desde 2.006 en Internet

miércoles, 28 de mayo de 2014

La casta se deja coleta



Estas elecciones han servido fundamentalmente para que la casta se remoce y despioje un poco, pero para nada más, a pesar de que el partido de la casta (PSOE+PP+IU+CIU+PNV) haya visto reducidos sus apoyos; en el caso de los socialistas y conservadores, en 5,2 millones de votos, mitad cada uno, en el caso de IU, porque le ha salido un PODEMOS, que le ha quitado a Cayo Lara la sonrisa para siempre, y en cuanto a las castas nacionalistas del PNV y CIU, porque han visto como ellos no son los llamados a tutelar cualquier proceso secesionista, más que en el lugar de la comparsa.  También han entrado las marcas blancas de la izquierda estatal en liza, UPyD y Ciudadanos, con 4 y 2 escaños respectivamente, engañando a algunos cientos de miles de electores habituales del PP y a muchos desinformados.

La primera consecuencia de la debacle ha sido el anuncio de la salida de Rubalcaba de la Secretaría General del PSOE, para crear entre sus posibles herederos una lucha denodada por alcanzar el poder, con Congreso Extraordinario incluido, coincidiendo con las fechas del mundial de fútbol para no llamar demasiado la atención.

La abstención ha sido mayoritaria, sumando los que no fueron a los votos blancos y nulos, más del 58 % de ciudadanos convocados a urnas decidieron no dar su apoyo al estamento putrefacto que detenta la representación política en este país.

Fenómeno particular de estas elecciones ha sido la irrupción de un joven político con un programa bolivariano y una presencia mediática concedida por los medios de comunicación que no se recuerda. Me refiero a Pablo Iglesias, que al menos ha sido el único que ha hablado abiertamente de casta, política,  financiera y cultural, en términos coherentes, posiblemente compartidos por la mayoría de los españoles que no acudieron a votar. A pesar de que desde IU se tienda la zarpa a la nueva formación política, a quien realmente ha hecho daño este partido ha sido a la Izquierda Plural, pues a pesar de ser ambas opciones comunistas, a la formación política de Cayo Lara se le ha acabado lo de representar la calle a partir de ahora y el discurso radical va a terminar aconteciendo moderado y desde su estructura remodelada cien veces para no parecer lo que es, ya no le va a quedar más que vestirse de lagarterana para seguir recogiendo apoyos.

Del millón doscientos mil votos que ha obtenido Pablo Iglesias, creo que no serán más de 300.000 los que le han apoyado por confianza en sus ideas, 400.000 serían de IU/PSOE para esta convocatoria electoral (si se tienen en cuenta las encuestas) y otros 300.000 serían de aquellos que votaron donde más duela. Al final, cinco eurodiputados en dos meses gracias a la casta que le brindó la oportunidad de darse a conocer, ha sido una operación que tiene su mérito y por la que Pablo Iglesias se merece la felicitación de los demócratas.

Pero como decía al comienzo, la frase del Príncipe de Salina de El Gatopardo vuelve a relucir en la política española: “cambiemos algo para que todo siga igual”,  aunque sea dando entrada en la casta a los radicales que quieren convertir este país en sucursal de Venezuela o Cuba. Al fin y al cabo todos los votos cuentan, y en esta ocasión, a pesar de que los 15 millones de votos a partidos son menos que los 18 que no han acudido a las urnas para apoyar a partidos, la casta ha salvado el obstáculo.

De hecho ya no se habla de casta, porque ahora hay alguien que lo hace representado en la política española en Europa, los del poder han ganado oxígeno y tiempo, suficiente para diluir cualquier operación de denuncia contra ellos, algo que harán por tierra, mar, aire e internet, hasta que Pablo Iglesias termine siendo un agente doble de la CIA y la KGB, que robó una chocolatina cuando tenía cinco años.

Y los españoles, fascinados por el prodigio del fondo de armario de la casta, ya se han olvidado de los seis millones de parados, el billón de euros de deuda, el gasto excesivo del Estado, los excesivos impuestos y todos los corruptos que siguen sentando sus ilustres y aristocráticas posaderas en las poltronas del poder.

No sé lo que les habrá costado inventar a Pablo Iglesias, pero sin duda ha servido para acallar los rugidos de protesta que empezaban a sonar por toda España contra la casta. Ahora todo se reduce a lo que diga o deje de decir alguien que hace tres meses era un auténtico desconocido para la mayoría de los que le votaron, alguien que pergeñando un partido acaparador de extrema izquierda ha logrado reunir suficientes apoyos para crear un pequeño seismo en el sistema putrefacto de la política española, al que con su presencia ha concedido la legitimación de la que carece, después de toda la corrupción, despilfarro y putrefacción en la ha vivido durante los últimos años.

Sobre los EREs y el Gurtell, que hable Pablo Iglesias, que ese sí que los pone a parir, mientras preparan la próxima subida del IVA y los recortes sociales que tocan para este año, pero al menos, ya tenemos a alguien en el poder que les va a sacar los colores a los demás, alguien a quien no van a poder callar. Este es un país de creyentes e ilusos, la inmensa mayoría  siguen pensando que las diatribas pueden resolver los problemas que crean los políticos para seguir viviendo a nuestra costa. 

Esto parece la primavera de Praga, perdón,  quise decir, de Fraga.

Enrique Suárez

2 comentarios:

Mortal Contribuyente dijo...

Sin lugar a dudas nadie podía esperar semejante resultado, de ese líder fabricado a saber por quién y quienes, a Felipe Gonzalez entre yanquis y alemanes también lo fabricaron con sobresalientes resultados, ¿pero y este? si tuviera la ocasión de tenerlo en frente, lo 1º que le preguntaría sería si en esos países que el adula, sus televisiones les permitirían hablar así del gobierno, la respuesta es fácil ni de coña y al igual que secesionistas y marcas eta, si están ahí y tienen voz es por los derechos y libertades que les da nuestra prostituida Constitución

Gerardo Hinarejos dijo...

Sigo con deleite todos tus ensayos, y en este lo has bordado. Pero el Pablito teje también con otros hilos igualmente obscuros. Tras escuchar una de sus peroratas, alguién le pregunto por su opinión de la iglesia católica en España... Su contestación me dejó anonadado. Tal cual... "Tengo amistadfes dentro de la iglesia... por ejemplo Teresa Forcades". Esta monja descocada que flirtea con la cienciología y va de feria en feria colocando agua del mar a los pobres incautos que caen en sus carpas. Lo que nos faltaba... ESTOS SON UNA COLLA DE ILUMINADOS PELIGROSOS. Un saludo Enrique. Aquí tienes otro hilo del que tirar, y largo del copón...

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...