desde 2.006 en Internet

martes, 8 de abril de 2008

¿Qué nos deparará la novena legislatura?

Mañana comienza la aventura política en la que nos hemos metido los españoles con la reedición del gobierno del PSOE, con su líder incuestionable, Rodríguez Zapatero, al frente del futuro gobierno.

Si en la primera entrega nos sorprendieron con el diálogo con ETA, la Alianza de Civilizaciones, la Ley de Memoria Histórica, el matrimonio de homosexuales, la inmigración libre, la Educación para la Ciudadanía, la Ley de paridad, la Ley de Violencia de Género, la Ley de Dependencia como declaración de intenciones, el apoyo a los Estatutos preconstitucionales, la persecución "urbi et orbe" de los fumadores, los conductores, y los devoradores de hamburguesas, en la que viene nos pueden sorprender con cualquier cosa y lo harán.

¿Recuerdan ustedes aquel lema del 68 que decía: "la imaginación al poder"?. De libro, vamos, que más imaginación no se le puede echar al asunto de gobernar, independientemente de la necesidad de las decisiones, lo que ha llamado la atención es la profusión y la fluidez en su desarrollo. Es el progreso, dirán algunos.

Bueno, el progreso exactamente sería que la mayoría de los ciudadanos de este país no tuvieran que soportar los errores de un gobierno que repercuten sobre su vida, mucho más que todas las legislaciones y propuestas que nos han implantado para mostrarnos que el arte de gobernar es hacer lo que bien le parezca al iluminado de turno, sea individual o colectivo.

Progreso es que todos los ciudadanos, por el hecho de serlo, tengan las misma oportunidades de encontrar un trabajo, adquirir una vivienda, recibir una subvención, pagar los mismos impuestos en todas partes, o permitir que sus hijos, siendo españoles, puedan hablar el mismo idioma que hablan sus padres, y no el de su lugar de asentamiento circunstancial.

Progreso es también que las minorías privilegiadas no opriman a las mayorías acomplejadas, que los puestos administrativos relevantes no tengan que ser exclusivamente políticos, y que cada ciudadano, por el hecho de serlo, tenga la misma facilidad para recibir un servicio del Estado en igualdad de condiciones a los demás, pudiendo ejercer sus derechos constitucionales y civiles en idénticas posibilidades que el resto de sus compatriotas.

Progreso es hacer que se cumpla la Constitución vigente en todo el territorio nacional, y no permitir que se acomode su ejercicio a la situación de privilegio que algunas comunidades autonómicas han adquirido sobre las demás, por concesiones interesadas del gobierno saliente.
La novena legislatura que hoy comienza con el discurso que el presidente Zapatero nos dedicará mañana, es crucial para nuestro futuro como españoles.

Algunas de las propuestas que se esperan son la ampliación de la ley del aborto, la promoción de un nuevo sistema político de adscripción federalista, y la concesión de ayudas económicas, que vienen a sustituir la limosna que el señor marqués le concedía a sus vasallos cuando visitaba su pueblo.

La crisis financiera que se avecina (pero "no existía" según Solbes antes de las elecciones), la emaciación de la burbuja inmobiliaria, el ascenso de los parados hasta el 12 %, la subida de la cesta de la compra y la inflación por encima de la media europea, la perdida del superavit económico del Estado de los últimos años, y las gestinoes nefastas, como la venta de la mitad del oro estatal antes de que subiera a cotas inimaginadas, así como el incremento del déficit de la balanza comercial, y el previsible descenso de turismo, serán temas que se obviarán, porque realmente lo importante es el desarrollo de políticas sociales.

Esta legislatura va a estar condicionada extraordinariamente por la coyuntura económica, y las políticas sociales se van a ver ostensiblemente mermadas. Zapatero gobernó la pasada legislatura con viento de popa, pero en esta arreciará el temporal con amenaza de galerna. Veremos como navega el capitán cejas en mares convulsos, hasta ahora solo hemos visto a un diletante despilfarrar el futuro, ahora tendremos la oportunidad de ver si también sabe cruzar el océano de la dificultad con la misma actitud altiva que mostró navegando por el lago de la herencia.

Ahora no hay colchón económico, a ver con que nos sorprende, ¿por cierto, cuando está previsto que comiencen a devolvernos los 400 euros/año?.

Erasmo de Salinas

2 comentarios:

vecina crak econ. dijo...

Con lo que 'se ha vecina y se ha vecina bien gorda' y, ZP devolverá 400 eruos por promesa electoral, como comprador de votos, a cuenta que lo pague otro, no va quedar, en las arcas del Estado, ni para mantener las vias del AVE

Con Esperanza dijo...

gallardon2012.com
parece que la cosa se anima

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...