desde 2.006 en Internet

domingo, 4 de noviembre de 2012

Patulea de meretrices sectarias



¡Indescriptible el apogeo de la estupidez!, una vez más, el diario del régimen parademocrático español, conocido como El País, al borde de la quiebra definitiva,  emite su perentorio canto del cisne con un manifiesto, pletórico de intelectuales de servicio (al poder, al dinero público, a lo que sea menester);  en el que advierte a los españoles (o amenaza, no sé), con ese pontificio tono que adopta para las grandes ocasiones histéricas, de todos los males, plagas y miserias que acontecerán en un futuro inmediato, de no hacer lo que nos recomienda su doctrina oficial del  pensamiento políticamente correcto.

Nadie nos advirtió desde El País de todas las miserias, plagas y males que nos brindaría su protegido y protector, Rodríguez Zapatero. Mientras hubo orgía de dinero público, nadie dijo ni una palabra; ahora, en época de vacas escuálidas, Cebrián dicta doctrina y los edecanes aplauden, al borde del éxtasis, firmando manifiestos o la sentencia de muerte de la nación española, si es preciso y necesario. Pobrecillos ¿de qué van a vivir todos ellos si cambia el régimen y los deja a pie, en la cuneta del destino, después de haber cabalgado, como dioses del Olimpo, sobre nuestros impuestos?

Sólo una cosa más. ¿Qué hace ahí  un liberal como Mario Vargas Llosa legitimando la estupidez con su apoyo? ¿Le han vuelto a engañar otra vez los de Rosa Díez, como con aquello de "la lengua común”, pretendiendo transformar el idioma español que le ha hecho Premio Nobel en un no se sabe, de nueva creación, réditos y dividendos?  Como siga usted con esta gente va a terminar de liberal de pacotilla, sr. Vargas LLosa y créame, le aseguro que no se lo merecen. Deje usted de legitimar manifiestos progresistas de otro mundo es posible, ni usted lo necesita, ni los españoles tampoco; ellos sí, claro que lo necesitan, es vital para su futuro.

Sin embargo, me agrada extraordinariamente contemplar, que en esta ocasión, no han pillado a mi admirado Albert Boadella, "traidor nacional de Cataluña" con el carrito de todo a cien, probablemente, porque sepa mucho mejor que todos ellos de que va la cosa y ya no tenga otro interés que defender aquello que le florezca de sus mismas gónadas. El otro día le preguntaron en un programa de la Cope si era de izquierdas y respondió, con esa sorna que sólo él sabe ejecutar con perfección: "lo fui, tiene usted razón, ahora ya no sé lo que es la izquierda, me quedaré en liberal, porque siempre he defendido la libertad".

¡Como si para ser considerado intelectual en este país, fuera imprescindible firmar manifiestos!. Los intelectuales no crean rebaño, ni aunque sea para llevar a las ovejas descarriadas al redil de sus intereses, privilegios y beneficios. Bueno, en esta España decadente y nihilista, sí, forma parte del negocio, es lo que habitualmente hacen los que forman la nomenclatura elitista de la izquierda, inexplicablemente sobrealzados por el "establishment socialista" a la condición de intelectuales.

Enrique Suárez

2 comentarios:

Sin duerno viviremos mejor dijo...

Van a contestar, ahora, los "intelectuales del establishment del PP", posiblemente.


Arturo, Pérez y Reverte, ponte la faca entre los dientes, el parche en el ojo, la bandera española de pañuel en la cabeza, la pata de palo de disparar, y el garfio de hacer entresijos... y vamos a por ellos... ¡esto es un tercio español! ¡Me cago en to!

Sin duerno viviremos mejor dijo...

Aquí si sale Boadella, parece que vamos mejorando la cuestión... este ya me gusta más, por lo menos habla DESDE LA REALIDAD EXISTENTE, algo es algo... pero.... desde mi punto de vista todavía adolece de lo fundamental. Una "nacionalidad" como bien indica el DRAE en sus acepciones 3 y 4 es una "entidad administrativa" de rango equivalente a una autonomía, con una connotación histórica, no una entidad política susceptible de soberanía como algunos pretenden


Manifiesto de El Mundo

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...