desde 2.006 en Internet

domingo, 12 de mayo de 2013

Claves para salir de la crisis de desmoralización que atravesamos en España





Si con el desaparecido Zapatero aprendimos que no se debe negar la realidad, ni tratar de ocultarla transfiriendo al futuro despropósitos, con Rajoy estamos asistiendo al empecinamiento de aquel que se ha juramentado en seguir todas las instrucciones del libro gordo de Ángela Merkel, para que le quieran los alemanes, mientras los españoles nos vamos acordando de todos sus antepasados. Cierto que las tonterías de Zapatero no se van a resolver con las tonterías de Rajoy, pero induce realmente al pavor pensar que hemos tenido un par de tontos haciendo tonterías a la cabeza de los gobiernos de este país durante los diez últimos años.



Mariano Rajoy nos ha dicho que se siente satisfecho de no haber cumplido con su programa pero haberlo hecho con su deber, George Bernard Shaw decía que todo aquel que decía hacer las cosas por su deber era porque realmente se avergonzaba de lo que estaba haciendo. Zapatero nos llenó la cabeza de “nuevas ideas” demostrando que hubiera sido mejor lingüista que político, porque nadie como él ha cambiado la semántica del español, para imponer sus singulares delirios, desde las cruzadas de Felipe II.



Sin embargo de lo que pretendo hablar es de lo que creo que este país necesita para salir de la crisis de desmoralización que estamos atravesando. Por recrearnos en los errores del pasado o en las equivocaciones del presente, no vamos a resolver mejor el futuro; ni la nostalgia, ni la melancolía son caminos posibles para salir de la crisis.



Para salir de la crisis se necesitan algunas condiciones de las que este país y sus habitantes carecen en estos momentos; las describo a continuación, siempre según mi criterio que, ni impone, ni dispone, sólo propone:



1)     Unidad: mientras los españoles no nos demos cuenta de que lo que nos interesa en común es imprescindible para lograr lo que nos interesa en particular no saldremos del lodazal en el que nos encontramos. Esto incluye que el 99 % de los españoles que sufrimos los desvaríos del poder nos pongamos de acuerdo para desplazar al 1 % que nos los imponen.


2)     Compromiso: sin comprometernos en causas comunes, que definan el marco de la realidad con criterios de equidad y libertad, tampoco podremos avanzar demasiado hacia el futuro. Salir de esta crisis requiere compromisos básicos o mínimos, favoreciendo acuerdos y postergando desacuerdos.


3)     Responsabilidad: sin duda, la responsabilidad comienza por uno mismo, pero sólo quien es responsable puede exigir responsabilidad a los demás. A mí me resulta patético ver a Rubalcaba reclamar a Rajoy por las consecuencias de las propias decisiones erróneas que él mismo adoptó cuando estuvo en el gobierno. De nada sirve hundir el país y luego ponerse a la cabeza de la manifestación para exigir que se levante.


4)     Mérito: si hiciéramos un estudio de la cualificación de los políticos que nos representan nos quedaríamos asombrados, al contemplar como auténticos tarugos con carnet están tomando decisiones que provocan gastos de miles de millones de euros. Es hora de exigir que para representar a los demás en este país, por lo menos se supere la media del 10 % más cualificado, porque si ponemos al 10 % menos cualificado, sólo por ser de un partido, las cosas no pueden ir bien de ninguna manera. En un país con más de seis millones de parados, un millón de ellos licenciados, seguro que tenemos muchísima gente más joven, valiosa y con ideas nuevas y más afortunadas que los tarugos que amenizan los telediarios en el más de lo mismo.


5)     Experiencia: es imprescindible exigir experiencia en gestión de intereses generales, y no de mantenerse en la poltrona que es la única que nos pueden ofrecer los que llevan años representándonos. Nombrar ministros o consejeros exclusivamente por que tienen una titulación es una desfachatez. Nombrar ministro de Fomento a un iletrado como José Blanco o a un médico como Ana Pastor, no parece ser la mejor alternativa para que se puedan hacer las obras que este país necesita, salvo que la obra de José Blanco fuera trincar con las obras, y la de Ana Pastor, impedir que continúe la epidemia.


6)     Honestidad: esta cuestión es imprescindible, la justicia española debe radicalizarse contra la corrupción política en este país. A alguien que se le pille mínima proximidad al delito, se le tiene que expulsar del poder de forma inmediata y además exigirle cuentas por lo ocurrido. Sería buena idea elevar las penas contra los políticos (como hacen en Suiza) con el agravante de haber cometido el delito con recursos públicos, al doble de las comunes.


7)     Abrirse al futuro: todo lo que estamos viviendo forma parte del pasado, el PSOE y/o el PP no van a volver a gobernar este país tras las próximas elecciones generales, porque han sido los autores de todo lo que está ocurriendo, aunque nieguen su responsabilidad y traten de justificar sus dislates, ellos son los que han tomado las decisiones y por tanto son responsables que deben rendir cuentas. 


    El futuro de este país ya no puede contar con ellos, nos han defraudado, esquilmado y empobrecido motivos suficientes para ganarse el despido por incumplimiento de contrato.



Enrique Suárez

4 comentarios:

fractalio dijo...

Enrique, por mucho que esté de acuerdo, no puedo evitar mirar la realidad, punto por punto:
1) Ese 1% que impone los desvaríos (son menos, pero da igual), sabe perfectamente que el forofismo que han inoculado impide cualquier acuerdo sobre cualquier cosa. Siempre habrá una mitad a favor y otra en contra de cualquier propuesta o acto, del tipo que sea. Jamás un forofo ha visto un penalti en el área de su equipo, y siempre ve penaltis inexistentes en el área del contrario.
2) ¿Te imaginas a los hinchas del Madrid y del Barça animando a sus equipos para el empate?
3) Un representante responsable es una contradicción en sí misma. Si lo fuera, no lo pondrían en ninguna lista.
4) Te digo exactamente lo mismo que el punto anterior.
5) La única exigencia necesaria para estar en una lista electoral es estar dispuesto a legislar a favor de ese 1% que en realidad elabora las listas, por encima de los partidos.
6) Una persona honesta ni legislaría a favor del tramposo, ni consentiría que lo hicieran los demás, por lo que es inviable que llegue a representar a nadie.
7) Por supuesto que el P$ó€ o el PP volverá a gobernar este país. Seguirán justificando sus dislates. Es más, los convertirán en aciertos, y no sólo no rendirán cuentas, sino que exigirán agradecimientos.
¿Quién les va a despedir por incumplimiento de contrato? ¿El Rey, quizás? El futuro de este país para por lo mismo que el del resto de países: tener claro quiénes son los mantenedores de este sistema esquilmador y colapsado, y erradicarlos.

Sin duerno viviremos mejor dijo...

fractalio, te veo demsmoralizado ;). Todo puede cambiar, de hecho, lo único que permanece es que todo puede cambiar... Cada día más ciudadanos de este país son más conscientes de lo que ocurre. El discurso de que no hay salida, también termina beneficiando la casta, no creo que sea cierto. Hay salida, sin casta ;)

Anónimo dijo...

Recomiendo leer el “Memorial al Rey” escrito por Luis de Ortiz destinado a Felipe II, donde explica la situación económica y social española de la época que salvo las distancias, es prácticamente igual a la actual, y donde propone las soluciones para mejorarla.

Hay un buen artículo en la siguiente página (está escrita en catalán pero podéis traducirla con el Google translate): http://revistacriteri.blogspot.com.es/2010/12/luis-de-ortiz.html

fractalio dijo...

Enrique, es que cada vez que escucho o leo la frasecita “salir de la crisis”, que es a diario varias veces, se me cae el alma a los pies. Por dos razones. La primera es que no se puede salir de donde no se está. Estamos en un colapso, y es imposible salir de ahí con los mismos parámetros que nos llevaron a él. Y la segunda, es que suponiendo que estuviéramos en una crisis y saliéramos de ella, sería para volver a las andadas pero con peores consecuencias, pues seguiríamos poniendo parches e inflando más el globo y la explosión sería peor. Parece ser que este es el camino esperado por todos.
Lo que realmente beneficia a los artífices de todo esto es que sigamos creyendo que es la casta la que lo maneja. Sólo hay salida saltando a otro sistema y dejando desconectados de él a esos artífices. Entonces la casta dejaría de serlo, y serían sustituidos por lo que necesitamos: gestores competentes, honestos y vocacionales, que legislen y administren a las órdenes de los ciudadanos. Pero me temo que ese otro sistema no se diseñará mientras no veamos las cosas como son, y parece que estamos lejos.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...