desde 2.006 en Internet

martes, 14 de abril de 2009

Sin votos no hay paraiso

Siempre me ha provocado extraordinaria curiosidad el conocimiento de las razones no manifiestas de por qué la mayoría de la gente que no cree en Dios, cree fanáticamente en un político de izquierdas: Felipe González, Fidel Castro, Hugo Chávez, Rodríguez Zapatero o Rosa Díez. Hace años conocí a un socialista que tenía una foto de Felipe González en la cabecera de su cama, otros tienen a Monseñor Escrivá de Balaguer, es cierto.

Y esa forma de creer fanática de las izquierdas ateas, es la misma del creer fanático de los conservadores devotos cristianos. En su conjunto, entre tirios y troyanos, tenemos medio país que no negocia el futuro con nadie más que con la memoria de los muertos, anclados al mismo destino desde su nacimiento y acunando el odio a los rivales desde la más tierna infancia. Esa España, que también está ahí, es la que nos aleja de cualquier opción de futuro y de la superación de los estereotipos habituales.

Así lo señala la publicación británica The Economist en un artículo titulado “Big in América”, y en el que dice que España no puede hacer mucho para evitar los estereotipos de toros y flamenco. En realidad, tampoco los norteamericanos se libran de los indios, los vaqueros, y las hamburguesas, y los británicos del Dios Salve a la Reina y el té de las cinco. En este vendaval de globalización de las crisis y sus soluciones, los occidentales nos aferramos a los estereotipos como una tabla de salvación. El estereotipo cultural es el último reducto de la civilización, como los refranes y aforismos de la cultura o algo así.

Aquí tenemos un refrán magnífico para definir estas cosas: pedir peras al olmo. Zapatero no puede hacer acuerdos globales con Rajoy, por qué en la diferencia se gana los votos, y su electorado más panfletario no se lo perdonaría y Rajoy, no puede hacerlos con Zapatero por qué el electorado no se lo perdonaría, los únicos rojos que se aceptan en la derecha son los cardenales.

Claro, por la misma razón UPyD y Ciutadans no pueden establecer un acuerdo, no tendría sentido, por qué ciutadans es un partido prácticamente catalán y UPyD un partido centralista. La química entre sus dirigentes es más propia de la preparación de explosivos, y UPyD espera a que Ciutadans acabe de sucumbir de una vez en Cataluña, para hacerse con los restos del naufragio.

En realidad, Ciutadans y UPyD se parecen mucho, tienen un elenco dirigente autoproclamado (nada que ver con el fascismo), se sirven de la democracia para refrendar sus puntos de partida con una militancia adoctrinada y obediente, y aspiran a convertirse en la tercera vía política de este país. Ambos movimientos se apoyan fundamentalmente en sus carteles de liderazgo: con Albert Rivera y Rosa Díez, y recogen en su apoyo, a los intelectuales comprometidos con la presencia pública permanente y algún otro.

Precisamente en un debate que celebramos recientemente en Barcelona, militantes y exmilitantes de Ciutadans y UPyD, llegamos a la misma conclusión: así no llegan a ningún lado. Sin democracia, sin libertad, blindando los aparatos dirigentes, impidiendo nuevas alternativos o alternativas críticas, no hay nada que hacer. Ambos son partidos laicos, pero en la organización jerárquica de la dirección del partido, compiten con el mismo Vaticano en perfeccionamiento.

Es cierto, muchos ciudadanos próximos a estos partidos estamos hartos de denunciar siempre lo mismo, que los dirigente son inamovibles, que no hay debate en el interior del partido – en Ciutadans, ciertamente hay que reconocer que lo hubo-, que la democracia es maleable, la libertad una utopía, y la mejor forma de medrar y ocupar puestos es lamerle el colector a los de siempre.

Digo yo, que donde vamos así, cono organizaciones políticas que se ofrecen como novedad y están ancladas en la primera mitad del siglo pasado, con líderes que se creen aquello de: “el partido soy yo”, y con una militancia aborregada dispuesta para creer en la inmediata llegada de extraterrestres en platillos volantes rojos para salvar la tierra, con una cruz en vez de antena.

En conclusión, para que este país pueda avanzar lo primero de lo primero que hay que hacer es denunciar las malas artes de las opciones políticas que se presentan como novedad para sustituir al PSOE y el PP existentes, y que en realidad se ha constatado que son más de lo mismo, así que en vez de funcionar como un acicate para motivar el cambio interno en las grandes formaciones políticas de este país, funcionan como un blindaje de que continúe el mismo procedimiento.

Si a los problemas políticos de los españoles con los partidos convencionales –democracia, transparencia, mérito-, se presentan soluciones que forman parte del mismo problema en los partidos que pretenden desbancarlos, no hay solución posible. Ciutadans y UPyD son “los otros necesarios”, para que en este país no cambie nada, en realidad son los necesarios simétricos que aumentando la oscuridad, permiten que el escenario central brille más, un efecto de contraste que facilita la continuidad en la política.

La alternativa política en España sigue siendo lo que Ciutadans y UPyD dicen que van a hacer en sus idearios, y que luego se amolda al delirio inconfeso de sus dirigentes. Son partidos plataforma, en los que un señor o señora que habla bien, sale mucho en la tele y repiten con el mismo sentido político que las cotorras, lo que la gente espera escuchar. Y así, se van ganando la vida, con la maltrecha España como estandarte, y haciéndose un hueco en la historia de la infamia, como diría Don Borges, desde una esquinita huérfana de alguna calle de Buenos Aires.

Y en junio hay elecciones europeas. Si la abstención alcanza el 50 % o más, se debería proponer el cierre del Parlamento Europeo, al menos de forma provisional, para ahorrar unos cuantos millones de euros. Si fuera un banco, con las pérdidas que da, ya estaría intervenido. Pero como vamos a creer en nosotros mismos, si nos sacan motivos para creer en ellos, por todas partes; y nos los cobran por anticipado, lo de hacese propaganda a costa nuestra, y luego dicen que es por el bien de la democracia. ¡Anda ya!.


Biante de Priena

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Ciutadans debe absorber a UPyD, sin duda

Anónimo dijo...

Eso esta clarísmo, el cartel debería ser algo parecido a Albert Rivera en pelotas sodomizando a Rosita de Pitiminí

Anónimo dijo...

Las fotos de Doña Rosa en sus poses eran para poner cachondo al personal que el voto está carillo y con alguno lo consiguió. A lo mejor puso a tono al Gorrino: ¡qué mierdonga de gentuza!

Minneconjou dijo...

Si la abstención supera el 60% o, incluso, llegara al 70% la conclusión razonable es (a saber):

"Están los ciudadanos tan encantados con lo bien que les conducimos... que ya ni se preocupan de votar... si es que la felicidad tiene esto. De todos modos, vamos a trabajar para promover la participación, para lo cual crearemos una comisión y subvencionaremos 35 oenegés, que mi hijo se va a licenciar".

Con alguna variación, con alguna falta de ortografía ese será el discurso.

Lo podremos discutir; pero eso no cambiará el hecho de que los antidisturbios les obedecen a ellos.

Yo creo que la posición debe ser votar nulo. Yo no pondría "hijos de buda", que queda grosero... pero "HP" en memoria de los gloriosos "hermanos proletarios"....

PS: descarto el escupitajo porque no estoy seguro de que anule el voto y, además, fijo que lo mandan al Grison ese.

Ciudadano en la Red dijo...

Pues se me ha ocurío un slogan:

Que les den pol culo
En las Europeas vota nulo.


Ahora necesitamos alguien que cree el icono.

Minneconjou dijo...

Collones, no se pueden poner imágenes

BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR

Te he dejado una historia por si inspira a alguien

http://pahasapa.blogspot.com/2009/04/cuento.html

De nada

Sebas4 dijo...

El señor Biante de Priena tiene una fijación y un prejuicio.

La primera le ofusca; el segundo le entretiene.

La primera se llama UPD; el segundo se llama Rosa Díez. (Por nuestra parte no volveremos a repetir este sagrado nombre a fin de no mancillarlo con nuestra torpeza y no menos vanidosa defensa.)

Nosotros, siempre pródigos en banalidades y nunca renuentes al plagio, osamos refutarle sin reverencia empero con implacable futilidad.

Por falta de espacio —por falta de furor para igualar su diatriba— pasamos directamente al párrafo cuarto y subsiguientes (sí, el de las peras y el olmo).

UPD esto, UPD lo otro… No sabemos de dónde ha cosechado tan variponta a la par que despectiva información; quizás de algún trepa expurgado, quizás del segundo tomo del libro azul del señor Aznar que olvidó en las Azores y en el que se relata con pavorosa simplicidad el futuro cainita de España, quizás del Necronomicón en su versión apócrifa atribuida a Abū Al-Walīd Muhammad ibn Ahmad Muhammad ibn Rushd que contiene el secreto de la clarividencia y el destino de un país más allá de Despeñaperros llamado Al-Andalus, aunque otros afirman que tan sólo el preciado don del dislate y la añoranza.

No, no lo sabemos (y probablemente el señor Biante se llevará el secreto a la tumba). Lo que sí sabemos —hasta la prepotencia y la ordalía— es que su fijación insomne con UPD no puede proceder sino de noches de inquina y rumias consigo mismo, con no poco de onanismo y visiones febriles de una dama, inalcanzable y fogosa (pero no al modo en que él lo interpreta en sus pesadillas), blandiendo una espada de fuego con la que fulmina gaviotas, rosas y pusilánimes. No hay otra explicación.

Esta es la nuestra.

Que otros sentencien.

Aseveraciones del tipo «democracia maleable», «libertad una utopía», no son ni siquiera una opinión —mucho menos una idea—: son perogrulladas de nuestro tiempo. Que el PSOE haya tenido la insolencia impune de llevar su corruptela particular a la generalidad —la sociedad— no significa que el señor Biante pueda presuponer lo mismo en sentido inverso para con un partido como UPD, cuya inmaculada osadía puede ser tachada de temeraria pero nunca de depravada —no al modo del régimen bipartidista.

El desaliento no es una alternativa; UPD sí.

Tanta furia dialéctica y cuán poco combativos en la arena. Es el eterno problema de este país: país de cántaros, tan resonantes como vacíos.

Y así, sin recato ni ponderación, el señor Biante de Priena recurre en su artículo “Operación Adriano” a un lucido tropo entre la literatura y la actual situación política. Más allá de la agradecida lección de Historia, no terminamos de ver cuál es esa relación, salvo el apuntalaje desesperado por denigrar —una vez más— a UPD. La comparación no es feliz. Debajo del fulgor inicial sólo había cisco y metonimias extraviadas. Nos quedamos con esa sentimental alusión a Talía y su subsiguiente ilustración entre paréntesis, la cual nos ha enternecido hasta el llanto…
Una vez atajadas nuestras lágrimas, proseguimos…
Decíamos (… ayer) que…
No, no podemos seguir con la refutación.

Muy cerca ha comenzado a sonar Before the Dawn (Maybe tonight, we'll fly so far away/ We'll be lost before the dawn) y hemos perdido el hilo, quizás el ingenio. Quizás todo se deba a nuestra irremediable falta de talento. Quizás porque sólo somos guerreros en espera de ese jefe anhelante que no tendrá reposo pero tampoco misericordia: lo reconoceremos porque gente como el señor Briena lo execrará con fervorosa vileza desde los sibilinos púlpitos de sus blogs inquisitoriales. Quizás él lo ha descubierto… que no es él, sino Ella. Quizás el señor Briena, a semejanza de aquel otro verdadero creador de la Innombrable, esté punto de caerse del caballo —o del guindo.

Inopinadamente, nos asalta una conjetura terrible: ¿será el señor Briante nuestro profeta?...

Sólo fue un lapsus. Maybe… before the dawn.

Ciudadano en la Red dijo...

Sebas4, ciertamente el patinaje en su verbo alcanza cota de artístico, pero verá, todo es más sencillo, nada de épico, es un juego.

Alguien engaña a la ciudadanía con sus promesa y alguien le señala con el dedo medio acusador, antes de señalar con él el cielo.

Dijeron ABCD.... Se comprobó que mintieron con intención y se hace público, pero no solo con UPyD, con Ciutadans, el PSOE y el PP ha sido antes, y por supuesto los nacionalistas.

Verá usted, no es frustración lo que me empuja a la denuncia constante, es más bien hartazgo de chicos-as listos-listas se meten en política diciendo que van a cambiar las cosas y lo que hacen es cambiar lo que decían por lo que ahora dicen, esa incoherencia, de utilizar la patraña como anzuelo es lo que me molesta, ahora toca con UPyD, luego ya veremos

Y no se preocupe que soy experto en reconocimiento de El Mahdi, si llega lo sabré, pero por eso también detecto con claridad todos los impostores...

Saludos Liberales

Erasmo

Anónimo dijo...

Yo votaré a Vidal Cuadras, al menos éste de vez en cuando hace algo, al menos sacar los colores a los socialistos, con eso de que es castellano no lo puede estudiar ni el hijo de Dios en Cataluña.

Si no fuera Cuadras no sabríamos que hacen los socialistas aparte de cobrar.

Delia dijo...

el enigma no existe: guachefe es maricón

Anónimo dijo...

El trío calavera: la trapalona Díez, el sudoroso Savater y el chistoso Pombo; luego el pupilo de Stalin Gorrión el llorón, y toda la purria del corito colocada a dedo por las provincias, de donde salen los miserables de mierda que no se escaparán a tiempo. Ohhhhhhhhhh, ¡qué futuro más paradisíaco!

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...