desde 2.006 en Internet

viernes, 11 de julio de 2008

Los españoles y su lengua

A propósito del Manifiesto por una Lengua Común de Fernando Savater y su círculo

Algo ha logrado el "Manifiesto por la Lengua Común" promovido por el "círculo Savater" y UPD, apoyado por El Mundo, Libertad Digital, Hazte Oír, La Razón, y el PP, algún socialista aislado y numerosos ciudadanos anónimos, al menos ha conseguido señalar la realidad con el dedo de la razón, y los caníbales nacionalistas y progresistas casi se lo comen de un bocado.

Hay gente que se aparta del Manifiesto tras haberlo firmado, Gamoneda, Luz Casal, tal vez Marina, por la politización que ha ido adquiriendo. Parece que la realidad de sumisión del castellano en las comunidades donde se hablan otras lenguas, no haya tenido su origen e interés en la política de consolidación nacionalista.

Medrados charnegos en Cataluña, como Montilla y Chacón, han tratado rápidamente de boicotear la iniciativa, mostrando que su defensa del catalanismo no admite dudas, y es más furibunda incluso que la de los nacionalistas radicales, pero esto no es política, es costumbre de conversos o marranos.

El mismo Fernando Savater en un artículo publicado hoy mismo en El País, titulado "Ciudadanía y Lengua Común", advierte de la concomitancia de muchos de los impulsores iniciales del manifiesto con los promotores de la asignatura Educación para la Ciudadanía, aprovechando para establecer común causa de ambas propuestas sociales, pero esto tampoco es política.

Hoy mismo, he leído un comentario jocoso de uno de nuestros lectores diciendo que "alguien que había escrito su obra en gallego como el Premio Nóbel Camilo José Cela..."; Cela defendió el gallego como Alarcos Llorach defendió el asturiano, Axular el vasco, o Josep Pla el catalán, con criterio y conocimiento.

La gran obra de Cela está escrita exclusivamente en castellano, pero en El País de 21-XII-2006, tras reconocer que salvo una carta y el discurso de entrada en la RAG escritos en gallego poca cosa más de Cela había en esta lengua, el editor Alvarellos, decía lo siguiente: "Una parte de Cela decidía acercarse a Galicia" (sic), pero esto tampoco es política.

¿Qué no es política?

La lengua no es política, es cultura, y las culturas no compiten salvo que estén en guerra encubierta (que es precisamente lo que ocurre en España), pero señor Savater se le olvida a usted -una vez más- lo más importante, que la cultura no puede provenir de la política, sino al contrario, es la política la que deriva siempre y en cualquier circunstancia de la cultura, al igual que la lengua.

Por esa razón no he firmado su manifiesto, porque entre todos los intelectuales, frikis, y anónimos que lo han firmado, todavía no he escuchado a ninguno decir algo tan sencillo como que la política no puede establecer ni la cultura, ni la lengua, ni el curso de la vida de los seres humanos. Y no lo han dicho porque ustedes no conciben la cultura como algo que pertenece por derecho a los individuos, o al agregado de ciudadanos que deciden expresarse en libertad, sino a un conglomerado amorfo de gente que es la sociedad.

Porque ustedes no consideran que los individuos tomados de uno en uno tengan libertad y derechos por ser ciudadanos de un Estado democrático, sino que consideran que es el Estado el único con capacidad de otorgar, delimitar y decidir que derechos y libertades deben tener los ciudadanos. Y no es así, precisamente, lo que se establece en nuestra Constitución.

El "círculo de Savater" quiere hurtar a los ciudadanos su libertad de elegir y decidir, olvidando que para que haya libertad al menos tiene que haber dos alternativas, que en el caso de la lengua, por ejemplo, se ha conculcado en las comunidades que han sometido al castellano hasta excluirlo de las instituciones por intereses exclusivamente políticos, organizando la formación educativa en la lengua que beneficia a sus intereses. Pero esto parece que tampoco es política.

El señor Savater quiere hacer una finta intelectual obviando que ha sido el Estado en su representación autonómica, en manos de los nacionalistas, los socialistas y los populares, el que ha permitido el sometimiento del castellano, su acoso y maltrato, en plena impunidad. Si hoy el idioma español ha desaparecido de la educación infantil en algunas comunidades españolas es gracias a la política, pero promover una rectificación política de un error del Estado en manos de unos políticos irresponsables, no resuelve el problema.

Porque el problema no se soluciona con promocionar cuidados paliativos a una lengua que está plenamente viva en el mundo hispano, sino en erradicar a los parásitos que la asolan y asedian, que la censuran, que la reprimen, que la amputan, que la secuestran y eliminan por eutanasia, porque les interesa a sus finalidades políticas.

La lengua nada tiene que ver con la política, ni con el Estado; no es el Estado el que debe imponer ninguna lengua, porque somos los ciudadanos los que tenemos el derecho de establecer que lengua debe ser la del Estado, y lo hemos hecho en la Constitución de 1978.

El problema es que el Estado español, tanto a nivel nacional, como a nivel autonómico, en manos de los políticos irresponsables y papanatas, ha traicionado y traiciona los fundamentos de la democracia al no respetar lo establecido por la Constitución española de 1978, es decir, lo que hemos establecido los ciudadanos libremente.


La traición como política


El problema es mucho más grave que lo que se puede constatar en relación a nuestro idioma, porque se ha subvertido por la política el orden establecido por el pueblo, por los ciudadanos si lo prefiere. Los políticos se han pasado por el forro nuestra Constitución, y lo siguen haciendo cada día en plena impunidad.

Ese es el problema que tenemos los ciudadanos de este país, los españoles, que ya no vivimos en un Estado de Derecho, que la Constitución ya no garantiza nada, que los políticos hacen lo que les da la gana en relación a sus propios intereses, contra los de los ciudadanos.

Por eso no he firmado su manifiesto, porque es una trampa que impide la solución legítima de nuestros problemas, tratando de implantar un apósito en una hemorragia incoercible, en un acto estético y simbólico que les permita a usted y a otros lavar su conciencia, para promover una muerte digna del español en las comunidades bilingües, para que no se diga que no lo intentaron.

A los de la izquierda se les ha ido la mano en el asunto, y algunos de los firmantes del Manifiesto, representantes de la izquierda más racional, saben que esa es la situación que estamos viviendo en España y tratan de rectificar el error progresista.

Pero resulta patético verle a usted y a otros defender la misma España que defiende Rodríguez Zapatero, pero corregida y matizada, por eso el que suscribe este artículo no ha firmado el Manifiesto, ni lo firmará, porque en realidad la única pretensión del mismo es eliminar las estridencias más impopulares para seguir implantando la sumisión inconstitucional de España a los intereses del modelo Estatal de eliminación de las libertades individuales, entre otras, la de poder elegir el idioma en el que queramos expresarnos los españoles en cualquier lugar de nuestra nación, y teniendo las instituciones del Estado a nuestro servicio, y no la tergiversación de que los ciudadanos estemos al servicio de las instituciones del Estado.

Piden ustedes tolerancia para el español, cuando en realidad somos los españoles los que hemos decidido que la comunicación en nuestro idioma es un derecho inalienable de cada uno de los ciudadanos españoles, y el Estado, lo único que tiene que hacer es garantizar su vigencia y permanencia, nada más, pero no lo hace, se opone ilegítimamente a reconocer nuestros derechos.

El idioma español no tiene un problema político, señor Savater, son los políticos irresponsables y traidores a nuestra Constitución, los que tienen un problema con el idioma español, y los ciudadanos de este país no tenemos ningún problema con la lengua castellana, sino con los políticos que no respetan nuestra Carta Magna, y desde la más absoluta tiranía implantan su criterio en contra de nuestra libertad, derechos, necesidades y bienestar.

Usted quiere salvar a los políticos corruptos, señor Savater, yo quiero que los tribunales de justicia les juzguen, les declaren traidores, y les sentencien a la cárcel o el exilio, que es lo que corresponde. Todavía hay clases y categorías, yo no compadreo con un régimen corrupto, y menos con uno que se ceba en los niños, que son nuestros hijos, para implantar e imponer sus objetivos, con la sumisión del español en las comunidades gobernadas por nacionalistas y socialistas, con la Educación para la Ciudadanía para que el Estado se convierta en única doctrina, con la deshumanización rampante de nuestra existencia, con la renuncia a nuestra Constitución legítima, vigente y legal.

Biante de Priena

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Confieso, Yo también he sido PURISTA. Pero visto lo visto y vivido lo vivido he abandonado el Purismo.
Ahora soy como aquel que ha sobrevivido a un accidente en donde ha razado el más allá y agradece a cada instante el aire que respira y poder darse cuenta que lo respira.
El purismo está bien, es tan legítimo como cualquier opción de vida, pero aprecio más este manifiesto, con todos sus claros y sus sombras, que la "nada". Prefiero que exista este manifiesto que pueda obtener lo que quiero, que la nada.

Viva el "practicismo", y con todos mis respetos Bienate, no existe nada puro, ni nada ideal, o tan excelente que este exento de contradicción.
Todo, todo está compuesto de contradicción, empezando por nosotros mismos.
Recuerda el simbolismo del yin y el yan , pero sin ir muy lejos, no hay cielo sin infierno, ni luz sin oscuridad.

Joder prefiero este manifiesto que puede hacer "pupa" a los nacionalistas, que el silencio y la nada que les va tan bien a los nacionalistas.
Algo es mejor que nada. No es perfecto, no es puro, pero es algo. Y eso es mucho.

Anónimo dijo...

Para los que están dispuestos a dejarse cortar la cabeza siempre y cuando el amo sea JUSTO, el discurso de la pureza es una plegaria de súplica, el recurrente y cobarde “menos da una piedra” una confesión de vulgar derrotado sin presentar batalla y el agarrarse a lo primero que salga sin juicio crítico, la declaración de un buey servil. En cambio para los que no vamos a poner el cuello ante unos miserables rateros neonazis, la pureza es sencillamente la obediencia ciega al instinto de supervivencia al que no podemos ni siquiera voluntariamente renunciar. Los borregos con forma humana tienen derecho a ser exterminados según su particular deseo, los seres humanos con dignidad ni siquiera lo contemplan como hipótesis y afortunadamente son mayoría.

La enseñanza pública en España no es gratuita, la pagan todos los españoles, en consecuencia, si el Estado quiere adoctrinar a nuestros hijos en lenguas no maternas, que nos devuelvan la pasta correspondiente a ese latrocinio asesino de niños y jóvenes.

Y que se lance un manifiesto propagando la idea de negar al Estado dinero para nuestro perjuicio: Objeción fiscal para la enseñanza pública YA. En vez de eso, el “grupo Savaterino” lo que hace es decorar la masacre, tapar a los responsables y tratar de engañar a los borregos, cosa que con algunos consigue.

Bien por su escrito Biante, razonado, razonable y justo.

Anónimo dijo...

El Manifiesto es lo más importante que ha pasado en España en varias décadas, contra la deriva nacionalista y por la defensa de los derechos individuales, y ahora resulta que os lo cargais porque no satisface vuetros altos designios. De verdad que dais asquito...pedazo inteligencia!!

Anónimo dijo...

Hay gente que ni con gafas logran superar el canguelis que les impide ver la realidad.

4 millones de firmas 4, contra el estafatuto catalán, que logró reunir el PP hace unos meses, están durmiendo el sueño de los justos en alguna alcantarilla.

Parece que son muchas más firmas y más importante acontecimiento que este texto de amanuenses llorones. del que nadie se acordará en unos días. Sin embargo, los borregos prefieren un papel mojado a una visión correcta de la realidad, optan por el terror sin fin esperando un milagro, que rendirse definitivamente a los hechos terribles. Ya se apañarán.

El manifiesto, como cualquier otro acontecimiento nacional, sirve como vávula de escape a la presión insoportable que se ejerce sobre la Nación por parte de los nazis gubernamentales donde se incluye, naturalmente, a la oposición, sea UPD o el PP. Eso es una cosa, y otra completamente dirferente es que esa vulgaridad viscosa, parcial, distraedora y obscena, tenga el contenido adecuado para unos ciudadanos que llevan 30 años soportando lo que en él se esboza y cuya conclusión es una petición a los AMOS de que sean menos severos con sus ssúbditos. Y eso lo saben perfectamente las personas con dos dedos de frente.

Los que están de acuerdo con poner el cuello hacen bien en firmarlo, es lo consecuente porque sus matarifes también lo firman.

En cuanto al asco, es cierto, los borregos producen bastante a los ciudadanos orgullosos defendiendo sus derechos con claridad y dignidad.

Que los borregos vayan sólos a su matadero, no tendrán más compañía que los atrasados, los idiotas y los cobardes.

Anónimo dijo...

Quedan muy pocas personas que no estén enteradas de lo que ocurre. Son los que insisten en cambiar leyes o sacar leyes nuevas, sin pararse a pensar que el verdadero problema español es que las leyes no se cumplen porque los encargados de hacerlo se las saltan con pértiga.

Es como darse cabezasos con un muro de granito y encima, para no sentirse solos, querer que todo el mundo se rompa la cabeza.

Que sigan, algunos lograrán desprender trozos de mica biotita a cambio de limarse los cuernos.
Asco no, pena tanta cabeza desperdiciada.

Ciudadano en la Red dijo...

"Confieso que he nacido", escribió Pablo Neruda, pero no voy a pedir perdón por ello, digo yo.

Al anónimo supereviviente que atribuye "purismo" a mis palabras, le recuerdo que estoy hablando "puristamente" de nuestra Constitución, sin ella estamos perdidos, sin ella los ciudadanos no somos nada, sin ella nada tiene sentido en la democracia, ni en la política.

Que quienes deberían hacer su defensa, especialmente políticos y jueces (y fuerzas de seguridad del Estado), pero también los ciudadanos, hagan mutis por el foro, no es ni mi problema, ni me supone dilema alguno, como para otros.

Que algunos acepten el amorfismo apátrida que tratan de imponerles, no me conturba lo más mínimo, porque nuestra sociedad se ha caracterizado por la desposesión intelectual de sus ciudadanos por la política.

A Boadella le admiro por su actitud ante la vida, a Vargas LLosa le aprecio por su peculiar narrativa, a Marina le conozco y ensalzo su capacidad divulgativa del conocimiento, a Savater le considero un luchador interesado que no defiende el interés común, sino el parcial de una determinada perspectiva excluyente, con Carmen Iglesias he estudiado Ideas Políticas, con Arcadi he tratado de debatir pero no se deja. Pero no me tiembla el pulso para escribir lo que escribo, porque ni falto a la verdad, ni a la razón, denuncio y constato que otros lo hacen desde la política.

El origen liberal de nuestra Constitución permite que un solo ciudadano se oponga ante un Estado opresor sin complejos, ese derecho que yo he decidido ejercer es independiente y ajeno a coyunturas y circunstancias.

Sé que dentro de poco alguno me llamará fascista por defender nuestros derechos, nuestra Constitución, pero como decía Mircea Eliade, y antes los babilonios, "es el eterno retorno", aunque Heráclito dejo escrito "que nadie puede bañarse dos veces en la misma agua de un río". Entre Escila y Caribdis, discurre la democracia.

Al ciudadano le queda decidir, porque es su libertad y su derecho y es una tremenda irresponsabilidad inhibirse, si la razón y la Constitución deben someterse a la estupidez política y la fantasía dictatorial.

Ayer, Luis Bouza-Brey, hoy, un anónimo amigo, lo vuelven a repetir insistentemente, y eso me conforta: la democracia se sostiene con la ciudadanía, yo no pienso abandonar mi condición política, ni de ciudadano, ni de demócrata, ni de español.

Saludos Liberales

Erasmo

Ciudadano en la Red dijo...

Dice José Blanco, en O Xornal

"Primero fue el agua, luego los estatutos, después las banderas y ahora la lengua. No descansan en su afán de dividir a los españoles, de enfrentar territorios, de intentar oponer a unos contra otros inventando problemas o guerras que no existen.

Poco creen en la fuerza del Español los que piensan que son sólo ellos los que defienden la lengua común como patrimonio de todos. El Español se defiende a sí mismo por su grandeza, su historia, su empuje y por la importancia de una lengua que se ha ido abriendo camino por el mundo mucho antes de que nacieran los que ahora quieren apropiársela.

No dudo de la buena fe y honesta intención de muchos de los que han suscrito el Manifiesto por la Lengua Común. Sí lo hago de los que están utilizando políticamente el Español para hacer un frente contra otras lenguas y otros ciudadanos. Una lengua sale perjudicada cuando se utiliza para machacar a otras, a otros sentimientos, a otras sensibilidades. A los que así actúan no les importa que la reacción pueda ser la contraria.

Mi lengua materna es el Gallego. Yo estoy encantado de poder expresarme en castellano y en gallego. Con orgullo digo que me siento igual de español al comunicarme en una u otra lengua".

----

Rescato este párrafo

Sí lo hago de los que están utilizando políticamente el Español

es decir, los nacionalistas y los socialistas NO HAN UTILIZADO POLÍTICAMENTE EL ESPAÑOL, claro, eso es invisible, y no es políticamente correcto.

Señor Blanco, debería usted de volver a la Universidad como profesor o catedrático.

Saludos Liberales

Erasmo

Anónimo dijo...

Desastre inmediato

Al mismo tiempo que el dictadorcillo de la Moncloa ha conseguido pronunciar el sustantivo “crisis”, responsables financieros de peso han anunciado que España está en recesión, lo que indica que Zapatero tiene un margen temporal hasta que profiera el nuevo calificativo académico de la situación económica nacional, aunque serán semanas lo más. El descaro transformado en provocación constante rige los acontecimientos políticos de España, no hay día sin que algún responsable se dirija a la Nación y explique la continuidad de sus fechorías añadiendo nuevas amenazas y proclamando nuevas pruebas de sus delitos.

En una situación de acuerdo con lo observado en países occidentales "normales", los gobernantes españoles estarían preparando una campaña de censura, represión pública y golpes totalitarios contra los opositores a su régimen. No es descartable que tal plan esté en marcha y existen indicios suficientes de que la amenaza a los jueces o a otros responsables de las instituciones del Estado llevan tiempo produciéndose. Aún así parece que el modelo prioritario elegido por estos dictadorillos andrajosos es otro, sin dejar por ello de utilizar los más clásicos. Confían más en que la población española esté “autorreprimida”, programada como pacifistas, buenistas, solidaristas, progresistas, u otros istas, con lo que se ahorrarían la ingrata labor antiestética además, de tener que meter a la gente en la cárcel o matarlos por la calle. Les gusta más asesinar en hospitales, es mucho más discreto.

A pesar de su aparente deseo, no tendrán más remedio que lanzarse a la más cruda de las subversiones políticas y a la más feroz represión, como ya hacen con las recientes sentencias judiciales, donde han chantajeado u obligado de una u otra forma a los tribunales. En adelante estas “abiertas declaraciones” de sus intenciones y de sus arbitrariedades por libres, igual que los catalanistas, serán más y más descarnadas de lo que vienen siendo, ofreciendo a los ciudadanos más reticentes la luz que todavía no perciben con la debida claridad.

Los neonazis del PSOE llevan cuatro años sin dar golpe en nada provechoso para España, han dejado el país al albur del clima mientras ellos se ocupaban de poner en práctica sus planes gallineros. Antes tenían chorizos vulgares en los puestos responsables del Estado como Vera, Roldán, Barrionuevo… ahora tienen a brujos iluminados viviendo como millonarios. En ambas etapas estos mayordomos son semianlfabetos y falsificadores de sus biografías, Recordemos como representante de estos palangraneros a la concejala semicéfala del PSOE en una alcadía y no olvidemos nombrar Aído, Montesinos, Alvarez, Moreno, Revilla, Bermejo, Blanco…todos poseídos de "vida lujosa en otro mundo".

Los monólogos de los partidos “nacionales” constituyen un sainete cansino absolutamente al margen de los intereses nacionales, mientras España sobrevive a su inercia y contempla con estupor e incredulidad las pintorescas trivialidades dentro de la casta política y traidora que la gobierna, encaminadas todas a un solaz entretenimiento con jerga de parásitos procuradores de ocio. Los políticos sólo esperan que la sociedad se levante, nadie más se le opone a su caminar marabuntoso.

La nueva Dictadura no aduce razones políticas ni legales ni sociales, sólo la fuerza de los hechos se erige ante los españoles. Unos hechos que llevan aceleradamente a la Patria hacia un abismal agujero sin contar con la economía, que se unirá en estilo libre a la caída nacional.

http://marcapola123.blogspot.com/2008/07/desastre-inmediato.html

Anónimo dijo...

La frontera está establecida: a un lado la Libertad, a otro los opresores y sus "amigos" que tratan de hacerlos "menos malos", como Carreras, Savater o Rosa Díez, por ejemplo.

Que la trinchera no prescinda del necesario foco iluminador, esa es la verdadera misión de los ciudadanos zanahorios. Y denunciar por cómplices a aquellos que se interponen para hacer sombra.

Anónimo dijo...

Punto de la ponencia pol�tica que va a aprobar el PP vasco:

�En el Partido Popular establecemos el derecho de los vascos a seguir compartiendo la decisi�n, como ciudadanos iguales, con la convicci�n profunda de que la decisi�n compartida es siempre m�s rica y hace m�s fuertes a aquellos que participan de ella�.


Paso a paso, todos se apuntan al confederalismo mon�rquico antiespa�ol. S�lo peque�os matices les separan.

Frente a ellos, s�lo queda espacio para el unionismo republicano espa�ol.

Martha Colmenares dijo...

Pero anda pasando algo, y se ha como globalizado, que ya no se esté viendo mucho eso de que la justicia juzgue, declaren traidores o sentencien. Será que como en Venezuela, ¿justicia? eso ya no existe.
Un abrazo, Martha

Anónimo dijo...

El manifiesto, posiblemente sólo sirva para publicitar el problema real del acoso nacionalista a los cimientos del Estado, dentro de muy poco tan insignificante como el residuo postmiccional de una persona sana de veinte años.

Anónimo dijo...

A favor de Babel

Cuando en 1959 murió en Barcelona el poeta Carles Riba, el joven escritor bilingüe y mallorquín Baltasar Porcel se presentó en la redacción del periódico
"Baleares", diario del Movimiento, con una sentida necrológica para su publicación. El director, un ex legionario llamado Ignacio Arroyo y Martín, cambió la e del nombre del Carles por una o, mientras exclamaba: "No olvide Porcel que ¡esto es España!". El legionario periodista tuvo la benevolencia de no sustituir Riba por Orilla, quizá porque no advirtió la ocasión que se le presentaba de prestar ese servicio a la lengua común.

Casi medio siglo después, un padre feliz acude al registro de la localidad alicantina de San Juan para inscribir a su hijo recién nacido. El funcionario inquiere: "¿Nombre?". "Artur". "Será Arturo", añadiendo la misma "o" que se le había perdido a Porcel en la distante Mallorca. "No, verá, es que Arturo es castellano, y yo quiero que su nombre sea valenciano, es decir Artur". "Pues todo el mundo le llamará Arturo", advierte el funcionario, mientras tamborilea con el bolígrafo sobre la mesa. "En casa, no", responde el atribulado padre. "Bueno, allá usted", otorga el probo cagatintas, mientras estampa en el justificante de la inscripción un cuño donde se puede leer "Sant Joan d'Alacant".

El pasado 31 de mayo, en el hotel "Las Palmeras" de Crevillente, baja a desayunar el escritor catalán Víctor Alexandre, que el día anterior ha presentado su libro "Nosaltres, el catalans". En la barra, una emigrante rumana que trabaja de camarera. Se produce el siguiente diálogo, que podría haber figurado en el guión de una hipotética película titulada "Los Hermanos Marx en els Països Catalans", o mejor, en "El Hotel de los líos": "Un cafè amb llet, si us plau". "¿Cómo?". "Un cafè amb llet". "Será un café con leche". "És el que he dit: un cafè amb llet". "A mí me habla en español". "És una ordre?", "A mí me habla en español". "No, jo parlo en català". "No le entiendo y no tengo por qué hablar catalán". "Aleshores, sino m'entén, com és que respon tot el que dic?". "Usted tiene la obligación de hablar en español porque estamos en España". El gag continúa, porque aparece en el encuadre la inevitable pareja de la Guardia Civil, que tras ratificar que "estamos en España", le recuerda al catalán emprenyat que tiene la obligación de hablar en español porque el catalán, el vasco y el gallego son únicamente oficiales en sus comunidades. La situación humorística se complica. El escritor Alexandre replica con toda la dignidad de que es capaz, y nada menos que ante la Guardia Civil, que "Estem a Crevillent i que, en parlar en valencià, estic parlant la llengua de Crevillent". La chica rumana replica que el nombre de Crevillent es Crevillente, y que así consta en los sobrecitos del champú y gel de baño del hotel, y que "Hablar en español es una cuestión de educación". "L'unica persona manca d'educació es vosté per negar-se a entendre la llengua del país on viu". Desde la barra se escucha, en buen español, pero con acento rumano, "Váyase usted a la mierda". Fundido en negro con las palabras "The End" sobre un mapa de la República Democrática de Freedonia, aquel país del que fue presidente Groucho Marx, para quien la política era "el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después un remedio equivocado".
Entre españolazos y catalanorros, el bilingüismo, nuestro auténtico bien común, se debate en una angustia existencial. Decir que el castellano peligra en las comunidades bilingües, y que "hay que salvarlo del odio y de la quema", es un embuste similar a ese torpe invento nacionalista de la "lengua propia", que supone presentar al castellano como lengua ajena a catalanes, valencianos, gallegos y vascos, lo que, además de un error, es una mentira. No comparto la visión bíblica y jacobina de Fernando Savater, Rosa Díez y los 50.000 intelectuales (por ahora) que se han adherido al manifiesto en defensa del castellano y que presentan a Babel como un castigo de Dios, "porque allí confundió Yahveh la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó", como dice el Génesis. Savater cree que las gentes se separaron porque hablaban lenguas distintas, cuando lo cierto es que hablaron lenguas distintas porque se separaron.
La lengua es inocente, pero no lo es el uso que los seres humanos hacen de ella, bien sea poniendo en marcha inmersiones lingüísticas de la "nostra llengua" que asfixian y crean tanta antipatía como la del catalán inflexible y victimista que pasaba de visita por Crevillent, o difundiendo el complejo de superioridad del castellano en manifiestos que habrían firmado sin pestañear el legionario periodista de "Baleares" o el oficinista cancerbero del castellano de San Juan. Yo no, porque si firmase ese manifiesto me podrían confundir con un intelectual y con 50.000 ya vamos sobrados; también porque tal vez, de aplicar la misma coherencia de la tesis de Savater, acaben por pedirme la firma para propugnar el uso del inglés como lengua común de la humanidad. Y no hay que dejar pistas ni ponerse a tiro de Yahveh.

Enrique Giménez es catedrático de Historia Moderna de la UA.

Diario Informacion.es

Anónimo dijo...

La monserga amilongada, falsa, llorona y casposa de este profe llamado E. Giménez, es antiquísima, tanto como el crimen culturo-infantil que se comete contra los niños españoles en los diferentes cortijos regionales.


Se trata, una vez más de la enésima, de comparar manzanas con tomates, mientras en el día a día los neonazis incumplen sentencias, leyes, constitución y derechos humanos.

Este ayudante de los delincuentes y sus justificación, deberá sus lentejas a los verdugos de la Patria Española, porque un catedrático no puede ser tan imbécil si no es por interés muy delatador. Es un lacayo pringao.

Anónimo dijo...

"Usted quiere salvar a los políticos corruptos, señor Savater, yo quiero que los tribunales de justicia les juzguen, les declaren traidores, y les sentencien a la cárcel o el exilio, que es lo que corresponde. Todavía hay clases y categorías, yo no compadreo con un régimen corrupto, y menos con uno que se ceba en los niños, que son nuestros hijos, para implantar e imponer sus objetivos, con la sumisión del español en las comunidades gobernadas por nacionalistas y socialistas, con la Educación para la Ciudadanía para que el Estado se convierta en única doctrina, con la deshumanización rampante de nuestra existencia, con la renuncia a nuestra Constitución legítima, vigente y legal."

PLAS...PLAS....PLAS

Anónimo dijo...

Toda esta chusma de vividores y nuevos nazis constituyen el Pârtido Unico de la Aniquilación.

Un Menguele colectivo.

Anónimo dijo...

Oh pobres españoles!!!!!
Me parece que soys vosotros que no teneis sentido de la realidad!
Dejad de una vez la españa profunda heredada de la epoca mas inculta de este pais!
Ya no me creo que no se tenga una conciencia de la historia y que con los imperialismos ya no se manejan ni tienen los mismos resultados!
Por cierto todos aquellos españoles que se cren con derechos y no saven el modelo de financiasion de educacion en lengüa autonomica les sugiero que se lo miren!
Y recuerdo que las unicas lengüas perseguidas y castradas, por lo tanto las que estan en peligro son las autonomicas.
Y porfavor dejad ya la demagogia tan utilizada en este pais!
Supongo que un pais sumergido tanto tiempo a la castracion mental no deja ver que realmente los radicales son los que imponen su lengüa por encima de las otras, y que la lacra del mundo son todos aquellos paises colonizadores, imperialistas que interponen sus condiciones por encima de culturas igual o mas antigüas que la misma, responsables de genocidios, guerras, chenofismo, fasismo. monopolio economico la cual no deja crecer a los colindantes etc..
Y contestando a unos comentarios, la cual me a ofendido mi inteligencia como: rateros neonazis o estafatuto...
Ridiculo primero te recuerdo que el apoyo al movimiento nazi fue tu puto imperio y segundo el pais basco consiguio un estatuto mejor que el nuestro "catalan" en el 79 notas y ahora a la carga con los catalanes que?
Acabo con una frase conocida para todos creo:! Si montas un circo no te quejes si te salen enanos!!!!
Todo se puede unificar respetando!!!! piltrafillas y no imponiendio a estas alturas lo tendrias que saber!!!chao!

Latigador de catalinos dijo...

Estos subnormales nazirulos deben estar bien encerrados, no se porque el celador los deja libres de vez en cuando.

Tú, lagarto, a tu jaula y que yo no te vea más por aquí.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...