desde 2.006 en Internet

miércoles, 11 de junio de 2008

¿Quién ha matado a Myriam?

Hoy, Ángeles Pedraza, vicepresidenta de la AVT, ha escrito una emotiva carta en "El Mundo", en la que expresa claramente lo que siente ante la reacción de la sociedad española por los acontecimientos que le arrebataron a su hija el 11 de marzo de 2004, junto a la de otras 190 personas, dejando más de 1500 heridos.

Tan solo han pasado cuatro años, pero parece que el tiempo no le ha curado las heridas, porque hay lesiones que no cicatrizan con los años, sino que se abren mucho más, al comprobar que las acciones que se esperaban por parte del sistema estatal que debe garantizar los derechos de los ciudadanos ha fracasado, y lo peor es que a poca gente le importa.

Los españoles hemos progresado adecuadamente, tal como esperaban algunos políticos. Nos hemos apartado del dolor que supone un crimen sin responsables, a la aceptación de que las responsabilidades se resumen en un minero esquizofrénico que vendió dinamita al por mayor, y unos "fundamentalistas" que ciertamente no eran estrictos devotos de las enseñanzas de Mahoma.

La sentencia del 11-M del juez Gómez Bermúdez ha juzgado lo que se podía juzgar, que era lo instruido en un sumario "mal hecho" por el juez Del Olmo, ahora alejado del mundanal ruido al refugiarse en su tierra natal. Y esto es todo lo que se ha podido hacer.

Max Gluckman, analizando la evolución en la aplicación de la ley desde una perspectiva antropológica, llegó a la conclusión de que los ofendidos de las más diversas culturas denominaban justicia a cualquier forma de restitución y reconocimiento de su agravio.

Difícilmente se puede restituir una vida de un hijo, pero si es posible reconocer lo ocurrido. Se hizo en Argentina con los "vuelos de la muerte", se hizo en toda Europa con los crímenes de los nazis, también en Italia con la corrupción del Partido Socialista Italiano, incluso en Estados Unidos se ha juzgado a gente de la CIA por sus crímenes, y recientemente se ha hecho en la antigua Yugoeslavia con los diversos genocidios.

Sin embargo hay países donde la costumbre es la de no juzgar los crímenes de Estado, ejemplos tenemos en China con lo ocurrido en Tiananmen o en el Tibet, en Rusia con el genocidio de Stalin, en Corea del Norte, en Cuba, en Camboya, en Laos, en Vietnam, y en España, donde sin ir más lejos seguimos sin saber quien fue Mister X, y quienes han sido los autores de los crímenes del 11-M.

Nuestra democracia se lo puede permitir, lo soporta todo o casi todo, porque el sistema judicial depende absolutamente del sistema político, no hay separación de poderes en España, y los políticos han heredado del franquismo la "buena costumbre" de no juzgarse a sí mismos, derecho político consuetudinario, del que se deriva la ley de hierro de la oligarquía política que permite todos sus desmanes más allá de la justicia y la ley.

Esa es la realidad de nuestra democracia, pero en esta ocasión, una vez más, señora Pedraza, como usted podrá comprobar, en España los únicos crímenes que se juzgan son los del corazón, nunca el corazón de los crímenes.

Siento la muerte de su hija, como muchos españoles, no está usted sola, la inmoralidad del Estado jamás prescribe. Hay una parte importante de la sociedad que la acompaña en su dolor y que tampoco olvida, es la que seguirá preguntando con usted hasta que se sepa: ¿quién ha matado a Myriam?.


Biante de Priena

2 comentarios:

Ciudadano en la Red dijo...

"Han matado a mi hija y no sé qué hacer" en el Blog de J.O.Noville

Minneconjou dijo...

Disiento en un "pequeño" detalle: el juez Bermudez, ilustrisima a quien dios guarde muchos años (lejos de un palacio de justicia) no ha juzgado lo que le permitia la instrucción (por llamarla asi) del juez invidente.

El juez, su señoria ilustrisima y reverendisima, no ha deducido testimonio de nunguna de las mentiras evidentes que se dijeron es su presencia.

No puede decirse que su eminencia judicial tenga un pelo de tonto. Por tanto tiene otras razones para no haber realizado esas deducciones de testimonio que prometio.

¿Estado de derecho? Un insulto a la inteligencia

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...