desde 2.006 en Internet

domingo, 21 de octubre de 2007

Los hijos del AVE

Finalmente, las obras del AV (AVE sin la E de España, como decir paloma por querer ser gavilán), van a suponer la suspensión de dos líneas de trenes de cercanías y de una de los FGC.

No enviaron a las brigadas a luchar contra la naturaleza.

Y es que la naturaleza no entiende de naciones ni de intereses políticos. Es como es, y cumple las leyes, y si sueltas un palo en lo alto, cae. Porque es la ley. Y si apuntalas bien, aguanta. Y si no, se cae. Porca miseria.


Don Alejo es capaz de entenderlo: es de ciencias. Y cree que esa forma de pensar vale para todo. Y tendría razón si nuestros conciudadanos no hubieran decidido entregar vidas y haciendas a embaucadores que no hubieran resistido un fin de semana en un barco en el Mississipi. Pero no dejaremos que la responsabilidad enturbie nuestro análisis.

Recordemos: "la feina ben feta no te fronteres; la feina mal feta no te futur"

Para los ciudadanos (hoy sí podemos decir "sufridos") del Bajo Llobregat que han venido padeciendo los colapsos de la C32 y para los que huyendo de ese colapso se han visto como reses en unos trenes impuntuales y saturados de humanidad se abre a partir del lunes un futuro esplendoroso: una flota de 200 (o más, que la casa es grande) autobuses unirá las poblaciones de Gavá, Viladecans y El Prat con el Cap i Casal. Flota que discurrirá por las vías existentes, claro.

Repasemos los efectos mas evidentes de esta situación:

- Aumentará la lectura, ya que el tiempo de trayecto se doblará al menos, permitiendo a los usuarios del transporte público y privado cultivarse, mejorando el nivel cultural y, quien sabe, quizas derivando en nuevos licenciados, doctores y ¿por que no? algún Premio Nobel.

- Se reducirán los niveles de estrés, ya que estos ciudadanos enfrentados a la imposibilidad de cumplir con sus compromisos optaran por el sistema oriental "tai-bus-chi" o bien por el metodo americano "from-lost-to-the-river" que en ambos casos relaja mucho y previene enfermedades coronarias con lo que se reducira el deficit de la Seguridad Social.

- Las relaciones humanas, que es bien sabido se potencian en el transporte público de larga duración, se desarrollarán a nieveles no soñados. En pocos años estaremos hablando de los hijos del AVE. Del roce nace el cariño y rozar se rozara, sin duda.

- Incrementará la tolerancia de las personas. No existe experiencia mas multicultural que recoger la esencia de doscientas personas reunidas en un bus urbano a pleno sol en el momento en que un suspiro abre nuestros alveolos y la vida entra a raudales por nuestras fosas nasales.

Por esas y otras razones, hay que convenir en que estamos ante una oportunidad única para el Gran Salto Adelante que Catalunya necesita. Sólo es preciso que las autoridades asuman su responsabilidad y pongan profesores de Educación para la Ciudadanía en esa flota estelada de transportes y animen a los viajeros a entonar canciones patrióticas.

Y no teman por los revoltosos pagados por Madrit. El pueblo catalan ya demostro su madurez en el apagón de barcelona. Y la volvera demostrar cuando llegue marzo y les pregunten: como lo han hecho estos señores?: beeeeeeeeeeeeeeeeeeee



Minneconjou

1 comentario:

nombre dijo...

Manda cojones, el mindeconju de los cojones! Que no, que no te enteras, que aquí lo que pretenden es que volvamos a la cultura tradicional, que se recupere el burro catalá, y que vayamos todos en burrito.

Yo sé que es muy placentero el roce con las nalgas y el palmito de las muchachas en el bus, y que eso levanta el espíritu y hace sudar. Pero el burrito es más bonito, también roza considerablemente ahí mismo y sirve para recuperar la raza.

Un esfuerzo más, que ya llegamos.

P.d.: Nada de bicing, eh, que nos conocemos!

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...