desde 2.006 en Internet

jueves, 10 de abril de 2008

Zapatero, patriota mundial

¿Quién ha dicho que Zapatero no defiende España?

Cualquiera que haya escuchado el discurso de investidura del futuro Presidente del Gobierno pensará que el ilustre monclovita es un patriota. Cualquiera que haya seguido su trayectoria política como Presidente del Gobierno la pasada legislatura, no puede tener la más mínima duda de que a Zapatero, España le sirve de herramienta para mantenerse en el poder a toda costa y promocionarse de cara al futuro a cargos mejores.

¿Padece el Presidente de Gobierno en su interludio heredero de sí mismo un brote de esquizofrenia?. ¿Como puede pregonar su amor por España si se ha encargado durante los últimos cuatro años de dirigir su proceso de demolición?. No hay quien lo entienda.

Algunos dirán que se debe a que en esta ocasión, no requiere el apoyo mantenido de los nacionalistas. Otros dirán que se ha dado cuenta de que el proyecto de destrucción de la convivencia que se había organizado con la exclusión del Partido Popular ha demostrado su inutilidad. Creo que ambos se equivocan.

A Zapatero España le importa, al fin y al cabo es el Presidente de este país, pero no le importa demasiado, lo justo para que no le critiquen su desafecto, como a aquel trabajador de una gasolinera que llenaba el depósito en la gasolinera de enfrente.

Es lo que tiene ser maleable a los tiempos de cambio, no como esa gente de la derecha que siempre está con los principios y los valores en la boca; Zapatero es de trayectoria errática y busca que no despidan a los cada día más numerosos dependientes que tiene a su cargo en todos los puestos de la administración. Porque el PSOE se ha convertido en una unidad temporal de contrataciones, hace tiempo que ha dejado de ser un partido político.

Claro, Zapatero podría ser Presidente de España o de Noruega, es un profesional del asunto, como si gobernar un país dependiera de la historia y la cultura, lo importante es que el PIB crezca y el "paro" baje, que se hagan leyes muy progresistas y que la Alianza de las Civilizaciones salga adelante.

Estaría bueno que para ser Presidente de España le exigieran a uno lealtad a la Constitución, a la Historia, y a la Cultura. Españoles son los que viven en España, y España es lo que a cualquiera de ellos les parezca bien, porque es una cuestión "discutible y discutida", y a Zapatero no le gusta discutir con nadie, prefiere dialogar con todos, por eso cuando comience la nueva mesa de negociación con ETA, su primera sugerencia que les hará a los terroristas es que el no piensa discutir sobre nada relacionado con España, porque en el fondo a él lo que le importa por encima de todo es la paz, esta es la forma en que nuestro Presidente del Gobierno defiende la nación española, omitiendo hablar sobre ella, salvo cuando es estrictamente necesario, como en las campañas electorales o en el discurso de investidura.

La bicha ni mentarla, no vaya a ser que por tratar de mantener el concepto de España vigente se nos vaya a fastidiar la Alianza de las Civilizaciones y el diálogo por la paz con los terroristas. Es lo que tiene sentirse ciudadano del mundo, cosmopolita convencido, pacifista solemne, su "gobierno" no es para un país sino para el orbe entero, eso sí, a costa de que los españoles cada día tengan menos claro para que sirve su carnet de identidad, y estén dispuestos a pagar el desaguisado plácidamente.


Erasmo de Salinas

1 comentario:

Guzmán dijo...

Está claro Zapatero también es un "no nacionalista" leonés, juas, juas, juas.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...