desde 2.006 en Internet

viernes, 27 de junio de 2008

El común manifiesto por una lengua

En algunas ocasiones, y es una actividad que recomiendo, me gusta sentirme un extraterrestre, o un intraterrestre de otro tiempo o lugar, estas cosas se aprenden leyendo antropología y cosas sobre el relativismo, que es una actividad que recomiendo.

Supongamos que no se tienen referencias circunstanciales sobre lo que ocurre, que se acaba de llegar, y se ha descontextualizado la realidad, y se plantea elegir entre alternativas que se ofrecen para tomar una decisión. Si a un francés o un sueco se le preguntara por el texto del Manifiesto de Savater, ¿qué diría?.

Una amiga a la que aprecio, me ha preguntado hoy por teléfono porque sigo insistiendo en no firmar el dichoso "Manifiesto por una Lengua Común", le dije que porque no estaba suficientemente claro que era lo que defendía, que si una lengua común, que si un bien de la democracia, que si Savater se nos había vuelto jesuita. No sé, no lo veía claro. Me dijo que no sólo era Savater quien lo firmaba, y le dije: ¿qué coño hace Boadella suscribiendo ese manifiesto?. Los dos nos reímos.

A otra amiga que se dedica a la comunicación y a la que también aprecio, le había preguntado ¿por qué razón yo veía lo que veía de esta acción civil, mientras los demás sufrían de amaurosis?, vino a decirme algo que me orientó en la disquisición: "estás demasiado cerca del asunto, por eso ves lo que otros no llegan a ver"; resumiendo, que me había acercado tanto que además de ver la llama, también veía quien encendía la hoguera y hasta porque la encendía, mientras que otros solo veían la lumbre desde la distancia, o sentían cierto calorcillo, y otros tenían tanta necesidad de ver en la oscuridad que cualquier luz les servía.

Pues nada, que aquí un servidor de la lengua de Cervantes, al que no le gusta la lengua común, porque prefiere seguir llamando a las cosas por su nombre: idioma español o lengua castellana, se ha plantado y no firma el dichoso Manifiesto.

Con eso de una lengua común, nos pueden sorprender un día con algo como lo que sigue, que es el comienzo del Quijote en "spanglish": “In un placete de La Mancha of wich nombre no quiero remembrearme, vivía, not so long, uno de esos gentlemen who always tienen una lanza in the rack, una buckler antigua, a skinny caballo y un grayhound para el chase”. Vamos, ¡qué no!.

Con eso de un bien democrático para definir el español, terminamos dejando nuestra lengua al pie de las urnas, es decir, precisamente conseguimos el efecto contrario de lo que corresponde: que algún día tengamos que votar si queremos nuestra lengua o no la queremos. Y como uno sigue pensando que hay cosas con las que no se puede jugar a la política que lo ensucia todo, pues como que tampoco.

A mí estas cosas de las reclamaciones colectivas me recuerdan a los sindicatos, que siempre funcionan por intereses propios de sus organizaciones antes que por los intereses de sus representados, como los partidos políticos, exactamente.

Como soy de los que siguen pensando que son los derechos los que se fundamentan en valores, y no los valores en derechos, y además no menciona siquiera la palabra libertad en todo el texto, cuando de lo que se trata es que a ciudadano español se le deje elegir constitucionalmente que se exprese en la lengua oficial de su estado, y no le opriman por intereses nacionalistas y consentimientos nacionales, pues he llegado a la conclusión de que no se puede firmar este bodrio, con mis respetos para todos los firmantes de buena voluntad e intenciones, con los que comparto objetivos, pero no una vía que me parece absurda. Motivos para creer ya tenemos bastantes con el PSOE.

Un manifiesto que denuncia una barbaridad política como la que se ha hecho con nuestro idioma conculcando nuestros derechos constitucionales, y con el consentimiento de los gobiernos nacionales que no lo han impedido, sin mencionar siquiera que haya algún responsable de lo ocurrido, más que un manifiesto de defensa de algo, es un acta de exculpación de los crímenes cometidos, o "una ley de punto final", vaya usted a saber cuales son las intenciones últimas del asunto.

Y por último, no he firmado el manifiesto porque las razones que aduce para defensa de nuestro idioma son impropias, inanes y políticas, y como pienso que lo mejor que le puede ocurrir a nuestra lengua es que los políticos no le pongan las manos encima que no las acabarán destrozando, sean miembros o "miembras" del colectivo, pues que no les doy el pase para jugar, ni para juzgar lo que no les corresponde; cuanto más controlemos sus actos, mejor, porque hay cosas que están suficientemente claras para todo el mundo, menos para los políticos que rentabilizan su cuestionamiento.

La vicepresidenta de la Vega ha dicho que apoya cualquier manifiesto que defienda nuestro idioma, seguro que lo acaba firmando hasta Zapatero, si alcanza el número de firmas suficientes, mientras en Galicia, Baleares y Cataluña las filiales del PSOE siguen impidiendo que los niños puedan ser educados en la lengua de sus padres, para erradicar las raíces que les unen a lo español, comenzando por el idioma, y sembrar su propia cultura contra la nuestra, porque es de lo que viven algunos, del odio a lo español. Y lo del PP, firmándolo por territorios, para mostrar que cada territorio tiene su criterio. Que pantomima, para mear y no echar gota, cuando ni el PSOE, ni el PP han hecho nada en 30 años para detener la opresión de los nacionalistas a los españoles en las comunidades bilingües, permitiendo la laminación de nuestros derechos constitucionales, por puro interés electoral.

Alguno de los firmantes, como Agapito Mestre, aunque ya había advertido que lo hacía por "imperativo político", ahora se está dando cuenta de lo que ha firmado y recoge velas deprisa. Y un especimen tan relevante de nuestra cultura como Ramoncín, ha protestado por haber sido incluído en la lista de firmantes, amagando que iba a firmarlo para armar bulla contra el asunto, devolviendo favor por las gracias concedidas a la SGAE por Zapatero, como denuncia Girauta. Y los profetas, siguen su propio éjira camino de La Meca.

Así, que desde el solipsismo que me caracteriza en este tema, seguiré esperando el regreso de todos los que marcharon a salvar nuestro idioma, precisamente a dónde no era lugar para resolver estas cosas; eso les ocurre por creer que todo lo que parece bueno, realmente lo es, a semejanza de nuestro país con lo que le ha ocurrido con Zapatero, será cosa del signo de los tiempos.

El único lugar donde se resuelve esta injusticia es en el Parlamento español, diciendo bien claro que en todo el territorio nacional el español es la única lengua oficial, como han hecho en Francia, ese país democráticamente tan lejano, y al mismo tiempo, que nuestro idioma común, constitucionalmente sancionado, queda ajeno a todo lo que tenga que ver con la política, porque forma parte de nuestra cultura, y no de las chuminadas de unos ignorantes que forman el colectivo político más inculto y zafio de la historia de España; a este paso no degenrarán sólo el idioma, también involucionarán la especie.

Es que cuando no se habla con propiedad y se actúa en coherencia, se puede acabar votando si se tienen derechos humanos o no se tienen, y ahora, que ya somos legalmente todos en nuestro país grandes simios, como para andarse con tonterías. Quía.


Biante de Priena

TEMAS RELACIONADOS: 1, 2, 3, 4, 5, 6

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Manifiesto "A Dios rogando y con el mazo dando" firmado por los autores de los crímenes que NO se denuncian en el texto, aunque se IMPLORA que "por favor, no lo hagáis mucho"

¿A quién engañan? a los que creen en los milagros, absolutamente a nadie más.

NAZIS FUERA DE ESPAÑA
DENUNCIA A SUS COMPLICES Y AMIGOS
VIVA ESPAÑA
ARRIBA LA NACION

Ciudadano en la Red dijo...

LA LENGUA NO ES UN TRAPO
Por O.Lescayllers en "O Xornal"

O. LESCAYLLERS
Poeta, novelista, periodista, ensayista, y crítico de arte cubano.

Viernes, 27 de junio de 2008

Las lenguas no son propiedad de nadie y es deber de los pueblos que las hablan y las crean enriquecerlas, velar de ellas para que, con su uso, los patrioteros y nacionalistas fanáticos no las conviertan en instrumentos de dominación y piedras arrojadizas contra aquellos, que en el tiempo, les han dado sentido y lustre.

Los paladines del lenguaje, desde Babilonia hasta San Agustín y, de éste, hasta Saussure, Frank Brentano, Edmund Husserl, Fritz Mauthner, o la lingüística por la que tanto se interesaron los gramáticos de Port Royal, Rousseau y aquellos que se agruparon en escuelas como las de Praga y Copenhague, entre los que se encontraban personalidades como: S. Karcevskij, Roman Jakobson, Nicolai Trubetzkoy, André Martinet, Viggo Bröndal o Louis Hjelmslev y también en los Estados Unidos y Francia: Leonard Bloomfield Noam Chomsky, Edward Sapir, Bernard Pottier, Jacques Derrida, etc. Todos ellos defendían, sin excepción, el uso de las diversas lenguas que hoy se hablan en el mundo; según algunas estadísticas alrededor de 4,000.

Entre todas esas lengua está el Castellano. Lengua que hablan y defienden, 500 millones de personas sin necesidad de que se haya tenido que legislar para su uso y enriquecimiento. La ciudad de México es donde habita el mayor número de hispanoparlantes de todo el mundo.

¿Se imaginan ustedes que sería la Lengua Castellana si se hubiera quedado encerrada entre las paredes del Monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla, donde apareció allá por el siglo XI, si no se hubiera amancebado con el árabe, por ejemplo? ¿Verdad que hoy sería cualquier cosa, menos una lengua rica y plural, tanto en su forma como en su contenido? Por que la lengua, Señor Savater, no es una cuestión de política, sino un instrumento de uso social. Ni es propiedad de ninguna academia y menos de los académicos que en ocasiones la norman bien, pero, como ocurre en algunos casos, sería mejor que la dejaran suelta viviendo su propio albedrío.

España ha dado algunos lingüistas curiosos, pero lo que se dice buenos lingüistas hay muy pocos. Sin embargo, la Lengua Castellana se ha expandido y se expande por todo el mundo, expresando el sentir y la grandeza de España, sin que nadie haya podido desdibujarle su rostro ni desviarle su camino.

Ninguna lengua es pura. Entre otras cosas, porque nada lo es, y las lenguas son la expresión de esas cosas que están ahí y necesitan ser nombradas.

Cada vez que una lengua adquiere o sirve de préstamo a otra, contrariamente de lo que piensan alguno, esto lo que hace es enriquecerla, pero sólo aquellos intelectualoides de mentalidades estrechas ven un peligro para la subsistencia de esta hermosa sustancia que es el habla.

La riqueza lingüística de España es un tesoro de incalculable valor que jamás debería perderse y al que hay que proteger sin hacer distinciones, porque es parte inherente del reservorio cultural de la Nación.

Las lenguas vasca o el Eusquera, el catalán, el gallego, el valenciano, el bable, no tienen por qué estar reñidas con el castellano, que de hecho, está recogida en la Constitución como Lengua Oficial del Estado Español. Estas lenguas, muchas de las cuales son habladas sólo en algunos pueblos o comunidades, en casi todas ellas, quizás exceptuando en menor medida el eusquera, todas conservan unos enormes préstamos del castellano. También, en algunos casos, el castellano ha asumido algunos préstamos de ellas. Es decir, históricamente estas lenguas se han interrelacionados, al margen de la politiquería, sin entrar en conflictos una con otra.

Es extraño que algunos intelectuales, sobre todo escritores de nombre, hayan tragado el anzuelo politiquero lanzado por el Señor Savater y estampen sus firmas en apoyo al “Manifiesto en defensa del Castellano como Lengua común”, cuando de hecho y derecho ya lo es desde hace mucho tiempo. Pero más sorprendente es que estos “intelectuales” no se hayan leído el Artículo 3.1 de la Constitución y los párrafos, 2, 3 del citado artículo constitucional.

Perece que no sólo la Ministra de Igualdad anda falta de pericia lingüística por este mundo; por lo visto, algunos intelectuales a los que ya nadie les hace caso, quieren provocar la polémica para salir de nuevo a la palestra.

Quererse apropiar de la lengua de una nación multicultural como es la Española y lanzar un Manifiesto para ello, como si se tratara de una banderola o una bolsa de patatas, me parece tan arbitrario e intolerante, como los muros y las cercas que separan las fronteras de algunos países para que los intrusos del otro lado no entre, si no traen un visado y la garantía que son personas de buena conducta.

Les recomiendo a estos señores intelectuales el excelente libro de Antonio Alatorre, Los 1001 años de la Lengua Española, quizás entonces el “filósofo” se de cuenta que la lengua no es un trapo y que todos tenemos derecho a usarla; porque las lenguas, con más o con menos parlantes, no son el patrimonio común de sólo unos cuantos, sino de toda la humanidad.

Lo que cierto es que, el fanatismo, la intolerancia, la demagogia, el oportunismo, el intelectualismo y la falsa erudición, son el patrimonio de los necios; de ellos y para ellos viven.
-----

Exactamente, señor Lescayllers, gracias por su precisión cultural.

Erasmo

Anónimo dijo...

Biante:

AHORA O NUNCA

http://es.youtube.com/
watch?v=KfMphN_q9u8


PASARLO, QUE CORRA POR TODA LA RED.

TODOS A UNA, ES EL MOMENTO DE DAR LA CARA.

POR LOS DERECHOS DEL CIUDADANO ESPAÑOL.

jucuhe

Ciudadano en la Red dijo...

El director de la RAE, con buen criterio, no ha firmado el manifiesto, (razones políticas NO deben mover la lengua en ningún caso)

Dice conocer el texto "como persona particular", pero se niega a firmarlo como tal. Afirma que él "no es divisible" y que "el director de la Academia, por principio y por respeto al cargo que desempeña, nunca se pronuncia en ninguna cuestión de ningún manifiesto". "La Academia no lo ha estudiado porque no le corresponde estudiarlo. Unos académicos a título personal se han adherido, pero la respuesta que yo le doy es institucional", añade. Sobre la propuesta de Adrados que recogía ABC, dice que en la Academia "se habla de muchas cosas" pero "no hay ningún acuerdo en ningún sentido que sea comunicable".

----
Estoy de acuerdo con él

Erasmo

Ciudadano en la Red dijo...

La libertad se llama castellano
LA VICEPRESIDENTA DEL GOBIERNO ha afirmado que "no hay problema alguno con la lengua". La ministra Cabrera ha insistido en lo mismo. Ninguna de las dos quiere reconocer que en las comunidades "históricas" se da una violación constante de derechos en relación con el uso del idioma oficial. Las dos juegan con la ambigüedad de identificar las críticas expresadas en el Manifiesto del partido de Rosa Diez con la salud del castellano como lengua. A su vez, los autores del Manifiesto tratan de evitar la expresión "castellano" a la hora de reivindicar el derecho a utilizar la "lengua común", la "oficial" del Estado. De este modo los primeros tratan de vender la riqueza cultural que supone el pluralismo idiomático y los segundos se resisten a admitir que, a la hora de la verdad, la lengua común no es otra sino el castellano o español. No una abstracción. Se diría que los firmantes del Manifiesto no se atreven a afirmar que la violación de los derechos de los ciudadanos se da cuando a estos se les niega el acceso al castellano ya sea en Cataluña, el País Vasco y Galicia. Es la negación y la erradicación del castellano o español en estas comunidades y no precisamente la del catalán o vasco o gallego. Los derechos van unidos a concreciones lingüísticas no a fantasmas.

Pero además de este desencuentro en relación con la identificación del idioma y los intereses jurídicos de las personas, el Manifiesto está creando otros entre los partidos y los firmantes de aquel. Así, mientras la dirección del Partido Popular se compromete con las tesis expresadas por aquel, se abre a una política de pactos con los nacionalistas. ¿Cabe una mayor contradicción. Las declaraciones de Rajoy en defensa de la lengua común o castellano quedarán reducidas a pura retórica en el momento en que se formalice cualquier tipo de pacto con CiU, el PNV o el Bloque. Para cualquiera de estos la defensa de la política lingüística en cada una de sus regiones/naciones es sagrada. Para los partidos nacionalistas las cesiones en este punto son impensables; para ellos la defensa de la lengua propia va unida a "su" identidad nacional y, al tiempo, a la erradicación de la lengua común o sea del castellano que representa la negación de aquella. Para ellos la normalización lingüística, desde los comienzos de la transición a la democracia, ha consistido en la implantación del monolingüismo. Se trata de una cuestión de principios que se da por supuesta y respecto a la que no cabe pacto alguno. La dirección del PP debe tenerlo claro: la cuestión lingüística es sagrada.


El día.es

Anónimo dijo...

Asunto: A los nazis ni agua.
Autor: Serafíb García

Comentario:
Ahí la dao, señor O. LESCAYLLERS, san quedao con dos palmos de narices los intelectualuchos que permiten salvar la cara a los autores del filocidio con fines políticos, y encima los ILEGALES POLITICOS españoles pueden firmar comn todo el bochorno, la desvergüenza y el cinismo que ese acto hipócrita contrae cuando son los mismos que cometen las atrocidades contra el pueblo españos, los neonazis.

Enhorabuena y un cordial saludo

Anónimo dijo...

Está claro que la maniobra del calamar con este Manifiesto de pacotilla les ha salido rana a los neonazis y sus amigos.

Hace un tiempo cualquier cuestión de ESPAÑOLIDAD era tachada inmisericordemente como FACHA por los mismos que hoy en día montan tinglados para defender a la selección nacional o firman manifiestos en "defensa" de su LENGUA NACIONAL.

Es un RECONOCIMIENTO en toda regla de que no pueden con la NACION, no la controlan, se pliegan miserablemente a su presencia, esencia y existencia, y tratan de desviar la energía hacia sus maniqueas y pérfidas intenciones e intereses.

NAZIS, estáis condenados por la Historia, por los españoles y por su Patria España, a sufrir la más impresionante y descomunal Derrota a mamnos de vuestras víctimas, a las que no lograréis ni engañar, ni despistar, ni confundir, ni batir.

VIVA ESPAÑA
ABAJOS LOS NAZIS DE LA MONCLOA
FUERA EL REY
VIVA LA REPUBLICA NACIONAL ESPAÑOLA DE LOS CIUDADANOS.
ARRIBA LA NACION

Ciudadano en la Red dijo...

Para añadir al Manifiesto por una Lengua Común.

Vídeo

Ciudadano en la Red dijo...

Un chiste

Va uno de los que pasa por Ciudadanos en la Red y se encuentra a uno de Ciutadans que ahora está en la coordinadora de UPyD Cat, y le pregunta:

- Oye, ¿y tu quién quieres que gane la Eurocopa, Alemania o España?.

Y le responde el NO NACIONALISTA

- Perdona, pero es que a mí no me gusta el futbol.

Así nos va

juas, juas, juas.

Anónimo dijo...

Jojojojo,así es. Pero no es cuestión de fútbol, sino de contribuir a echar a los nazis de nuestra Patria, y si con una avemaría se consigue, ¿cómo no se va a conseguir con goles?.

Los No-nacionalistas no quieren echar a los nazis, quieren que sean "buenos", jojojojojo, ¡qué chorizillos más cutres!

Anónimo dijo...

CONTRAATAQUE DEL NAZISMO

Montilla: 'El manifiesto por el castellano va en contra de la constitución y el Estatut'

* El presidente catalán asegura que el castellano 'no está en peligro'

EFE

BARCELONA.- El presidente catalán, José Montilla, ha rechazado el manifiesto en defensa del castellano promovido por un grupo de intelectuales porque va en contra de la Constitución Española y del nuevo Estatut, y porque, "poca broma", va en contra de la lengua catalana y de la convivencia de los catalanes.

Montilla se ha mostrado muy contundente en esta cuestión en la sesión de control del Parlament a preguntas del presidente del PPC, Daniel Sirera, sobre el denominado 'Manifiesto por la lengua común'.

Según el presidente catalán, el manifiesto en defensa del castellano es "innecesario" porque este idioma "no necesita de ninguna defensa porque no está en peligro".

"Es innecesario porque va en contra de la Constitución y del Estatut, y no dejaremos que ningún interés político o de otra naturaleza rompa nuestro modelo de convivencia lingüística y la defensa de nuestra lengua", ha remarcado Montilla, que ha recordado que este tema "no es pequeño, es innegociable".

Gamoneda se descuelga por no se qué de los jinetes, y yo me preguntó, ¿pero el problema no eran los caballos?.

La izquierda pragmática contradice a la izquierda tradicional. ¿Cómo se resolverá el enigma?. Atentos a sus pantallas

Erasmo

Ciudadano en la Red dijo...

Nebrera defiende que el castellano "no está en peligro", en contra de la postura de su partido

ELPLURAL.COM

El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, se pronunció abiertamente contra el manifiesto. En el artículo que publica semanalmente en la web de su centro de estudios, el ex gobernante aseveró que el documento, convertido en la nueva causa de la caverna mediática, pretende “hurtar a la lengua catalana aquellos instrumentos y mecanismos de defensa que necesita para mantener su vitalidad”. En la misma línea, la diputada popular Montserrat Nebrera se desmarcó de la línea impuesta por su partido, que ayer avalaba el texto en el Parlament. Nebrera señaló que la decisión de adherirse a este texto era personal más que colectiva, argumentando que el castellano “se defiende por sí solo”.

Según Pujol, el texto presentado en el Ateneo hace una semana por intelectuales del entorno de UPyD, quiere arrebatar “a Cataluña toda posibilidad de actuar como una colectividad, todo recurso a los derechos colectivos”. El ex dirigente también denuncia la hostilidad contra Cataluña, y percibe en el documento una voluntad de margirnarla “como país, como lengua, como cultura, como personalidad bien definida”. En definitiva, el manifiesto contradice la posibilidad “de elaborar un proyecto colectivo propio, aunque esté encajado –como ha sido y es el caso de Cataluña -en el marco español y en el marco europeo”, concluye.

Nebrera discrepa de su partido
Más llamativo resulta el desmarque de Montserrat Nebrera, parlamentaria del PP catalán, quien ha decidido ir por libre, una vez más –también ha contravenido la voluntad del partido de presentar una candidatura unitaria en Cataluña-. Pese a que la dirección nacional de su partido, y tan sólo un día después de que el grupo popular suscribiera el manifiesto en el Parlament, la diputada discrepó públicamente, explicando a RAC-1 que la adhesión a esta cruzada es una decisión “de cada persona” más que de “agrupaciones o entidades”. En definitiva, la política ha decidido no secundar el texto, pues considera que el castellano “se defiende por sí solo” y que es falso que “está en peligro”.

Varios reveses contra el Manifiesto
Las críticas del ex político y la parlamentaria se suman a los reveses que el Manifiesto ha afrontado esta semana. El más duro de ellos ha sido la negativa de Víctor García de la Concha, director de la Real Academia de la Lengua, a suscribir el texto para evitar la instrumentalización política de la institución. Por su parte, el poeta Antonio Gamoneda y el cantante Ramoncín han reculado de su apoyo inicial al texto, dando otro golpe a un texto cuyas adhesiones, a pesar del bombo y platillo con que se anuncian, no representan ni siquiera al 1% de los lectores de El Mundo, principal valedor mediático de la causa.

Anónimo dijo...

Dice montilla que el castellano no está en peligro, anda ya! ¿Entonces porque lo multan si es una lengua oficial reconocida hasta en el Estatut burril?

Dice Nervea que el castellano se defiende solo, otra que alucina. Por eso en la Genralitat que la mantemos entre todos no hay ningún departament en bilingüe, es decir exclusión total del castellano.

Hay que recordarle que un mosso d'escuadra hizo un informe en castellano, para que lo entiendan los interesados, y el Departament d'interior le ha hecho un expediente.

Hay muchas más manipulaciones, pura incoherencia, la realidad es que si, se persigue al castellano.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...