desde 2.006 en Internet

domingo, 7 de octubre de 2007

Banderas, águila de San Juan y estocolmo catalán

"El grado de cobardía, genuflexión y síndrome de Estocolmo que albergan semejantes actitudes confirman los peores presagios de quienes consideramos que Ciutadans no sólo no ha contribuido positivamente a la lucha contra los separatismos y el asalto a la democracia española, sino que viene impidiendo en parte, desde hace dos años, la emergencia y movilización de iniciativas cívicas y ciudadanas que realmente signifiquen una oposición organizada y eficaz de la gente contra los golpistas de Moncloa, Ajuria Enea y Generalidad, y en defensa de nuestros derechos."

"Por la convivencia y el respeto a las instituciones" es el lema ambiguo y soso, inacabado y tímido del partidillo C's en su concentración de hoy en Barcelona. Cuando de lo que debería tratarse es de luchar por las libertades individuales (simbolizadas por la bandera española y defendidas en la Constitución y en la propia unidad de la Nación) y de denunciar a quienes las atacan y nos agreden todos los días: los nacionalistas y sus cómplices de la izquierda.

Desde ayer, además, andan preocupados los demócratas de porcelana en torno a Rivera. Resulta que Foro Ermua y los populares catalanes apoyan la manifestación. Vaya, hombre, con lo que les gusta a esa gente la bandera española, ¿qué hacemos ahora?, pensarían atemorizados e inquietos los consejeros del muchacho, ahora que acaba de conseguir un pedigree de víctima: ¡Nos van confundir con la derecha españolista, horror!

El grado de cobardía, genuflexión y síndrome de Estocolmo que albergan semejantes actitudes confirman los peores presagios de quienes consideramos que Ciutadans no sólo no ha contribuido positivamente a la lucha contra los separatismos y el asalto a la democracia española, sino que viene impidiendo en parte, desde hace dos años, la emergencia y movilización de iniciativas cívicas y ciudadanas que realmente signifiquen una oposición organizada y eficaz de la gente contra los golpistas de Moncloa, Ajuria Enea y Generalidad, y en defensa de nuestros derechos.

Repasemos el comunicado colaboracionista de los postmodernos de Urquinaona:

-Como piensan que sus invitados van a traer banderas españolas, se han comprado decenas o cientos de banderas... catalanas y europeas (supongo que con el dinero de las cuotas de sus afiliados, salvo que los jugosos sueldos de sus tres diputados accidentales hayan servido para tan noble causa), no vaya a ser que les regañen los progres y los nazis por enarbolar sólo ese trapo de... cómo se llama, ah sí, el estado español.

Esto significa que Ciutadans no tiene claro cuál es el objeto de su lucha ni cuáles son los medios a utilizar para defender a los españoles. Como lo demostró al apoyar tanto la gran manifestación de Ermua (con la boca chica) como la de los recogenueces de UGT y de los Bardem. No tiene claro, porque se niega a asumirlo hasta sus últimas consecuencias, que la defensa de la libertad y de la democracia pasa en España, no sólo por una defensa más o menos aséptica de la Constitución, sino por una reivindicación elocuente de la Nación (y de sus símbolos), garante de nuestra integridad física y moral contra los separatismos que, de no remediarlo, nos seguirán arrastrando, de la mano de la izquierda irresponsable, a la injusticia, a la violencia y al dolor.

-También andan muy temerosos de los horribles ultras que podrían irrumpir en tan pacífico desfile con "banderas pre-constitucionales" (sic). Cuando recuerdo que se les llegó a llamar "el partido de los intelectuales", me entra la risa tonta, sugiero más bien que se les llame el club de la Langosta, como homenaje a la celebración del congreso que hace unos meses les permitió atar el negocio en torno a intereses y ambiciones personales, dándole la espalda a los votantes.

Estos langostinos, no sé si hijos de la Logse o de la movida, le tienen miedo al águila de San Juan. Ignoran que en España el concepto de bandera pre-constitucional no existe; que el blasón pegado a la bandera entre 1938 y 1981 sólo contiene símbolos históricos muy anteriores al franquismo, como el propio águila que ya flameaba en tiempos del reinado de los reyes Católicos; que la Constitución sólo se refiere a los colores de la bandera. Participan de la leyenda negra de nacionalistas y progres, y se han creído el cuento del tío del saco. Tampoco saben que, con excepción de 20 o 30 militantes de la extrema derecha (siempre los mismos), los únicos en enarbolar el águila de San Juan, en estos últimos años, han sido gente afín al Psoe con el propósito de deslegitimar manifestaciones exitosas y masivas del PP o del Foro Ermua.

La corrección política y la incultura de los actuales responsables de Ciutadans deja en evidencia los fallos garrafales que se produjeron en el nacimiento y posterior desarrollo del proyecto, cuando quince intelectuales firmaron un manifiesto esperanzador antes de desaparecer casi todos, entregando la criatura a gente sin preparación, sin convicciones sólidas y sin el valor necesario para defender la libertad con coherencia y sin complejos de rehén.

A pesar de la generosidad y de la condescendencia del PP catalán y de Ermua, la convocatoria de hoy es una frivolidad política, un desfile retraído en torno a deseos buenistas de "convivencia", cuando lo que está en juego es la supervivencia de nuestra democracia.

Jorge Harrison

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡OLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!. Este tio escribe como José Tomás torea, arrimándose, con dos cojones.

Jokin dijo...

Joderos.Gran exito de la manifa, eramos 35.000 persona

rejokin dijo...

Perdón, quería decir 350.000, y 700.ooo senyeras, cabrones.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...