desde 2.006 en Internet

sábado, 9 de mayo de 2009

Rosistas en el Paraiso

Verán ustedes, algo no funciona en este país donde el Presidente del Gobierno que nos ha tocado en las urnas, prometió pleno empleo al final de la legislatura para alcanzar su poltrona, y ha logrado las cifras más elevadas de desempleo de la historia de España. Negó la existencia de una crisis económica, y estamos en la mayor crisis económica de este país. Se equivocó negociando con ETA y no pasó nada, condenó al principal partido de la oposición al ostracismo y muchos aplaudieron y no se nos puede olvidar en que se fundamentó su llegada al poder en la pasada legislatura, tras el pásalo del 11-M.

A pesar de todas las mentiras en que fundamentó su programa y proyecto, no tuvo dificultades para repetir Moncloa. Los sindicatos le apoyaron –y con ello también han contribuido al crecimiento exponencial del paro-, y también lo hicieron la mayoría de los medios de comunicación a los que subvenciona, las televisiones públicas y privadas –a las que favorece- y todas las asociaciones progresistas que se sostienen con dinero público.

Pero no se puede atribuir la debacle en la que estamos viviendo en este país exclusivamente al Presidente Rodríguez Zapatero y su partido el PSOE. Nada de esto hubiera ocurrido si el principal partido de la oposición, el Partido Popular, hubiera sabido actuar en consecuencia, pero no ha sabido, y ahora anda más ocupado con desentenderse de los torpedos de Garzón a su línea de flotación que de las Elecciones Europeas. Sus problemas internos le impiden reaccionar, porque nadie acaba de admitir el liderazgo de Mariano Rajoy en el partido, lo soportan estoicamente como buenos cristianos, pero nadie se rompe el esmalte de las uñas por promocionar a su Presidente a ningún sitio que no sea el olvido.

Así están las cosas a menos de un mes de las Elecciones Europeas, cuando en escena surge el Partido Rosista, la UPyD de Rosa Díez, dispuesto a pescar en las aguas revueltas que han dejado los grandes partidos. Rosa Díez, dispone de un solar electoral enorme para proyectar los sueños de restitución, y reparación que los españoles suspiran en la intimidad.

Una objeción que se puede hacer a este partido, es que propone lo que una buena parte de los electores habituales, no acaban de escucharle a Don Mariano Rajoy, y también hace un guiño, a los votantes de su antiguo partido, el PSOE, para recordarles que ella es socialista, pero de otro socialismo que el de Zapatero, a quien disputó la secretaría general del partido en el pasado. Todos los votos son buenos, vengan de donde vengan, que ya se harán servir para lo que corresponda.

Por eso no le importa a Rosa Díez abrir el abanico de la propaganda, para promover desde la reprobación del Papa en el Parlamento Español, hasta un acercamiento a Marruecos, mientras apoya al frente polisario y la causa saharaui. Lo mismo pide la dimisión del Tribunal Constitucional que se convierte en la defensora de las esencias hispanas ante los nacionalistas de ERC. Que más da lo que diga, si lo importante es lo que hace, al igual que su antiguo compañero, hoy Presidente del Gobierno.

Ella, que al principio de la formación de su partido no se atrevía a pronunciar la palabra España, luego se dio a la andana de organizar un manifiesto por la lengua común, para no decir idioma español, -por qué en España se hablan varias lenguas, pero sólo una tiene el reconocimiento nacional e internacional de idioma español-.

El discurso de Rosa Díez cada día se aproxima más al discurso perfecto, a lo que los españoles hartos de Zapatero y Rajoy queremos escuchar, tanto que hace sospechar que se fundamenta mucho mejor en el marketing y la propaganda, que en la reflexión y la convicción. Aún así, muchos ciudadanos prefieren seguir creyendo en Rosa Díez, antes de no creer en nada. Los rosistas –seguidores de Rosa Díez- son personas de fe, que prefieren no someter a prueba sus creencias antes que sentirse defraudados, algo muy infantil por cierto. Los rosistas quieren regresar al paraíso y Rosa Díez es la réplica de Moisés que les conducirá abriendo el Mar Rojo a la Tierra Prometida de Nunca Jamás.

Por qué claro, el discurso de Rosa Díez, para conservar la coherencia tiene que soportarse sobre algo, y ahí se producen los primeros problemas. Por qué Rosa Díez es tan progresista como Rodríguez Zapatero, no se piensen ustedes, y lo que está haciendo es ofrecer al electorado español la celebre jugada de policía bueno, ante los errores de policía malo que nos ha legado para lastre eterno su excompañero de las cejas y la corte de la defensa de la alegría, con el pabellón de la SGAE al frente. No, no se equivoquen ustedes, votar a UPyD es también votar socialista, pero el socialismo felipista, regresar al pasado, y votar contra el PP, por supuesto, que por cierto, bien merecido se lo tiene, pero tampoco hay que engañar a nadie con defensas tardías de España.

Y luego está el partido, organizado en el más puro estalinismo, gracias al Padrecito Martínez y sus acólitos. Por qué la UPyD inclumple la Ley de Partidos y la Constitución Española, y nadie dice nada.

Verán ustedes, confiar en Rosa Díez es fácil, quien sólo escucha sus intervenciones y sus floridos discursos, no puede tener la más mínima duda de que es una gran defensora de la libertad, la democracia y la justicia. Pero realmente no es así, Rosa Díez es una gran oradora, con una larga experiencia en el arte de engañar electorados, verán, la prueba final está en que mientras estuvo en su partido, el partido socialista obrero español, no defendía la unidad de España –sino el modelo federalista de su partido- ni defendió la persecución del español en las comunidades autónomas, ni la libertad de expresión –hay que recordar que demandó a Don Antonio Mingote por una viñeta cuando era consejera de turismo asociada al PNV-, ni la justicia –por qué comentó en su día que el GAL no debería investigarse (para proteger a su jefe)-.

Ante todo, Rosa Díez defendía el PSOE de toda la vida y se terminó yendo antes de perder comba, cuando ya sabía que no tendría oportunidad de renovar la confianza de sus compañeros. A los creyentes laicos nada que decirles, ante las próximas elecciones europeas, pero a los que consideren que su voto es una extensión de su soberanía que se piensen detenidamente si deben acudir a las urnas. ¿Realmente merece la pena perder el voto y el tiempo?.


Biante de Priena

5 comentarios:

Cosas de Gimenez dijo...

Cojo tu frase y la traslado la censura de 'la palabras española'
por la 5ª de la lista.

Parafraseando

En el manifiesto por la lengua común en la plz Cataluña, para no decir la bandera española, -por qué en España hay varias banderas , pero sólo una tiene el reconocimiento nacional e internacional, había que decir 'la común' con la exclusión explicita de española.

Palabras recientemente, en el mes de julio pasado, de la meritoria catalana no nacionalista, (española no se sabe), ahora es la 5ª de la lista

9 de mayo de 2009 8:44:00 CEST (reubicado)

Ciudadano Ubú dijo...

Un saludo a todos los zanahorios, tras los últimos acontecimientos del Partido Riverista, hoy he regresado del exilio para recordar viejos tiempos y pensar en el futuro.

Un saludo a todos

Anónimo dijo...

UBU bienvenido. Y de los acontecimientos de los robilistas esperemos que también sea de un plato fuerte.

Ahora sabemos que han firmado 298 un manfiesto, lopresentarán hoy sábado. Son unos 300 que no apoya la coalcción, que no de partidos en si, sino en 8 puntos a defender en la CE, que desean parar el frenesi sillonario de cementerios de elefantes.

A Robles le ha salido de nuevo la vena izquierdista, para hundir el partido, o el resto que es lo que va quedando y entrar en UPyD, como el bueno de la película.

Ciudadano en la Red dijo...

La defensora de la Nación Española -de forma tardía, eso sí- ahora muestra su auténtica cara socialista y antiunitaria -lo que nos une,decía, no te jode-, anticonstitucional y traidora al común en Cataluña, se veía venir...

Esto es Rosa Díez, amigos

Anónimo dijo...

miserables antipatriotas = upd

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...