desde 2.006 en Internet

lunes, 12 de abril de 2010

Los crímenes de José Luis


Decía Anatole France que un necio es mucho más funesto que un malvado, porque el malvado descansa algunas veces, el necio jamás. Cuando en 1988 el historiador italiano Carlo María Cipolla publicó su obra “Allegro ma non troppo” clasificaba a los seres humanos en cuatro categorías, según el perjuicio y beneficio que se procuraban a sí mismos y a los demás.

1. Inteligentes, (Benefician a los demás y a sí mismos)
2. Incautos, (Benefician a los demás y se perjudican a sí mismos)
3. Malvados, (Perjudican a los demás y se benefician a sí mismos)
4. Estúpidos, (Perjudican a los demás y a sí mismos)

A lo largo de los últimos seis penosos años,
José Luis ha ido pasando de malvado a estúpido, pues en los primeros años de su Gobierno, sus afines se fueron colocando en todas las instituciones, a pesar del enorme perjuicio que eso ha causado a nuestra sociedad, porque no se puede colocar a indigentes intelectuales, sin formación, sin criterio, por el único interés e pagar favores, tener carnet, o ser de la cuerda, al mando de las principales instituciones del Estado. Tenemos casos como el de José Blanco o Celestino Corbacho, que han llegado a ministros sin reunir ni los mínimos criterios profesionales para ser conserjes por oposición. Sobre la mayoría de altos cargos de la administración, que en tiempos de riqueza heredada pasaban desapercibidos en su despilfarro, ahora se han convertido en la espada de Damocles por su incapacidad constatada, su inutilidad y su carencia de criterios para resolver los problemas acuciantes que afronta nuestra sociedad.

Pero quizás el más penoso de todos los crímenes de José Luis sea el humano, el que se deriva de su
Complejo de Saturno, que consiste en uno de los más ancestrales mitos de nuestra cultura: devorar a los propios hijos. José Luis se comporta como un tirano que trata de apartar la competencia que los más jóvenes pueden ejercer sobre su régimen despótico. José Luis ha destruido el futuro de una juventud española que va a la deriva, desolada, destrozada, ante un porvenir funesto y caótico. José Luis ha convencido a los jóvenes españoles de que las recompensas no pueden ser diferidas ni por estudios, ni por proyectos, es obligatorio vivir aquí y ahora, beber aquí y ahora, follar aquí y ahora, vivir (o morir) aquí y ahora.

José Luis ha desautorizado a los padres y a los profesores, para ganarse el apoyo de los jóvenes, ha implantado el aborto como un derecho que depende exclusivamente de la voluntad del sujeto y no de la secuencia de la vida, ha confundido la libertad con desentendimiento e irresponsabilidad, y ha brindado magníficos ejemplos de que la moral, cualquier moral, -que no sea la socialista-, es una creencia sin sentido.

Pasemos a los resultados, las consecuencias de las acciones políticas de
José Luis, están derivando en una criminalidad desconocida hasta ahora entre los jóvenes españoles, a los que conociendo la ideología que considera la infalibilidad del Estado dentro de no demasiado tiempo se les culpará de todos los males de nuestra sociedad.

José Luis ha conseguido, se dice pronto, que los jóvenes parados españoles superen el 42 %, cifra que de no ser por los apoyos familiares –no los del Estado- y la anestesia rociada en forma de propaganda desde los medios de comunicación afines al régimen y la embriaguez permanente que suponen las nuevas tecnologías, sería un auténtico polvorín social a punto de estallar.

José Luis ha logrado, que la primera causa de muerte de los jóvenes españoles sea el suicidio, por encima, incluso de los accidentes de tráfico, auténtica sangría hasta épocas recientes, disminuida más por el bajo poder adquisitivo de los jóvenes, que por las magníficas leyes coercitivas sobre la seguridad vial. Auténtico genocidio juvenil, gracias a una política que se ha dedicado a erradicar la violencia de género, cuando supone escasamente el 1,8 % de todas las muertes violentas que se producen en España, pero que se lleva el 99 % del dinero público para erradicar las muertes violentas en nuestro país.

Los españoles estamos alarmados ante los últimos casos que se han producido en nuestro país de agresiones homicidas en los jóvenes, contra sus hijos, contra otros jóvenes, contra sus padres y contra sus abuelos, y contra todos, es decir, contra la sociedad, - todos somos potenciales víctimas-, a la que culpan de su penosa situación. Se puede contemplar la depravación en la que estamos viviendo los españoles observando cuantos jóvenes aparecen en noticias por algo que no tenga que ver con la violencia o alguna conducta desorganizada, habitualmente colectiva.

José Luis ha conseguido, que los niveles de formación de los jóvenes españoles hayan retrocedido hasta cifras de hace dos décadas, que la población sin estudios entre los jóvenes se haya multiplicado por dos bajo su mandato, que haya crecido el analfabetismo, que el absentismo académico se haya multiplicado por tres en la última década, y que la integración de los jóvenes españoles esté en las cifras más bajas de lo que va de siglo. Parece que los datos sobre la realidad social española son fachas.

José Luis ha condenado a la juventud de este país al abismo de una violencia desconocida hasta ahora en España. Los crímenes de José Luis los están pagando nuestros hijos como resultado de su extraordinaria soberbia, imprudencia e ignorancia.

José Luis es un criminal que debe pagar por sus delitos, no deben hacerlo nuestros hijos como chivos expiatorios de sus experimentos cerriles, orientados exclusivamente a su perpetuación en el poder.

Biante de Priena

3 comentarios:

Hasta los cojones dijo...

SÍ SEÑOR, SÍ SEÑOR, SÍ SEÑOR, ASÍ SE CUENTAN LAS COSAS PARA QUE TODO EL MUNDO LAS ENTIENDA

Enhorabuena y gracias

profesor jubilado dijo...

Biante, espero con anhelo la lectura de esas soluciones que me dices vas a exponer, pero te puedo asegurar que todos los comentarios del ciudadano de a pié, ese que jamás lee nuestros comentarios, ese ciudadano que se las ve y se las desea para poder llegar a final de mes en su economía; mayoritariamente, ¿sabes que opina de la situación actual?, pues sencillamente que está cansado de apoyar con su voto a "falsos profetas" que luego se pasan por el forro de los pantalones las promesas de las campañas electorales. Por lo tanto Biante, tu hipótesis del "YO Individual" y el "Yo Colectivo" mas vale que lo vayas olvidando, puesto que esos ciudadanos van a dar un "carpetazo" tan grande en las próximas elecciones, que el número de abstenciones va a superar todas las predicciones conocidas hasta ahora, y ¿sabes cual será el resultado?, que el "orden de los sumandos no altera la suma".
Ambos "bandos de depredadores" se volverán a repartir los escaños y el pueblo a continuar vociferando las mismas frases y apagando su furor en la "libertad" de los campos de futbol, en la efervescencia de las barras de los bares o en las reuniones de las empresas a la hora del "bocadillo" o del café.
¿Tu crees que existe alguien en este País, ese supuesto "Líder", con la solvencia suficiente como para que la "tarta" no sigan repartiéndosela los mismos de siempre?. No seas "ingenuo" Biante, los españoles y los italianos somos "primos hermanos” y nos "encanta" que nos la "envainen" cada cuatro años para poder tener argumentos con el que discutir a nivel del vecino rival, esta es la triste historia de nuestro País desde que a los "SESUDOS PADRES DE LA CONSTITUCIÓN" se les puso por el "moño" el falaz invento de "LAS AUTONOMIAS", a partir de entonces se "cargaron la posibilidad de la existencia de una democracia", solo les faltó poner la partícula "DES" en el Artículo 14 y un pequeño “retoque” al primer párrafo:

Artículo 14.

Los españoles son "DES-IGUALES" ante la Ley, (sin que pueda prevalecer discriminación alguna) “PUDIENDO PREVALECER TODO TIPO DE DISCRIMINACIÓN” por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Observa con detenimiento las “desigualdades” existentes entre Autonomías a casi todos los niveles e incluso algunas se consideran “tan importantes” que sus gobernantes de pasan por las “entrepiernas” las leyes emanadas del Parlamento o del Senado. ¿y aún sigues creyendo en posibles soluciones Biante?, Y para acabar de adornar “la tarta” la “sinrazón” del “cacareo” del supuesto “PODER JUDICIAL”……vergonzoso, Biante,
si antes éramos un País de “pandereta” y de “toreros” ahora nos han convertido en uno de “chorizos” y “bufones”.

Cordiales saludos. Antonio J. Barco Gil

Ciudadano en la Red dijo...

Suscribo la mayor parte de tu comentario, profesor, en realidad todavía soy más extremista, ahora vivimos en el feudalismo, los políticos son los nuevos señores y nos han birlado la soberanía.

Pero no creas que todo lo que escribo proviene de la ingenuidad. Verás, el día que caiga un pope de la política, caerán todos detras. Sólo tenemos que conseguir meter a un MISTER X de los tiempos en la cárcel y la mayoría de los demás le acompañarán en el trullo. Sé que es difícil, pero no imposible

Un abrazo

Biante

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...