desde 2.006 en Internet

miércoles, 15 de octubre de 2008

Historia de una traición: la rehabilitación de Lluis Companys

Haciendo memoria histórica, absorto me he quedado al leer las declaraciones del President de la Generalitat, José Montilla; “nadie nos parará para conseguir la reparación de Lluis Companys cueste lo que cueste”, me imaginó que se referirá el president a reparar los daños que le hizo a la República Española, a España y a los españoles, pues ya era hora de que se hiciera justicia.

Y dice Montilla: “El pueblo de Cataluña ha perdonado, pero por un sentido colectivo de dignidad no podemos confundir el perdón con el olvido", que ha añadido que Cataluña tiene una "deuda pendiente" y que por ello ha de "acabar de cerrar" este "capítulo trágico" de su historia.

Por partes, vamos por partes que se nos amontona la memoria histórica que es la versión de la historia, entre socialista y nacionalista, según convenga, una perspectiva revanchista asentada en la miseria de la venganza.

¿En qué quedamos señor Montilla?. Si usted rehabilita la figura de Companys, va a terminar como Franco, diciendo aquello de: “los males de la República”. No se puede, señor Montilla, que no, que no se puede salvar a la República y a Companys, Companys fue un traidor a la República Española, a los españoles, a España. Y como representante máximo de Cataluña, su acto fue una prueba de la traición de la institución de la Generalitat al Estado español, que representaba.

Lluys Companys es declarado FACCIOSO por la República (ver imagen 2), un enemigo de la patria, un antipatriota. ¿Qué coño va a rehabilitar?, como no falsifique los documentos existentes. Los que no hemos perdonado ni olvidado la traición de Cataluña somos los españoles, debería pedir disculpas desde la Generalitat.

Le presento las pruebas y contra ellas no valen interpretaciones:

Prueba 1: Comunicación de Lluis Companys del Golpe de Estado contra el Estado españols, que ha dado al constituir unilateralmente la República Federal de Cataluña (6 de octubre de 1934)- Imagen 1

Prueba 2: Boletín oficial del Estado del 7 de octubre de 1934 - Imagen 2

Nada más que decir, ah sí, una cosa más, un excelente artículo de Pío Moa.

Equipo Ciudadanos en la Red

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Jejejeje, en tos los morros, Monti, que hermosa hostia.

Artc.-155 dijo...

Esto es una nueva provocación que cada vez mete más presión a los esquilmados españoles.

Desde el 2.006 dije que nos llevaban a darnos de hostias.

El día 18 se manifiestan las fuerzas se seguridad del estado y hoy me llega este email
______________________

Comunicado del Comité para la preparación del Gobierno Provisional Español


“Los que han sabido defenderse han aprendido a contraatacar.” (Leopold Trepper)

Una vez superados todos los límites de choriceo público imaginables, una vez anunciada la recesión económica mundial, una vez hundidas las bolsas y el sistema financiero del Universo, una vez comprobado que no hay marcha atrás y una vez comprendido que nos gobiernan vulgares ladrones dañinos para los seres humanos y para los cuales el “Estado de Derecho” es el derecho de pernada y la democracia significa forrarse con cargo a un prójimo al que maltratan de hecho y de derecho, es la hora de iniciar la marcha hacia la Victoria de los Ciudadanos Españoles y la Democracia más Radical que han conocido los tiempos.

El incipiente Gobierno Provisional que se someterá a escrutinio del Pueblo Español y que preparará la Nueva Constitución de la Republica GualdiRoja, pondrá en práctica de manera urgente las siguiente medidas sin que su orden implique prioridades.

1-Nacionalización de la producción de alimentos para garantizar SIN COSTE ALGUNO a todos los españoles el sustento indispensable.

2-Nacionalización de todos los bancos españoles y su función como sucursales del Único Banco Nacional de España. (Completando el rumbo de nacionalizaciones emprendido por el actual gobierno de criminales patrios).

3-Suspensión inmediata del proceso de embargo de viviendas y estudio urgente para arreglar los problemas a sus actuales moradores que lo seguirán siendo en lo sucesivo.

4-Juicio Sumarísmo y urgente contra todos los Traidores Antiespañoles se encuentren donde sea y sean o no políticos, como ejemplo de escarmiento general e internacional.


Seguirán más medidas conforme se desarrollen los acontecimientos

Dado en Mallorca sede actual del Comité, en 15-08-08
P.O. del Secretariado General, Gómez Forteza, Jesús.

15 de octubre de 2008 15:53:00 CEST
____________________

No digo que vayan a salir los tanques a la calle, pero alguna hostia que otra va haber.

Anónimo dijo...

Cerca de las once, una compañía de infantería llega al CADCI desde dónde empiezan a disparar resultando muertos un sargento y heridos otros siete militares. Se ordena el bombardeo de artillería sobre el centro resultando muertos Jaume Compte, Manuel González Alba y Amadeu Bardina, dirigentes del Partit Català Proletari. El resto son capturados.
Mientras, Dencàs, Badia y otros miembros de ERC, junto con un centenar de hombres pésimamente armados, se hacen fuertes en la Vía Layetana frente el asedio bien equipado del ejército.
Paralelamente, una columna de artillería llega a la Plaza de la República (actual Plaza de San Jaume) informando a Pérez Farrás de que tienen órdenes de tomar los dos edificios oficiales. Tras un tiroteo, los mozos se repliegan al Ayuntamiento. El asedio se amplía con la llegada de una compañía de ametralladoras.
El general Batet, a pesar de tener órdenes estrictas de atacar por parte del ministro de la Guerra, y a sabiendas de que tenía la situación completamente controlada, dejó pasar el rato esperando la rendición. A las seis de la mañana, Companys comunica a Batet su rendición. Esa noche, Dencàs había huido.
----------------------------------------------------------------------------------------------------

(Dencás) por las alcantarillas, conducto por donde el xarnego Montilla tiene expédito el camino y sus hijos volverán a una escuela pública. En la especial para padres serán machacados como ellos han tratado a los niños españoles y aprenderán japonés a base de hostias consagradas.

Montilla, haznos un favor: rebélate ahora mismo que luego se hará tarde, desde las cloacas no se puede ordenar nada.

Anónimo dijo...

Elevan las mentiras a vedades históricas, es una vergüenza

Copelia dijo...

HISTORIA

El VERDADERO ROSTRO de COMPANYS

17/12/2004:


El gobierno presidido por el señor Rodríguez Zapatero decidió sumarse a las iniciativas del tripartito nacional-socialista catalán destinadas a rehabilitar de manera pública y oficial la figura de Companys. El gesto –que parece desandar la política de reconciliación que caracterizó la Transición– resulta aún más controvertido si se tiene en cuenta la trayectoria específica del personaje.

Lluis Companys nació en el seno de una familia acomodada en Tarrós, en la comarca de Urgell, en 1883. Cuando se trasladó a estudiar derecho a Barcelona, se convirtió con menos de dieciocho años en uno de los fundadores de la Asociación escolar republicana. En buena medida, puede decirse que comenzaba a transitar entonces un camino que ya no abandonaría durante el resto de su vida, un camino que pasaba por el nacionalismo catalán pero, de manera muy acentuada, por la lucha anti-sistema. Redactor en jefe de «La Barricada», un semanario que dependía del Bloque autonomista catalán, al año siguiente sufrió una dura derrota en las elecciones municipales que le llevó a radicalizar sus posiciones. En abril de 1917, se convirtió en uno de los fundadores del Partido republicano catalán y se sumó de manera nada oculta a la labor de acabar con la monarquía parlamentaria. No mucho después, Companys entró en uno de los recovecos de su carrera que suelen pasar por alto sus partidarios y que ilustra más claramente su carácter moral. Nos referimos al momento en que decidió asumir la defensa de terroristas de signo anarquista que, desde 1919, habían precipitado a Cataluña en lo que se denominaron los «años del pistolerismo». Para muchos, Companys simplemente colaboraba con las fuerzas políticas anticonstitucionales de mayor peso –y violencia–. No obstante, junto con esta razón nada descartable puede indicarse otra de no escasa importancia. Companys había sido iniciado en la masonería precisamente en una época en que la presencia de ésta en los partidos anti-sistema era muy considerable, pero, sobre todo, en que la relación era muy estrecha con el sector del anarquismo que propugnaba el atentado como vía política privilegiada. De hecho, anarquistas habían sido tanto Ferrer Guardia, responsable de las atrocidades de la Semana Trágica como Mateo Morral que había intentado asesinar a Alfonso XIII el día de su boda. No resulta pues nada extraño que Companys, además de intentar derribar la monarquía parlamentaria, estuviera ayudando a compañeros de la Logia. De hecho, en noviembre de 1920, fue detenido junto con otros anarquistas implicados en acciones violentas y recluido en el castillo de Mahón. Fue su elección como diputado de partido republicano catalán la que le libró justo al mes siguiente de la cárcel. Regresó a prisión por actividades subversivas en 1930, pero a esas alturas la conspiración contra el sistema parlamentario estaba muy avanzada. Aunque el alzamiento armado de los militares Galán y García Hernández fracasó, en abril de 1931 se proclamó la república. Fue éste un episodio idealizado por la propaganda aunque muy turbio en su desarrollo ya que se produjo tras unas elecciones municipales en que las candidaturas monárquicas obtuvieron casi cinco veces más concejales que las republicanas. El día 16 del citado mes, Companys proclamó la república desde el ayuntamiento de Barcelona. A partir de ese momento, su carrera –ya vinculada a la Esquerra republicana de Cataluña– resultó fulgurante. Diputado, miembro del comité ejecutivo de ERC, presidente del parlamento catalán o ministro de marina fueron algunos de los cargos que ocupó mientras erosionaba mortalmente al catalanismo de derechas. Al morir Francesc Maciá en 1933, Companys se vio catapultado a la presidencia de la Generalidad catalana precisamente en unos momentos en que el catalanismo era ya claramente de mayoría izquierdista e independentista. Fue entonces cuando se produjo un hecho que no comprendió –ni aceptó– ninguna de las fuerzas que durante décadas se había propuesto aniquilar la monarquía parlamentaria y luego caminar hacia sus distintas utopías a través de la república. Tras un gobierno republicano-socialista que duró dos años y que no resolvió ninguno de los problemas que acometió, aunque sí dividió dramáticamente a los españoles, las derechas ganaron las elecciones de 1933. La respuesta de nacionalistas e izquierdas –especialmente de PSOE y ERC– fue preparar un alzamiento armado que aniquilara al gobierno legítimo y les permitiera volver al poder mediante la violencia. Companys se sumó con entusiasmo al plan y, de hecho, tenía el propósito de aprovechar la sublevación armada dirigida por el PSOE para proclamar la independencia de Cataluña. En octubre de 1934, el PSOE se lanzó a la calle proclamando que había llegado el momento de implantar la dictadura del proletariado. Sin embargo, Companys, siguiendo los consejos de un enviado del republicano Manuel Azaña, limitó sus pretensiones a sumarse a la rebelión y a proclamar el Estado catalán dentro de la República federal española. Sería Madariaga el que afirmaría que con el alzamiento de 1934 las izquierdas habían perdido toda legitimidad para condenar la sublevación de julio de 1936. También perdieron aquel envite y Companys fue condenado a treinta años de reclusión por alzarse en armas contra el gobierno legítimo. Como en otras ocasiones anteriores, los cambios políticos permitieron a Companys eludir la acción de la justicia. En febrero de 1936, la victoria del Frente popular no sólo lo sacó de la cárcel, sino que le devolvió a la presidencia de la Generalidad. Cuando se produjo el alzamiento de julio de 1936, Companys supo trabar una alianza con la CNT que tuvo, entre otras consecuencias, el desencadenamiento del Terror roji-negro sobre Cataluña. Se trató de un Terror al que no fue ajeno –más bien entusiasta partícipe– su partido, la ERC. Desde mayo de 1937 –cuando el PCE decidió aniquilar a sus rivales en la España del Frente popular comenzando por el POUM– Companys se amoldó a la nueva hegemonía comunista, a la vez que estrechaba lazos con el gobierno vasco preparándose para la independencia posterior a la guerra. Sin embargo, la guerra no la ganaron las fuerzas del Frente Popular. En enero de 1939, mientras las tropas de Franco avanzaban por Cataluña, Companys huyó a Francia. Los vencedores lo buscaban por varios cargos entre los que se encontraban de manera fundamental los referidos a los fusilamientos, los saqueos, las torturas y las atrocidades cometidas en Cataluña mientras Companys era presidente. El dirigente de ERC pudo escapar hasta que el III Reich venció a Francia en el verano de 1940. Concedida la extradición por las fuerzas de ocupación alemanas, Companys fue entregado a las autoridades españolas y juzgado. Se le condenó a muerte siendo fusilado el 15 de octubre de 1940 en el castillo de Montjuic. El acto no pudo estar más cargado de simbolismo. En los fosos de aquel mismo lugar, más de mil doscientas personas habían sido fusiladas por el Frente Popular sin que Companys hiciera nada por impedirlo.


César Vidal es escritor e historiador
--------

Más memoria historica

Montilla dice dijo...

Del texto entresaco el siguiente parrafo:

"Y dice Montilla: “El pueblo de Cataluña ha perdonado, pero por un sentido colectivo de dignidad no podemos confundir el perdón con el olvido", que ha añadido que Cataluña tiene una "deuda pendiente" y que por ello ha de "acabar de cerrar" este "capítulo trágico" de su historia."

¿Que intenciones tiene Montilla? ¿Cómo lo piensa hacer?

Con la ayuda de Carod Rovira, conocido como radical, sectario y sobre todo sillonario. Todo por el poder.

Montilla, el cordobés, dice Cataluña 'tiene una deuda pendiente. ¡Claro que tiene una deuda pendiente! Democracia y libertad y progreso, sin embargo actúa como C.Rovira gastándose los millones de euros para que 'el pasado' con adoctrinamiento sea un presente para cambiarlo a su manera.

Anónimo dijo...

¿Alguien entiende de grafologia?

Para que analice la firma del Companys. Seria de agradecer.

grafólogo de guardia en CR dijo...

La firma corresponde a un lacayo de los catalanistas, una especie de imbécil amontillado o por mejor decir un Montilla Molt Xarnegable Andalú.

Calificación definitiva:
Rastrero Alabardero sin Pluma

(Peritaje 245/A de Guerra contra los antiespañoles)

Anónimo dijo...

Durante la presidencia de este democrata de Esquerra Republicana, asesinaron a los religiosos de Monserrat, de San Juan de Dios , de la Instrucción Cristiana, del Monasterio de Poblet, Maristas, el Obispo de Barcelona y 279 sacerdotes, 194 sacerdotes en Gerona,el Obispo de Lerida y 270 sacerdotes, 60 sacerdotes en Solsona, el Obispo de Tarragona y 131 sacerdotes, 316 sacerdotes de la diocesis de Tortosa (de cada cien sacerdotes mataron a sesenta y dos )109 sacerdotes de Urgel y 177 de la diocesis de Vic. Mas de veinte checas en Barcelona, entre ellas destaca la de Sant Elies, Muntaner, Vallmajor. Fueron asesinadas 8352 personas, asesinadas por ser de derechas o de misa, robaron todas las joyas de iglesiasde la Virgen de la Merced, patrona de Barcelona , joyas de particulares y de la burguesia catalana, y este buen presidente democrata no escucho no ya un tiro ni tan siquiera un solo grito de dolor de sus conciudadanos catalanes martirizados. La reabilitacion de Companys será la vergüenza de los ciudadanos de Cataluña y todos sus políticos.

Anónimo dijo...

BIÉN CHARNEGO,BIÉN,!ANDALUZ Y DE CORDOBA! Y CREANDOTE MITOS CATALANES,DÓNDE SE HA VISTO A UN CHARNEGO COMPITIENDO CON SUS SOCIOS NACIONALISTAS PARA VER QUIÉN ES MÁS NACIONALISTA.BORREGO,QUE ERES UN BORREGO,!LO QUE HACE UNA POLTRONA Y UN PC-EBRE!,DESECHANDO EL CASTELLANO Y CON LAS HIJAS EN COLEGIOS PRIVADOS.PERO EL TIEMPO PASA.

Anónimo dijo...

Charnego Montilla, ¿de verdad sabes quien fue Companys? Como decimos aquí, NO TIENES NI PUTA IDEA. Creo que deberías llevarle la lista de nombres fusilados al sr. Garzón. Entérate de la verdad sobre éste individuo que la historia solo es una, la otra la escriben tus amigos de izquierda republicana de cataluña y nazionalistas.

SITCR dijo...

Servicio Internacional Telescópico de Ciudadanos en la Red.

Anticipamos un nuevo consejo a nuestros amables lectores como ya hicimos con el aviso de retirada del dinero de las jaulas bancarias gerenciadas por ladrones ilegales o no.
El Departamento advierte ahora lo precavido que resulta en estos momentos tener unos víveres de más en nuestras despensitas: arroz, azúcar, garbanzos, el chorizo del pueblo, tomate, pimientos de Logroño, (de lo exquisito en Cameros Soria’s near), leche para los niños… y provisiones del estilo. No hace falta aclarar que es algo provisional, para salir del paso unos días y por si acaso…, porque después de echar al Borbón habrá comida en abundancia y no será necesario tanta previsión.
Hay también un aspecto a considerar al respecto, porque no es lo mismo asaltar el Hipercor o los Carrefures sin haber comido, que hacerlo después de zamparse una fabada ¡con la insuperable serenidad y prudencia que aporta el hidrato de carbono y la proteína amorcillada!. Seamos cautos con estas cuestiones que tienen verdadera importancia aunque no lo parezca. Y además, estando poseídos por el hambre ¡bíblica! se extraerá del almacén mucho más de lo asignado por las autoridades in situ; y lo que es mucho peor, se van los ojos al Jabugo, fois…caldos, u otras viandas tan prohibitivas y pecaminosas…Dios no lo quiera.

Seguiremos informando en el libre ejercicio de nuestro deber público y civilizatorio.
Y como somos demócratas, no obligamos a nadie a seguir nuestros consejos, ni siquiera de pensamiento o intención. Tanto es así, que no hemos dicho nada.

Consejo Telescópico del SITCR nº 28/2008

"Del pasado solo comemos y vivimos los nacionalistas. Los que no son nacionalistas no tienen derecho a comer ni a vivir."
(Biblia Antiespañola de los enemigos de España)

Ciudadano en la Red dijo...

Los islandeses acaparan comida ante la posibilidad de que el Estado entre en bancarrota

dependiente de albacería dijo...

No es lo mismo, los vikingos esos caben en un hotel de la Gran Vía, pero precisamente por eso en nuestra Península, con una población 15 veces mayor, puede ser de Récord Olímpico.

De este peculiar hecho viene el conocido refrán de origen normando que reza así:

"Cuando las barbas de los islandeses veas pelar, pon los garbanzos a buen recaudo..." o algo así.

Jó, qué fuerte todo esto, no paro de expender paquetes de alubias.

expendiendo alubias dijo...

Pongo el cero que se ha resbalado

15"0"

150 veces mayor y de españoles sin tanto frío.

Anónimo dijo...

jueves 16 de octubre de 2008
El hambre y las ganas de comer.

La iniciativa del xarnego cordobés Montilla reivindicando al golpista Companys se inserta en una oleada de los enemigos antiespañoles con ZP a la cabeza (un capitalista radicalizado y terrorista), desde diferentes frentes tratan de sincronizar sus ataques. a) a medio y largo plazo con los asaltos ideológicos-prácticos del aborto, la eutanasia, la Ed. para la Tiranía o los ataques a la Iglesia; b) de inmediato con esta iniciativa catalanista, siguiendo los tratos con la ETA, negociando con el PNV los presupuestos a los que cede más y más atributos de la Nación o dando carta blanca a Garzón para que irrite el ambiente, convoque los odios sociales y exacerbe los nervios públicos aún más de lo que están.

Paradójicamente en todos y cada uno de esos ataques se encierra una derrota implícita y a la vista; a saber: el enemigo traidor no está unido excepto como plaga de varios órdenes alrededor de una poderosa presa. Sólo les motiva su objetivo, pero al mismo tiempo tienen diversos e incluso contrarios intereses entre ellos. Esa dispersión y la inherente ausencia de emblemas comunes, es toda una garantía para la víctima que solo con bostezar ruidosamente acabará con tan dañinos parásitos, y poniéndose luego de pie los aplastará con su bota.

De ahí la importancia decisiva en esta guerra de los conceptos Nación, España, Ciudadanía, Soberanía Popular…como divisas unitarias de los españoles, porque los traidores no las pueden mostrar al tratarse de enemigos Antipatrióticos, Antinacionales, Antiespañoles y Déspotas regionales de quinta división. Y he ahí la explicación de que esas consignas son para los delincuentes políticos como el agua para el gato.

Los enemigos antiespañoles de todo color no solo están chuleando a la Patria, provocan abiertamente con sus fechorías una rebelión social. Pero esa rebelión ciudadana no se producirá cuando ellos quieran, se realizará en el momento oportuno y forzados por las consecuencias económico-prácticas de la escasez general; de esa forma la victoria de los ciudadanos estará asegurada por ser espontánea, radical, masiva, furiosa e imparable. Cuando el malestar y el perjuicio social aprieten lo suyo, se unirá con la conciencia general de esta traición pública de la Casta, lo que es decir que se unirá el hambre con las ganas de comer.
Publicado por Marcapola en jueves, octubre 16, 2008 0 comentarios
Etiquetas: Actualidad política
sábado 11 de octubre de 2008

Anónimo dijo...

Nadie debe olvidar que Lluis Companys fue condenado por el Tribunal de Garantías Constitucionales en 1935 a la pensa de 30 años de reclusión por rebelión contra la Segunda República Española. Fue un traidor a la República y fue ejecutoriamente condenado. También intentan rehabilitar esta traición? Presentar a Lluís Companys como un héroe es un sarcasmo´, y ello sin entrar en los desmanes y asesinatos que cometieron en Cataluña sus socios y protegidos, incluso afectando a correligionarios. Companys fue una vergüeza, primero como profesional de la abogacía, y como político sin escrúpulos. Ciertamente fue fusilado por Franco, nunca debió ser fusilado para que no hubiera tentaciones de convertirlo en mártir. En fin, olvidar a Companys es un acto de generosidad, santificarlo atroz.

Anónimo dijo...

estos granujas golpistas laudan a los asesinos y golpistas para subirlos a sus altares criminales.

haremos una limpia de lo más apañada y definitiva ante la cual el juicio de nuremberg será de faltas, para que nunca jamás pase en la historia,

ja hem dit prou!

Anónimo dijo...

Companys predica la guerra civil

Companys, al rechazar el fallo del Tribunal de Garantías y abandonar las Cortes, se declaró de hecho en rebeldía, y esa actitud fue ensalzada por Prieto y Azaña. Invocaba Samper: “La República lo será mientras se cumplan estos tres principios: el respeto al sufragio, el respeto a la ley y el respeto a las sentencias de los tribunales. En cuanto uno de estos tres principios falle, no habrá República, ni siquiera convivencia social”.

Era en vano: las izquierdas y los nacionalistas, sintiéndose fuertes, chantajeaban al gobierno sin el menor freno. Prieto declaró: “Tenemos la sospecha intuitiva de que este conflicto va a adquirir proporciones gigantescas. Cataluña (obviamente quería decir la Esquerra) tiene razón. Tened por seguro —advirtió al gobierno— que si vosotros llegáis a pelear con Cataluña, Cataluña no estará sola, porque con ella estará el proletariado español”. Azaña amenazaba a su vez a Samper: “Caerá sobre Su Señoría y sobre quien le acompañe en esa obra toda la responsabilidad de la inmensa desdicha que se avecina”. El socialista afirmaba: “o se somete el Gobierno, o surge la guerra civil”. Los republicanos de izquierda presionaban al presidente de la república, Alcalá-Zamora, para que hundiese al gobierno y les diese a ellos el poder, como medio de zanjar el conflicto. En sus diarios robados por el Frente Popular, y publicados parcialmente durante la guerra, Alcalá-Zamora escribía: “Apena presenciar todo esto y seguir rodeado de gentes que constituyen un manicomio no ya suelto, sino judicial, porque entre su ceguera y la carencia de escrúpulos sobre los medios para mandar, entran en la zona mixta de la locura y la delincuencia”.

Companys predicaba abiertamente la guerra civil en Cataluña con declaraciones explosivas. Una delegación del PNV visitó Barcelona, siendo acogida en triunfo. En los edificios oficiales había desaparecido la bandera republicana, y ondeaban sólo la catalana y la del PNV. Companys advirtió: “Cuando nosotros decimos que estamos dispuestos a dar la vida, no lanzamos al aire una palabra vana, una frase de mitin. Hemos de esperar el momento que nos convenga para el gesto definitivo”.

Mientras, Dencàs creaba un Comité Militar, dedicado a instruir a las milicias, a crear una trama golpista entre los oficiales de izquierdas y nacionalistas en las guarniciones, y a hacer planes concretos, hoy bastante bien conocidos y que he expuesto en Los orígenes de la guerra civil.

El gobierno ignoraba a medias lo que ocurría, y prefería cerrar los ojos. En las Cortes, los monárquicos denunciaron que la Esquerra se estaba armando, y un Samper demasiado ingenuo replicó: “¿Contra quién? ¿Contra el Poder público del Estado español? Yo no seré capaz de inferir semejante injuria a los representantes de la Generalidad. Eso sería incubar una catástrofe”. El ministro de Marina, el radical Rocha, acusó a su vez a los que tales cosas denunciaban, de soliviantar a la gente con frases alarmistas y “separadoras”, simétricas de las de los “separatistas”. Y terminó, con falso optimismo: “El problema hay que resolverlo con cordialidad”.

La tensión en el Parlamento creció de tal manera que la sesión del 4 de julio estuvo a un paso de terminar en sangre. Gil-Robles denunció indignado: “¿Es que no se han hecho concesiones a la Generalidad cuantas veces el señor Azaña necesitaba los votos de la Esquerra para mantenerse en el poder? ¿Es que en los momentos actuales persistiría la rebeldía de la Generalidad si no tuviera la evidencia de que cuenta con cómplices y encubridores en partidos que aquí tienen representación?” Las izquierdas se levantaron furiosas y se armó una batahola, que describe Josep Pla: “Los diputados se insultan, llegan a las manos; las bofetadas, las coces, los puñetazos, llueven. De pronto, bajo la deslumbradora luz del salón, un diputado hace relucir la pistola que empuñaba. Prieto, con gesto violento, saca la suya y la empuña a su vez. Los diputados, el público de las tribunas, los periodistas, tenemos la sensación de estar a un milímetro de la tragedia. En un momento determinado el número de armas que se esgrimen pone un escalofrío en el hemiciclo. Pero la catástrofe no se produce. Quizá la misma profusión de armamento aconsejara prudencia a todo el mundo”.

En Cataluña, las proclamas de Companys, cada vez más salvajes —aunque él mismo corregía las versiones aparecidas en los periódicos, según señala Dencàs, para quitarles algo de hierro y que no terminasen de alarmar a Madrid—, ponían a la opinión, al menos en apariencia, al rojo vivo. Uno de sus partidarios, Jaime Miravitlles, lo describe así: “Cada discurso de Companys era un toque de atención. Cada viaje, una concentración popular. Cada inauguración, una revista. A medida que pasaban los días, la figura del President adquiría proporciones épicas, de leyenda, mientras que Samper, Lerroux, Salazar Alonso, aparecían en su miserable minusculidad”.

Claro está que no todos los catalanes, ni mucho menos, pensaban igual. El influyente periodista Agustín Calvet, Gaziel, predicaba la sensatez desde el periódico La Vanguardia, el más importante de la región: “¿Ahora ha de ir a tiros todo el mundo? El catalanismo de antaño había usado y abusado en gran escala de la táctica de la intimidación. El “todo o nada”, el “si no nos la dan, nos la tomaremos” y bravatas parecidas, como un posible alzamiento de Cataluña. Trucos manejados, hay que reconocerlo, con gran habilidad, pero perfectamente irreflexivos e irrealizables. Las armas eran todas imaginarias, y la pólvora se iba por completo en salvas. Pero hoy es otra cosa”.

Era otra cosa por la aparente expansión del victimismo nacionalista a amplias capas sociales, pero sobre todo por los preparativos reales para la acción, que, informa Amadeu Hurtado, debía estallar en toda Cataluña simultáneamente: “En todas las emisoras de las radios locales se hacían sonar al final unos golpes secos y acompasados que significaban que no había llegado la hora del alzamiento, pero se sabía la consigna de aquellos golpes que, cuando fuesen seguidos y rápidos, serían la orden de insurrección inmediata”. Y era otra cosa cuando, simultáneamente, los socialistas se aprestaban a la revolución, que en sus papeles aparece sin ningún eufemismo como un llamamiento a la guerra civil; y cuando Azaña y los republicanos de izquierda intentaban poner a punto, a su vez, un golpe de estado, mientras el PNV daba los primeros pasos para una maniobra desestabilizadora muy semejante a la de la Esquerra.

Todos estos movimientos iban a confluir entre julio y agosto, pero, como veremos en la próxima entrega, los implicados no lograrían ponerse plenamente de acuerdo en aquel verano, dando lugar a un fracaso parcial de las maniobras y ataques. El aspecto de mayor interés, por desconocido hasta fechas recientes, es la implicación de Azaña, de la que él intentó borrar los rastros posteriormente, en su libro Mi rebelión en Barcelona, tenido por verídico durante muchos años.

Los hechos que aquí vamos relatando están muy olvidados o tergiversados por la historiografía al uso, pero creo que suministran alguna lección para la actualidad. Evidentemente la conjunción de los nacionalismos y las izquierdas en maniobras contra un gobierno de centro derecha salido de las urnas, contra la Constitución (¡una Constitución elaborada por los mismos que en 1934 la estaban echando abajo!) y contra la unidad de España, tenían entonces un carácter mucho más violento que ahora. Pero vale la pena reflexionar en el hecho de que hoy se está gestando una nueva alianza más o menos clara entre las mismas o muy parecidas fuerzas políticas, también en contra de la unidad de España y la Constitución, que no vacila en desobedecer a los tribunales u organizar, si la ocasión se presenta, movimientos desestabilizadores como los del Prestige y la guerra de Irak, o en explotar para sus fines el terrorismo etarra. Ni faltan quienes acusan de “separadores” a quienes denuncian estas peligrosas maniobras. Cuando Maragall habla de crear “un drama” o de una vuelta a 1936, sus palabras no debieran ser tomadas por meras chifladuras.

Santo, no puede ser dijo...

Companys fue injustamente condenado y asesinado por un régimen ilegítimo y golpista, pero eso no debe ocultar que se alzó contra el legítimo Gobierno de la República Española, en 1934.

Ahora, tropecientos años después, Montilla del Psc y Carod Rovira de ERC se pegan codazos para darle gloria a Companys, como si quisieran santificarle, que no pueden que son religiosos.

Fuerza y debilitamiento de la seguridad de todos dijo...

Tanto recuerdo al pasado, por la gloria de los que murieron en la guerra civil, de los que perdieron, que ni siquiera fue nuestra guerra, que no hemos tenido ninguna, más ese empeño de los socialistas, mejor dicho de ZP, en apoyar a los policitos sectarios, radicales, excluyentes con todo tipo de prebendas autonómicas, me hace pensar en varias cosas:

.Al hilo del foro, la guardia civil y la policía nacional hacen huelga. La hacen no es que no tengan ni para pipas, es que no tienen ni para balas, ni casi para gasolina, que hasta las fotocopias las tienen que computar para el presupuesto, y ni nada de nada, en este gobierno de PSOE.

.Al hilo de otro foro, o prensa que decir que las policías autonómicas, con las autonomías nacionalistas, sectarias con su población bilingüe, (pero solo a una parte de la población) y también en relación con el resto del país, España, tienen a su policía autonómica sin problemas ni de balas, ni de modelitos de diseño si quieran, dotados de euros de presupuesto, con mejores sueldos, sin problemas.

Me hace pensar, estas cosas y otras muchas más, que efectivamente nuestro gobierno, está favoreciendo lo que paso en la guerra, que la perdieron, por ejemplo 'ese estado catalán' vinculado al partido de Companys, separatista, que no a otros, que dio un golpe de estado a la democracia de entonces. Más, todos los otros puntos en España, que a río revuelto ganancias de pescadores, empezaron una guerra, la guerra civil, que no militar, mas con la llegada del ejercito, (para parar las revueltas, que empezaron los políticos precisamente sectarios, excluyente), que luego se quedaron los militares nada menos que unos 40 años, para el mal de todos tanto para la población de los ganadores como de los vencidos.

. No ha habido semejante patraña de volver casi a lo mismo, engloriando a los que empezaron la guerra, los que perdieron. Ahora después de 60 años hay radicales con tripartitos, en las mismas zonas, gobernando como si fueran elegidos por mayoría del sentimiento de la población, cosa que, ahora tampoco no lo es, pero con dinero, poder, policías bajo su mando, con dotación de mucho presupuesto, en contra, hoy en día con un ejercito que el gobierno lo ha convertido parecido una ONG, más que para establecer la seguridad del Estado, sumando una policía nacional, con unos guardias civiles que lo único que les luce el chaleco fosforescente para que nos les pillen en la carretera cuando van por el arcén.

.Ahora con tanto poder para las autonomías, o mejor dicho para unos políticos sin sentido común, con gobernantes sectarios, victimistas con fuertes dotaciones para lo que quieren y por otra parte con una policía y ejercito estatal que no tienen para pipas, me hacen pensar muchas cosas.

Javi Hispánico dijo...

Muy interesante vuestro Blog.
Si os interesa la historia y cultura catalana os invito a mi humilde Blog:
http://elprincipatdecatalunya.blogspot.com/

Hace poco que lo he creado.

Un saludo.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...