando a las comunidades afines a su propósito y castigando a las que se oponen a sus decisiones. Con el PSOE se ha fragmentado España en un inusitado rango de conflictos. La crispación favorece a sus intereses, porque se puede manejar como necesidad de cambios, lo que ha sido provocado para conseguirlos.

La semántica es una barrera contra sus intenciones. Analizando la palabra estado proviene de "status", que a su vez lo hace del verbo estar, y estar de forma permanente en el poder es lo que pretenden Chávez y Zapatero, en eso no se distinguen estos buenos amigos, solo que uno lo dice y otro lo calla. Menos mal que el lenguaje español en su riqueza delimita los conceptos con precisión, no se dice en nuestra lengua “estar español”, sino “ser español”. Por lo tanto el concepto de estado es insuficiente para determinar nuestra condición: los españoles no solo estamos, también somos”.

(La Nación sin Estado 8/12/07)


“La nación es hoy el último reducto en la defensa de los oprimidos, los cautivos, los desposeídos, los excluidos, los desheredados, los que no cuentan, los del montón, la carne de cañón, los aislados, los siervos de los nuevos señores. Si los sinvergüenzas de los socialistas pensarán en los demás antes que en sí mismos, defenderían la nación por encima de todo. Si los sinvergüenzas de los populares, acomplejados herederos del franquismo y los privilegios de clase, pensaran en los demás antes que en sí mismos, defenderían la nación por encima de todo. Lamentablemente todos defienden sus privilegios, nacionalistas, populares y socialistas.

Los españoles somos los demás, los que quedamos sin adscripción política, los que estamos hartos de ver como ser político es exclusivamente un ascensor económico y social, los ciudadanos de a pie, anónimos, los que no estamos agrupados, los que nos defendemos solos, los que solo tenemos la nación, la Constitución, y nuestras propios recursos para cambiar la tiranía política que nos asola cada día más. En resumen, los que no podemos prescindir de España, porque si lo hacemos esta legión de crápulas podrá convertir sus privilegios en ley.

España es de todos los españoles, si queremos que deje de ser así, solo tenemos que seguir apoyando a los partidos políticos nacionales y nacionalistas con nuestros votos y nuestro silencio. Cruel paradoja, nacionales y nacionalistas, todos ellos confundidos en un estado sin nación que beneficia exclusivamente a sus propios intereses, contra los de todos los demás, contra el pueblo, contra los ciudadanos, contra los españoles”.

(Prescindiendo de España 26/12/07)

“El artículo 1.2 de la Constitución Española de 1978, dice lo siguiente

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Quiere decir que la soberanía nacional reside en el pueblo español, pero no dice que pertenezca al pueblo español, ni que proceda del pueblo español, más bien se encuentra en el pueblo español, y el pueblo español, aunque sea la suma de vascos, catalanes, gallegos, etc, es la suma de todos los españoles, y no admite fraccionamientos, al igual que tampoco los admite la soberanía nacional, porque es un todo en coherencia con el todo, que la acoge, el pueblo español en su conjunto.

Si nos fijamos en el segundo párrafo del artículo, dice que los poderes del Estado emanan del pueblo español, pero no dice que la soberanía emane del pueblo español en ningún sitio; evidentemente, los poderes del Estado permiten cambiar la condición de soberanía, pero para ello debería de votarse una nueva Constitución, con la actual, resulta imposible aceptar algo diferente a lo que hay.

La soberanía nacional en nuestro país, es la representación de la soberanía popular, pero no exactamente la soberanía popular. Y no es lo mismo representar que ser lo mismo o equivalente, para nada. El único caso en que podría establecerse un paralelismo con el concepto de nación sería con los Estados Unidos, pero al ser una república federal resultaría harto complicado. Pero las naciones europeas no tienen un concepto parecido en lo que se refiere a nuestra organización política.

España en las Cortes de Cádiz se hace nación, el pueblo español decide hacerse nación, esta es la principal diferencia con otros países. Este aspecto se conserva en la Constitución de 1978 y en todas las anteriores.

El pueblo se hace nación, se constituye en nación, se determina en nación, contra el invasor francés, contra el Rey absolutista, contra su fragmentación territorial y política, y contra todo lo que sea.

Pero al mismo tiempo, se hace Estado, no se hace Estado para hacerse Nación, sino que se hace las dos cosas al mismo tiempo de forma concurrente y separada, por eso en el caso español la soberanía nacional no puede ser considerada como soberanía popular, no deriva del Estado, por mucho que algunos constitucionalistas traten de reinventar las propiedades del lenguaje

Dos cosas que surgen al mismo tiempo de ninguna forma pueden ser una causa de la otra, por simple y evidente lógica racional. Tal vez repitiendo ahora el artículo 1.2 de nuestra Constitución vigente se puedan entender mejor las cosas. La soberanía nacional reside en el pueblo español, el pueblo español establece los poderes del Estado.

Esta es la auténtica realidad, y no se ha cambiado desde hace casi 200 años, y esa es la cuestión que nunca han querido comprender los nacionalistas.

La defensa de la nación española, es el instrumento que los españoles tenemos, como pueblo convertido en ciudadanos, para defender tanto nuestra cohesión intrínseca, como nuestros derechos y deberes civiles puesto que los derechos civiles brotan precisamente de la constitución del pueblo español como nación, y no exclusivamente de nuestra conversión en ciudadanos que nos hemos dotado de una Constitución, lo que hubiera derivado en un concepto diferente, el de soberanía popular.

Antes de que me salten al cuello los nacionalistas, diré, que evidentemente los "ciudadanos españoles" (no los catalanes, vascos, gallegos, madrileños, etc por separado), podremos dejar de ser nación cuando nos venga en gana, pero como la Constitución de 1978 está vigente, por ahora seguimos siendo nación española, y para ser otra cosa debería establecerse una nueva Constitución, no es suficiente con los nuevos Estatutos”.

(La nación española explicada para torpes” 13/03/07)

El profesor Françesc de Carreras ha hecho la siguiente declaración a Libertad Digital hace unos días, ante la pregunta del periodista:

P: La autodeterminación es una reivindicación vieja de los nacionalismos vasco y catalán. Se habla de ella hasta en los libros de texto escolares y no como hecho histórico que permitió a partir de los 14 puntos de Wilson llegar a un acuerdo en la guerra mundial y después en la descolonización de las potencias europeas, sino como una reivindicación del País Vasco y Cataluña asemejándolas a "colonias" españolas. Hábleme de ello.

Ni el derecho interno español, ni el derecho internacional, permiten ningún derecho de autodeterminación en Cataluña o el País Vasco. Es un simple invento ideológico de los nacionalistas sin la menor base jurídica. La soberanía está en el pueblo español, como dice el apartado 2 del art. 1 de la Constitución. El derecho de autodeterminación es algo totalmente ilusorio. Pero los nacionalistas vascos y catalanes lo seguirán reclamando, con más o menos énfasis, según la táctica del momento, mientras sean nacionalistas. Está en su naturaleza.

Realmente abruma tanta frivolidad rayana en la incoherencia, ¿cómo puede desdecirse de su principal argumento ideológico y quedarse tan fresco?. Dicen que rectificar es de sabios, a buena hora, porque la rectificación llega demasiado tarde para Ciutadans, aunque posiblemente no para él.

Es hora de dejar las cosas claras ante tanta "ignorancia y pedantería": es la nación la que nos hace ciudadanos, libres e iguales, la que nos concede la esencia que permite sustanciar en derechos nuestra realidad política, somos españoles y por ello ciudadanos, porque los "primeros ciudadanos" que nos hicieron políticamente españoles y por ello ciudadanos, los constitucionalistas de 1812, ya no están entre nosotros. Hay que dejarse de argumentos circulares y acudir a la racionalidad que explica las cosas más allá de la correlación.

Nosotros no tenemos la capacidad de hacernos ciudadanos, nos viene dado cuando nacemos (o nos hacen nativos por nacionalización) a este país llamado España, nos hace la Constitución, la historia, la política, la cultura, es decir, la Nación, que es la reunión de todos los españoles a lo largo de la historia desde 1812, los que se han ido y los que están,  aunque nosotros podamos hacer historia, política o cultura o una nueva Constitución, no podemos hacer una nación, sin dejar de ser la nación que somos; pero con la Constitución vigente, la nación de ciudadanos es una mendacidad propia de los tiempos en que vivimos.



Enrique Suárez

jueves, 19 de enero de 2012

Reflexiones sobre la censura


"El secretismo, la censura, la falta de honestidad y el bloqueo de la comunicación amenazan todas las necesidades básicas." Abraham Maslow

Una pregunta que surge en las sociedades democráticas avanzadas es si realmente existe censura y en que grado se manifiesta (o mejor dicho, sirve para ocultar la realidad), junto con otras preguntas necesarias como a qué intereses sirve, cual es su propósito y finalidad, y quienes la ejecutan.

Es fácil comprobar la existencia de censura, cuando no existe plena libertad de expresión y divulgación de lo expresado. Muchos pensarán que en una sociedad como la nuestra, en la que los medios de comunicación cibernéticos fluyen, y todo el mundo tiene acceso a la información a golpe de ratón, es difícil que exista censura, pero posiblemente se equivoquen.

La información no fluye libremente en nuestra sociedad, más bien lo hace canalizada a través de conductos establecidos previamente, que están controlados de antemano y regulados exhaustivamente, es el caso de medios de comunicación social como cadenas de televisión, emisoras de radio o prensa escrita.

Algunos pensarán que internet nos salva, pero prueben ustedes a decir algo que no sea alabanza y aplauso a la línea oficial establecida en cualquier muro de Facebook o Foro de internet, y podrán comprobar cuanto dura su mensaje en el escenario, y da igual si el tema en cuestión es la política, la cultura, la religión o el fútbol, es cierto que hay la posibilidad de crear nuevos muros de Facebook o foros alternativos, para criticar la actitud de los anteriores, pero en ellos ocurrirá exactamente lo mismo, cuando no se coincida con la línea argumental oficial.

Sin duda, el objetivo de la censura en estos casos es buscar la cohesión artificial en forma de pensamiento único en los participantes, algo más propio de regímenes fundamentalistas que de democracias. Su pretensión es eliminar a los discrepantes, estigmatizar el pensamiento alternativo y la crítica, favoreciendo la presencia en su grey exclusivamente de aquellos que aplauden lo que se decida, eso sí, sin su participación en las decisiones.

La consecuencia inmediata de tanta intolerancia es la ruptura de cualquier posibilidad de diálogo entre interlocutores de opinión diferente, la negación de cualquier posibilidad de acuerdo, el empobrecimiento acelerado de los discursos, la negación de la crítica y el estancamiento o degeneración intelectual de los participantes, cada día más limitados en sus posibilidades de expresión.

Esto conduce a una sociedad confrontada en bandos cada día más fanáticos y adoctrinados, bajo la bandera compartida de la intolerancia, en los que se va reduciendo la libertad de expresión y cualquier oportunidad de diálogo. Pero también a una sociedad menos participativa, que hastiada o aburrida de la agresión a que es sometida por los censores se aparta de cualquier actividad en defensa de la libertad, para dejar el espacio existencial dispuesto para el dominio de los enemigos de la libertad.

En realidad, la censura es una forma de control ideológico, que trata de ocultar las discrepancias existentes y las opiniones encontradas, así como la diversidad natural de manifestaciones inherentes al ser humano, algo que al mismo tiempo facilita la emergencia de la propaganda, porque eliminada cualquier posibilidad de crítica o de simples opiniones discrepantes, se conforma un pensamiento único, que termina derivando en una nueva doctrina, en la fe que sustituye a la razón y en la lealtad que se transforma en esclavitud.

La censura ara el huerto para sembrar la propaganda, porque sin duda, la forma más acabada de censura en nuestros días es la desinformación y su forma más perversa, que es la intoxicación. Desinformar es una forma de censura, fundamentalmente organizada en forma de distracción: hablar de lo que le conviene a los adoctrinadores y ocultar lo que atenta contra la doctrina, pero también proporcionar datos espurios o crear informaciones directamente falsas para lograr el objetivo de que la opinión pública no esté informada. Hay una ley del poder que nos dice que una sociedad desinformada es más dócil e insegura, y está más dispuesta a aceptar cualquier alternativa que resuelva la incongruencia que siente y soporta. Si se quiere una sociedad insegura, dócil y obediente, nada como la censura, la desinformación y la intoxicación para lograrla.

Pero la censura no es una barrera inexpugnable, un burka ineludible, o una mordaza inquebrantable para la libertad, aunque para erradicarla se necesitan al menos dos acciones relacionadas: su detección y señalamiento por una parte, algo que puede ser apreciado por cualquiera en un momento dado, pero al mismo tiempo requiere la cohesión de los afectados y su denuncia ininterrumpida, sean lectores de prensa, oyentes de radio, telespectadores o participantes en un foro de internet. Sin erradicar la censura no hay ninguna posibilidad de libertad, y sin libertad, no hay ninguna posibilidad de democracia, el horizonte se convierte en una jaula cada día más totalitaria, que reduce las posibilidades de expresión al sometimiento a las verdades oficiales, la servidumbre a los detentadores del poder y la asfixia de cualquier posibilidad de que las cosas puedan cambiar en el futuro. Consintiendo la censura cerramos cualquier camino que nos conduzca fuera de ella, estamos atrapados, sin salida.

Crimen contra la razón que queda sin sanción, irracionalidad que asumimos como cadenas en nuestro destino. El camino de la censura sólo puede conducir al horizonte seguro de la dictadura, sólo depende del tiempo y nuestro silencio su llegada. En nuestra elección y voluntad está el ser colaboracionistas con los totalitarios o denunciar sin descanso, su apoderamiento de nuestra existencia gracias a la asfixia de la libertad y la imposición de su adoctrinamiento.

Enrique Suárez

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...