desde 2.006 en Internet

lunes, 28 de septiembre de 2009

Cuando los homosexuales son normales


El líder del Partido Liberal Alemán (FDP), Guido Westerwelle, con toda probabilidad formará gobierno con la triunfadora de las elecciones celebradas ayer en Alemania, la presidenta de la coalición CDU (“Partido Conservador alemán”), Angela Merkel. El Partido Socialdemócrata alemán (SPD), ha obtenido los peores resultados de su historia y formará oposición con La Izquierda de Lafontaine y Los Verdes, más algunos diputados de partidos minoritarios.

Durante la campaña electoral celebrada durante las últimas dos semanas, apenas se ha hablado en los medios de comunicación de la condición homosexual de líder del Partido Liberal alemán, ¿qué importancia tiene?. Él, tampoco ha hecho gala de su “diferencia” (¡¿qué diferencia?!), ni desde el victimismo, ni desde la soberbia impostada de algo parecido a un orgullo gay. Tampoco hizo alarde de su condición cuando presentó públicamente a su pareja, Michael Mronz, con el que se dejó ver en el festival de ópera de Bayreuth, dedicado a Richard Wagner, algo que le distingue, por ejemplo, del Presidente de Gobierno de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, quien anunció a los cuatro vientos en un acto de su partido que era homosexual cuando aún era candidato a gobernador de la capital alemana.

Resulta extraordinariamente iluminador este hecho, cuando un liberal es homosexual, considera que su condición forma parte de su vida privada y que a nadie le incumben sus preferencias u orientaciones sexuales, pero cuando es un socialista el que aduce su condición homosexual, lo hace públicamente, en un alarde –orgullo gay- ante la sociedad, para recibir aplausos de los compañeros por su demostrado valor al salir del armario.

La homosexualidad, una condición que era considerada como enfermedad hasta que la APA (Asociación de Psiquiatría Americana) decidió extraerla de su clasificación DSM en 1975, ha dejado de ser algo extraño en nuestra sociedad, ser homosexual es algo absolutamente normal, lo que no quiere decir que sea frecuente, porque hay más heterosexuales que homosexuales en todas las sociedades; sin embargo, en España hay determinados lobbys homosexuales, de los que el socialista Cerolo es líder indiscutible, que ejercen presión social más por su estridencia que por su auténtica presencia o frecuencia, siguiendo el paradigma de que lo que sale en los medios de comunicación es lo realmente existe.

Una anécdota reciente, ha sido la equivocación del Eurodiputado de UPyD, Sosa Wagner, al confundirse con los botones de la votación y no mostrar su rechazo contra una ley lituana, que supuestamente aplaude la homofobia. En la Red, se ha organizado de forma inmediata la de dios es cristo, han expulsado al partido de Rosa Díez de las celebraciones del Orgullo Gay, y en un singular remdo de la Santa Inquisición a punto han estado de condenar a morir en la hoguera del descrédito a los seguidores de este partido.

El partido magenta, podrá ser criticado por muchas cosas, menos por una, su homofobia, en todo caso podría ser criticado por su ipsifilia u homofilia, pero nunca de homofobia. Pero le tienen ganas los sectarios desde que los partidarios de Rosa Díez denunciaron, con toda la razón, la boutade de una portada de la revista Zero(lo), por haber mostrado un guardia civil con tricornio en posición de hacerle una felación a un terrorista de ETA.

A lo largo de mi vida he conocido mucha gente, el único interés que he tenido sobre su condición sexual ha sido para comprender su perspectiva sobre algunas cuestiones de la vida, para mí no más importante que la edad, la raza, su trabajo, o sus aficiones. Los liberales respetamos a los seres humanos, exclusivamente por su condición humana, algo de lo que son incapaces los socialistas, que consideran que en su cruzada social deben cambiar los criterios de la gente para que acepten, aunque sea por imposición, la normalidad que piensan que no se les concede en la sociedad.

Tengo amigos y amigas homosexuales, me divierto con ellos y apenas hablamos de lo que su condición sexual repercute en sus vidas, es algo que siempre se queda en segundo plano, ni me siento discriminado, ni se sienten discriminados/as conmigo. ¡Qué tremenda estupidez!, discriminar a alguien por su condición sexual, sea la que sea. El clima es relajado y cómodo en nuestras conversaciones. Y sé que eso es lo normal.

Conozco a muchos homosexuales normales que están hartos de las “locas histéricas” que abanderan su condición sexual; piensan que son los elementos más perniciosos para poder vivir en normalidad en nuestra sociedad, por qué su estridencia, su distrofia estética, su tensa alarma, se ha convertido en algo que la sociedad acaba denostando y detestando, como las locuras de Zapatero, el silencio sindical, las barbaridades feministas, las inversiones históricas del olvido o el talibanismo del cambio climático: auténticos timos sociales

El problema de nuestra sociedad no es la homosexualidad, ni para los homosexuales, sino el sectarismo de izquierdas, que desde el victimismo irredento pretende revocar nuestra cultura, la cultura de la inmensa mayoría, para adaptarla a sus pretensiones neuróticas. El problema ya no es la homosexualidad en las sociedades occidentales, sino la rentabilidad del vicitmismo que por medio de los descerebrados legisladores pretende convertirnos a todos en sospechosos de homofobia, para que los colectivos homosexuales sigan viviendo del cuento y el adoctrinamiento de la sociedad.

El único problema que tienen los homosexuales normales en nuestro país, que no en otros como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido, es que unos aprovechados de la izquierda, han encontrado un filón de oro del que viven cómodamente, mientras adoctrinan a la sociedad de su culpabilidad por los crímenes históricos que esta sociedad no ha cometido, ni se le ocurriría cometer. Pero mientras resulte rentable política y económicamente para algunos, en este país no permitirán, esta legión de sinvergüenzas organizados para delinquir públicamente, que la homosexualidad sea definitivamente normal, como tantas otras cosas de la vida.

La homosexualidad ya no es un problema para nadie en nuestra sociedad occidental–no lo es-, salvo para los socialistas que lo explotan, por qué no acaban de distinguir lo privado de lo público, para ellos todo es lo mismo. Con un argumento similar, se puede explicar la polémica que el Presidente Rodríguez Zapatero ha organizado con la imagen velada de sus hijas, para que al final se hable hasta la saciedad de la inmortal foto ante el Metropolitan de los líderes cósmicos reunidos, que es lo que realmente le interesa.

Sé que con este artículo acabo de condenarme, pero como no tenía ninguna intención de ser salvado por los sectarios organizados que se empavonan de su condición de homosexuales para vivir del erario público, me quedo tan tranquilo y desde aquí les envío, con absoluta premeditación, un liberal y solemne corte de mangas.

¡Qué os den, "locas"!.


Biante de Priena

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Al salir del oráculo de Delfos decía en el frontispicio: "nada en exceso, con la homosexualidad hemos pasado en nuestro país de la invisibilidad social al exhibicionismo más esperpéntico, ¿gracias a quién?, a Tio Z, ese genio de la lámpara de oscuridades.

Calas dijo...

Pues ¡que le den tb a los liberales acomplejados¡

Anónimo dijo...

Básicamente estoy de acuerdo. Pero la situación alemana tampoco es la fruta de un milagro. Es la fruta de una larga lucha de los homosexuales para su aceptación como normales.

Por cierto, en Alemania también hay mucho orgullo gay. En realidad hay muy poca diferencia con España.

Ciudadano en la Red dijo...

Y aunque parezca mentira, varios de ellos son miembros destacados de esa etérea Alianza de las Civilizaciones que impulsa, financia y promueve el presidente Zapatero. Ser homosexual está castigado con la muerte en Mauritania, Arabia Saudí, Sudán, Irán y Yemen. Y también en el norte islamista de Nigeria y en Somalia.
PD

Aquí si hay problemas con la homosexualidad, no en la sociedad occidental, estoy esperando ver a Cerolo montar una manifa arco iris contra la pena de muerte por homosexualidad en los países que forman la Alianza de las Civilizaciones, en la que participe su jefe Zapatero, pero como esto no da dinero, habrá que seguir esperando

Erasmo

Anónimo dijo...

en ingles se dice ignorance is bliss.

wowereit (¿por que decir presidente de gobierno cuando es alcalde ("gobernante") de berlin?) se declaro en 2001 con las palabras "soy gay, y asi esta bien". era un momento politicamente delicado y se veian los primeros atisbos de una campaña contra el. con estas palabras, solo estas palabras y ningun alarde ni presuncion, se impuso. la sencillez de sus palabras le ganaron el respeto de todo el pais.

lo de westerwelle (que no westerweller), vino años mas tarde, cuando el terreno ya estaba abonado. abonado tambien por el coming out de ole von beust, primer alcalde de hamburgo
-una salida de armario forzada por una campaña contra el que trajo consigo finalmente que primero su padre confirmara el hecho.

ole von beust es cristianodemocrata y este año ha encabezado la parada de orgullo gay del christopher street day en hamburgo.

los tres politicos, de partidos tan diferentes, son muy reconocidos en toda alemania. alla nadie pensaria en diferenciarlos de la manera como lo hace biante.

queda claro que ustedes de la situacion en alemania saben poco, y mal.


berenger

Ciudadano en la Red dijo...

berenger, los datos sobre Klaus Wowereit han sido extraídos del diario La Verdad de Murcia (27/09/09), creo que le agradecerán sus correcciones, tampoco deben tener ni puta idea de lo que ocurre en Alemania.

Anónimo dijo...

no dudo que un analisis tan brillante se apoyara en unas fuentes tan competentes, para llegar a las conclusiones de una validez como la que hemos podido observar.

ciencia pura.


berenger

Ciudadano en la Red dijo...

¿Quién ha dicho que esto es ciencia?, berenguer, más que usted, claro. Esto es información, análisis, una opinión o una recensión, pero no ciencia, ni lo pretende, ni lo es

Claro, tampoco es fontanería, por supuesto.

Erasmo

Anónimo dijo...

a partir de ahora, cada vez que use la ironia voy a levantar un dedo, para que usted se entere. (por cierto, estoy prafraseando a dieter hildebrandt, uno de los satiricos historicos de alemania. una especie de boadella, solo que mas grande.)

lo suyo, erasmo, esta lejos de la ciencia o de buenos oficios como la fontaneria; y por supuesto que no es ni periodismo ni analisis. a usted le basta leer medio parrafo en una unica fuente mediocre para sacar las conclusiones que mas se ajusten a su ideologia.

le he puesto en su justo sitio en este hilo, como tantas veces ya, y voy a por el siguiente. hasta que se deje de soberbia y se de cuenta que un trabajo bien hecho no tiene fronteras (quizas lo unico en lo que se puede citar a pujol sin sonrojarse. es que viene a caso... fronteras.... alemania... ya me capta.)


berenger

Ciudadano en la Red dijo...

Compendido, seño berengui

Anónimo dijo...

pues ya tiene edad para reconocer cuando hay que mejorar, y joventud suficiente como para poderlo poner en practica.


berenger

Ciudadano en la Red dijo...

¡Que paciencia me tiene!, berenger, Dios se lo premiará algún día con una asesoría de Zapatero, ya verá, hay que tener fe.

Erasmo

Anónimo dijo...

la fe en dios y la fe en zetape son incompatibles.

yo me quedo tan ancho porque no creo en niguno de los dos.


berenger

alfredo dijo...

Siento discrepar. Aparentemente vamos de liberales, pero recuerdo a compañeros de colegio "afeminados" que eran atacados verbalmente y marginados. Yo también lo he sido, sin serlo(piensan muchos que soy gay, porque no muestro interés en salir con chicas ni en el sexo, y supongo que por mi aspecto físico). Así que por desgracia, las cosas han cambiado, pero menos de lo que parece y es que la doble moral está ahí.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...