desde 2.006 en Internet

domingo, 8 de agosto de 2010

La bandera de la necedad ondea en La Moncloa


Estoy harto del relativismo, sin otro mérito que su afán destructivo, se ha convertido en la mayor dictadura dogmática del pensamiento desde que Agustín de Hipona consideró que las verdades sólo podían ser reveladas por inspiración divina.

¿Pero qué modernidad aporta el relativismo?. Ninguna, salvo la exaltación de la ignorancia como bien intelectual supremo. La ausencia de conocimiento es ignorancia, no creatividad, no rebeldía, no innovación. Desanclar el pensamiento de los dogmas del pasado nos conduce al anclaje en los dogmas del futuro, que como todavía no han sido descubiertos, permiten que todos los charlatanes hagan su agosto vendiéndonos el mejo porvenir de los posibles, mientras se ciscan en todo el esfuerzo realizado por las generaciones anteriores.

Que tremenda osadía la de los falsos discípulos socráticos, esos políticos que no saben nada y actúan desde la presunción de que lo saben todo, porque el poder que les ha tocado en la tómbola de las urnas, gracias a la irresponsabilidad de los votantes absortos ante la intoxicación a que les someten, les ha concedido autoridad inmerecida, permitiéndoles convertir la democracia en la tiranía de sus delirios y la pesadilla de los gobernados.

Los nuevos sofistas ocupan los parlamentos con descaro e impunidad. Auténticos indigentes intelectuales convierten en delincuencia la representación pública con el desparpajo propio de la purria más chabacana. ¿Pero qué podemos esperar de esta legión de ineptos “autorizados” exclusivamente por un puñado de votos?. ¿Si desconocen mucho más de lo que saben como van a resolver nuestros problemas?.

Denle ustedes poder a un inepto y destruirá el paraíso si es necesario para pasar a la historia. Ahí tienen a José Luis prometiendo pleno empleo y logrando la cifra más elevada de desempleo de la historia de España, el artífice de la Alianza de Civilizaciones que es incapaz de organizar la convivencia armónica de las autonomías del país que gobierna, un patán que ha elevado la deuda y el déficit españoles a niveles de la dictadura franquista. Y que decirles de Mariano Rajoy, nada, que se puede decir de un fantasma que se conoce mejor por sus ausencias que por sus presencias. ¿Pero de verdad alguien que no cobre del pesebre se piensa que esta camada de impresentables puede resolver los problemas de los españoles como comunidad cultural, histórica, política y económica?.

España es tierra de creyentes, siempre lo ha sido, con Felipe II íbamos a cristianizar el mundo y con Zapatero vamos a socializar la realidad, el problema es que los ciudadanos de este país siempre acabamos pagando los desmadres de los aventureros privilegiados que nos representan políticamente.

El relativismo es el mayor timo intelectual de la historia del pensamiento occidental, es la estrategia del parasitismo, la coartada de los vagos para aprovecharse del esfuerzo de los trabajadores, el engaño de los ineptos para someter a los capaces, el juego de las víctimas para aplastar a los mejor dotados. El socialismo ha derivado en relativismo porque tras la caída del Muro de Berlín se descubrió la auténtica realidad de sus logros: miseria, ignorancia, opresión, burocracia y tiranía, el socialismo real era una táctica para dotar de riqueza a quien no la producía, es decir, a las élites de la nomenclatura, mientras el pueblo cada día vivía con más necesidades, prácticamente en la esclavitud, y la exclusión de libertad.

Los gobiernos de José Luis se han construido sobre la propaganda no sobre los hechos de la realidad, por eso siguen ofreciendo lo que no pueden proporcionar, engañando a la gente en un huída hacia delante, tratando de sobrevivir al caos que han organizado por su ineptitud. Mientras la oposición está de vacaciones permanentes, sin capacidad para denunciar lo que ocurre, con el sambenito de la derecha de escapulario, y sin criterio para exigir la restitución de lo que han dilapidado los inventores de nuevas realidades, como los nacionalistas catalanes, al 4 % de comisión (y todavía hay gente que piensa en la legitimidad del robo institucionalizado como un hecho diferencial) .

La bandera de la necedad ondea en La Moncloa y en todas las instituciones de este país, porque el triunfo de los necios en España es el símbolo más característico de nuestro tiempo.

Biante de Priena

5 comentarios:

fractalio dijo...

Es una tremenda desgracia tener que formar parte a la fuerza de una sociedad -más bien suciedad- que está siempre dispuesta, de forma aplastantemente e irreversiblemente mayoritaria, a elegir entre dos mierdas malolientes y contaminantes que nos han llegado a pudrir hasta las entrañas, y que llegarán a hacernos perecer en el estercolero.

Y más triste aún es constatar que las dos mierdas huelen y contaminan exactamente igual. La única diferencia es que a una le echan un ambientador con olor a pino y a la otra con olor a lavanda. Y es ese ambientador el motivo de la discordia, y no otro.

¡Qué pena damos! Y lo que es peor: para la inmensa mayoría no sólo no damos pena, sino que están convencidos de que vivimos en el mundo del “progreso”, del “bienestar” y de los “derechos humanos”.

A ver si de una vez se enteran de que es el progreso, el bienestar y los derechos humanos de los que echan el ambientador, nada más.

Ciudadano en la Red dijo...

Muy acertada la alegoría del desodorante fractalio. Lavanda y Pino para quitar el olor a mierda.

epi dijo...

D. Real, excelente crónica de la realidad, actual, española. Hasta el título lo cuadra. ¿Habrá alguien que se sienta responsable, en parte, de ese ondear de la bandera?.....presupongo que no. La presunción proviene desde el 8 de Enero de este año, que andamos buscando a 52 altruistas españoles y no les damos encontrado.

Pregunta facilita ¿No ha pensado en enviar la crónica, que nos ocupa, como carta abierta a los directores de los diarios de tirada nacional?

Casandra dijo...

Y si les dijera que todo el lío éste del PSM -que no acabo yo de ver a Tomás Gómez como un rebeldón-ha sido una pamema para tapar la verdadera rebelión de Ángel Gimeno...¿Me llamarían mal pensada?

¿Eh?

Anónimo dijo...

LUNES 9 DE AGOSTO DE 2010
Llega la hora de la rebelión
Periodistas Libres, S.A. dijo...
En declaraciones al Times, el banquero Sir George Cameron ha dicho: ...El gusano antiespañol huye o se esconde pero no descansa (...) Los españoles patriotas han iniciado una redada Nacional contra sus políticos y lacayos. Lo anuncian con banderas puestas en calles y fachadas por toda la piel del “Toro Bravo”(*). El intento de los traidores para desnacionalizar España ha fracasado estrepitosamente, a pesar del esfuerzo criminal a tal efecto organizado por los enemigos de España. Los traidores están acorralados y nerviosísimos ("very nerviousus") porque ven cerca su inevitable y dramático final. Los españoles han comprendido mayoritariamente que deben acelerar la reparación de su Patria y la "reeducación" de una casta política mentirosa, ladrona, rancia, soez e infecta, que ha llenado de mierda el territorio y tiene a la Patria como un estercolero.
(…)La gente espera una señal que revolucione el panorama. Son vísperas de grandes acontecimientos, planetarios incluso. (…)
(…)Si, “¡yo soy español!” es un grito de guerra defensivo, un clamor del instinto de supervivencia individual y nacional, la masiva llamada nacional para la lucha de liberación, el azote de los cobardes y traidores a España. Ese canto multitudinario es también el viejo vocablo “liberal” que ha sido rebautizado y puesto al día.
(…)
(*) En el original.

http://ciudadanoscontralaclasepoltica.blogspot.com/

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...