desde 2.006 en Internet

viernes, 8 de octubre de 2010

Mi extraña muerte en Facebook


Un día descubrí que estaba muerto en la red social de Facebook, mi cuenta había sido deshabilitada, quizás porque dije algo inconveniente, tal vez por invitar a unos amigos a algun acontecimiento, o simplemente porque a alguien le molestó mi avatar o nick.

Al ponerme en contacto con los administradores del asunto, descubrí que Bot, un amable y simpático ente de origen desconocido, me remitía mensajes clonados en los que me solicitaba hacer la pregunta desde el correo con el que me dí de alta para poder responderme, tuve que buscarlo y encontrar las claves, pues un año es demasiado tiempo para la memoria en un mundo atiborrado de inútiles cosas para recordar, hice lo que me demandaba, más tarde me pidió que confirmara mi nueva cuenta, lo que tambien hice, (no recuerdo haber sido tan obediente desde hace años), pero sin embargo no sirvió de nada, dejó de escribirme y hasta hoy. Bot ya no quiere saber nada de mí o al que copia los mensajes prefabricados se le han acabado y tendrá que consultar con alguien que piense para ver como responde a mis preguntas sobre dónde se ha celebrado el juicio, cual ha sido la sentencia y quien ha decidido la condena.

Aunque haya sido una muerte virtual, fácil de solventar creando otra cuenta de correo, para crear otra cuenta de facebook y volver a convocar a todos los amigos que tenía explicándoles la fortuita situación inesperada, Bot deja una advertencia de que si hago tal cosa todas mis cuentas de correo podrán ser invalidadas, que debe ser algo parecido a la muerte eterna.

Realmente me estoy planteando seriamente si regresaré al caralibro, que ha servido a su dueño Mark Zuckerberg, para convertirse en la persona más influyente en el mundo de la tecnología. No tengo nada contra Mark, el oficio de todo negociante es forrarse y si además inventa el mecanismo para hacerlo por sí mismo mucho mejor, otros se forran a costa del prójimo y encima son elegidos en las urnas para salvarnos la vida, pero no llevo con paciencia lo de Bot, porque estoy seguro que al final de la cadena de control debe haber algún ser humano que toma las decisiones y veran ustedes, a mí eso de que me eliminen como si fuera un ternero en un matadero, sin darme siquiera explicaciones de mis faltas y delitos, pues me resulta bastante ominooso y me cabrea.

También pienso que he sido yo el que ha concedido a los del caralibro la oportunidad de hacerme estas cosas en magnífica impunidad, manteniéndome en la incertidumbre de que habré dicho o hecho, o quien o quienes son los hijos de su madre que me han denunciado por haber dicho o hecho algo que no les haya gustado.

Por lo pronto me voy a tomar un descanso y voy a sancionar con mi indiferencia a partir de esta carta a estos sicarios Bot del feisbuk, donde las dan las toman. Que se vaya enterando Mark Zuckerberg que ya no juego a su negocio y que ya tiene un detractor más.

Un buen amigo mío ha comparado el suceso con lo ocurrido en el Holocausto judío cuando los seguidores de Yahve iban desapareciendo a manos de los nazis. Yo creo que exagera, tampoco es para tanto, aunque la alegoría del asunto tiene cierto paralelismo, eso hay que reconocerlo.

Pero lo que tengo claro es que la libertad de expresión no se respeta en facebook, exactamente no, no se puede decir todo, se puede decir todo lo que no sea inconveniente para alguien y no me refiero a insultos, coacciones o amenazas, que eso es de razón, sino a que si dices que te gustan los toros entre antitaurinos o que eres seguidor del Madrid entre aficionados del Barsa, te puede pasar cualquier cosa. Facebook nos quiere clasificar en grupos homogéneos.

Que no hay isogoria, vamos, que la libertad no es igual para todos y que los consejos de guerra de Bot me recuerdan a aquellas cosas que ocurrían en las dictaduras: ha sido usted condenado a muerte, y si preguntabas el porqué, te decían: por algo que habrá dicho o hecho, y se quedaban tan frescos.

Si fuera el único caso que conozco de impunidad manifiesta en una decisión de expulsión sin explicación de sus motivos siquiera, pues podría considerar que hay equívocos que ocurren al azar, pero como sé que no soy el primero, ni seré el último, solo me queda preguntarme: ¿si hubiera consumido todo lo que me ofrecen en facebook hubiera ocurrido lo mismo?. No lo creo, y se comienza por una discriminación en el consumo y se termina por eliminar a los que no consumen nada de lo que ofrece el juego enjaulado. ¿A ver si tiene razón mi amigo y el Facebook este es como un campo de concentración virtual?. Para reflexionar es la cosa.

A ver si me lees Mark y pones orden, que como los Bot se sigan dedicando al exterminio te vas a quedar sin clientes, o simplemente con los más obedientes y cumplidores de todas las normas, es decir los más aburridos, e influenciables, los que están dispuestos a consumir todo lo que les ofreces en facebook. A mí este Mark me recuerda a un pastor de un rebaño de ovejas, que las esquila hasta que un día las acaba esquilmando, si dejan de ser productivas. Y es que hay desigualdad manifiesta, el Bot de Mark me puede eliminar y yo no puedo ni siquiera puedo saber por qué, por si se le ocurre enviarme un mensaje de disculpa. Exterminio puro y duro, de ente y obra, que yo sepa estas cosas solo ocurrían en la Unión Soviética como nos relataba Alexander Solzhenitsyn.

Esto del facebook huele cada día más a proyecto de secta con sus dioses, sus mitologías y sus rituales de obligado cumplimiento. ¿Estamos reinventando el tiempo perdido o formas de perder el tiempo?.

Escrito desde el más allá de facebook, es decir, desde la realidad.

Biante de Priena

6 comentarios:

fractalio dijo...

Quizá sea un antiguo, pero lo de facebook siempre me olió mal. Como mínimo, me parece una pérdida de tiempo y una fábrica de estados de ansiedad. Aparte de un gigantesco negocio a costa de sus víctimas, pero susceptible de evolucionar en una maquinaria de control incontrolada e incontrolable por parte de éstas.

Y con daños colaterales, porque mientras sus usuarios permanecen transportados a un nivel en el que se sienten protagonistas del mundo, colmando sus deseos subconscientes de triunfar en todos los castings en los que se ha convertido la vida, están ausentes de una realidad que nos va carcomiendo inexorablemente. Y esta ausencia imposibilita la reacción.

Ni de broma los creadores de estos instrumentos eran capaces de imaginar a priori su evolución, pero cuando los buitres carroñeros que sobrevuelan la faz de la tierra observan su desarrollo y se percatan de sus posibilidades, se abalanzan sobre ellos y los fagocitan a toda velocidad, por las buenas o por las malas.

Biante, has dicho una frase que podría resumir la razón por la que estando de acuerdo contigo en casi todo, siempre discreparé en una pequeña parte, pero para mí fundamental: “el oficio de todo negociante es forrarse”. Pensando eso, es absolutamente imposible basar en la educación el futuro de la humanidad. Así nos ha ido, y así nos seguirá yendo, porque la puñetera realidad es que ese es el credo teórico y práctico de la “derecha” y de los “liberales”, y el credo práctico de la “izquierda”.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, esa es la realidad, nos guste o nos disguste. No somos nosotros los que marcamos las reglas, lo único que podemos es conocerlas y actuar en conciencia. Que comprenda algo no quiere decir que lo comparta. Estoy más próximo a tu pensamiento de lo que crees.

Aquí hay una explotación materialista del ser humano, desde el mercado por el capitalismo, desde el estado por el socialismo y el conservadurismo, desde las nuevas tecnologías por facebook y todas las demás plataformas que se hacen cada día más inhumanas alimentándose de la deshumanización paulatina de seres humanos.

Saludos cordiales

Ciudadano en la Red dijo...

Ahora en facebook también exigen una IDENTIFICACIÓN GRÁFICA REAL como si fueran los Cuerpos de Seguridad del Estado.

¿Tienen derecho a hacerlo?.

¿Vivimos en un Estado Policial?.

¿Lo harían en Estados Unidos?. ENTONCES ¿POR QUÉ LO HACEN EN ESPAÑA?

Máximo Allende, administrador de FACEBOOK, exige identificación urgente con una foto a uno de los participantes en la red social

¿VULNERA FACEBOOK SUS PROPIA NORMAS?

Nombre y fotografía de perfil. Facebook ha sido diseñado para que te resulte sencillo encontrar y conectarte a otros. Por este motivo, tu nombre y fotografía de perfil carecen de configuración de privacidad. Si no quieres compartir tu fotografía de perfil, debes eliminarla (o no añadir ninguna). También puedes controlar quién puede encontrarte al buscar en Facebook o en motores de búsqueda públicos utilizando la configuración de búsqueda.

Vulnera Facebook sus propias normas, señor Máximo Allende

fractalio dijo...

Sin ánimo de decir a nadie lo que tiene que hacer (y mucho menos en su espacio), sino con el ánimo de explicar y documentar mis puntos de vista, te diría Biante, y siguiendo tu propio esquema de razonamiento, que de las formas de explotación materialista del ser humano que describes, hay una, la del mercado por el capitalismo, sobre la que no leo ni una sola crítica. Es más, leo alabanzas continuadas de un liberalismo que ha sido siempre defensor y promotor a ultranza de ese sistema que bajo mi punto de vista ha sido la gran estafa a la humanidad, y anterior a la “sociata”, que para colmo, está plenamente integrada, de hecho, en la capitalista.

Del mismo modo podrías actuar pensando que el “sociatismo” es una realidad, nos guste o nos disguste, y no criticarlo a diario con tanta profusión. Y que conste que estoy encantado que arremetas contra él, pues es una lacra sólo comparable a la otra, pero en mi modesta opinión habría que dar cera a las dos en la misma medida.

En cuanto a las nuevas tecnologías, creo que hoy por hoy admiten la opción al usuario de buscar los contenidos, de ir hacia donde quiera, y lo que creo que tenemos que hacer es no consentir la subversión. Pero no sé porqué me da en la nariz que en breve pasará como con la televisión, que no es más que un instrumento al servicio de las otras dos explotaciones.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio pues en el segundo comentario he dicho:

"Aquí hay una explotación materialista del ser humano, desde el mercado por el capitalismo, desde el estado por el socialismo y el conservadurismo, desde las nuevas tecnologías por facebook y todas las demás plataformas que se hacen cada día más inhumanas alimentándose de la deshumanización paulatina de seres humanos."

El mercado capitalista es explotador por naturaleza, en el ámbito económico. Las doctrinas socialistas y conservadoras en el ámbito político. Las nuevas tecnologías son instrumentales a las dos explotaciones anteriores, de una forma mixta.

Mi opción no es la regeneración política o económica, sino la regeneración humana, debemos despojarnos de todas las opresiones y la mejor forma es no crear otras nuevas, ni aceptarlas.

fractalio dijo...

Biante, ya sé que has dicho eso, y es por lo que digo que si son explotaciones y opresiones cada una en su ámbito, ¿por qué no arremetes en la misma medida contra todas? Porque en mi opinión son tan explotadoras la una como las otras. Es más: son lo mismo exactamente.

Y te hago otra pregunta: ¿No es cierto que esa opresión la ejercen los que la ejercen porque tienen el control absoluto de todo el sistema, tanto en el ámbito económico como en el político? ¿Y piensas que van a consentir que alguien les toque las narices desde dentro de su sistema?

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...