desde 2.006 en Internet

viernes, 2 de mayo de 2008

2 de Mayo 2008

Hoy 2 de mayo del año 2008, fecha simbólica en la que se conmemora el alzamiento del pueblo español para recuperar su libertad, es un buen momento para recordar el genocidio étnico-cultural que se viene llevando a cabo en regiones como Cataluña desde hace un cuarto de siglo, con la connivencia de los principales partidos en el poder y del jefe del estado español: decenas de miles de profesores expulsados de sus trabajos y obligados a dejarlo todo para irse a vivir a otras regiones de España; el brutal adoctrinamiento de los niños en unos antivalores ombliguistas y provincianos; en definitiva, un lento proceso de destrucción de aquello que lograron quienes se levantaron en armas hace 200 años.

11 comentarios:

de la red dijo...

ARRIBA LA NACION, VIVA ESPAÑA

Si en aquel mayo nos invadieron los franceses, ahora nos han invadido las multinacionales, si entonces toda la gobernación político-militar-religiosa “comprendió” al enemigo aunque rectificó cuando peligraron sus privilegios, hoy sufrimos la decadencia, el entreguismo, la rendición de todos los políticos: unos, directos traidores mercenarios y otros, aliados y amigos de los serviles mirando al tejado, si antaño nos quiso esclavizar una nación vecina, hoy es el Estado mundial de los capitalistas el que quiere amaestrarnos y amansarnos.

Se acerca la gran lucha, no puede demorarse mucho, es inevitable y en justa defensa. No hay antecedentes históricos en el mundo que relaten lo contrario. Aunque esta vez prosperará de forma original porque será la disminución del bienestar socio-económico-político el detonante y prenderá en la mecha racional de la nación, en esa conciencia ciudadana-nacional-cívica-democrática que corre como la pólvora desde hace años. ¿Cómo van a seguir viviendo estas castas política neo- nazis con nuestro dinero y haciendo daño a la mayoría de los españoles?. No hace falta ser profeta para decir que tienen sus días contados.

Y como saben que los ciudadanos vamos a ganar por mucha sangre que corra, ahora se dedican al engaño público abiertamente, al cinismo delirante, a la falsificación de la realidad, empleando para todo ellos palabras, frases, discursos hipnóticos, a la vez que confiscan nuestras consignas, símbolos y banderas, cuando en los hechos, a la vista de todo el mundo, están cometiendo delitos, realizando estafas y atracos, saltando las leyes o rompiendo la Constitución; en otras palabras: lo inverso exacto de lo que DICEN.

En puridad son una pandilla de chorizos que se han infiltrado en los aparatos del Estado cometiendo crímenes, arguyendo patrañas, mentiras, sofismas y cuentos infantiles que la gente de momento no sufre en suficiencia numérica. Como ellos son juez y parte, como tienen los resortes del poder, como carecen de ENEMIGOS oficiales en los grupos políticos, van haciendo, robando, delinquiendo, matando, hasta la guerra que provocan adrede y su posterior derrota histórica. Como Napoleón, esta gentuza no sabe lo que hace.

La rebelión social se juntará con la revolución política porque una Nación ni se forma ni desaparece sin ríos de color púrpura y España lo es digan lo que digan los enemigos de la Patria. Para seguir siendo Nación tenemos que inventarnos a nuestros políticos pues los que llevan décadas en los sillones son todos enemigos de España, ninguno es solución incluido el monarca obviamente. El augur de nuestra victoria es un peluche de cabra recogido por una ministra neo-nazi: se le mudó la cara.

El año tiene muchos días, no es necesario que siempre sea el 2 de Mayo cuando nos batamos el cobre; al menos eso casi podremos decidirlo esta vez.

VIVA LA NACION ESPAÑOLA
VIVA LA DEMOCRACIA
VIVA LA LIBERTAD
ABAJO LOS NAZIS

Juan Pérez
Nacionalista español.

Anónimo dijo...

En aquella época estaba el 'tambolirero del Bruc', 'Agustina de Aragón' y hasta bandoleros personifiados en la figura de serie televisiva de 'Curro Jimenez'. Vamos! Gente de la calle y del campo.

¿ahora? Tenemos consumidores adiptos, compulsivos y muchas tarjetas de crédito. Diles a estos que las rompan para hacer la guerra, jüas.

Así está Murcia dijo...

Pues sí, hoy como ayer, Monarcas y políticos están dormidos, sólo que ahora tampoco el pueblo se levanta

nefar dijo...

Señores, por favor, intenten disimular mejor sus ínfulas golpistas y antidemócratas.

Ya sé que para ustedes, les cuesta bastante acallar su rabia tras las Elecciones Generales, cuando ganó aquél a quienes ustedes desprecian, pero por favor, disimulenlo mejor.

El pueblo español ha votado y ha elegido como presidente a Zapatero. Dentro de cuatro años tendrán ustedes otra oportunidad.

Tararí que te ví dijo...

Bip bip, fatal error, detection joke.

No tenemos nada que disimular, estamos gobernados por nazis. Que a algunos les guste no es óbice para que a millones no.

En cuanto a antidemocrático, el nazi por antonomasia en Moncloa, Mr. Rub-Al-Kabrón, acaba de decir que él, su ministerio, no tiene que ver con las manifestaciones apoyando a los asesinos etarras y separatistas (con la pasta pública siempre). Lo que quiere decir que él sólo sirve para negociar con asesinos y no para hacer cumplir la leyes, y que su ministerio es útil para avisar a los etarras de redadas, como bien sabe el juez servil gran Garzo, ayudante de nazis.

O sea, en síntesis, 4 años, juas juas juas.

Hay gentecilla que juega a la democracia todavía jejejeje, de chiste.

Por cierto, ¿sabe alguien a como pagan ahora el comentario venenoso e inútil en Moncloa?.

Anónimo dijo...

En el Estado de Desecho, una de democracia, de ética, de bien hacer, de educación, de buenismo...

Nos gobiernan unos salvajes mentirosos ocupando todas las poltronas del país, urdiendo atracos por todas partes, enfrentando a todo el mundo, dividiendo la Nación, insultando a los jueces decentes (léase el editorial vomitivo del País de hoy), meándose encima de nuestra Constitución, censurando, reprimiendo, haciendo listas negras para atacar las libertades y los medios libertarios, y todavía nos mandan a cretinos insolventes pagados con nuestro dinero a decirnos que nos callemos o que no protestemos.

Es que es de película la visión de estos nazis, pobrecitos, qué poca compasión tendrá el pueblo español con ellos y con los ayudantes. Qué mal lo tienen y qué mal lo van a pasar.

(Archívese en profecías con rigor)

Legionario en el ajo, dijo...

¡¡Cómo se puede disimular que tenemos a 4 banderas 4 de la Legión, una acorazada, dos compañías de aviación, varios mandos de la PN y otros tantos de la Benemérita (sin tricornios) y unos espías en la gloriosa Marina Española!!.

Pero hombre "golpista", tú quieres el Golpe de Estado sólo para tus amigos los nazis y eso no es democrático. Los golpes de Estado, como todo lo demás en España, hay que repartirlos, hay que ser solidarios como dijo ayer el Mesías Nazi de los Zapatos.


El Golpe de Estado es para quién lo trabaja, y en eso, a los españoles no nos gana nadie, llevamos siglos ensayando. Este del bicentenario que vamos a dar, será en colorines, modelno, con canciones hip hop, y por supuesto que se me olvidaba, con cuatro pares de cabras legionarias con tres cojones cada una, cosas de la biotecnología nanométrica y persistente.

¡¡¡¡¡Tatatíiiiiiiiiiiiii, ARRIBA, a golpear vamos ARRRRRRRRRRRRR!!!!!!!!111

Lolo de Murcia dijo...

Pues yo y mi familia y amigos nos hemos hecho nacionalistas españoles con nivel plus, total, es lo mejón, porque lo demás ya está probado y no sirve para nada.

¿Dónde reclutan para el Golpe de Estado ciudadano?. Tengo a lo menos 8 seguros y 3 probables. Avísenme en Aviación de San Javier, preguntar por el Lolo en la cantina, el de las bombas rápidas.

nefar dijo...

Caramba, cuánta rabia acumulada de algunos. Un placer leer y constatar la rabia que les inunda tras perder las elecciones y ser incapaz de asimilar el veredicto de las urnas.

Saludos, y sigan con sus sueños húmedos de golpes de estado.

Anónimo dijo...

Los pendejos sueltan el escupitajo y se largan.

Al neonazi que huye caramba de plata y una butifarra de payés por el ojo.

Anónimo dijo...

Gloriosos, gloriosos castellanos! ¡Que la victoria corone vuestros nobles esfuerzos!» Estas no son las palabras de un castellano nacionalista del siglo XIX sino las de una poetisa inglesa de 15 años del mismo periodo, Felicia Hermans, que nunca había visitado España pero que estaba inspirada por lo que había oído sobre los acontecimientos de mayo de 1808 en Madrid.

Su poema nos recuerda que en todas las actividades dedicadas estos días a celebrar los 200 años de los acontecimientos de aquel Dos de Mayo, algo muy importante podría quedar olvidado. Para muchos españoles, los sucesos de Madrid iniciaron algo históricamente significativo pero también en gran medida mítico, al que dieron el nombre de Guerra de la Independencia. Las celebraciones este año conmemoran un acontecimiento que parece ser exclusivamente español, pero no fue así; sabemos, por ejemplo, de la magnífica contribución de los ejércitos de Wellington, en cuyas fuerzas sirvieron como oficiales los hermanos de Felicia Hermans. El Dos de Mayo tuvo muy amplias implicaciones. Y ayudó a que Europa entendiera a España. Por esa razón podemos llegar a ver el Dos de Mayo como la fecha efectiva del descubrimiento de España. ¿Vale la pena celebrar ese hecho?

A los españoles les gustan las fiestas, pero no siempre son los primeros en inventar las conmemoraciones que les afectan. Deberíamos recordar que España no inventó la celebración del 12 de octubre como el Descubrimiento de América. Lo hicieron los estadounidenses. En 1910, el 12 de octubre ya se había convertido en un día festivo en EEUU ampliamente difundido, celebrado por los italianos para recordar al descubridor genovés Cristóbal Colón. Aun hoy esa fecha en Estados Unidos es exclusivamente italiana, no hispánica.

Sólo más tarde, en 1912, un grupo de españoles en la capital gaditana, durante las celebraciones por el centenario de las Cortes de Cádiz, propuso que el 12 de octubre fuera declarado un día festivo de alcance nacional. Casi en paralelo, la República Dominicana adoptó la versión estadounidense de la festividad y comenzó a celebrar el Día de Colón. España se quedó atrás en la celebración de un día que muchos españoles hoy creen (erróneamente) que es genuinamente español.

¿Serán los españoles, de la misma manera, tardos para reconocer el importante significado internacional del Dos de Mayo? La descripción habitual que hoy se aplica a la guerra contra Napoleón, Guerra de la Independencia, no tiene sentido, ya que nada se hizo independiente en esos años, y España no llegó a ser una nación unificada. Escucharemos muchos discursos orgullosos este año, pero reflejarán un aspecto introspectivo que imagina que los españoles lo hicieron todo solos, que establecieron su propia identidad y que se convirtieron en gente libre. Todo eso es pura ficción, pero poco pueden hacer los historiadores para disuadir a los políticos de que celebren ficciones. Los españoles consiguieron mucho, pero también lo hicieron con la ayuda de otra gente. Reflexionemos por un momento sobre el hecho de que el Dos de Mayo puso en movimiento acontecimientos que permitieron que España recibiera la atención del mundo exterior y crearon un verdadero descubrimiento de lo que España podía significar.

Los sentimientos de la poetisa Felicia Hermans eran sólo el comienzo de una potente ola de interés que causó que los europeos entendieran de pronto que la España olvidada poseía recursos -históricos, culturales y humanos- dignos de atención.

El sin fin de exiliados que huyeron de España en aquellos años, huyendo de la ocupación francesa o de la violencia de su propia gente, ayudaron a llevar a otras partes de Europa el conocimiento de la cultura de la Península. Podemos elegir un ejemplo simbólico, el casi olvidado cantante Manuel García. Cuando los franceses ocuparon España, dando comienzo a una década de turbulencias, Manuel y su familia decidieron huir y fueron a parar a París, la capital mundial de la música, donde el artista empezó a adquirir fama europea cantando ópera italiana. Tres años después, la familia se trasladó a Nápoles, donde Manuel entabló una amistad íntima y duradera con el joven compositor Rossini, que escribió El barbero de Sevilla para la voz de Manuel.

Después, la familia García fue a Estados Unidos. En noviembre de 1825, pocos días después de su llegada a Nueva York, los García representaron El barbero de Sevilla de Rossini. Así que, por primera vez, un tema enraizado en la cultura española llegaba a EEUU. Y la ilustre audiencia contaba con la presencia de nadie menos que José Bonaparte, anterior rey de España (que se había trasladado a Nueva Jersey después de su abdicación).

Con las expulsiones de las décadas iniciales del siglo XIX se originó una tendencia de apertura de la Península a la mirada extranjera. Los británicos estaban fascinados con el pasado árabe de España. Estando en la Península, el artista inglés G. A. Wallis escribió en 1808 las siguientes líneas a un amigo en su país natal: «Si tuvieseis tiempo y capacidad para soportar los horrores de viajar por España, os merecería la pena visitar este país». Dijo que había descubierto a «Velázquez, Alonso Cano, el Greco, sin duda artistas de primera categoría, desconocidos fuera de España». Muchos otros sintieron la misma sorpresa al descubrir aspectos desconocidos del país. «Me siento a gusto en España», confesó en 1815 el ensayista Charles Lamb al laureado poeta Southey. Robert Southey, autor del poema Rodrigo, el último de los godos, ambientado en la España medieval, dominaba el español, había viajado por la Península y tradujo la novela de caballerías Amadís de Gaula. Aquella década, Scott, Byron y Wordsworth se interesaron por la España medieval. Lord Byron realizó una breve visita a Andalucía en 1809 y concedió a España un lugar prominente en su poema narrativo Childe Harold's Pilgrimage (1811). La situación política española, así como la solidaridad con los exiliados por su condición de aliados contra la Francia napoleónica, favorecieron la valoración de la civilización peninsular y estimularon la creatividad inglesa.

Fueron aquellos años en que los extranjeros descubrieron la magnificencia de la arquitectura árabe y romana de España, descubrieron la desatendida Alhambra, reflexionaron sobre El Escorial, se deleitaron (como lo hizo Byron) con la belleza de las jóvenes españolas y descubrieron el folclore de las melodías de la Península. El país ibérico era una fuente inagotable de materiales imaginativos para la cultura británica, y también para la francesa y la alemana. Y la proyección de la música fue del mismo modo impresionante. Algunos compositores de la primera etapa de la música seria europea, como Boccherini y Scarlatti, y otros de periodos más tardíos como Glinka, Strauss, Rimsky-Korsakov (Capricho español), Debussy (Iberia) y Ravel (Bolero), se inspiraron en la música española. Además, nació en el género operístico una tradición curiosa, la de situar en España, y particularmente en Sevilla, el escenario de la acción: Carmen, de Bizet; El barbero de Sevilla, de Rossini; Don Giovanni, de Verdi; El trovador, de Verdi; Fidelio, de Beethoven; todos se ambientan en la ciudad andaluza.

Incluso los pequeños rincones de Europa se deleitaban con las maravillas de España. En Irlanda también hubo un Descubrimiento de España. La escritora Alicia Le Fanu produjo su novela Don Juan de las Sierras, en que combinaba ecos románticos de España con temas nacionalistas irlandeses. James Clarence Mangan, considerado como el poeta nacional de Irlanda, se inspiró en la lucha española por la libertad para reflexionar sobre sus conexiones con el espíritu irlandés. Unos pocos años después, otro escritor, Charles Duffy, se inspiró en la historia del Cid para hacer comparaciones con Irlanda sobre la lucha por la libertad.

La lucha contra los franceses, en otras palabras, animó a los europeos e incluso a los americanos a visitar un país que parecía dormido y estéril pero que ahora estaba desafiando la omnipotencia de Napoleón, el conquistador de Europa. Escritores, poetas, artistas, figuras políticas vinieron a la Península y descubrieron riquezas de las que nunca habían sospechado. Por primera vez desde el siglo XVI, figuras intelectuales de fama mundial se dedicaban a escribir la historia de España. Fue un auténtico descubrimiento. ¿Quedará todo ello sin reconocimiento? ¿Se limitarán las celebraciones a interpretar de una manera reducida y nacionalista los acontecimientos que tienen un carácter verdaderamente internacional? Necesitamos reconocer que el valor de la lucha por la libertad tuvo consecuencias que se extendieron más allá de las limitadas perspectivas de un nacionalismo yermo.


(Henry Kamen es historiador británico)

Henry Kamen, EL MUNDO, 2/5/2008

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...