desde 2.006 en Internet

sábado, 12 de enero de 2008

La aristocracia política



Un agravante comparativo del sectarismo que rige la convivencia en la sociedad española, es la diferencia existente entre los representantes políticos y sus representados. La democracia española ha consentido la formación de una nueva aristocracia social, una clase privilegiada dentro de la categoría general de los ciudadanos, de todos los españoles.

La Constitución de 1978 lo determina con claridad: todos los españoles son iguales ante la ley. Pero quien hace la ley, hace la trampa, dice un viejo refrán castellano. Y quienes hacen la ley son los políticos, así, su poder cada día se incrementa más y se aleja del control ciudadano.


Los políticos recogen los privilegios de la nobleza aristocrática del Antiguo Régimen, ejerciendo su actividad desde un estatuto específico, beneficiándose de una normativa particular, de un estatus propio. En cada legislatura, solo tienen que rendir cuentas ante sí mismos, como si de una empresa económica se tratara.

Los partidos políticos se han convertido en las nuevas dinastías sociales, distribuidoras de privilegios entre sus miembros, transformando en oligarquía nuestra democracia.

No es cierto que los ciudadanos y los políticos seamos iguales, ni lo seremos nunca mientras ellos puedan legislar y los ciudadanos solo podamos ser legislados. La iniciativa popular ha sido recientemente excluida del panorama parlamentario y eso supone que se ha cerrado la única posibilidad que los ciudadanos teníamos de regular y controlar de forma autónoma nuestros intereses.

Los ciudadanos solo podemos ser representados por partidos políticos que tienen el monopolio del poder, que se intercambian alternativamente, pero siempre permanece en sus manos.

Los políticos no cobran en sus sueldos lo que les corresponde, por su rendimiento, por su capacidad, por su formación o por su esfuerzo, sino lo que corresponde al cargo que ocupan. Así hay personajes en este país que reciben sueldos astronómicos, que de ninguna manera se corresponden con el trabajo que desarrollan.

Los políticos no se examinan para ocupar determinados cargos en la administración, son elevados por el soplo de los partidos políticos que les apoyan y con eso es suficiente. Así tenemos funcionarios bajo su mando al borde del suicidio, ocupando el puesto que les corresponde tras haber cumplido todos los requisitos legales, que tienen que plegar sus conocimientos al criterio de inútiles confirmados que les corresponden por jefes.

Cuando un político acierta en sus objetivos, todos nos beneficiamos, pero cuando se equivoca, todos pagamos sus errores. No hay mecanismo de control que regule sus acciones, que en muchas ocasiones están más orientadas a fines electorales que sociales. Utilizar los recursos de todos para beneficio propio no está bien.

La vida anónima de los políticos que dejan la política es preocupante, se debería hacer un estudio de los ingresos que alcanzaban antes de ocupar un cargo político y los que reciben después de dejarlo. Estoy absolutamente seguro de que se incrementan geométricamente, y eso quiere decir que han utilizado la política para su propio beneficio.

En los 31 años que llevamos de democracia, hemos contemplado como una nueva nobleza feudal se ha ido creando a la sombra del silencio ciudadano, una nueva “clase” que explota sus beneficios en interés propio antes que general, un entramado de poder que impide cualquier tipo de cambio social que regule sus privilegios.

Es hora de que las cosas cambien, los sueldos de los políticos deben limitarse por su rendimiento social y ser controlados por los ciudadanos, sus actividades económicas también, desde el día que entran en política. No se puede permitir que un político auspicie el sector de las lechugas, al mismo tiempo que se hace con sus amigos con el negocio del sector.

Es una vergüenza nacional ver como algunos representantes de los ciudadanos utilizan sus cargos políticos para sobrealzarse en la vida. Mientras la política no sea idéntica en sus características al resto de las profesiones y las actividades laborales, nunca seremos capaces de que nuestro país funcione normalmente.

A los políticos hay que considerarlos enemigos de nuestro bienestar, porque cada euro que desvían a la organización de sus intereses particulares, es un euro que se detrae del bienestar de todos.

Es hora de que los políticos hagan política y no mercadeo de sus privilegios y nuestros perjuicios. Los políticos son ciudadanos especializados, no empresarios que negocian con nuestras vidas. La democracia no es una fuente de concesión de privilegios, sino precisamente lo contrario, un mecanismo regulador de la desigualdad social.


Erasmo de Salinas

22 comentarios:

Anónimo dijo...

el ser humano por naturaleza vive en una estructura social que es piramidal. y quien sea que este arriba siempre sera el que se beneficia mas.

esto contradice el ideal democratico y esta en desacuerdo con la practica de la democracia representativa. o no en desacuerdo, si tenemos en cuenta que representa una vertiente muy humana de los representados.

el problema es viejo, pues, y cada vez en cuando hace falta un texto como el presente para recordarnoslo.

mas la solucion aun no se ha encontrado. quizas la anarquia, quizas una revolucion cada tres decadas... todo probado, todo sin solucionar nada.

lo unico que queda es estar concientes de lo que erasmo dice e intentar mejorarlo con el paso de las generaciones.

el problema sistemico no se resolvera nunca. solo se mejora.


tereso

Jorge Angulo dijo...

Lo que denuncia Erasmo bajo la designación de "aristocracia política" es la conquista ilícita y la ostentación de privilegios adquiridos e indebidos, forma contemporánea del abuso de poder en un régimen democrático, algo así como la deriva -en los hechos- hacia una nomenklatura que coincide curiosamente (habrá que reflexionar sobre el porqué) con la invasión arbitraria y creciente del Estado en la vida privada de la gente, asimilando a "lo público" todo aquel espacio físico o simbólico donde intervienen o actúan más de una persona: inflación de leyes y reglamentos, prevalencia de una especie de derecho preventivo, obsesión por el riesgo cero, imposición de una moral de los derechos humanos degenerada en corrección política, y un largo etc.

Coincido con el diagnóstico acerca de la malignidad de esa aristocracia política, que desemboca en un golpismo cotidiano y que asimilo, cuando veo a personajes tan vulgares e incultos como Blanco, Montilla, los filoterroristas jardineros y pseudofilólogos o las ministras de cuota, al banquete de la Viridiana de Buñuel, con sus mendigos repugnantes y desdentados. Las consecuencias no son sólo económicas, sino también culturales y, lo que es peor, morales, pues instalan a España en un desierto ético sin escrúpulos, con un efecto cambalache más propio de países subdesarrollados y corruptos que de una nación europea y occidental. Pero eso hemos querido, colectivamente, con el postmodernismo en detrimento del valor, de la inteligencia y de la Historia.

Dante dijo...

Vale, de acuerdo fundamentalmente con Erasmo y con los posts. Por supuesto que hay que combatir "la aristocracia política", pues es como una grieta en el edificio de las libertades y de los derechos, algo así como una degeneración del cuerpo social con las consecuencias harto descritas más arriba.

Pero quiero añadir algo: la respuesta no puede ni debe ser esa tendencia integrista que aparece y se desarrolla en paralelo, lo que llamo la "hiperdemocracia", basada en la reivindicación y la fiscalización frenética y permanente en nombre de los "ciudadanos", palabra tan devaluada hoy día como "paz" o "democracia".

Me explico, y empiezo repitiendo: la democracia no es un fin en sí, ni siquiera es un valor, y menos una virtud. Es una llave inglesa, un destornillador, unos alicates. Valor es, por ejemplo, la justicia. Y finalidad, objetivo, aspiración es la libertad, o mejor dicho, las libertades (evitemos nuevas masacres en el nombre del Bien), acompañadas en cuanto a praxis por el debido reconocimiento a la dignidad de cada uno de nosotros, iguales en cuanto que la merecemos todos y cada uno por igual.

A lo que voy: la respuesta a los desafíos de nuestra época sólo puede ser ética. Pero no olvidemos en el camino la necesidad de la virtud, es decir la fuerza que debe sustentarnos durante el recorrido. Una democracia basada únicamente en la horizontalidad, en la elección de todos por todos, conduce a la demagogia, al populismo, a la mediocridad y, finalmente, al triunfo de los inmorales, por una inversión perversa de la pirámide.

Pirámide del mérito, a eso me refiero, por lo que reivindico una aristocracia de la democracia, basada en su significado inicial, que consite en darle la responsabilidad a quien se hace merecedor de ella. La democracia como sistema político formal sólo es aceptable y útil si sus mecanismos internos contribuyen a la elección-selección de los mejores para representar a los demás, no como papagayos de la multitud, sino como conductores.

Cuando queráis, hablamos de lo que entiendo por "los mejores". No os asustéis.

epi dijo...

Creo haber leído una de las exposiciones más lúcidas y concisa del problema que nos afecta, La
Aristocracia Política.

Mi felicitación al autor no tanto por la demostración de su excelsa pluma, sino por la enjundia que representa el enunciado del problema Padre de donde nacen el restos de problemas, Justicia, Enseñanza, Sanidad, Vivienda, Trabajo y Seguridad-(física y judicial)- Estaremos de acuerdo que para llegar a la solución, se hace imprescindible el enunciado conciso del problema. Aquí lo consigue Erasmo de Salinas.

Ahora nos toca a todos, incluido él, buscar esa solución.

Hay en este foro http://www.ciudadanosenlared.com/foros/viewtopic.php?t=2453 193 lecturas de Propuesta del Boceto de Organización, es un intento, de partida, para que sean las bases de las agrupaciones locales “DE TODOS LOS PARTIDOS DEL ARCO PARLAMENTARIO” lo demanden, con las mejoras que puedan aportar al sistema, para que, después de 30 AÑOS, dejemos de incumplir, permanentemente por acción u omisión, el artículo 6 de nuestra Constitución, a la vez que dejaremos de vulnerar, permanentemente por acción u omisión, La Ley Orgánica 6/2002, llamada Ley de Partidos aprobada el 27 de junio de 2002. (De haberse cumplido esta ley, el Congreso de C’s de Hospitalet no se podría haber celebrado u hoy, C’s no podría estar presente en las próximas elecciones Generales)

La solución parece medianamente diáfana si conseguimos hacer cumplir las leyes vigentes, claro que ahí radica el verdadero problema Padre, que obvia, ¿Intencionadamente? Erasmo y que no es otro que el creernos y ejercer de CIUDADANOS y no vegetar como súbditos de los partidos políticos.

¿Quienes haremos propaganda de estas reflexiones?
Desde luego, si UPyD después de las elecciones-(independientemente del resultado que se obtenga) y antes del Congreso Fundacional no opta por este u otro sistema parecido, habrá que replantearse la militancia en él. Ahora también es verdad que hasta la fecha no hay motivos para pensar que no se vaya a adoptar, sobre todo cuando es el único partido que ha dicho con voz,en Pamplona en primer lugar, lo que la mayoría pensábamos sobre el PUFO VASCO Y EL CONCIERTO NAVARRO.

A DIOS LO QUE ES DE DIOS Y AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR.

H.Castorp dijo...

Como dice Angulo, por las razones que sean, está claro que los valores sociales y políticos que instauró la burguesía en su momento, están en claro retroceso en el “mundo” hegemónico mundial, que difunde por sus medios una “visión-educación” trivial, superficial si no virtual.

Sólo en naciones poderosas resisten una penetración "libre" de esta nueva “ideología” -que destroza las precedentes con un disfraz de todas ellas, como la patita de cabra del lobo- , porque pondrían en cuestión su propio territorio de dominación: casos Francia, Gran Bretaña, Alemania o en afirmación creciente: China, India, Rusia.

Este fenómeno de banalización “universal” adquiere en nuestro país un potencial explosivo, porque son pequeños y escasos los diques de contención hechos con valores hegemónicos tradicionales, con suficiente grado de formación de los ciudadanos o con dilatada experiencia democrática en la nación.

Y esa debilidad se alía en ataque combinado con la ofensiva de unas ideologías regionales reaccionarias pero con ribetes de “izquierdas”, muy “completas” y “coherentes”, provenientes de regiones con arcaicos o neocaciques, reforzando todo ello la total ausencia de material "neutralizador" y su difusión, por parte del entramado estatal e institucional.

Es a través del despliegue práctico de esa conjunción, como emerge, se desarrolla y afianza, la “aristocracia política” que dado su grado de poder actual, debe definirse cientificamente como “castacracia”, porque son los mandan realmente en España, -cuyo jefe es ZP-, aunque no sepan cómo hacerlo para el conjunto nacional, mientras que “aristocracia” no implica potestad en este caso, sino nominación.

No pienso que la “ética” resuelva nuestros problemas. Pero si así fuese habría que desgranar cómo se pone en práctica político-orgánica esa solución. De hecho, la degeneración moral de la aristocrática tiene su base económico-política en la dejación constitucional hecha por Estado y gobiernos, por lo que recíprocamente habrá que montar otra estructura política para recomponer esa “ética”.

Por otro lado la dicotomía Libertad política vs “libertades individuales” es artificial, o mejor dicho, según la experiencia histórica la primera es quién concede la segunda, nunca a la inversa y es lógico que sea así, en una especie socio-política como la humana.

Por poner un ejemplo práctico: hemos conocido personas de las que jamás han sospechado sus conocidos el misérrimo grado "ético" que han demostrado tener. No lo llevaban dentro, se lo han impuesto y les ha gustado.

sillonarios: ¡no gracias! dijo...

Hace ya unos días que venimos hablando del problema de la "aristocracia política" también conocidos como "sillonarios".

Hace ya muchos años que millones de españoles nos hemos dado cuenta de que esta nueva clase social venía emergiendo y consolidándose. Y como en casi todo hemos elegido tragar y tragar.

Yo no sé como se cambia la situación. Lo único que se me ocurre es que hay que hacerles la competencia. Las personas honradas, los buenos profesionales, los intelectuales, los trabajadores, los estudiantes, los periodistas, los profesores, los albañiles... todos los que somos conscientes de esta situación tenemos la obligación moral de desenfocar nuestra rutina cotidiana y aparcar, al menos durante algún periodo de nuestra vida, nuestros intereses exclusivamente personales y dedicarselos a nuestros conciudadanos.

El día que un grupo grande de personas, de cualquier procedencia pero con la característica común de ser capaces de no hacer esto por su ego, seamos capaces de coordinar este esfuerzo en un mismo movimiento, en un mismo tiempo...

¡los sillonarios tiemblan sólo de imaginarlo!

Anónimo dijo...

Así piensa y razona el jefe de los etarras y el de los nazis catalanistas, ZP.

Es el mayor traidor que ha tenido España en toda su historia. Un sinvergüenza y un Napoleoncillo de barrio.



Pedro J. Ramírez: ¿Le parece lógico que haya lugares de España en los que sea imposible escolarizar a un niño en castellano?

José Luis Rodríguez Zapatero: En primer lugar, me parece que la coexistencia del castellano con las lenguas cooficiales de las comunidades autónomas ha funcionado razonablemente en estos 30 años de Constitución. Tenemos que defender esas lenguas, darles respaldo, porque el catalán, el euskera y el gallego son lenguas de todos…

PJR: Esto parece el método Ollendorff, porque yo no le preguntaba por eso…

JLRZ: Y en segundo lugar hay que decir a quienes propugnan políticas lingüísticas a favor de esas lenguas que no serán más o menos fuertes por hacer una política cicatera respecto al castellano.

PJR: Y esto es sólo una expresión de buena voluntad…

JLRZ: Usted tiene el derecho a preguntar y yo el derecho a responder desde los sanos principios.

PJR: Lo que pasa es que yo le he hecho una pregunta que en definitiva se refiere a su responsabilidad.

JLRZ: Pero es una pregunta trampa porque usted no me ha puesto un caso concreto.

PJR: Pues, mire, se lo voy a poner.

JLRZ: Adelante.

PJR: Usted me dijo en abril de 2006: “Aunque haya un solo caso, hay que intervenir”. Es decir, un solo caso en el que se niegue el derecho a escolarizar en español. Hay un médico, Carmelo González, que da la casualidad de que nació el mismo día y el mismo año que usted…

JLRZ: Lo recuerdo.

PJR: El llegó a ponerse en huelga de hambre para que la Generalitat escolarizase a su hija en castellano y no lo consiguió. ¿Hizo usted algo para ayudarle?

JLRZ: Sí, sí. Hablé con el presidente Montilla de esta circunstancia y creo que tengo una respuesta que seguramente guardo. La consideración de los responsables de la Generalitat es que en aquel momento no se producía tal discriminación.

PJR: ¿Puede usted llamar ahora al presidente Montilla y pedirle que nos envíe una relación de centros en los que sea posible escolarizar a un niño en castellano en Cataluña? Esa relación no existe.

JLRZ: ¿Puede usted poner encima de la mesa alguna sentencia que diga que algún ciudadano ha visto vulnerado su derecho a educar a sus hijos conforme a los criterios de la Constitución?

PJR: Hay sentencias que establecen que la Generalitat tiene la obligación de proporcionar boletines de inscripción escolar con las dos casillas, una para cada lengua, pero los centros no lo cumplen y no pasa nada.

JLRZ: Pero yo le pido casos concretos. Una sentencia que diga que a don Fernando Martínez Martínez se le ha vulnerado el derecho a que su hijo tenga el castellano como lengua vehicular.

PJR: Yo le estoy preguntando por su responsabilidad como presidente del Gobierno. Si se siente cómodo ante las múltiples pruebas de que en Cataluña no se puede escolarizar a los hijos en castellano.¿Eso es aceptable para el presidente del Gobierno?

JLRZ: No estoy de acuerdo con la premisa. Los niños escolarizados en Cataluña hablan, escriben y conocen el castellano. Eso es lo que ocurre.

PJR: Sí, pero son cuestiones distintas…

JLRZ: Hay un pacto sobre cuál es la lengua vehicular.

PJR: Imagínese que a usted le trasladaran a Cataluña. ¿Le parecería correcto que sus hijas tuvieran que utilizar como lengua vehicular el catalán?

JLRZ: Hay que respetar las leyes si las leyes son constitucionales.Y hasta ahora nadie ha cuestionado, más bien lo contrario, que el catalán sea la lengua vehicular.

PJR: ¿Qué le parece que un gobierno presidido por un socialista, miembro de su Ejecutiva, multe a los comerciantes que no rotulan en catalán?

JLRZ: Yo no he tenido quejas de comerciantes.

PJR: No me dirá que no sucede. El propio Gobierno de la Generalitat se jacta de hacerlo.

JLRZ: No digo que no suceda. Lo que digo es que no he tenido quejas.

PJR: Pero cuando usted ve que hay una nota pública de ese Gobierno que dice «este trimestre hemos multado a tantos por incumplir las normas sobre rotulación», ¿a usted qué le parece?

JLRZ: A mí no me gusta multar, pero si se hace al amparo de la ley hay que respetarlo.

PJR: ¿Y no habría que cambiar esa ley?

JLRZ: Si existe un acuerdo.

PJR: Entonces hay opiniones diferentes dentro de su partido en torno a una cuestión sustancial que afecta a las libertades públicas.

JLRZ: Ni creo que sea sustancial ni que tenga que ver con las libertades públicas. Hay una normativa en Cataluña en defensa del catalán y para facilitar a los consumidores el que haya rótulos en catalán.

PJR: Sí, pero otra cosa distinta es que el que no rotule en catalán sea multado.

JLRZ: Hay que rotular en catalán y en castellano, en castellano y en catalán.

PJR: Es como si para favorecer algo tan conveniente como las energías renovables, usted multara a todo el que no pusiera placas solares.

JLRZ: Ya le he dicho que no me gustan las multas.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

¿Me equivoco o estás cuestionando la democracia o, por lo menos, esa cosa que estamos vivendo como tal?

Lamentablemente, tu descripción es una fotografía de la realidad, pero en estos momentos estoy demasiado desengañado de los partidos políticos -tras el fraude de C's- como para poder ilusionarme con la posibilidad de que las cosas puedan cambiar a corto plazo.

Mi blog:

http://muysenoresmios.blogspot.com/

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Jorge Angulo, podría estar más de acuerdo contigo si no detectase algo de clasismo academicista: nombras a los bachilleres Blanco y Montilla, y te olvidas del mas zarapastroso de todos, aunque sea abogado: ZP

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Dante, por mi parte estoy interesado en que nos hables de "los mejores" desde tu punto de vista: por lo tanto, no me asusto (al menos, a priori).

Pero al decir, " no como papagayos de la multitud, sino como conductores", ¿no estás aludiendo a el potencial que han descubierto los políticos en el uso de los avances de la publicidad y del marketing? Eso sí es para tener miedo.

JJJ dijo...

Zapatero, maldita alimaña, ojalá paseando por la Moncloa te resbalaras y rompieras la crisma contra el bordillo de una acera.

Erasmo dijo...

Esa cosa que llamamos democracia, MSM, para nada la democracia, aunque sin control ciudadano (no hace falta un tribunal de los quinientos) de poco sirve.

Es lamentable como se ha ido retrocediendo en la concepción de la democracia como sistema de gobierno desde su origen en Atenas.

La democracia deconstruida es lo que nos queda, desarbolada, comprimida, estrecha, inútil.

No critico la categoría, sino el ejemplo, de la democracia solo queda el nombre y una convocatoria de elecciones cada cuatro años, "fetichismo de la mercancía" que diría Marx. A la larga, se puede comprobar que las técnicas de marketing funcionan para el Mercado
y para el Estado.

Todo es uno, que diría Parménides, que no acostumbraba a discutir sobre estas cosas. Ese "uno" es lo único que se deja existir, ese "uno" es el totalitarismo, la reducción, la simplificación de lo humano a lo mecánico, ¡qué importa la alienación o la anomia!.

Es la máquina de poder perfeccionada, con un input en forma de votos y un output en forma de privilegios.

No, MSM, no abjuro de la democracia, sino del mal uso que hacen los enajenados estúpidos de sus posibilidades.

Me alegra verte por aquí

Un saludo

Erasmo

Anónimo dijo...

de la democracia tambien "queda" el poder hacer este blog y el poder entrar en el.

¿sigo?


tereso

Erasmo dijo...

tereso, usted nunca sigue, usted siempre continúa, y disculp, lo de hacer este blog, tiene mucho más que ver con la libertad que con la democracia, no confunda los términos, que aquí no hay votaciones como en la democracia formal

Saludos

Erasmo

Anónimo dijo...

ya, esta usted en guerra con la democracia y no hay quien le pare.

pero, señor mio, es la democracia y el estado de derecho que le dan a usted la libertad de expresarse, y a mi la de leerle y responder.

ahora, sea tan amable de reconocer que los conceptos estan intimamente vinculados o muestreme un pais en el que haya libertad sin democracia.


saludos,
tereso

E.c.v. dijo...

El gabinete para enfermos del alma, está de vacaciones. La sala de tortura para trolls en renovación.
La plañidería funciona a tope, basta con un teresiano deconstruido y babuchero por mor de su sentinosa labor.

Y encima feo.

Anónimo dijo...

en este sitio se tira mucho de los adhoms. estos tienen la ventaja de ser siempre correctos, porque correctamente dibujan al que los emplea.


tereso

Anónimo dijo...

Mmmmm, Swazilandia, tereso, y en su defecto , Kiribati, y la república monástica del Monte Atos (exclusivamente para hombres, eso sí) sin ir más lejos, y luego tenemos Brunei y Liechtenstein, que viven muy bien porque son ricos. Que no tergiverse mis palabras, tereso, que no.

Que la democracia es instrumental, nada más, un escenario. Y en ese escenario se representan obras, la libertad es la oportunidade para la representación en sí, y el Estado de Derecho el teatro. Como quiere que se lo diga... Recuerde el origen de la hipocresía.

Ay, como añoro a Boadella, cada día más, se ha retirado provisionalmente para el montaje de una obra para la Expo de Zaragoza, pero en marzo vuelve, que lo sé yo.

Saludos

Erasmo

Anónimo dijo...

me rindo. ya me rindo.


tereso

Erasmo dijo...

tereso,

yo no quiero su rendición quiero su redención, jajajaja, redímase, tereso , redímase

Saludos

Erasmo

MUY SEÑORES MIOS dijo...

En sistemas no democráticos,también hay quien goza de libertades y, a veces infinitas.

Internet da libertad sin ser, efectivamente una democracia.

Erasmo, yo también me alegro de leeros; tienes un blog de lujo.

Saludos a los que lo hacéis, que sois todos los que participáis.

Anónimo dijo...

Amigos. Si escribís sobre la Constitución tened en cuenta que: 1) Una constitución, órgano político, es un instrumento al servicio del Pueblo, NUNCA DEBE PODER MENGUAR los Derechos de los Ciudadanos Soberanos, por lo tanto debe ser exclusivamente política, su regulación administrativa debe corresponder a leyes orgánicas, no al texto constitucional. 2) NUNCA DEBE SUSTITUIR al Pueblo, puesto que, SÓLO EL PUEBLO SE SUSTITUYE A SÍ MISMO. 3) NUNCA DEBE CAMBIARSE sino por el propio pueblo y siempre que no mengue los derechos y facultades de sus miembros. El acceso a la Constitución por órgano político, es una VIOLACIÓN DE LA PROPIEDAD PÚBLICA, nada que salga de ella debe estar autorizado. 3) La Constitución debe RECONOCER A CADA UNO SE SUS HIJOS EXPRESAMENTE y extender sus brazos para garantizar sus derechos que no podrán ser suspendidos salvo en los estados de guerra, excepción y sitio y siempre que las circunstancias lo impidan o desaconsejen. 4) NO PUEDE HABER CONTRADICCIÓN en el texto, de modo que si lo fueren, deben ser RETIRADAS. 5) Las Instituciones Estructurales son de carácter menor y no deben poder ser consagradas, por lo que éstas serán básicas, dependiendo su envergadura y complejidad a leyes orgánicas. 6) La Primera Institución, debe ser el órgano de guardia garante, permanente y custodio de los valores expuestos en el texto y por lo tanto, apolítico. En mi opinión, éste instituto debe corresponder al Senado. Órgano apolítico, de acceso universal (concurso oposición) y de renovación por tercios cada siete años, esto daría 21 años mínimos de servicio, tiempo suficiente para conocer, portar la memoria y realizar correctamente ésta labor. El acceso a él, no debe poder ser impedido, obstaculizado ni limitado. Esto quiere decir que uno se puede presentar siempre. La limitación “Renovación por Tercios” contribuye a darle el carácter Universal y Abierto, pues nadie debe poder apropiarse de los órganos del país. Así, la figuras monarquía, reino, vitalicio, hereditario no pueden coexistir con un Pueblo Libre y Soberano. La Nación, es decir, LOS COPROPIETARIOS DE LOS ESTADOS, “cuerpo vivo” debe ser consagrada como la materia que nutre y da gloria a éstos. Debe ser Reconocida, Respetada y Ayudada en las Carencias y frente a la Agresión. … Sun Brider Facebook 180911

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...