desde 2.006 en Internet

martes, 31 de julio de 2007

Los movimientos siniestros de la política española

Hay acciones políticas que retrasan la historia de un país, la última que hemos vivido en España es la negociación con la banda terrorista ETA, que estableció Rodríguez Zapatero por decisión propia, para más tarde buscar asesoramientos entre su comité de expertos, que tampoco pudieron hacer mucho más de lo que hicieron. ETA nunca negocia, soborna directamente, tanto a un empresario, como a un gobierno, como a un pueblo, el vasco, que también es español.. ETA vive en la cultura del chantaje, y el PSOE ha nutrido el poder del movimiento terrorista vasco.

Cuando se piensa en las crónicas políticas de las últimas décadas en este país, se descubren dos acontecimientos que desviaron la inercia existente. Uno el golpe de Estado de 1981, otro el atentado de Atocha de 2004. Ambos se resolvieron con la victoria electoral del PSOE. En el caso de Felipe González, por mayoría hegemónica, ye en el de Rodríguez Zapatero, por mayoría simple, fundamentalmente basado en la promesa de extraer a los soldados españoles de Irak, para enviarlos a Afganistán o Líbano, bajo pabellón de la ONU, pero en esta ocasión, en operaciones de “paz” en la que hay bajas como en cualquier guerra.

A la vista de los acontecimientos, pudiera parecer que los electores confían en los momentos de crisis más en el PSOE que en cualquier otro partido. Sin embargo, lo que sí está cada día más claro, es que cuando el partido socialista está en la oposición mueve sus fuerzas propagandísticas con encomiable sabiduría, hasta convencer al electorado de que la mejor alternativa para resolver los problemas existentes es la suya..

Sin embargo, cuando el PSOE gobierna se distrae demasiado en su propia supervivencia política, y todas las ideas geniales que presenta cuando está en la oposición se van desinflando hasta concluir habitualmente en practicar un decadente más de lo mismo, con el añadido de unas cuantas pinceladas políticas para gusto de la galería electoral, pero también de la política, como es el caso de sus alianzas con los nacionalismos.

Recientemente se ha dicho que los gobiernos del PP establecieron acuerdos con los nacionalistas, incluso negociaciones con ETA, como si con ello se descontara la política del PSOE en relación a la deriva de los nacionalismos.

La fuerza hipnótica del socialismo español es singular, pero resulta esplendorosa cuando atribuye el mismo grado de relación al PP, que el practicado por sus militantes. El PSOE ha gobernado con el PNV en el País Vasco, y ahora mismo lo está haciendo con ERC en Cataluña. Y se quedan tan frescos, y a los del PP no se les ocurre decir, no sé por qué, que ellos nunca han gobernado con los nacionalismos beligerantes contra lo español en ningún lugar, pero eso se olvida.

El PP siempre ha tenido un concepto claro de lo que es la nación española, de otras cosas se le podrá acusar, pero nunca de vender la patria por un plato de lentejas, y esto le honra. Sin embargo, el PSOE la vende cada día, y además invita a los ciudadanos de este país a considerar que eso es precisamente un acto de modernidad y progreso.

Más bien es un acto de supervivencia política, porque el PSOE para sobrevivir en el escenario electoral de este país, cada día necesita hacer más piruetas políticas. En ese sentido, el PP es un partido más social que político, mientras que el PSOE es un partido más político que social.

La españa del PSOe

El PSOE utiliza el poder para crear o destruir, según corresponda, el escenario electoral hasta dejarlo como más le conviene, mientras que a Rajoy se le inflaman las venas del cuello con cada vuelta de tuerca que Rodríguez Zapatero le inflinge a la Nación española; luego los acólitos Pablo Iglesias, lo arreglan diciendo que por supuesto que los socialistas son españoles, pero con la boca pequeña, con la bandera arriada, y con la minusvaloración progresiva de la cultura común de los habitantes de este país.

Así llega uno a pensar, en estos calores de julio, que al PSOE cada día le queda más grande la E, y que por la política que desarrolla mejor podría denominarse PSOe, con e minúscula, con una nación minúscula que es lo que persigue, porque en el crecimiento de los nacionalismos viene la beligerancia de Estado contra Autonomías, y la Nación desaparece del juego.

A los nacionalistas les interesa mucho más que gobierne el PSOE, que siempre defenderá un modelo de Estado (no de Nación), y a los socialistas les interesa que los nacionalismos cada día tengan más poder, porque son sus aliados, nunca lo podrán ser del PP, porque el modelo de este es incompatible con el crecimiento sin sentido de los nacionalismos. Y de esta gran estrategia de poder que nos lleva atenazando durante décadas, es de la que extraigo el título de este artículo: los movimientos siniestros de la política española.

Es una sutil política de tierra quemada. Excluir al PP de las autonomías más beligerantes, pactar con los nacionalistas en las mismas, para que el PSOE pueda parecer la única alternativa posible, antes de la hecatombe última. El PSOE nos lleva vendiendo años que los nacionalismos más beligerantes renuncian a solicitar la independencia, siempre que ellos sean los que gobiernan en el Estado español, cuando en realidad, su política ha sido la de alimentar los nacionalismos para que cada día puedan tener más argumentos para solicitar la independencia de sus respectivos territorios.

Y tras escribir ésto, uno que no es votante del PP, piensa que quienes serán los estrategas que tiene contratados el partido que representa a la derecha española, para que no puedan hacer un discurso alto y claro, que deje las cosas encima de la mesa, para que las puedan contemplar todos los españoles.

En lo que se refiere al tema de los nacionalismos, al PP le falta inteligencia política, y al PSOe, le sobran malas artes.


Erasmo de Salinas

viernes, 27 de julio de 2007

Gabriel Cisneros, un padre de la Constitución y un Español de bien

Ha muerto GABRIEL CISNEROS.

Su vida es un ejemplo de dignidad y de coherencia al servicio de la democracia y de la ley. No es casualidad si su último compromiso público fue con España, a través de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, que fue constituida en octubre de 2006.

Ciudadanos en la Red, en reconocimiento al hombre y a su trayectoria, reproduce aquí la entrevista que concedió al diario ABC el 30 de octubre de 2005, en la que afirmaba, fiel a sí mismo y al espíritu de la transición y de la Constitución de 1978, que "Zapatero, que es uno de los personajes más sectarios que ha circulado por la vida política española, ensaya construir un nuevo consenso que desplace al de 1977. Y sería el acuerdo entre una izquierda de ámbito nacional y los nacionalismos periféricos de todo signo, dejando fuera, con un papel testimonial o legitimador, a la derecha de ámbito nacional. A mí me parece una empresa imposible. En todo caso, sería un ejercicio de aquello que Ortega llamaba la hemiplejia moral. Es decir, condenar o excluir a un hemisferio de la vida española."

Entrevista de Ángel Collado (ABC) a Gabriel Cisneros, 30 de octubre de 2005

Gabriel Cisneros (Tarazona, 1940) suma siete de las ocho legislaturas de la democracia en el Congreso -sólo le gana Alfonso Guerra- y es el único de los siete ponentes de la Constitución de 1978 que sigue en la política activa. Participó en la fundación de UCD y en la del régimen democrático más largo y quizá único que ha tenido España. Sufrió un atentado de ETA y estuvo en la refundación del Partido Popular. Ahora se acaba de enfrentar al desafío del nuevo Estatuto catalán en la Mesa del Congreso, convencido de que el proyecto es un severo ataque a la Constitución, y sostiene que su partido, llegado el caso, tendrá que defender en comisión todas y cada una de las enmiendas que planteó en Cataluña, pero eso «sin mancharse las manos» con cualquier transacción.

-¿Estamos ante un cambio de régimen?

-Recurriendo a tecnicismos diríamos que estamos ante una mutación constitucional o un falseamiento de la Constitución, pero en términos políticos sí que cabe concluir que se trata de una mutación profunda de los supuestos del gran acuerdo nacional de reconciliación que se produjo en 1977.

-¿Da por muerto el llamado espíritu de consenso de la Transición?

-No. Lo que pasa es que Zapatero, que es uno de los personajes más sectarios que ha circulado por la vida política española, ensaya construir un nuevo consenso que desplace al de 1977. Y sería el acuerdo entre una izquierda de ámbito nacional y los nacionalismos periféricos de todo signo, dejando fuera, con un papel testimonial o legitimador, a la derecha de ámbito nacional. A mí me parece una empresa imposible. En todo caso, sería un ejercicio de aquello que Ortega llamaba la hemiplejia moral. Es decir, condenar o excluir a un hemisferio de la vida española.

- Como observador privilegiado de la etapa constitucional y todo lo que ha venido después, ¿cómo se explica el momento actual?

-Todo este proceso parte de un gigantesco equívoco. En las elecciones catalanas, salvo el PP, todos los partidos que concurrieron a las urnas entraron en una competencia desaforada por ver quién exalta más la voluntad de autogobierno. Pero todo ese debate partía del supuesto de que en 2004 el PP iba a repetir la victoria, y eso les venía muy bien para alimentar el permanente e insaciable discurso reivindicativo de los nacionalismos y de los sectores nacionalistas del PSC, que lo hegemonizan pese a que la realidad social de sus bases no es esa. Después ocurrió lo que ocurrió en las elecciones generales y se encontraron de frente con el ejercicio de una responsabilidad con la que no habían contado. Incluso después demoraron el trámite; parecían esperar que desde el poder central se marcara una línea roja, lo que no se produjo.

-¿Qué ha pasado en algunos protagonistas del pacto constitucional, como el PSOE?

-Al PSOE, francamente, no lo conozco. Un partido de izquierda que renuncia a la igualdad como idea fuerza, como valor predominante, y asume como suyo el discurso nacionalista sólo lo puedo entender como signo de confusión de la izquierda española, que se generaliza a toda la europea en cuestión de programas, con la excepción de Blair.

-Usted que mantiene buenas relaciones con dirigentes socialistas de la época de la Transición, como Guerra, ¿cree que las presiones internas en el PSOE pueden hacer cambiar de planes a Zapatero?

-He de decir que mis conversaciones con Alfonso Guerra, con quien tengo una excelente amistad, no dejan de ser desahogos de «outsiders».

-¿Por parte de ambos?

-Pues sí. Pero no me importa revelarle que Guerra estaba bastante esperanzado a partir del informe de los expertos del PSOE. Considera que contiene, si se quieren explotar, grandes potencialidades reformadoras del Estatuto.

-¿Está Zapatero revisando el papel del PSOE en la Transición?

-Sí, porque el funcionamiento de nuestro sistema político necesita imperiosamente el acuerdo entre los dos grandes partidos nacionales en un elenco mínimo de cuestiones, y ese acuerdo, desde 1978, funcionó. Esos asuntos son la ley electoral, las reglas del juego, cuyas reformas se han hecho siempre por unanimidad o por pacto entre los dos grandes partidos, y el reglamento del Congreso. Y la otra gran cuestión es la ordenación territorial del poder, porque sólo en virtud de ese entendimiento se pueden compensar los riesgos implícitos en el Título octavo. Queda la política exterior, que funcionó bajo esos parámetros hasta Irak.

-Dicen los nacionalistas que lo del «Estado plurinacional» no pudo ser en la Transición por presiones de poderes «fácticos».

-El conocimiento del debate constituyente desmiente esa teoría. Se discutió abiertamente, por ejemplo, del derecho de autodeterminación. Lo defendieron Letamendía, Bandrés y Barrera y no lo secundaron los nacionalismos democráticos vasco y catalán. En el artículo segundo, que es el último que se redactó y fue aprobado por unanimidad -la clave de bóveda sobre la que descansa todo el ordenamiento jurídico-constitucional de nuestro Estado-, está la expresión «patria común indivisible de todos los españoles», que fue propuesta nada menos que por Jordi Solé Tura, representante del PSUC. Y la frase de Arzalluz de que las teorías sobre la autodeterminación eran «virguerías marxistas» está en los diarios de sesiones. Que no nos cuenten historias.

-Pero visto lo ocurrido, ¿cree que los constituyentes se quedaron cortos en el Título octavo o que se excedieron?

-Si entonces hubiéramos optado por la fórmula asimétrica y por acotar el reconocimiento de elementos de autonomía a Cataluña y al País Vasco, se podría haber sostenido con el respaldo de las dos principales fuerzas políticas. Pero apelo a la memoria, lo que no estaba en la voluntad de los constituyentes estuvo en el seno de la sociedad española. La demanda de igualdad era tanto o más fuerte que la de libertad. Un millón de andaluces salió a la calle para pedir autonomía plena. Aunque el proceso no fue espontáneo. El PSOE de la época se dio cuenta de que ese problema representaba la mayor vulnerabilidad de UCD y lo explotó con intensidad.

-¿Qué debe hacer su partido ante el desafío del texto en el trámite parlamentario?

-Sé que existen voces en el seno de mi partido que defienden posiciones de inhibición, pero yo creo que no se pueden dejar las instituciones, siempre hay que acabar por volver. Tienen el valor del gesto, que se acaba en sí mismo. Lo que defenderé dentro de los órganos de mi partido es que se enmienden todos y cada uno de los artículos en coherencia con lo sostenido por nuestros compañeros en el Parlamento de Cataluña, que se procure reintegrar a su vigencia el actual Estatuto en todo lo que sea posible y que aprovechemos al máximo para hacer un ejercicio de pedagogía política. Yo lo que pido siempre a todos los ciudadanos es que se lean el Estatuto. Ya sé que es un ejercicio arduo -comprendo lo de la urticaria que le da a Francisco Vázquez-, pero que se lo lean porque concierne a todos y cada uno de los españoles, que son afectados en sus derechos, en sus intereses y en su vocación de igualdad. Después de la lectura, sin mediaciones políticas y propagandísticas, que los funcionarios formen criterio sobre las expectativas que para su movilidad y su promoción representa la amputación de Cataluña del régimen administrativo común. Que lo lean los trabajadores, los contribuyentes; que lo lean los empresarios para que se den cuenta de que la unidad de mercado aparece absolutamente ignorada en todo el proyecto. Y no se trata de preservar a España como un mercado cautivo, que es lo que nos han venido a decir algunas voces empresariales catalanas; se trata de reivindicar una relación de pertenencia, de identidad.

-¿Y es partidario de ayudar al PSOE a enmendar el texto?

-Eso ya es casi una cuestión moral. Aquí hay que preservar las manos limpias. Me temo que el PSOE va a enmendar a fondo el sistema de financiación, pero el resto de los cambios serán más bien cosméticos, y condicionará a esa voluntad de reforma la decisión de mantener el acuerdo con los nacionalistas. Casi es un dilema moral que iremos solventando a medida que se presente. Los socialistas tampoco nos necesitarían.

-Pero algunos dirigentes del PSOE les piden ayuda...

-Zapatero nos cree aritmética, política e históricamente prescindibles. Insisto, con un sectarismo enfermizo que desmiente las posiciones retóricas del talante y la cordialidad gestual. No sólo considera que no nos necesita, es que no quiere el entendimiento entre los dos grandes partidos. Lo demostró en febrero de este año en la entrevista con Rajoy y no ha dejado de manifestarlo desde entonces.

-¿Y no espera cambio alguno después de las discrepancias planteadas por Ibarra, Bono, Guerra, González...?

-El respeto al consenso constitucional está muy asentado en las viejas guardias, en los cuadros históricos del Partido Socialista de la democracia, pero hay otro elemento que podemos llamar posmoderno, que parece dominante en el Grupo Parlamentario y que no es partidario del entendimiento.

-¿No espera, pues, que ninguno dé un paso al frente en el debate de admisión a trámite del Estatuto?

-La tradición del PSOE es de enorme disciplina. Además, el poderoso aparato de comunicación y propaganda del Gobierno y del PSOE presentará las reformas como un buen ejercicio de limpieza para poder justificar esa disciplina.

-¿Habrá un cambio de régimen sin consulta a los ciudadanos?

-Se va a producir una usurpación de una decisión que correspondía al pueblo, un desplazamiento del ejercicio de la soberanía. Ahora sí que sería necesario un cambio constitucional profundo para ensayar una reforma que intentara remediar estos vicios.

-¿De qué tipo?

-El Título octavo no tiene blindaje, puede cambiarse por una mayoría de tres quintos.

-¿Confía en que el Tribunal Constitucional frene el proceso?

-Al ser varias las instancias que pueden impulsar la reforma constitucional, no descarto que los gobiernos y los parlamentos de las comunidades autónomas que se van a sentir lesionadas, ni el propio Defensor del Pueblo, pongan en marcha este mecanismo.

-¿Autonomías gobernadas por el PP?

-O por Rodríguez Ibarra o Barreda. Ellos tienen más próxima la preocupación de sus bases sociales.

-¿Qué le parecen las fórmulas de Zapatero sobre comunidad, entidad o realidad nacional para Cataluña?

-Con esos términos, o quiere decir Nación o no quiere decir nada. Es un eufemismo. Ya lo tantearon en el proyecto del Estatuto y se quedó en nacionalidad. Lo que no había entonces era un presidente de Gobierno que dijera que Nación es un término polisémico. Cuando las palabras se inscriben en un contexto jurídico lo tienen, cuando la expresión Nación se emplea en el artículo 2 de la Constitución tiene un valor normativo pleno, como lo tiene en el proyecto de Estatuto. Y después lo desarrollan hasta configurar un cuasi Estado levemente vinculado en un régimen confederal que no existe en la realidad política vigente ni en la historia con ejemplos existosos. Ejemplos fracasados, sí.

Los españoles no somos nacionalistas, pero tampoco idiotas


Uno de los discursos preferidos de los “aberchalismos” catalán y vasco es precisamente el de la inversión del argumento sobre la cuestión nacional. Su discurso consiste en exponer que los nacionalismos son movimientos reactivos que luchan contra la opresión del nacionalismo español, auténtica raíz del problema irresoluble de la integración de las comunidades autonómicas reforzadas por el artículo 151 de la Constitución.

Tremenda falacia esperpéntica, porque los españoles nunca han sido nacionalistas, salvo cuando juega Nadal, corre Fernando Alonso, o la Selección Nacional sufre. El cuento de que los españoles han oprimido las culturas minoritarias de este país, sin embargo ha permitido que toda una legión de mediocres ocupen cargos políticos y económicos, que jamás les hubieran correspondido racionalmente si no hubiera mediado el nacionalismo en el asunto.

Una de las mayores barbaridades políticas que se ha cometido en este país, es la de integrar cultura y política en una misma variable. La cultura no es política, ni la política es cultura, pero los intereses de algunos avezados rentistas territoriales, se ha ocupado de entrecruzarlas para obtener pingües beneficios electorales y políticos.

El juego de poder ha funcionado, porque los grandes partidos políticos nacionales han participado del mismo, tanto el PP en sus acuerdos con CIU, como el PSOE en los suyos con ERC, han rentabilizado a nivel nacional, lo que se detraía a nivel autonómico. El mayor perjuicio en Cataluña ha sido para la lengua española

En el País Vasco, los acuerdos han sido de todos los tipos, con el fenómeno del terrorismo de ETA como telón de fondo, las negociaciones de Rodríguez Zapatero, el estado libre asociado de Ibarretxe, y alguna otra maravillosa floritura que socava cualquier proceso racional. El mayor perjuicio ha sido y sigue siendo la seguridad. En el País Vasco, la libertad de expresión está limitada en el caso de los que no apoyen la segregación, pagando algunos con su vida el haberse opuesto al nacionalismo “aberchale”.

España en marcha

Es hora de cambiar el discurso, de sustituir el ventajismo territorial que hace que nuestra Constitución se convierta en una tábula laxa de connotaciones feudales, por un discurso de unidad, como recientemente ha dicho Arcadi Espada.

Parece que las veleidades nacionalistas han superado el dintel de lo admisible, y la reacción de los españoles, que no la de los partidos políticos que los representan, está servida.

Numerosas plataformas ciudadanas están convergiendo en un proyecto singular, la creación de una alternativa a lo existente, que tendrá como elementos fundamentales el ciudadanismo, la transversalidad ideológica, el constitucionalismo, y la reafirmación de la condición española de los habitantes de este país, que se deben comunicar en su conjunto por medio de la lengua española, y en los lugares donde haya otras, también podrán hacerlo, en la que les parezca, siempre que no se imponga a nadie el que no pueda expresarse en lengua española.

Con un programa electoral tan sencillo se pueden obtener decenas de diputados en las próximas elecciones generales. El ciudadanismo creará un nuevo eje de poder, en el que los políticos que desean representar a los ciudadanos estarán en un extremo, y los ciudadanos que se representan a sí mismos, estarán en otro.

La transversalidad ideológica, permitirá afrontar los problemas sin el lastre habitual de primero lo que diga el partido. Un partido transversal buscará la mejor solución a los problemas de los ciudadanos, prescindiendo de si proviene de la izquierda o la derecha, exclusivamente con los criterios de posibilidad y eficacia.

El constitucionalismo no requiere interpretaciones, hay una constitución vigente y debe ser respetada, porque es la norma que se han concedido los habitantes de este país para armonizar su convivencia por encima de territorios, condiciones, costumbres, y cualquier otra circunstancia.

La reafirmación de la condición española en los habitantes de este país, si que resulta reactiva a los excesos de los nacionalismos, y es una simple consecuencia del desequilibrio interterritorial en el que estamos viviendo. Una lengua común es irrenunciable, por razones históricas, culturales, y humanas.

En cuanto a la oferta programática, pues la opción que permita mayor progreso en este país de la inmensa mayoría, con los menores costes posibles para las minorías. El margen de maniobra económica es más bien escaso, pero habrá de incluir una optimización de los servicios públicos: educación, sanidad, seguridad, justicia, bienestar social, y tendrá que abordar el tema de la especulación inmobiliaria y la integración plena de los inmigrantes tras un periodo determinado de residencia en nuestro país.

Aproximadamente, cuatro o cinco millones de españoles estarían dispuestos a votar por una opción política que les devolviera la confianza en las instituciones.

Para eso se necesita que la gente tenga confianza en la oferta que se presente, y por lo tanto es preciso que se produzca un movimiento de apoyo a esta alternativa, así como la presencia de algunas figuras relevantes de la sociedad española, que no tienen por que ser políticos exclusivamente, sino que pueden integrarse personajes conocidos precisamente por su honestidad, buen criterio, y espíritu crítico con lo existente.

Quedan ocho meses, en agosto el proyecto tendría que haber concluido, y comenzar con los programas y proseguir con las afiliaciones y recopilación de simpatías.

Los nacionalismos saben que los objetivos de este nuevo partido será reducir su poder en el Estado, los partidos nacionales convencionales sabrán que les ha surgido un competidor peligroso y se cerrarán en banda para fortalecer lo existente.

Pero solo hay una forma de que este proyecto salga adelante, y es la implicación masiva de ciudadanos en su desarrollo, se necesitan miles de personas comprometidas en todo el territorio nacional, para decirles a los nacionalistas que los habitantes de este país no hacemos nacionalismo español cuando nos consideramos españoles, y que estamos aquí, unidos, para demostrarles a los nacionalistas que tampoco somos idiotas, a pesar de que lo haya parecido durante las últimas décadas.


Biante de Priena

martes, 24 de julio de 2007

Un secuestro para que "la ciudadanía capte el mensaje"

Bermejo, ministro estalinista de la Injusticia , habla claro una vez más, en ese papel de doberman y de mamporrero que le ha sido dado por el gobierno pesoísta: "que la ciudadanía capte el mensaje" de que según un juez se ha producido "un exceso en la libertad de expresión".
No, no estamos en la Rusia de Putin, ni en la Venezuela de Chávez, ni en China, ni en Cuba. España 2007. Un país donde se secuestra una revista como en las dictaduras más rancias y analfabetas. Y no por un artículo cuyo contenido signifique un acto de resistencia a lo Solyenitsin, sino por... una viñeta pseudohumorística, bastante grosera y basurienta, por cierto, acerca de los príncipes herederos de la monarquía española.

Pero hay una buena noticia: las prácticas dictatoriales suelen desarrollar el sentido del humor y el ingenio de periodistas y ciudadanos, y la primera consecuencia del autoritarismo cuartelero de la España zapateril ha sido bastante inesperado: ¡la "rectificación" de el Jueves, exquisita demostración de humor disidente!

Jorge Harrison

Elogio de la tercera vía

En las últimas semanas, los esfuerzos de la Plataforma Pro por establecer un agregado heterogéneo de voluntades e ideas, en el tránsito hacia la creación de una nueva formación política, con Basta Ya como núcleo fundamental, está cobrando un inusitado vigor; con la presentación del proyecto en diversos lugares de España y la incorporación paulatina de simpatizantes al mismo, esta opción cada día cobra más fuerza y presencia.

Parece ser que concurrentemente, otras formaciones tradicionales en la lucha contra los desmanes nacionalistas de este país, como DENAES, Foro de Ermua, la Fundación Concordia de Alex Vidal Quadras, o la Convivencia Cívica de Caja, a las que se sumarán otras en las próximas semanas, han establecido un proyecto de acuerdo para unir sus fuerzas de cara a homogeneizar criterios y establecer propuestas compartidas en el futuro.


Ambos proyectos, se definen fundamentalmente por tres criterios :lucha radical contra los nacionalismos, defensa de la Constitución Española de 1979, y su transversalidad ideológica.

El motivo de su origen, es la influencia cada día más perniciosa de los nacionalismos en la convivencia de los españoles, que se ha visto agravada por la trayectoria del gobierno de Rodríguez Zapatero que lo mismo pacta con ETA en el País Vasco, que acuerda gobiernos con ERC en Cataluña, mientras que en contrapartida, recibe el apoyo de los nacionalismos a su política inverosímil y desbrujulada.

Ciutadans descolgado del futuro

Parece que al final, Ciutadans, se quedará definitivamente descolgado de cualquiera de las dos iniciativas mencionadas, fundamentalmente por su introyección hacia el catalanismo y su definición en el ámbito político del centro izquierda. Ciutadans, ya no es un partido político que busca la transversalidad, sino precisamente lo contrario, tras el último congreso ha abjurado de ese posicionamiento abierto, para cerrarse sobre sí mismo y tratar de influir en el PSC de Montilla, procurando que el PSC recupere el sentido nacional español que ha perdido desde que gobierna en el tripartit.

A este paso, Ciutadans, se convertirá en un partido político que vivirá de la nostalgia, como el carlismo, la falange, o los partidos comunistas, verdes, o transnacionales, sin representación parlamentaria. Que despilfarro han hecho los dirigentes con Ciutadans, y que falta de criterio de futuro en los que les han apoyado.

La creación de nuevas formaciones políticas tiene dos objetivos políticos bien definidos, en primer lugar, presentar una alternativa a lo existente para las próximas elecciones generales, el nivel de abstención política y la crispación de los dos grandes partidos, parece indicar que los electores españoles demandan algo diferente.

En segundo lugar, denunciar los extravagantes comportamientos de los nacionalismos, en su singular lucha por la deconstrucción de España, bien como Estado los primeros, o como Nación los segundos. Dos perspectivas diferentes, y posiblemente necesarias ambas, para aproximarse al mismo objetivo: el mantenimiento de la unidad nacional establecido en la Constitución, y fundamentalmente devolver la soberanía en su totalidad a los españoles en su conjunto, y no permitir su fragmentación en porcentajes autonómicos, de cara a constituir un “federalismo de facto” extraconstitucional, y con criterios de redistribución territoriales inicuos.

El objetivo fundamental ya se ha logrado

Sea lo que surja al final de todos estos movimientos ciudadanos, se puede decir que a partir de su desarrollo, las cosas ya no podrán ser como antes; esta penetración discreta de los ciudadanos en los asuntos políticos, es posiblemente el mayor logro de la democracia española en los últimos veinte años, y el canal ya está establecido.

Lástima que Ciutadans no haya estado a la altura de las expectativas que muchos nos habíamos forjado con esta iniciativa, patrocinada por unos cuantos intelectuales ilusionados y comprometidos con el objetivo de plantar cara a la exclusión progresiva de la ciudadanía de los asuntos políticos.

La mejor demostración de que Ciutadans ha perdido el tren del futuro, es que todos estos movimientos, han comenzado a desarrollarse con mayor fluidez y presencia, a partir de que en el Congreso de Ciutadans, con el cambio de ideario, el ombliguismo catalanista, y el triunfo del mismo Rivera, que fue reprobado por la asamblea por su gestión política durante el año de vida del partido, hayan defraudado a todos los que esperaban un liderazgo del proyecto por parte de Ciutadans, no podrá ser así.

La opción favorita, ahora deja paso a otras, lo que demuestra que la necesidad de esa tercera vía proviene de la demanda en la sociedad española de algo diferente a lo realmente existente; el gran problema en estos momentos para todas las opciones precursoras de esa tercera vía, precisamente es el de como convertir las voluntades convergentes en un auténtico partido político que defienda lo que el PSOE ha dejado de defender hace tiempo, y el PP se empeña en defender desde un exclusivismo racional, demasiado dogmático (aunque posiblemente reactivo a la deriva del PSOE en sus negociaciones con ETA)

Es hora de que los ciudadanos le digan a los políticos que el futuro se escribirá con una participación creciente de todos los españoles en los asuntos de la política, es hora de que los ciudadanos dejen de ser exclusivamente electores para convertirse en representantes de sí mismos, tras comprobar que los políticos representan más los intereses de sus partidos que los de aquellos que les conceden el poder.

La tercera vía será ciudadana, transversal, e hispanófila sin ambigüedades. Lo demás, importa mucho menos.



Erasmo de Salinas

sábado, 21 de julio de 2007

Ante el suicidio de Ciutadans

Actualmente no quedan muchas voces discrepantes en el partido Ciutadans, que ha derivado desde la promesa esperanzada al cicaterismo electoral más esperpéntico. Los órganos que dirigen actualmente el partido, conforman una unidad homogénea y unívoca, una unidad de destino en lo particular, que será la de estrellarse contra las urnas en las próximas elecciones generales, bien sea solos, o si encuentran algún compañero inocente, acompañados.

Transcurridas tres semanas desde el Congreso de Hospitalet que redefinió este proyecto político como una opción de centro-izquierda, preferentemente catalanista, y contra-nacionalista moderada, se está produciendo una evasión masiva e incoercible, de los militantes discrepantes con las nuevos postulados ideológicos del partido.


Los primeros en irse, fueron los más próximos a la izquierda política, los compañeros de Alternativa Ciudadana, adscritos a los planteamientos de uno de los fundadores del partido, precisamente el que fundó la mayoría de agrupaciones de Barcelona ciudad, y del cinturón industrial, Félix Pérez Romera.

Le han seguido los liberales, o mejor dicho, los transversales, adheridos al ideario original, el espíritu del Tívoli, las bendiciones de Albert Boadella, Arcadi Espada y Xavier Pericay, una clara vocación de expansión nacional y de encuentro con otros proyectos homogéneos como la plataforma pro, y la organización Basta Ya.

Esta grupo se presentó en el pasado congreso, liderado por Luis Bouza-Brey y Clemente Polo, en la candidatura de Regeneración Democrática. Esta opción reunía un arco suficientemente amplio de las distintas sensibilidades políticas presentes en el partido, y buscaba una organización plural y democrática

También se han desentendido del proyecto, algunos más de los precursores como Ivan Tubau, Félix de Azúa, Vázquez Rial, y Ana Nuño. Así como una cantidad indeterminada de militantes por motivos propios y diferentes.

¿Quién se queda en el partido?

Pues se queda Albert Rivera, los diputados José Domingo, y Antonio Robles, el ideólogo del asunto Françesc de Carreras, que ha recibido el apoyo de Félix Ovejero.

Entre los militanes, se quedan tres grupos bien definidos, los riveristas, un grupo organizado en torno al personalismo carismático del joven presidente Albert Rivera, con una ideología pragmática y electoralista, y también se queda una izquierda moderada, nostálgica de devolver al PSC a sus orígenes nacionales y no los filonacionalistas de los gobiernos del tripartit, liderada por los dos diputados que acompañan al presidente en el Parlament.

También se queda un grupo no adscrito a los anteriores, cuyo lema mejor es cualquier Ciutadans contra el nacionalismo que nada, y que consideran que destruir el proyecto, una vez conseguida su presencia pública, es una barbaridad. En este grupo, se encuentra otra de las intelectuales precursoras, Teresa Jiménez Barbat, pero mostrando abiertamente su discrepancia con lo existente, y concediendo los cien días de silencio preceptivo tras la nueva dirección iniciada por el partido, y que aboga por la convergencia inmediata con Basta Ya.

El futuro de Ciutadans

No se puede ser optimista ante la fractura que se está viviendo en ciutadans, y la hemorragia de militantes consecuente.

Sin embargo, la homogeneidad en la ejecutiva alcanza cotas de totalitarismo, tras la salida de Eva Climent, la única no riverista elegida para el gobierno del partido, y que ha renunciado a estar presente en una ejecutiva singular, prefiriendo abandonar, junto a otros 42 compañeros de las agrupaciones de Valencia-Murcia.

Las opciones de aproximación a la plataforma pro y Basta Ya, no parecen ni claras, ni definidas, lo que se desprende de la esquizofrenia de las declaraciones de Albert Rivera sobre esta cuestión, que tanto dice que ya se ha hablado con Díez y Savater, como que quizás se haga una convergencia para las elecciones, o que niega cualquier acercamiento.

Ante tal desquiciamiento, Gorriarán, el secretario de Basta Ya ha expresado que por ahora nada de nada, y que ni siquiera se han iniciado conversaciones, más allá de un par de llamadas telefónicas. En la página de la plataforma pro, se puede hacer un seguimiento de las relaciones prácticamente inexistentes entre Basta Ya y Ciutadans.

Hoy, el consejo general del partido, ha declarado que se ratifica en la presencia de la formación en las próximas elecciones generales, y que se tratará de expandir el proyecto a todo el territorio nacional. Se intentará pero no se logrará, porque la infraestructura nacional del partido se ha quebrado, con la excepción del grupo que apoya a Rivera en Madrid, pero en el resto de las comunidades, tras el giro catalanista de la formación política, las bajas han sido masivas.

Por otra parte, la definición parca del ideario, abocando el partido al espacio electoral del que el PSOE y el PSC se nutren, el centro izquierda, ha sido un solemne error, que rápidamente ha sido aprovechado por el PP de Cataluña, despejando el futuro hacia una opción contra el nacionalismo catalán mucho más sólida, encomendada a Daniel Sirera, con lo que el PP recuperará buena parte de los votos “cedidos” en las pasadas autonómicas en Cataluña, que se sumarán a los que ya han regresado a su ámbito, con Alberto Fernández en las pasadas municipales.

De esta forma, la tenaza electoral que se va a formar entre los dos grandes partidos nacionales, en un clima de tensión que ha alcanzado cotas de crispación durante la legislatura, va a descuartizar lo que queda de Ciutadans en las próximas elecciones generales.

En las circunstancias actuales, será un error presentarse a las mismas, el enésimo que se cometerá, con un partido escuálido, desleído y anérgico, en un ambiente de beligerancia extrema entre los dos grandes partidos nacionales, y en una convocatoria de elecciones generales, en las que se juega el modelo político de futuro de este país.

¿Hay alguna solución?

Sí, hay solo una, extraña, surrealista, incómoda, e imposible con la actual dirección del partido, machembrada como está exclusivamente con el poder. Pero la propondré, quizás sea lo último que haga como militante de este partido, sea por la memoria de lo que pudo haber sido y no fue, y por los buenos compañeros que he conocido en este partido, aunque la mayoría ya lo han abandonado.

No presentarse a las elecciones generales, esperar a las europeas, esa es la única opción imprescindible para la supervivencia de Ciutadans. Las elecciones europeas serán en el año 2009, y durante ese tiempo deberá configurarse un partido sólido, con expansión nacional, y que sea capaz de recuperar el ideario original y el espíritu del Tívoli, por una conferencia, convención o similar, y en un acto de humildad e inteligencia, reconocer el error cometido al haber enterrado, por ambiciones personales, el proyecto de muchos, por no decir, de todos.

Los militantes que han abandonado el partido, no lo han hecho porque no crean que este proyecto es necesario, sino porque piensan que en la situación actual, con las personas que lo van a dirigir que han perdido prácticamente toda la credibilidad durante el pasado año, no serán capaces de llevarlo a cabo, y menos en un ambiente de totalitarismo riverista.

Hay ex militantes dispuestos a tender un puente hacia el futuro y converger con lo que queda de Ciutadans en algún lugar, sea la plataforma pro, o la pre-pro.
Hay ex compañeros con credibilidad suficiente entre los discrepantes para intentarlo y posiblemente conseguirlo. En el bando de los opositores a lo existente actualmente en el partido, hay mucha más cohesión de la que se piensa, pero no con las personas, sino con los principios y los valores que este partido está llamado a defender: una ideología ciudadana, transversal, de ámbito claramente nacional, radicalmente antinacionalista, con una representación directa de todos y realmente dispuesta a regenerar la democracia en este partido y este país.

No hay mucho tiempo, para evitar el suicidio de Ciutadans, la opción de supervivencia ya ha superado la fecha de caducidad. La última oportunidad está servida. El partido no es capaz de contener la hemorragia de bajas, ni de recuperar la sangre que ha perdido, solo una transfusión puede salvarle y por eso la busca con desesperación en Basta Ya, pero esta opción no ve compatibilidad sanguínea con lo que queda de Ciutadans, lo ha expresado claramente su secretario, Martínez Gorriarán en su blog.

Rivera debe decidir si sigue haciéndole caso a de Carreras, o es capaz de ver el futuro por sí mismo, con los ojos de todos, aquí se mide realmente un liderazgo. Quedan diez días para que comience agosto, mal mes para cualquier cosa que no sean unas magníficas vacaciones, en las que el recuerdo no empañe la expectativa. La Gomera puede esperar, Ciutadans, no.


Biante de Priena

Ciudadanos en la Red: Gracias Plataforma Pro por publicar este artículo en vuestro blog.

Carlos Martínez Gorriarán, no se ha equivocado en sus apreciaciones ("Partido, partido") sobre Ciutadans.

viernes, 20 de julio de 2007

Proyecto Zaza (23): El arduo camino hacia el “Shangri-La Zen-dadano"-02. “El Paraíso Zen-dadano Existe”.

Apreciado alumno que te inicias en la busqueda del “Shangri-La Ciudadano", guiado por los Maestros Shaolin “Monje Neng” y el “Lider Espiritual Pac de Courses”, te proponemos unos primeros ejercicios de meditación laicos, importados de nuestros hermanos laicos de La Gomera.
Si eres constante en el estudio de la “meditación zen-dadana” y generoso en la explicación de la doctrina, podrás llegar a conseguir un puesto en alguna Agrupación e incluso optar al Consejo Zen-eral.

1er Nivel de Estudio: “Adaptación del espíritu Zen-dadano a los nuevos niveles de percepción. La dualidad perceptiva entre Aldous Huxley y Raticulín comparada, simetricamente hablando, con la reflexión entrópica del Ying-Yang que ofrece la trimetoxifeniletilamina mientras suenan los mantas tántricos de la congregación Zen-dadana”.

2º Ejercicio.
Alumno ciudadano con aspiraciones al Consejo Zen-eral del Partido, demuestra tu capacidad de diálogo, comprensión y creencia en las personas entonando con orgullo y aplomo la letra del himno zendadano (en formato mp3)
o himno zendadano en formato zen-video
con la melodias que te ofrecen los más afamados monjes shaolin Kung-Fu, Pepe Feliciano y amiguetes.


NI RAZA, NI MAZA, TODO POR LA PAZ(a)

CONTRA LA CENSURA, CON EL JUEVES


CIUDADANOS EN LA RED ha decidido publicar la caricatura censurada hoy a iniciativa del fiscal general del estado y del juez del Olmo. Nos solidarizamos de esta forma con El Jueves, y nos preocupa que el humor gráfico se cuestione de esta forma, en un país en el que, por otra parte, hablan libremente en todos los medios representantes de organizaciones criminales prohibidas por ley, sin que nadie en las altas esferas judiciales se indigne ni tome medidas.

CS EN LA RED no se pronuncia sobre la elegancia o la calidad de la portada incriminada: sólo defendemos la libertad de expresión.

COMUNICADO DE EL JUEVES:

¿ 20 de Julio de 2007?

Escribimos esta nota el viernes, 20 de Julio de 2007, a las 19h. Tenemos la redacción llena de medios de comunicación que nos preguntan el por qué del secuestro de la revista. No sabemos qué responderles. El Jueves ha publicado decenas, cientos de dibujos sobre la familia real ( y sobre políticos, famosos, la ETA y todo lo que se mueve). Incluso hemos publicado un libro, TOCANDO LOS BORBONES, un tomazo de 350 páginas que recopilaba los dibujos más divertidos.
Somos humoristas gráficos y trabajamos conscientes de que nuestra obligación, lo que nos piden los lectores, es que exploremos el límite de la libertad de expresión. Podemos aceptar que, incluso, en alguna ocasión, lo podamos traspasar . Gajes del oficio. Si nos pasamos para eso están los tribunales pero...¿un secuestro? ¿ la policía recorriendo los quioscos de todo el país retirando nuestra revista? ¿ De verdad escribimos esto el 20 de Julio del 2007?

miércoles, 18 de julio de 2007

MAY ME IBIZA


Es una baritapla plaçé beura com daspues de al bartid de patroli a Algeciras, (Al.jazzera (cadiz))y ahora, anta la catastastrofa da Ibiza, la gent ha racuparat al aspirit progra y cumbatiu dal añs dal gobiern dal PP.
¡Tods a racuyir la merda!
¿¿Parò dond astais ahora, amigs progras, dond asteu??, menus mal ca la ductrina Nibey Se racupera al Asprit Progra da allaborans ayermansa am


¡¡AMIGS PROGRAS DA NUNCA MAIS BUSS·SSU ASPAREM A IBIZA PAR TREURA LA MERDA!!
¡¡TODS YUNTS NATACHEM LA MERDA!!

martes, 17 de julio de 2007

Proyecto Zaza (22): El arduo camino hacia el “Shangri-La Ciudadano"-01. “El Paraíso Ciudadano Existe”.

Apreciado alumno que te inicias en la busqueda del “Shangri-La Ciudadano", guiado por los Maestros Shaolin “Monje Neng” y el “Lider Espiritual Pac de Courses”, te proponemos unos primeros ejercicios de meditación laicos, importados de nuestros hermanos laicos de La Gomera.
Si eres constante en el estudio de la “meditación ciudadana” y generoso en la explicación de la doctrina, podrás llegar a conseguir un puesto en alguna Agrupación e incluso optar al Consejo General.

1er Nivel de Estudio: “Captación de las vibraciones de nuestros hermanos en La Gomera y decodificación de estas según el nuevo ideario provinciano de Pac”.

1er Ejercicio:
Alumno: sintoniza mentalmente con nuestro hermano e intenta descifrar a que agrupación pertenecen Raticulín y Andachán y cuales son sus nombres terrenales.


NI RAZA, NI MAZA, TODO POR LA PAZ(a)

El desprecio por las personas según Ciutadans

Con un aplomo sorprendente, digno del iletrado Pepiño Blanco y de lo peor del Psoe, la portavoz de Ciutadans ha respondido al comunicado de Luís Bouza-Brey y Regeneración Democrática mintiendo sobre el número de afiliados a su partido y con un discurso lleno de resentimiento hacia "las personas", aquellas que, precisamente, eran lo único que les importaba, según eslóganes de recientes campañas de dicho movimiento.

Publica El Mundo hoy: "La dirección de Ciutadans quitó importancia a la salida del partido de los críticos. «Son 50 personas de entre cerca de 4.000 militantes. Se arrogan un poder que no tienen», dijo ayer la portavoz, Maite Nolla.

La dirección, que ve como principal causa del abandono de Bouza «su derrota en el Congreso, que se produjo porque su candidatura era sólo una suma de personalismos», subrayó que «el ritmo de crecimiento de militantes en las dos últimas semanas ha crecido, lejos de decaer»."


Ningún afiliado a CS ha podido saber nunca cuántos militantes hay en ese partido o lo que queda de él, pero de ninguna manera pueden ser 4.000, es un sarcasmo afirmar algo así. Lo que sí se sabe es que cada día se va más gente, más "personas", Señora Nolla. Y que muchas otras, sin renunciar formalmente por ahora, han dado orden a su banco para que deje de pagar los recibos de las cuotas de militancia.

El barco se hunde en medio de la tempestad, pero con gente como Maite Nolla, refugiada en la ficción y en la falsedad, podemos estar tranquilos: no pasa nada, todo va bien. ¿Tendrá que ver tanto espíritu ZEN frente a la realidad con "la ética del ahora" de los amigos budistas de Albert Rivera?

Jorge Harrison

lunes, 16 de julio de 2007

Socialismo no es libertad

Sorprende leer algunas cosas, por ejemplo el artículo que ha escrito hoy, precisamente, Juan Antonio Cordero, titulado “Llibertat y Socialisme”, que a la vista de los resultados del Congreso de Hospitalet, será uno de los ideólogos del neociuadadanismo de centro izquierda, opción promovida por Françesc de Carreras y ratificada por la asamblea a primeros de julio.

Y digo sorprende, y añado, hasta la perplejidad extrema, porque precisamente de ese Congreso, y del triunfo de las propuestas de Carreras-Cordero (bien aprovechadas por Rivera), se ha derivado la deserción de dos sectores bien diferentes del partido: por una parte, la izquierda coherente de Félix Pérez Romera, socialista sin reparos, reunida en Alternativa Ciudadana, y por otra, la del sector más liberal, de Luis Bouza-Brey, reunido en la candidatura transversal y alternativa, de Regeneración Democrática, la única que se enfrentó a la lista oficial de Albert Rivera en el Congreso.

Además, resulta fascinante, que los socialistas declarados de Pérez Romera y los liberales confirmados de Bouza-Brey, hayan coincidido en manifestarse respeto mutuo a su honestidad, y en definir la victoria del contubernio Rivera-Carreras-Cordero, como el triunfo del oportunismo en Ciutadans.

Libertad y socialismo

Ver asociadas estos dos conceptos resulta extraño, por ser antagónicos en sí mismos, aunque no por ello dejan de ser complementarios en las democracias avanzadas, en la búsqueda de un Estado de Bienestar.

Precisamente ayer, fue 14 de Julio, el día en que hace 218 años los parisinos decidieron tomar la Bastilla. Libertad, fraternidad, e igualdad fueron los conceptos que surgieron de aquel acontecimiento histórico, al que Arcadi Espada quisiera añadir, con buen criterio, el de diversidad.

Cuando se introduce el concepto de diversidad, todo se transforma y entonces se descubre la distinta interpretación de la libertad por parte de los liberales, y por parte de los socialistas. Los liberales buscan la libertad con reconocimiento de la diversidad, a ésto los socialistas, lo consideran privilegios; es decir, lo que no es igual, lo que es diferente, es un privilegio.

Y de ahí establecen que los nacionalismos no pueden ser aceptados porque son una forma de restituir privilegios reales o inventados, de lo que se pudiera deducir, con unas cuantas vueltas de tuerca, que los nacionalismos serían al final “una forma de liberalismo”.

Pues no, señor Cordero, los nacionalismos son sectarios, como el socialismo; precisamente, ambos comparten la negación de otra diversidad que no sea la suya, y de ahí se deriva el problema de la opresión a la que los liberales nos oponemos, y no como usted aduce en su escrito.

Exactamente lo contrario de lo que usted manifiesta, el nacionalismo no respeta la diversidad, por qué al hacerlo no podría mantener la legitimación de sus propuestas. Sus privilegios provienen, precisamente, de considerar como única diversidad la que ellos contemplan, la suya, al igual que el socialismo.

El socialismo no acepta otra defensa de la democracia que no sea la suya, porque el socialismo instrumentaliza la democracia, y por supuesto, la libertad, en aras de alcanzar un objetivo mayor que es su gran motivación política: la implantación de la igualdad, urbi et orbe.

El liberalismo se contrapone a los dogmatismos, y a cualquier forma de totalitarismo (percepción absoluta de las cosas), incluidos los presupuestos del socialismo, que para nada es relativista. Para los liberales, el socialismo es una creencia seudoreligiosa, que tiene una percepción sectaria de la realidad, que distingue en la sociedad dos clases bien definidas: los que disfrutan de los privilegios, y nosotros, los desposeídos.

El socialismo, democrático o no, sigue siendo dogmático, parte de unos presupuestos establecidos en su día por el marxismo, y tras largo proceso de depuración, deviene en socialismo avanzado, que algunos prefieren denominar socialdemocracia, tras la corrección establecida por Keynes, al proyecto original.

El estado de bienestar, al contrario de lo que se pregona, no es un logro socialdemócrata, señor Cordero, sino una adquisición compartida por las democracias avanzadas, formadas con socialistas, liberales, y conservadores.

Es un logro de la riqueza generada por el capitalismo, el liberalismo del mercado, antes que por la redistribución establecida por el socialismo, el liberalismo y las fuerzas más conservadoras debieron generar los canales para la creación de la riqueza en la revolución industrial: si no hay nada que repartir, mal se redistribuye la nada, como ocurrió al final, en los escenarios burocratizados del socialismo real, en los que los únicos privilegiados eran los dirigentes socialistas.

El resto de España

Así se definía en Ciutadans todo lo que no fuera Cataluña, ahora no sé como se hará. Pero España es un concepto establecido como realidad histórica y cultural definida, y Cataluña es una parte de España, señor Cordero. Recuérdelo, es importante.

Pronto se olvida el señor Cordero de que entre los desposeídos se encuentran el presidente del gobierno actual, el señor Rodríguez Zapatero, el pacifista que negocia con ETA el futuro de España, y el presidente de la Generalitat catalana, el señor Montilla, que precisamente gobierna con una formación como ERC, nacionalista radical e independentista.

Es lastimoso escuchar de forma tan reiterada el monocorde discurso plañidero del nuevo Ciutadans, siempre clamando desde la nostalgia porque el PSC retorne a su seny, que vuelva a ser el movimiento que buscaba el poder del Estado sobre la Sociedad en Cataluña, porque no nos engañemos, a los socialistas españoles nunca les ha importado desde 1812 el concepto de nación española, al que sustituyen siempre por el de Estado español.

Al contrario que los liberales, que siempre han defendido el poder de la Sociedad sobre el Estado, y el de los Ciudadanos sobre los Políticos. En definitiva, el de los hombres y mujeres libres, sobre cualquier otra forma de definirlos y determinarlos.

Y para concluir, ya que menciona a Julio Villacorta, con quien tuve el placer de conversar un buen rato durante el pasado congreso, creo que aunque como el dice se encuentra “expiando sus culpas”, no necesita valedores, ni vindicaciones; se basta y se sobra para interpretarse a sí mismo, a eso se refiere precisamente con haber aprendido la lección. El señor Villacorta se ha hecho militante de Ciutadans, ya no es socialista del PSC.

Precisamente, Julio Villacorta viene del lugar a donde los actuales ideólogos de Ciutadans quieren dirigirse. Creo que deberían dejarse aconsejar por él, porque precisamente por su experiencia personal, tiene muy claro lo que no debe ser Ciutadans, un PSC no nacionalista, y si se me apura, posiblemente coincida con su criterio, siendo él socialista, y yo, liberal.


Enrique Suárez Retuerta

domingo, 15 de julio de 2007

Cataluna

Leo una noticia sobre la publicación de las memorias del filólogo Xavier Pericay, uno de los impulsores del proyecto Ciutadans, que pudo haber sido y no es. La noticia dice así: “el filólogo Xavier Pericay publica sus memorias como “disidente de Cataluna” por su cultura “oficial”.

Me sorprende lo de Cataluna, supongo que se deberá a que el elaborador de la noticia no disponía de un teclado que incluyera la letra ñ. Claro, y no iba a poner en esta noticia “Catalunya”, porque “disidente de Catalunya” no queda bien, es como reconocer que en Catalunya hay disidentes, ¡qué barbaridad!, ¡disidentes en el oasis!.
En Catalunya se subvencionarán, al tiempo, precisamente los ordenadores que no incluyan la letra ñ, si ya no se hace. Es necesario continuar la cruzada de ERC y deformar la realidad discretamente, al paso de la abolición de los signos y los símbolos españoles, las horas de español (castellano) en las escuelas, y las letras del abecedario español (castellano).

Erradicarse de la alienación de lo español es el proceso oficial y propósito fundamental del tripartit, quizás el único fundamento ideológico de su constitución como gobierno , aunque fundamentos económicos no le faltan, para continuar en el juego de la política viviendo del cuento.

Así, Cataluña, ya no es tampoco Catalunya, sino Cataluna o Cataluná.

Quisiera ser tan alto como la luná,
¡ay, ay!,
como la luná, como la luná,
para ver los soldadados de Cataluná,
¡ay! ¡ay!,
de Cataluná, de Cataluná


Que magnífico esperpento postmoderno, el frikismo de los advenedizos es insoportable, la irredenta memez resulta inverosímil. Saura, Carod y Montilla, representan el espectáculo de la mediocridad circense, “el trío de Cataluná”, organizando ese juego de inventar patrias, rentable para sus bolsillos y sus intereses, del que se reiría hasta el payaso más famoso de Cataluná,
Charlie Rivel, el clown que lloraba, y no es de extrañar que lo hiciera, viendo lo que venía, más que clown, era profeta.


Biante de Priena

Mecagüentó

España, capital del "Mecagüentó".
Recomiendo a lectores residentes en el extranjero y demás ermitaños sin televisión, con fobia social y vista al mar la lectura del artículo sobre la educación contra los ciudadanos y sobre todo el de Antonio Burgos, dedicado a la defecación para la ciudadanía, recogidos en nuestras páginas de CS en la Prensa.
Los demás lectores, inmersionados en la realidad nacional, pueden prescindir de ellos, sería aburrido, reiterativo, una mera repetición de lo que oyen y leen en los medios del Movimiento, o huelen en la calle.

"Mecagüentó" es el triunfo del relativismo postmoderno. Impera entre frívolos e iletrados, al ritmo de Georgie Dann, la letra del catecismo universal. Puede ser basurienta, para playas cargadas de sol y colesterol, o envuelta en papel de aluminio reciclado, para gente que lee El País, defiende la paz y los espacios verdes, respeta el Islam en nombre de la diversidad cultural y le escupe a la Iglesia católica, española, apostólica y romana, en nombre de la libertad de expresión.
.
El envoltorio del "todo es igual" o del cambalache siglo veinte permite disimular la función real del discurso relativista que alisa diferencias, establece equivalencias entre todas las opiniones y aborrece todo lo que suene a jerarquía y a búsqueda de la verdad.

El relativismo ético, en suma, se basa en la afirmación pseudocientífica y buenista según la cual "todas las culturas" son igualmente respetables. La perversión del lenguaje remata la faena: no hay culturas, sino "prácticas culturales". Por ejemplo, ver TV3, o leer a Homero; taggear un monumento histórico, o pintar la aparición de San Pedro Apóstol a San Pedro Nolasco; Decir "mecagoenlaputaespaña" ante las carcajadas desdentadas de un público troglodita, o escribir Castilla.

"Mecagüentó" es un arma cargada de futuro: un futuro sin reflexión crítica acerca del mundo en el que vivimos. Todas las prácticas se justifican (excepto las inkorrectas según la vulgata progre) puesto que todas son "culturales". El relativismo cultural se importó y desarrolló en nuestras sociedades avanzadas y técnicas para paralizar el discurso crítico y su impacto político. Aunque el precio a pagar haya sido y sea la legitimación de los peores entre nosotros, y de lo peor de cada uno.

Dante Pombo de Alvear, Reflexiones liberales

sábado, 14 de julio de 2007

Un año sin democracia en Ciutadans

Ciutadans se configura como partido en el Congreso de Bellaterra, en el que se aprueba un ideario y unos estatutos, elaborados colectivamente, y se rechaza por aclamación una enmienda a la totalidad elaborada por Françesc de Carreras y Juan Antonio Cordero, enmienda que posteriormente se retiró al no disponer de apoyo suficiente para progresar y ante la crispación que había ocasionado entre los delegados.

En el Congreso de Bellaterra, Albert Rivera salió elegido como presidente y Antonio Robles como Secretario General, por orden alfabético estricto. Cosas del azar. Posteriormente, el 1 de Noviembre de 2006, tres diputados de Ciutadans salen elegidos para formar parte del Parlamento Catalán. “Toma 3 TV3”.

De las resoluciones de Bellaterra, en las que la expansión del partido a nivel nacional era la más importante, nada se hizo durante el último semestre del año 2006 y el primero del 2007. Los motivos argüidos por la dirección del partido fueron diversos, pero en realidad solo hubo uno: no se quiso hacer.

La dirección del partido Ciutadans, influida por las propuestas de la enmienda de Françesc de Carreras se propuso boicotear lo establecido por la asamblea constituyente. El partido no se expandió a nivel nacional, salvo en aquellos lugares en los que se contaba con una afinidad ideológica con las propuestas de Carreras, el centro izquierda, con consolidación en Cataluña, antes que expansión por España.

Al mismo tiempo, prácticamente se paralizó la afiliación de militantes fuera de Cataluña, y solo se permitió en aquellos lugares en los que la afinidad ideológica con el proyecto subyacente de Carreras resultaba evidente, el caso de Cerdanyola o el de Ripollet, confirman estos hechos. Las agrupaciones no crecieron durante seis meses, y el 10 de febrero se presentó como fecha tope de afiliación para participar en el congreso.

Los más de 400 afiliados de Madrid aceptaron no presentarse a las municipales, a instancias de la presencia de Albert Rivera y Antonio Robles, aceptando la falta de recursos y que se necesitaban más militantes, cuando en realidad lo que se buscaba era que Ciutadans siguiera sin crecer fuera de Cataluña.

Las elecciones municipales, en las que se obtuvieron 8 concejales en toda Cataluña, más los cinco de Gimenells que provenían de la adscripción a su alcalde, un exmilitante del PP, mostraron el error cometido, y sin embargo no ocurrió nada. La ejecutiva siguió adelante con Rivera a su cabeza, a pesar de haber sido invitada a abandonar sus cargos por el Consejo General (máximo órgano del partido entre Congresos) y sancionado favorablemente por la Comisión de Garantías (máximo órgano jurídico del partido).

Así se llegó al Congreso de Hospitalet, en el que se volvió a presentar la enmienda a la totalidad de Françesc de Carreras, rechazada un año antes por aclamación en la asamblea de Bellaterra, y en esta ocasión, por ausencia de numerosos militantes que habían abandonado la sala, tras haber presentado Juan Antonio Cordero, otra enmienda parecida que salió rechazada por más de 30 votos, salió casualmente la enmienda del profesor de Carreras.

Luego se aprobó en el plenario con el apoyo de los afines a Rivera, bien organizados, y con el apoyo de las izquierdas dispersas, en el que no participó precisamente la izquierda más definida en Ciutadans, la de Alternativa Ciudadana de Pérez Romera, que observando la maniobra se opuso a un partido que se definía de centro-izquierda, no por incongruencia, sino por conciencia de la maniobra que se estaba urdiendo. Hoy estos compañeros han abandonado el partido.

Tras los acontecimientos vividos, ahora se puede comprender lo que ha ocurrido en Ciutadans; en el Congreso de Bellaterra salieron elegidas unas propuestas determinadas sobre el desarrollo de Ciutadans a nivel nacional, que fueron boicoteadas por la dirección del partido, hecho denunciado por numerosos militantes, que ni siquiera fueron escuchados.

Durante todo un año, la dirección del partido se encargó de organizar las agrupaciones dando acceso a los que se acercaban a sus posiciones ideológicas, especialmente amparados por Robles, o los que mostraban su afinidad con el personalismo de Rivera. Los críticos fueron excluidos, como ocurrió en Cerdanyola, y a punto estuvo de ocurrir en Ripollet.

Un año entero preparando la deriva de Ciutadans al centro izquierda, a ese no nacionalismo connivente con lo existente, a ese partido hegemónico y afianzado prioritaria y exclusivamente en Cataluña. Un año entero se ha pasado la dirección de Ciutadans traicionando lo establecido por la asamblea de ciudadanos en el congreso de Bellaterra, del que por cierto las actas siguen sin aparecer

Un año traicionando a Ciutadans y a la democracia en nuestro partido, han tenido como premio el triunfo hegemónico de Albert Rivera, y las posiciones ideológicas defendidas por Françesc de Carreras.

Si fuera un crimen, tendría los agravantes de premeditación y alevosía. Como decía Lenin, “democracia, ¿para qué?”.

Y todavía algunos se asombran de las deserciones numerosas que se están produciendo en este club sectario, en que han convertido aquel proyecto magnífico que era Ciutadans. Con nuestra media naranja política alguien se ha hecho un zumo electoral.


Erasmo de Salinas

viernes, 13 de julio de 2007

Basta ya de memeces

Llevamos semanas escuchando los tambores de proximidad anunciar que viene la tercera vía, el tan cacareado parto de Celtiberia entre catalanes y vascos contra el nacionalismo, y contra las respuestas cálidas del PSOE y las gélidas del PP a la desespañolización progresiva de la cultura y el territorio nacionales.

La próxima convocatoria de elecciones generales, prevista para marzo de 2008, es la ocasión establecida para bautismo político de esta nueva opción, si Zapatero no lo impide.


La gran alianza, parece que se formará entre una organización como Basta Ya, que se ha opuesto valientemente al terrorismo de ETA, y que cuenta en sus filas con figuras relevantes de la política vasca como Savater, Rosa Díez, Gorriarán, Gotzone Mora, Elorza, entre otros, y además, una gran simpatía entre los ciudadanos españoles.

La plataforma pro es la alternativa ideada para agregar voluntades en el propósito de resolver la bipolarización política española, más allá de los nacionalismos.

Por parte catalana, se aglomeran diversas opciones en torno a Ciutadans, o lo que queda de este partido. Unas oficiales, establecidas sobre planteamientos de centro izquierda que buscan afinidades con partidos formados al albur de los desencantados del PSOE, y que mantiene posicionamientos posibilistas frente al nacionalismo, así como una presentación más orientada al electoralismo que a la acción política determinada.

Las otras opciones, cada día más dispersas, se condensan en posicionamientos más radicales, como los establecidos por la candidatura de Luis Bouza-Brey y el sector más liberal de Ciutadans, en la opción de Regeneración Democrática; y por otra parte la Alternativa Ciudadana de Pérez Romera, en posiciones de izquierda definida, menos contemplativas con el nacionalismo y más beligerantes contra los compadreos políticos.

También hay otras opciones dispersas en su diversidad, y numerosos militantes de Ciutadans que han pasado directamente a la orfandad política, y el desentendimiento colectivo con el futuro.

Las fuentes electorales de esta tercera vía, provendrán en su mayor medida de los desencantados con las ofertas del PP y del PSOE, así como de los cada día más numerosos abstencionistas. Pero esta opción es dependiente de lo que hagan otros y realmente lo que se necesita en este país es una auténtica tercera vía, y no un colector de votos sobrantes transformado en partido político.

El CDS en la nostalgia

Desde que el partido que fundó Adolfo Suárez desapareció de la política española, en aquel congreso de Torremolinos en el que triunfaron los críticos de Calvo Ortega y Teixidó, el escenario político y los ciudadanos de este país, han sentido la ausencia de una opción política orientada al equilibrio de los dos grandes partidos más allá de los nacionalismos, siempre determinados por sus propios intereses particulares.

Pero la tercera vía no es posible si no se comparten puntos de partida comunes, porque las opciones orientadas a objetivos, el conglomerado de voluntades, no es suficiente para afrontar la tarea de abrir una brecha y conquistar un espacio electoral entre los dos grandes partidos nacionales, el PSOE y el PP.

La ideología de cualquier nueva formación política debe ser común y diferente a lo ofrecido hasta el momento, con un ideario asumido por todos, porque antes que ir contra los romanos hay que convertirse en una tribu determinada y organizada, no en una colección de bárbaros que disputan la autoridad al imperio.

Los intelectuales de Basta Ya, aunque más comprometidos con sus ideas, no son diferentes de los que formaron la plataforma que dio lugar a Ciutadans. Los políticos de Basta Ya, en su inmensa mayoría, socialistas defraudados con la política del PSOE, pueden converger con los Ciutadans post congresuales, que también anhelan ese PSOE no claudicante con los nacionalismos. En eso se parecen, pero todo esto no es suficiente para formar una tercera vía política, con opción de permanecer en el futuro político español.

La tercera vía es posible

Sí es posible una nueva opción política, pero no concluye en Basta Ya-Ciutadans, ni siquiera comienza en estas formaciones para afianzarase en unas elecciones generales y mantener la permanencia en la primera división política nacional.

La tercera vía es posible, pero el horizonte político deben ser las elecciones europeas del 2009, con circunscripción única, en la que con unos cientos de miles de votos se obtiene un diputado. Ahí comienza la tercera vía tan necesaria.

Mientras tanto solo hay una alternativa posible, convertir al PP de una vez por todas en un partido moderno, que no se deje llevar por la crispación y que abandone sus posiciones más dogmáticas. El PSOE no lleva remedio por el momento, con la aventura innovadora de Rodríguez Zapatero, siempre dispuesto a la negociación.

La tercera vía se debe establecer sobre un ideario compartido, y posiblemente la mejor opción que hay en el presente, es precisamente el ideario que ha abandonado Ciutadans tras el Congreso. Ese puede ser el punto de partida para una opción alternativa, no organizada en el consenso, sino en la cohesión política.

La tercera vía debe acabar con los sectarismos, incluidos los nacionalistas, con los privilegios de los políticos, con la corrupción, con el nepotismo. Debe afianzarse en el respeto a la Democracia, la Libertad, la Igualdad y la Diversidad, ampararse en la Constitución Española vigente, y tener una idea clara de lo que es España, y de su integración social, política y económica en Europa.

La tercera vía debe ser racional, transparente, sobria, horizontal, y confortable. Hay muchos españoles deseando hacer algo de forma colectiva, pero no confían en los representantes políticos que les acontecen, y manifiestan la voluntad expresa de representarse a sí mismos, y hay que hacerlo posible.

La nueva opción debe ser moderna, aprovechando los vínculos permanentes que se pueden establecer por internet, y que superan la territorialidad y los localismos, y en ella no debe ocupar ninguna representación el que no demuestre previamente su capacidad para hacerlo.

Más que un partido político, la tercera vía debe ser una comunidad política de ciudadanos, dispuestos a trabajar en un proyecto colectivo aportando cada uno lo mejor de sí mismo. Tenemos las ideas en el ideario abandonado por Ciutadans, los primeros militantes entre los que han huído de esta opción política, tras ver como la instrumentalizaban algunos en su propósito personal.

Tenemos la necesidad de una nueva opción política, y tenemos movimientos organizados con el fin de crearla, pero no tenemos lo esencial: el ánimo de hacerlo, nos falta corazón, y mientras no lo tengamos, ningún proyecto político será posible.

Basta ya de memeces, no necesitamos un partido político de ciudadanos, lo que realmente queremos es un partido de ciudadanos que haga política, que sirva a los intereses de los ciudadanos, y no a los de los políticos. De lo demás estamos hartos, y esa oferta no la pueden presentar ni Basta Ya, ni el neociutadans que se han inventado Françesc de Carreras y Albert de Rivera para continuar en su mundo feliz, mientras ETA prepara asesinatos y los niños españoles en Cataluña no pueden aprender español en las escuelas.

Para políticos, ya tenemos bastante con los existentes. Los problemas de este país se resuelven con la presencia de ciudadanos independientes en la política, y para ello no es necesario que los ciudadanos se hagan políticos, sino más bien que con su presencia pública puedan convencer a los políticos de que su futuro pasa exclusivamente porque vuelvan a poner los pies en la tierra y nunca más la abandonen

La ciudadanización de la política es lo que necesitamos, no la politización de los ciudadanos.



Biante de Priena

Asociación Ciudadanos en la Red


Asociación Ciudadanos en la Red

Asociación Ciudadanos en la Red


Fem-Ho be!

Woody Allen “Català Universal”.

El Ayuntamiento de Barcelona 1.000.000 € y la Generalitat de Cataluña 1.000.000€ en total 2.000.000.€ son los que recibirá la nueva película de Woody Allen en concepto de subvención a recuperar una vez la cinta comience a dar beneficios.

Mediapro, el mejor “broker” de Europa y BCN la ciudad con los pisos mas caros de España

Fem-Ho Be!




ESCRIBE EL RESTO DEL ARTÍCULO AQUÍ

Enemigos de Españoles

Lo ocurrido en C`s no es ajeno a lo que ocurre en España, como tampoco lo que ocurre en nuestra nación es ajeno a los acontecimientos mundiales. Si vamos de lo concreto a lo general, vemos que el colapso de C`s tiene que ver con la incapacidad de sus componentes que no han podido hacer respetar sus reglas internas, una analogía con el estado de la nación, donde ésta se descompone ante la incapacidad social y política de hacer cumplir su Constitución. El telón de fondo de nuestra situación nacional es que gran parte de los problemas mundiales provienen de la ausencia de reglas adecuadas o peor aún, del incumplimiento de las existentes. Es a esto a lo que llamamos una crisis del sistema que contiene al mismo tiempo una crisis civilizatoria.

Como es natural, este estado de cosas no afecta por igual en todo tiempo y lugar, dándose la paradoja de que mientras en Francia tratan de reforzar la nación, en España los ostentadores del poder político intentan destruirla abiertamente.

Es palpable que existe una insuficiente visión para muchos del alcance de estos problemas, aunque cada vez hay menos miopes. Se ha avanzado mucho en los últimos años sobretodo por la cegadora evidencia de los hechos. Unos hechos contundentes, claros, acabados, persistentes y asombrosos, y tal vez por ello y por la perplejidad que suscitan, se entorpezca una cabal y necesaria toma de conciencia para reanudar más eficazmente la lucha, al contemplar con mayor nitidez el negro horizonte que se divisa.

La extrema gravedad de los acontecimientos políticos españoles obliga a muchos observadores a una toma de posición “provisional” por exigencia sobrevenida. Lo hemos comprobado en los recientes debates dentro de C`s entre los opuestos al clan mafioso de Rivera, pues si bien se ha discrepado en cuanto a la “solución” del problema, no ha sido así con relación a la lucha antinacionalista; ésta sigue ahí intacta y creciente.

Empieza una nueva fase que tiene dos claros apartados, 1) la indiscutible verdad de que el actual PSOE es un agente enemigo de los intereses de los españoles. 2) la urdimbre de la rebelión social inminente, la aparición de plataformas, partidos, organizaciones, asociaciones y todo aquello que suponga una resistencia al neofascismo político imperante, y el trabajo de tratar de unificar ese esfuerzo imprescindible para nuestra supervivencia nacional, colectiva e individual.

No nos quedaremos quietos mirando cómo nos matan o tratan de esclavizarnos, eso no está en el guión histórico de España.

Españoles: VIVA LA LIBERTAD, VIVA LA DEMOCRACIA Y VIVA ESPAÑA.

Roberto Gaviria

Los alegres muchachos nunca se van


Teresa Jiménez Barbat seguirá en Ciutadans, así lo explica en su artículo publicado hoy en El Mundo. Con un "nosotros" reiterativo, justifica con argumentos que merecen mi respeto, pero que no comparto, que vale la pena seguir en lo que queda de ese partido.

Mientras tanto, el goteo incesante de afiliados que han tomado otra determinación, la de irse después de la traición al ideario original por parte de quienes han cooptado Ciutadans, sigue y se intensificará en los próximos días.

Entre quienes se van, están los que dicen que lo hacen porque “CS se ha convertido en un partido como los demás”. Otros, más lúcidos, como Mario Acosta o el Prufassó Nibey Se, se han ido convencidos, como buenos optimistas bien informados, de lo que venían avisando desde hace meses: que CS se ha convertido en un partido bastante peor que los demás. ¿Por qué? Porque el proyecto original había logrado lo imposible: unir a gente plural, como se dice hoy, con sensibilidades ideológicas diferentes, más de lo que se ha querido hacer creer, pero unida por el rechazo a los abusos nacionalistas y por un ansia de libertad que llevaba en el pecho desde hace años de frustración ciudadana, de militancia crítica en otros partidos al uso o de hibernación abstencionista. Traicionar a personas tan lúcidas, honestas y decentes es bastante peor que gestionar máquinas electorales y tragaperras como Psc o Erc.

Un miembro fundador de Ciutadans, que ya se ha ido, observaba de forma bastante crítica los modos, entre ingenuos y torticeros, de un sector "liberal" de CS en el congreso fundacional, hace un año. Dicho grupo se las arregló para que Rivera y Robles fueran los líderes alfabéticos del partido, en una elecciones esperpénticas y chapuceras. Lo hicieron, en una improvisación y un mercadeo producto de la exigencia de otros sectores del partido, y terminaron perdiendo el poder y entregando el proyecto a quienes lo iban a desfigurar.

Este observador les puso un nombre: “los alegres muchachos”, probablemente pensando en los de Atzavara, en la novela de Montalbán: buenos chicos, educaditos y pulcros, ilustrados y, de cierta forma, bienintencionados. Pero incapaces de enfrentarse a los navajeros de la calle, a quienes no conocen, porque su vida, su experiencia vital, está en las alturas. Traviesos sí son, y les gusta inventar recetas gastronómicas, en “petit comité”, sin sospechar que otros cocineros aviesos siempre les llevarán la delantera, en eso también.

Perseverantes sí son, los alegres muchachos: nunca se van.

Jorge Harrison

jueves, 12 de julio de 2007

DASPADIDA CIUDATANA 01

Amigs da Ciudatans, daseplas da la ductrina Nibey Se y altrus, buss·ssu ascriq aquesta brev nota par daçir-bus an duló al curaçò ca:
MA BACH DA CIUDATANS.
Tod a Ciudatans a sit mol vunic, tod:

Assistir a la axpariençia dal II Cungres da Centra-Asquerda dal Partit da la Ciudatania dal Hutel Asperia da 6 eurus al curtad ha sit tambè mol vunic.

Assistir gratuitamen a les carreras per al puder ca sulament bol llagà a la rivera del Ebre ha sit tambiè mol gratifican.

Rivera es un nen mol macu y Carreras un gran catadratic tambiè mol macu y inteliyen.

Al fidels Nibey Se alsi cumunicu ca proximamen s'u-brirá un santuari da paragrinaçió Nibey Se a la Ciutat Santa da Gimenells çerca da la rivera del Ebre y vertix suparior piramidal da las carreras en la axpansió ciutadana en al univers sidaral...
Daspues da 2 añs da trebay an al partid da la Ciudatania, Gimenells raprasenta al Icona da “La Feina Ben feta no te Frunteras”, cunagut rudulì mol nostra ca Carreras y Rivera sh' a·n ancarragat da reafirmar-nus·lu y racurdarnus-lu an al II Cungres da Centra-Asquerda dal Partit da la Ciudatania dal Hutel Asperia

El exit dals diriyents, absulut y çença paliatius, dal Partid da lus Ciudatans daspues da mesus da trebay gratuit da 4000 militans y am un defiçit da 200,000 € a 31-12-06 es mol clar y rutund: Gimenells.

Alguns ciudatans, pusivlament faltus dal cunechamen y amor cupitien par antendra les nobes tacnuluchies, han malinterpretad la Ductrina Nibey Se y la han assussiada a la darecha axtrema y fánatica, a la COP , al rob da webs y damès dadas incurrectas.
Buss·ssu_lu turnarè a rapatì: sulamen la Ductrina Nibey Se y al sum hass·ssadò Cupit guian la meba vida.
A alguns miembrs da la flaman Agrupaçió Diyital me parmateichu recumandar-lus alguns cunsejs:
1er curs da infurmatica par aspirants a la Agrupaçio Diyital
Astrategias par la Agrupaçio Diyital
parca les sebes cunachenças an intarnet siguin un poc mes solides.
Astudian mol, am dilillençia y asfuers pudran triunfà a la Diyital da la mateicha manera ca bachiller Muntiya, o jardinè Banac han triunfat. Pero racurdan sempra ca sa te ca padì parmis als liders aspirituals partinents
(saluds mol curdials a Yuquin, Çaraçals, Pretext y cumpañia bária da la Diyital).

En aquest mumens tristus da daspedida bul ratumar les palabres dal pueta Nando-Nan Gomez y dadicar a tota la "Ciudatania No Ciudatana dal Partit da la Ciudatania" les sebes famoses palabres



an tod curaçò

Prufasò Nibey Se


Pusivlamen saguirá,.....



.

ERMUA

Hace diez años, estaba yo dictando unos cursos de universidad de verano en Le Mans. Volviendo al hotel, me esperaba un mensaje telefónico de mi padre, anotado por el señor de la recepción. “Ils l’ont tué”, ponía.

Subí a mi habitación y no lloré. Escribí un texto, lo terminé después del entierro. Me alegra haberlo perdido, pues me las daba de antropólogo social en un soliloquio rayando en lo cínico, acerca de los aplausos al paso del ataúd y la ibérica fiesta en torno a la muerte. Durante muchos años he recordado ese ignominioso escrito con un sentimiento de vergüenza que me quemaba el estómago y apretaba el corazón. No puedo evitar relacionarlo con la reacción inmediata e insólita de los soldados británicos cuando llegaron a un campo de concentración en 1.945: se reían, al ver aquellos cuerpos escuálidos y absurdos, enracimados a las alambradas y mirándolos como sólo miran los locos y Jack Nicholson.

Ahora me he perdonado. Aquel escrito, así lo entiendo por fin, no era fruto de la rabia ni del dolor, sino de la autodefensa y del espíritu de supervivencia. Era una fotografía felizmente desaparecida de mi debilidad ante lo indecible, de mi flaqueza ante lo inconcebible.

Como con la Shoah, la tristeza, la desolación y el martirio no ceden ante el paso del tiempo, sino que al contrario crecen entre la gente de buena voluntad, aquella que mantiene la conciencia intacta entre tanto espectador distanciado, indiferente, ausente, amnésico, miope, ciego, entregado, rendido.

Sigo sin llorar, y cuanto más pasa el tiempo, más presente tengo a Miguel Ángel Blanco. Y a Goyo. Y a Múgica. Y a Buesa. Y a la muñeca de aquella fotografía en Zaragoza que hubiera querido no ver jamás. Mil muertos inocentes, mil familias rotas, veinte mil familias heridas, cien mil familias atemorizadas. Un millón de vascos silenciados. 40 millones de españoles agredidos.

Más allá de las manos blancas y del sentimiento, de quienes gritaban al unísono Basta Ya y ahora le niegan el saludo a la hermana y a los concejales del PP, lo urgente es recordar. Girauta encontró las palabras, y las hago mías: “Persiste la cabeza atravesada del hijo de un albañil. Los boquetes por donde se marcharon el músico y el economista. Viviendo iba a redimir a una familia modesta. Muriendo redimió a España. ¿O no?"

Antonio Casas Aragón

miércoles, 11 de julio de 2007

¿Quién ha triunfado en el Congreso de Ciutadans?

A la vista de los resultados, una respuesta unívoca a esta pregunta no es fácil, porque en el Congreso de Ciutadans, paradójicamente, todos hemos triunfado y todos hemos salido derrotados.

Si se considera que la victoria en el Congreso venía determinada por la elección de su presidente y el consejo ejecutivo, el triunfador ha sido Albert Rivera, que ha obtenido una victoria hegemónica con listas abiertas (54%), lo que parece corresponderse con un apoyo extraordinario de los delegados que asistieron al encuentro.


Pero este gran triunfo resulta sorprendente, cuando toda su gestión fue rechazada por los asistentes en la mañana del sábado día 30 de junio, mientras que salía aprobada la gestión del comité de garantías, que precisamente le había reprobado, a él y a su ejecutiva anterior, en numerosas ocasiones.

Sin embargo, si se considera la victoria como resultado de los cambios ocurridos en la reunión de Ciutadans, las cosas no resultan tan evidentes.

Se podría decir que el triunfador ha sido Françesc de Carreras, empeñado desde hace un año en colocarle a nuestro partido un ideario de centro izquierda, restringido al ámbito catalán, con la obsesión de retraer el proyecto desde una mentalidad nacionalista o contranacionalista menor.

Se podría decir entonces que el Congreso lo han ganado los militantes que abogaban por esta definición ideológica, que en realidad oculta una nostalgia por un PSC no filonacionalista.

Sin embargo, si lo que se valora es el futuro, los indudables vencedores del asunto han sido precisamente los que han perdido el congreso; brindaron al sol con una opción netamente ciudadana, ideológicamente transversal, con un énfasis en la regeneración de la democracia en la política, con expansión al ámbito nacional, y con el objetivo de coincidir con otras opciones convergentes en una tercera vía nacional, como la organización Basta Ya.

Esta opción representada por Luis Bouza-Brey, apoyada por Gimenez-Barbat, Pericay, Arcadi Espada y Albert Boadella, requería que los delegados del congreso perdieran el pánico escénico para introducirse sin complejos en el escenario de la política nacional.

En realidad, creo que nadie ha vencido en el Congreso de Ciutadans, más bien todos hemos perdido, porque como decía alguien estos días: esto no da más de sí, y así no vamos a ningún sitio.
Mal remedio tiene el dilema de retroceder para avanzar, un partido monolítico como el Ciutadans actual ha perdido su esencia fundamental, la perplejidad que provocaba en los electores y en los políticos de este país, en los medios de comunicación, en el establishment.

Ese soplo de aire fresco que comenzó apenas hace un año, se ha convertido en un estertor agónico, porque a algunos les ha interesado asfixiar el proyecto y muchos han colaborado en el propósito, unos con conocimiento y otros sin esperanza.

Es lo que hay, y poco más habrá, el ineludible enranciamiento de la realidad. No hay partido para crecer, no hay mensaje novedoso para transmitir, no hay ánimo que soporte la hemorragia de afiliados, no hay futuro, ni esperanza.

En este Congreso, el único que ha perdido es Ciutadans, el propio partido, este proyecto requería más inteligencia, y menos ambición por parte de algunos; pero también más tolerancia y paciencia por parte de otros.


Liliana de la Sota

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...