desde 2.006 en Internet

viernes, 2 de marzo de 2012

El nombre de la cosa


Vayamos por partes, en esta carnicería de la opinión pública a la que nos someten los medios de intoxicación habituales. Todo el mundo habla de crisis, de política, del Gobierno, de la calle, de lo mal que van las cosas, pero se nos ha olvidado a todos que hace siete años no estábamos así, y casualmente, tras el paso del Gobierno del PSOE, ahora tenemos más de 5 millones de parados, un déficit del 8,5 % y la desconfianza de Europa en nuestras finanzas, y la de los españoles, por supuesto, en que los del PP de Rajoy –aquel que estuvo callado mientras Zapatero destrozaba España, leyendo El Marca- puedan resolverlo.

En la encuesta que se realiza en este blog, sólo un 17 % de los doscientos once votos emitidos piensan que el PP va a resolver alguno de los problemas que tenemos durante el próximo año. Mientras Rubalcaba se dedica a tomar la calle, tras haber sido desalojado el PSOE del poder como nunca antes había ocurrido en su historia, Rajoy nos sorprende cada día con nuevos recortes y medidas improvisadas, mintiendo sobre sus propias palabras del pasado, subiendo los impuestos y mostrando que está más perdido que un pulpo en un garaje. No es serio, lo que está haciendo el PP, aunque era previsible. En este blog siempre consideramos que si el PSOE era el paradigma de la impostura, no lo era menos el PP, porque de otra forma, cuando estuvo en la oposición habría hecho algo para detener la molicie de sus adversarios, tuvieron tiempo, pero no tuvieron ganas.

Cierto es que el PSOE durante los dos últimos años de Gobierno se dedicó a practicar una política de tierra quemada, cuanto peor, mejor; cierto es que entonces comenzaron a cultivar con interés los conflictos que hoy se viven en las calles; cierto también, que a pesar de que la situación ya era extremadamente grave el año pasado, la cosa no pasó de concentraciones pacíficas modelo 15-M, mientras que ahora, al haber abandonado el PSOE el Gobierno cada día se muestran más violentas.

Pero lo más fascinante es que ni los medios de comunicación, ni los partidos políticos, ni los intelectuales, ni las masas, ni siquiera los que más sufren la deriva, se atreven a definir lo que está ocurriendo, tal es el pánico que nadie osa pronunciar la palabra temida: quiebra, pero no sólo económica, sino política, social, institucional o cultural, estamos en una quiebra total, la realidad no se sostiene con palabras y los hechos demuestran que nadie tiene ni pajolera idea de como abordar la crisis.

No me lo creo, al contrario, la mayoría de los que viven del poder saben que no hay ninguna posibilidad de resolver nuestros problemas por ahora y lo que hacen es enturbiar la situación, para que cada día las cosas estén más confusas, y nadie pueda enterarse de lo que está ocurriendo. Parece mentira que nos engañen de esta manera.

Vamos a contar algunas cosas a los ciudadanos que desconocen por que los medios de comunicación hacen lo posible para que les pasen desapercibidas.

1) En realidad estamos en estanflación desde mediados del año 2008 (algo de lo que nos enteramos un mes después cuando Obama llamó a Zapatero), la estanflación de 2008 se ha venido encubriendo desde entonces con subidas artificiales de los impuestos y la creación de una inflación falsa, con un despilfarro de dinero público que ha incrementado a la deuda, que ya resulta asfixiante

2) La deuda, que cada día nos cuentan que se va colocando, diciéndonos que la prima de riesgo disminuye y que España no ha perdido la confianza internacional, en realidad se ha incrementado aún más, sobrepasa entre la pública y privada más del 400 % del PIB, y sólo en amortización y pagos se lleva actualmente más del 25 % del PIB. Esto no se resuelve con recortes puntuales o reformas laborales acongojadas, que sólo son operaciones de maquillaje pactadas entre el PSOE y el PP, para tratar de embaucar a Europa con la situación que atravesamos en España. En el año 2009, dimos la alarma, pero nadie nos hizo caso

3) Se alcanzarán los 6 millones de parados (algo que advertimos en el año 2010), porque no hay ninguna posibilidad de que así no sea. Para que se reduzca la destrucción de empleo tiene que haber crecimiento de la economía, y España está en recesión, y disminuirá su PIB más del 1 % durante este año, y también el siguiente. Sólo se comenzará a crear empleo a partir de finales de 2016, como muy pronto.

4) El origen de los problemas de la economía española no es otro que la desconfianza de los mercados, a pesar de que nadie nos lo haya contado –bueno, en Ciudadanos en la Red si lo hicimos- todo proviene de la enorme desinversión extranjera que España sufrió alrededor del año 2006, la mayor del mundo. Nos dejaron pelaos, gracias a las ocurrencias del Presidente Rodríguez Zapatero y la desconfianza que generó con su desquiciada deriva política, pletórica de irresponsabilidad. Esta situación está relacionada con la inflación política que se ha vivido en España, por que tenemos hoy cinco veces más políticos que a comienzos de la democracia, para tener muchos más problemas, lo que nos conduce a la extravagante situación en la que vivimos.

5) ¿Y qué va a ocurrir?, pues ya lo advertimos en el año 2008, ahora lo reproducimos para que la gente sepa de verdad a lo que tiene que enfrentarse, es una auténtica inmoralidad que nos sigan intoxicando desde los medios de comunicación, el Gobierno y la oposición.


¿Qué consecuencias tiene para el ciudadano?.

La consecuencia inmediata es el incremento del desempleo, por debajo del 3 % de crecimiento del PIB se pierde empleo, fundamentalmente en los sectores más frágiles del mercado laboral que afectan especialmente a mujeres e inmigrantes.

Se cierran empresas por quiebra, porque no pueden resistir las condiciones crediticias sin demanda de sus productos, las más vulnerables, las que estén con una elevada presión crediticia cerrarán las primeras. Más desempleo.

Incremento de los precios considerable, subida descontrolada de la inflación, con grandes elevaciones de precios en productos básicos.

Disminución galopante del consumo, porque el desempleo influye en la cuestión, pero también el flujo económico que se reduce, enfriamiento de la economía, reducción de las importaciones, saldo de nuestros productos en venta al exterior con apenas beneficios, economía de supervivencia en las empresas.

Conflictos en el mercado laboral, abaratamiento de la mano de obra, huelgas sectoriales ininterrumpidas

Disminución de la recaudación por parte del Estado con lo que se incrementará la presión fiscal con subida de impuestos.

Ascenso de los tipos de interés para frenar el consumo.

Desinversión extranjera, huída del capital a lugares menos tormentosos.

Paralización - estancamiento de la obra pública, el Estado reduce su participación en el mercado porque no tiene recursos más que para mantener su funcionamiento.

Final del Estado de Bienestar. Copagos, reducción de servicios públicos, deterioro de la salud, la educación y los servicios sociales. Crispación social ininterrummpida.

Pero lo que resulta extraordinariamente extravagante es que si desde en un humilde blog pudimos predecir, más o menos, lo que iba a ocurrir desde un análisis certero de lo que estaba ocurriendo. ¿Cómo no pudieron hacerlo y evitarlo los 100.000 políticos que forman gobiernos y oposiciones en este país, y sus cortes respectivas? ¿No habría que exigirles responsabilidades, por qué si han sido unos ineptos deberían desaparecer del panorama político español y si han actuando con mala intención, deberían estar en la cárcel?.

No hay posibilidad de error, si alguien se hace responsable de algo debe cumplir con ello y si no puede, no sabe o no quiere, a la puta calle, los del PSOE ya están, pero ahora deben seguirles los del PP, que están mostrando ser igual de inútiles, por que llevamos ocho años soportando parásitos en el poder, que nos cobran sus servicios para incrementar nuestro malestar como si fueran premios nobel y se dan más jabón que Popea en el baño. ¡Cuantos gandules viviendo de los demás y además mostrando su onerosa incapacidad!

Enrique Suárez

6 comentarios:

Geppetto dijo...

Todo el mundo habla de la crisis económica, crisis que tarde o temprano se solucionara y nadie habla de la crisis existencial de la Nación española, crisis que si no se ataja llevara a la destrucción de España.
Si esa crisis se produce por fin, importara tres pepinos la crisis económica
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

fractalio dijo...

Enrique, si esos 100.000 políticos que forman gobiernos y oposiciones en este país, y sus cortes respectivas hubieran sido capaces de predecir algo, no hubieran formado parte de nada, no hubieran estado ahí. Y en cuanto a las responsabilidades, es imposible pedirlas, ya se encargan ellos y su “poder judicial” de que sea así, pues cambian las reglas del juego en el momento que lo necesitan si es que algún árbitro se equivoca y pita en su contra.

Sólo hay una manera de acabar con toda esta mierda, y es eliminar a los que impiden pedir responsabilidades. ¿Cómo? Empezando por detectarlos universalmente, continuando por no avalar en las urnas a ninguno de sus mamporreros (no hay que votarlos, hay que botarlos), y terminando por no colaborar en ninguna de sus repugnantes mafias.

Geppetto, esta crisis no se podrá solucionar nunca, porque no lo es, es un colapso absoluto de un sistema económico podrido, que ha llevado a un sistema social más podrido todavía, en este país y en todos los demás. Es de cajón que cuando cae la primera ficha del dominó, después caen todas las demás automáticamente. Sin embargo, si levantas la primera, no se levantarán las demás, habrá que levantarlas una a una. Es lo malo de la gravedad.

Anónimo dijo...

«Un pueblo educado sabrá elegir dirigentes honestos y competentes. Estos elegirán a sus mejores asesores.

Un pueblo educado no permite corruptos ni incompetentes.

Un pueblo de ignorantes desperdicia sus recursos y se empobrece.

Un pueblo ignorante vive de ilusiones.

Un pueblo educado sabe diferenciar muy bien un discurso serio, de una charla demagógica.

Un pueblo de ignorantes es tierra fértil para el discurso falso».





Tarja Halonen
[Extracto de un discurso]

La mejor prueba de inteligencia es, por ahora, abstenerse de votar en Celtiberia. Esrto les desarma, sin votos no son nada.

Sin duerno viviremos mejor dijo...

Lo que más me indigna es la falta de respeto que nos tienen a los ciudadanos. ¡Es inadmisible e inaceptable!

Ramsés dijo...

Certero, totalmente certero.

Con vuestro permiso, lo voy a postear en mi blog, respetando, como es menester, autoría y colocando los links correspondientes.

Saludos.

Anónimo dijo...

Es conditio sine qua non para ser respetado tener respeto por uno mismo. Eso incluye reclamar, exigir lo que nos es debido ("Para eso pago mis impuestos", dicen los ciudadanos que no siervos o súbditos, norteamericanos, franceses, ingleses, alemanes y de demás países democráticos). Reclamar, exigir a los políticos que SON NUESTROS EMPLEADOS, y no nuestros "Amos". Que les elegimos para que nos sirvan y gestionen los intereses de la nación que es NUESTRA y no de "Ellos". Y que según haya sido su eficencia en el manejo de los asuntos públicos se les renueva o rescinde el contrato Son sólo "public servants" como bien les denominan los Británicos, y no "Amos del Cortijo" con derecho de pernada. El deber de la OPOSICION es velar porque el Gobierno no abuse de su poder perjudicando los intereses de todos. Poner freno a los abusos y desmanes del Gobierno, sea del signo que sea. Si la Oposición no cumple esta premisa está traicionando al pueblo soberano y se constituye en COMPLICE de los desmanes.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...