desde 2.006 en Internet

miércoles, 22 de octubre de 2008

¿Dónde está John Galt?

En la novela “La Rebelión de Atlas” de Ayn Rand, escritora rusa de origen y americana de destino, alguien pregunta: ¿quién es John Galt?, un personaje que un día se planta y decide convocar una huelga de intelectuales y empresarios, tras la intervención institucional de emergencia que desvía definitivamente privilegios políticos, económicos y sociales hacia los que viven de la propaganda: líderes sindicales, gurús religiosos, ineptos políticos, y folclóricos "frikis" agrupados en una especie de SGAE, que pretenden repartirse la riqueza existente en la nación norteamericana, apartando a los que realmente la producen con sus cerebros y voluntades.

El pueblo, ah sí, la ciudadanía en general se desvanece en una masa amorfa en las novelas de Rand, son los desposeídos: sin poder, sin libertad, sin recursos, sometidos siempre a las decisiones no cuentan para nada en el juego del poder.

No es que Rand sea clasista, no, que va, lo que no es estúpida y considera que todos aquellos que no son capaces de emerger por sí mismos, de diferenciarse de la masa como entidades propias, como individuos genuinos, no merecen la más mínima atención. En un mundo libre, todos han tenido su oportunidad y no la han aprovechado.

Esa colección de ciudadanos que dejan pasar sus días quejándose de su mala suerte, del Gobierno, del jefe, de las circunstancias, de la historia, de la naturaleza, de su pareja, de sus hijos, de sus amigos, de sus padres, y del tráfico no merece atención alguna, pues son incapaces de quejarse de su auténtico problema: ellos mismos, que han renunciado a la libertad para vivir a la sombra de un mal trabajo y no han tenido siquiera la ambición de cambiar sus vidas, sabiendo que estas eran penosas, y esperan con la mano extendida la bondad del Estado, no cuentan, por qué forman la fuerza que permite que los aprovechados, inútiles, y vividores, detenten lo mejor, sin corresponderles en justicia.

Así pasan sus vidas, sin pena, sin gloria, sin diferenciarse del resto del rebaño que pastorean los vendedores del milagros que tantas veces les han prometido que un día las cosas cambiarán y todos estarán mejor, en este mundo o en otro. ¿Qué sería de los ocupantes del poder sin un rebaño-masa de gente sin criterio, sometida, y sin fuerza para levantarse contra los que les oprimen?. Pues que posiblemente dejarían de existir, tanto los siervos, como los amos.

John Galt se toma la justicia por su mano, y como un Don Quijote de los negocios en pos de su admirada Dulcinea (Dagny Taggart), emprende la búsqueda de la isla de utopía, que no espera encontrar, sino construirla con sus manos y con la ayuda de otros. En ese lugar no hay diferencias, porque todos darán lo mejor de sí mismos, y no habrá nadie que se beneficie de los demás. Es un mundo sin verdugos, pero también sin víctimas, porque la ética que impera es la de la responsabilidad de cada uno, cada uno hace lo que debe hacer y no espera que se lo hagan los demás.

Lamentablemente, en España nos han hurtado a Ayn Rand las editoriales socialdemócratas y franquistas, curiosamente la única edición asequible de “La Rebelión de Atlas”, novela-ensayo-propuesta de esta autora, está hecha en Argentina y cuesta 40 euros, aunque su volumen, más de 1100 páginas merece la pena el esfuerzo económico y temporal, aún en época de crisis.

Las teorías políticas, económicas y sociales de Ayn Rand tienen futuro, se conoce como “objetivismo” su propuesta ideológica, su objetivismo que muchos han definido como una opción libertaria (“libertarian”) que propone una minarquía, un gobierno sin pretensiones de representación más allá de las imprescindibles, con un Estado limitado y una libertad ilimitada, siempre que no sobrepase los límites de la justicia convencional. Ciertamente hace del darwinismo social un método, y seguro que a algunos espíritus sensibles les apesta, mientras miran con simpatía la evolución del régimen cubano. Pero así están las cosas, estamos en manos de los que aplauden a un tirano simpático y bonachón como Hugo Chávez.

Quizás las propuestas de Ayn Rand, sean un guión adecuado para tiempos de crisis. La autora que huyó de Rusia para vivir en libertad en los Estados Unidos, predijo en los años sesenta la caída del régimen soviético – fundamentalmente por el exceso de burocratización y corrupción - y no se equivocó.

Estoy seguro de que Ayn Rand no aprobaría las medidas tomadas por Occidente para salvar el sistema financiero, porque si algo como los bancos o las cajas de ahorros, no funcionan con todos los recursos que manejan, es que no sirven al propósito para el que se ofrecen.

Claro, comparándolo con la política realmente existente, no se puede decir nada, por qué en vez de proteger a los ciudadanos de la debacle con una intervención oportuna y preventiva, lo que están haciendo es inyectar más recursos de todos, a la trituradora de la que se benefician los advenedizos bien colocados, entre los que por supuesto se cuentan muchos de los políticos que dirigen y limitan el curso de nuestras vidas, y ni siquiera se han leído: ¿Que es el capitalismo?, ellos lo practican de natural.

Y vuelvo a preguntar, ¿dónde está John Galt?, ¿alguien lo sabe?, ¿por qué no sale en la tele?.

Biante de Priena

4 comentarios:

Anónimo dijo...

VAN A LLOVER AUDITORIAS GENERALES!!!

Anónimo dijo...

“Durante doce años te has estado preguntando: ¿Quién es John Galt? Yo soy John Galt. Soy el hombre que ama a su vida. Soy el hombre que no sacrifica su vida ni sus valores. Soy el hombre que te ha arrebatado tus víctimas y de esa manera ha destruido tu mundo. Y si quieres saber por qué estás agonizando -tú que tanto le temes al conocimiento-, soy el hombre que ahora te lo va a decir.”
[..]

“Has oído decir que ésta es una época de crisis moral. Tú mismo lo has dicho, con temor y a la vez con la esperanza de que esas palabras no tuvieran un significado real. Te has quejado de que los pecados del hombre están destruyendo al mundo y has llegado a maldecir a la naturaleza humana por negarse a practicar las virtudes que le exigías. Como para ti la virtud consiste en el sacrificio, has exigido más sacrificios ante cada sucesivo desastre. En el nombre de la vuelta a la moralidad, has sacrificado todo aquello que creías era la causa de tus sufrimientos. Has sacrificado a la justicia por la misericordia. Has sacrificado a la independencia por la unidad. Has sacrificado a la razón por la fe. Has sacrificado a la riqueza por la necesidad. Has sacrificado a la autoestima por la negación de ti mismo. Has sacrificado a la felicidad por el deber.
“Has destruido todo lo que considerabas malo y obtenido todo lo que considerabas bueno. ¿Por qué, entonces, retrocedes horrorizado al ver el mundo que te rodea? Ese mundo no es el producto de tus pecados, sino el producto y la imagen de tus virtudes. Es tu ideal moral hecho realidad en su absoluta y total perfección. Has luchado por é1, lo has soñado, lo has deseado, y yo... yo soy quien te he concedido ese deseo.
“Tu ideal tenía un enemigo implacable y tu código moral fue diseñado para destruirlo. Yo he eliminado a ese enemigo. Te lo he quitado de en medio y lo he puesto fuera de tu alcance. He eliminado la fuente de todos esos ‘males’ que estabas sacrificando uno a uno. He puesto fin a tu batalla. He detenido tu motor. He quitado de tu mundo la razón humana.
“¿Dices que el hombre no vive gracias a su mente? Me he llevado a los que sí lo hacen. ¿Dices que la mente es impotente? Me he llevado a las personas cuya mente no lo es. ¿Dices que hay valores más elevados que la razón? Me he llevado a aquellos para quienes no los hay.
“Mientras arrastrabas hasta tus altares de sacrificio a los hombres capaces de vivir con justicia, independencia, razón, riqueza y autoestima, yo te gané la mano: los alcancé primero. Les expliqué la naturaleza de tu juego y la de tu código moral, que ellos en su generosa inocencia no habían sido capaces de captar. Les enseñé cómo vivir según otra moral: la mía. Y fue la mía la que decidieron seguir.
“Soy yo quien te ha arrebatado a todos aquellos que se han evaporado, los hombres y mujeres a los que odiabas, pero temías perder. No intentes encontrarnos. No queremos ser encontrados. No protestes diciendo que es nuestro deber servirte. No reconocemos ese deber. No clames diciendo que nos necesitas. No consideramos que la necesidad sea un derecho. No digas que te pertenecemos. No es así. No nos supliques que regresemos. Nosotros, los hombres de razón, nos declaramos en huelga.
“Nos declaramos en huelga contra la auto inmolación, contra la doctrina de las recompensas no merecidas y de los deberes no recompensados, contra el dogma de que la búsqueda de la felicidad es pecado, contra la doctrina de que la vida es culpa.

"La Rebelión de Atlas"

Ayn Rand

Ciudadano en la Red dijo...

Crisis e ignorancia (26-06-08)

Argentina es nuestro espejo...

Saludos Liberales

Erasmo

Igualdad 7-2521 dijo...

Hay varios errores en lo que dices.
Esta mujer no sólo ha escrito la rebelión de Atlas, de hecho, yo tengo un edición española de los sesenta, Luis de Caralt para ser más exactos.
Sobre el resto de sus escritos, empezando por " Vivir", edición española, " Himno" edición argentina, no hay diferencia alguna en la edición, yo me quedaría con la española, porque es mucho más " romántica", según la visión de Rand, que la argentina.
Puedes encontrar el Manantial, Los que vivimos, etc. en varias editoriales españolas. Te recomendaría "Vivir", y a ver si ves censura por algún sitio.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...