desde 2.006 en Internet

martes, 10 de agosto de 2010

Salvemos la democracia, acabando con los partidos políticos



"Que nadie se olvide que la democracia en España fue inventada por el socialismo. Ser socialista en España es ser demócrata, no ser socialista es ser un facha. Los únicos que lucharon por la libertad, contra la opresión del franquismo fueron los socialistas. Sin socialismo, la democracia no hubiera sido posible en España. Socialismo es igualdad y todo lo que no sea socialismo es desigualdad y privilegio. Gracias al socialismo, España ha progresado, hoy todos vivimos mejor que hace treinta años. Los únicos que han defendido los derechos humanos en España han sido los socialistas. Sin socialismo los trabajadores no tendrían los derechos que hoy tienen (aunque muchos ya no tengan trabajo), los pensionistas no cobrarían las pensiones que hoy cobran (aunque se hayan congelado), los niños no estarían escolarizados (aunque el fracaso escolar haya aumentado), la sanidad no sería universal (aunque lo que hizo Felipe González fue ampliarla al 5 % que no tenía acceso a ella). Las comunidades autónomas más nacionalistas no hubieran alcanzado las elevadas cotas de independencia de las que disfrutan. Ninguna opción política ha hecho tanto por este país como el socialismo, a pesar de la derecha que ha gobernado siempre contra los españoles".

No se asusten, no es el calor que me ha disuelto las meninges, sencillamente les ofrezco un anticipo de los lemas que acompañarán las próximas campañas electorales del PSOE. La cosa será así o similar, con alguna barbaridad añadida tipo planetario que nos brinden prodigios humanos como José Luis, José Blanco, Manuel Cháves, o Leire Pajín. No esperen más, porque no lo habrá. El PSOE hará un discurso positivo, aunque para ello tenga que enterrar la historia reciente de España y la de la humanidad, si es preciso.

Pero sólo con propaganda no podrán triunfar en las próximas elecciones, aunque el millón de socialistas, “zapateristas”, sindicalistas, feministas, ecologistas, revisionistas, pacifistas, y contratados a dedo por ser afines al PSOE en este país, estén preparados para acometer la campaña electoral más difícil de su historia y dispuestos a la proeza de borrar la realidad que nos legará José Luis. Cierto que en este país hay cinco o seis millones de ciudadanos que votarán por el PSOE, aunque nos haya llevado a la ruina, al igual que hay otros cinco o seis millones que lo harían por el PP en las mismas circunstancias. Pero ni los unos ni los otros, que son necesarios, resultan suficientes para triunfar en las elecciones. Hay mucha gente harta de la política y los políticos en este país que se abstendrá electivamente, y otros que tratarán de promover nuevas alternativas. Al final gobernará el PSOE o el PP, porque es difícil que surja una alternativa que cohesione a los cinco o seis millones de votantes que están hartos de ambos.

El PSOE será reo de su propia trampa, ha despotricado tanto contra los rivales que se le volverá la opinión pública en contra exigiéndoles a ellos lo mismo que han reclamado a los demás. En este país cada día hay más gente que considera que la honestidad en las filas socialistas brilla por su ausencia, que la humildad tan pregonada en otras épocas por el socialismo se ha convertido en una insoportable soberbia, y que la tendencia que han impuesto los socialistas en la política de este país se aproxima más a la tiranía que a la libertad. Ni siquiera ante la rivalidad del PP desnortado y desvaido de Mariano Rajoy podrán triunfar, porque de tanto enflaquecerse y avergonzarse en su ideología la derecha española se ha quedado anoréxica y flojita, pero muy petardos tendrían que ser para perder unas elecciones en estas circunstancias.

No se pueden tapar cinco millones de parados, una economía ruinosa que no generará empleo hasta el año 2016, un déficit galopante, una deuda estrambótica, una dilapidación de recursos públicos perversa, una carga de impuestos inusitada. Pero si en la cuestión económica el PSOE ha cometido las mayores tropelías, en la cuestión política será difícil olvidar las imposiciones a que nos han sometido los socialistas en las legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero, comenzando por la negociación encubierta con ETA contra la memoria de las víctimas del terrorismo (la baza de oro que se reserva José Luis para triunfar en las próximas elecciones), los presos políticos por legislaciones impuestas que en otros países democráticos jamás se hubieran permitido (violencia de género, ley de tráfico, política antidroga, inmigración, prostitución, delincuencia común), ni tampoco podremos olvidarnos los españoles de los desmanes que se han permitido contra la igualdad interterritorial en España, los despilfarros institucionales, la creación de agencias sociales desorbitada, la manipulación de la información y la propaganda a que hemos sido sometidos y el cambio cultural en este país, que recuerda a las imposiciones de la falange y el clero durante el franquismo.

Son demasiados errores para perdonárselos a nadie, ni siquiera a José Luis “el bondadoso” que tanto mal ha hecho a la sociedad española con sus gilipolleces, pero sin duda la mayor barbaridad de la égida socialista ha sido la de atribuirse lo que no le corresponde, el maquillar la historia a su conveniencia, el adanismo insufrible, el neoprogresismo milenarista, el abuso de poder, la perversión continuada en sus gestiones políticas, y ese descaro con que pretenden tomarnos el pelo a los españoles que no vamos a votarles.

El socialismo nunca ha sido democrático, no da la talla, por su extrema ambición en conquistar el poder para cambiar la realidad en su interés y en el de los que lo apoyan electoralmente. Practica el sectarismo más infame de toda oclocracia que se precie, conformada por una muchedumbre amorfa que apoya una tiranía gubernamental para explotación permanente de los no socialistas. El socialismo nunca ha buscado el bienestar de los pueblos que gobierna, prueba de ello son los ejemplos de los países del este europeo oprimidos en su día por la Unión Soviética o las dictaduras china, cubana, o venezolana. El socialismo persigue exclusivamente el bienestar de los socialistas y el malestar de todos los demás para conseguirlo, aunque sea ejerciendo la opresión, la asfixia de las libertades civiles, o la convulsión de la Constitución y el Estado de Derecho. El socialismo es una forma discreta de dictadura que no respeta más marco de juego político que el que impone, contra la razón y el sentido común, cuando alcanza el poder.

Les pondré un ejemplo para concluir, el socialismo actúa como un restaurante en el que los que le caen bien al dueño comen magníficamente mientras que los que le caen mal reciben alimentos podridos y al final, todos pagan lo mismo por su comida. A esta acción la denominan redistribución de la riqueza. Así funciona el Estado socialista, todo para los nuestros y nada para los demás, y tienen la desfachatez de denominar “democracia” al invento, y que a nadie se le ocurra llevarles la contraria porque inmediatamente será considerado un facha por todos ellos, aunque tengan bien seguro que a los que no dicen nada, les consideran idiotas. Así que ustedes eligen mientras sigan siendo libres, en este país para los socialistas solo se puede ser socialista, o en su defecto facha o idiota. Sólo por ello se merecen una muy larga temporada en la oposición, aunque la alternativa tenga que ser la de soportar a Mariano Rajoy diciendo que la verdad siempre acaba resplandeciendo y chorradas semejantes.

La verdad de los españoles no puede ser representada ni por Zapatero, ni por Rajoy, pero para nuestra desgracia tampoco por ninguna formación política de las existentes en la actualidad. La única opción posible para salir de este delirio maniqueo sería votar a una formación política que propusiera como único objetivo un gobierno de transición hasta la convocatoria de un referendum constitucional en el que todos los artículos se votaran uno por uno por los españoles, en el que cada español pudiera sugerir los artículos que bien le parecieran, la fórmula para conseguirlo sería sencilla, se votaría primero en los municipios o barrios, para ir acumulándose las opciones más votadas hasta llegar a un referendum nacional en el que se ofrecieran las tres alternativas por artículo preferidas por los españoles. El único obstáculo para conseguirlo es que se necesitarían miles de personas organizadas para lograrlo, es decir, una sociedad civil dispuesta a zaherirse del yugo político para implantar la forma de convivencia que desea.

Hay otra alternativa más pintoresca que consiste en un gran sorteo introduciendo en un bombo los números de DNI de todos los españoles mayores de 18 años para elegir a todos los cargos políticos representativos en España. Al menos así conseguiríamos una auténtica democracia, porque ellos sí serían los auténticos representantes del pueblo español, y con toda seguridad, tras unos primeros meses de caos y acostumbramiento, se lograría que en este país desapareciera la corrupción, el nepotismo y el abuso de poder a que nos someten los partidos políticos. Para los que lo desconozcan, la democracia no fue inventada por los socialistas (aunque lo parezca escuchando sus discursos) , la democracia proviene de la Grecia Clásica, y las elecciones comenzaron siendo por sorteo, porque los ciudadanos griegos ya no se fiaban de los políticos que querían representarlos.

Biante de Priena

6 comentarios:

CIUDADANOS POR LA LIBERTAD dijo...

20100810 – Biante, debo de felicitarte por tu progresiva aproximación a la idea de Democracia. Cada día que pasa se nota que lees más ciencia política, y que no tienes un pelo de tonto.

Me quedo con los últimos cuatro párrafos. Animo a tus lectores a que los estudien y mediten sobre su contenido semántico. Son verdaderamente relevantes.

Una precisión:

“Para los que lo desconozcan, la democracia no fue inventada por los socialistas (aunque lo parezca escuchando sus discursos) , la democracia proviene de la Grecia Clásica, y las elecciones comenzaron siendo por sorteo, porque los ciudadanos griegos ya no se fiaban de los políticos que querían representarlos.”

En realidad, los antiguos griegos, no utilizaron el sorteo electoral por la causa última que refieres. No cabe duda de que no se fiaban del ciudadano que pudiera acceder al cargo correspondiente, sino que por la esencia misma del proceso democrático, poco les importaba a ellos quien les representara( si era Juan o Pedro), pues en una genuina Democracia eso es irrelevante.

fractalio dijo...

Como siempre, Biante, me parece perfecta la semblanza que hace de los sociatas. Es real y evidente, como la vida misma, incuestionable, nos rodea y atenaza en todos los órdenes y en todo momento.

Lo preocupante es que elección tras elección, siguen ahí esos cinco o seis millones de un lado más los cinco o seis millones del otro a los que haría falta que el mismísimo ZP o el mismísimo Rajoy fuera a sus casas, les amordazara, les diera una paliza y les robara hasta las pestañas para que se empezasen a cuestionar si le iban a votar o no en las siguientes elecciones.

Y lo preocupante es que ante una situación de riesgo de que ganen “los otros”, se repetiría una vez más el apretado de filas, o sea, el voto útil.

Y lo preocupante es que corremos el grave riesgo de que ese puñado de electores que van a dar la victoria a uno o a otro chorizo, un tercio se moverá a golpe de efecto mediático de última hora, otro tercio con la convicción de que lo fundamental es evitar el riesgo de que le llamen “facha”, y tercio restante por ambos motivos.

O sea, que lo preocupante es la posibilidad de que nos suceda lo peor que nos puede ocurrir: que ZP y sus cómplices continúen ahí. Cosa que no me quiero ni imaginar, porque se me abren las carnes.

Pánico da la otra alternativa, pero cuando algo está gangrenado, lo primero y urgente es extirpar, y después ya se verá.

Para mí que el siguiente paso tendría que ser un trasplante multiorgánico, como el que propone Vd., que aunque mucho me temo que el cáncer seguiría latente y se reproduciría, al menos nos daría algo de tiempo para reflexionar sobre la necesidad de cambiar de cuerpo.

Creo que es urgente que nos convenzamos de que el poder no lo detentan los políticos, ni los medios de comunicación, pero que ambos, con su perfecta simbiosis, constituyen la cortina que hay que quitar de en medio para identificar al auténtico enemigo.

CarolinaSepúlvedaMarch dijo...

La DictaMierda en acción:

TVE escondió el encuentro de la selección española en el País Vasco

http://www.libertaddigital.com/sociedad/tve-escondio-el-encuentro-de-la-seleccion-espanola-en-el-pais-vasco-1276399300/

(Veo7 tiene abierto un concurso para ver cuantos Psoe tiene la Patria en estos momentos)
¡VIVA ESPAÑA!

Vestales en huelga and Cia. dijo...

35
Villablino (no verificado)
13:43 | 10 de agosto, 2010

-El mundo se haya gripado en una crisis sin precedentes y de consecuencias transcendentales. El más elemental de los problemas humanos, la comida diaria, es ahora mismo una inquietante incógnita para cientos de millones de personas. No hace falta que esas multitudes sean conscientes de la encrucijada, acabarán siéndolo a medida que se acerque la oscura perspectiva y se incremente el malestar público desde cualquier punto de vista. En esa conciencia se encuentra la garantía alimenticia futura entre otras principales cuestiones, aunque según indica la historia, la forma masiva de ese conocimiento no se adquiere hasta haberse iniciado más graves hostilidades político sociales.
-El círculo oficial de pensadores o comentaristas voltea una rueda sin solución de continuidad cuando trata de describir el paisaje social y político. Los más atrevidos y van más allá en el razonamiento, no alcanzan a ver la verdadera cuestión que tenemos ante los ojos, a saber: que una fracción de los mandamases actuales mantiene pensamiento y aplica políticas basadas en la pretensión de exterminio para gran parte de la población occidental. Gasear o fusilar seres humanos es costoso, lento, difícil (y muy mal visto); e imposible una guerra carnicera entre naciones occidentales en nombre de la nada. El método seleccionado por parte de los amos mundiales para esta salida histórica es el “como sea”, táctica descubierta por el venenoso Zapatero para sorpresa y asombro del universo. Desde la buena fe, se objetará que es paranoia, pero los hechos son tan patentes y sangrantes que no precisan añadidos ni comentarios.
-En ese programa de acoso y derribo, destructivo y delirante revelado mundialmente en España hace unos años por medio del zapaterismo -cómplicemente servido por la oposición- se incluye como factor importante la exaltación de los instintos más sórdidos de las personas, pero no solamente en un sentido histórico o cultural, sino paleolítico y aún animalesco. Nada tiene de extraño que toda esta situación política y sus explicaciones oficiales, huela a cuerno quemado, sepa a pesadilla de cine y suene a cuento oriental. Y es por esto que la neotiranía en que ha devenido la “democracia”, no tenga más remedio que retroceder permanentemente en la evolución humana para encontrar los supuestos elementos que faciliten sus planes y sus inviables designios. En este sentido y dado que lo principal es siempre lo primero, toda esta mugre de políticos constituyen una charlotada de la historia y un pestilente eructo para los ciudadanos mundiales.
-A ese proyecto de radicalidad inédita y extrema, se opone -además de la civilización democrática en su conjunto- el grueso de los mandamases aunque sólo en cuanto a la “idea”, pero en la práctica diaria dejan hacer a los terroristas políticos como los zapateristas. En todo caso, los intereses en juego son de dimensiones tan gigantescas y decisorias para la humanidad, que las peleas de todos contra todos son y serán el obligado tributo del presente panorama bélico. Por el contrario, las poblaciones nacionales caminan apresuradamente hacia una “unidad” en la desesperación, la furia y la imperiosa necesidad de bienestar apartando del camino cualquier obstáculo.
“En sólo unos años, el ser humano deberá poner Orden, Ley, Paz, Comida…donde sólo reina caos, delitos, guerras, miseria…y es seguro que lo conseguirá.”
(Octavio Maroto)

Anónimo dijo...

es curiosa la confusion y mezcla sin ton ni son que realizas en los ultimos parrafos entre dictaduras e ideologias de izquierdas. El socialismo no es la única ideologia de izquierdas. Veo que desconoces bastante el sistema democratico griego donde solo votaban los ciudadanos libres para los que trabajaban los esclavos que no podian participar en el sistema "democrático". Eso por hablar solo de una de sus muchas caracteristicas tan "democraticas". Obvia es tambien la preferencia por sistemas representativos de corte comunista que planteas para la aprovacion de estatutos, a menos que prefieras resultados tan manejables y caciquiles como los de suiza. Creo que deverias leerte alguna obra de Marx y seguidores para entender como funciona la democracia liberal (que no es lo mismo que democracia, gran palabra que llena la boca de muchos sin definir nada), asi como quizás algo de Hobsbawn como "la era del imperio" o quizás deberias empezar por Spinoza. Un saludo y que vaya bien

Ciudadano en la Red dijo...

Anónimo, veo que estás contra la Democracia Liberal ¿cuál es tu oferta?

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...