desde 2.006 en Internet

miércoles, 30 de abril de 2008

Ha muerto Albert Hoffman, descubridor del LSD


A los 102 años, Albert Hoffman, (Baden 1906 - Burg 2008), víctima de un infarto de miocardio, en su casa del cantón de Basilea, ha fallecido el descubridor del LSD (Dietilamida del ácido Lísergico) -vulgarmente "tripis"-, la droga alucinógena más conocida y difundida, ante la que sucumbieron artistas, intelectuales y exploradores se sensaciones en los años sesenta y setenta del siglo pasado, y que permitió el nacimiento de la "cultura psicodélica".

La música, la moda, la literatura, la cultura, el arte en general, experimentaron una auténtica revolución con la llegada de esta droga, que permitía abrir nuevos espacios de consciencia, que en definitiva es la característica que nos distingue del resto de los animales.

El 16 de abril de 1943, cuando se encontraba trabajando en los laboratorios Sandoz en la investigación sobre los alcaloides del cornezuelo de centeno, con el fin de crear un estimulante de la circulación y la ventilación pulmonar.

Cuando había encontrado el vigésimo-quinto compuesto de la sustancia que investigaba, el una gota cayó en la mano del científico por descuido, lo que provocó su aturdimiento y extrañas sensaciones, como angustia, vértigo, visiones sobrenaturales, objetos en movimiento en el espacio, así como sentimientos de felicidad y placidez. A los tres días, repitió la prueba y obtuvo los mismos resultados.

Durante años, el LSD fue utilizado como una sustancia médica en psiquiatría y neurología, y producida industrialmente bajo la forma de comprimidos y ampollas por Sandoz entre 1947 y 1966, aunque su acceso estaba limitado al personal sanitario
Sin embargo, los abusos en su utilización, particularmente en Estados Unidos, provocaron su prohibición y la farmacéutica dejó de producirla. En su larga vida, la curiosidad científica de Hofmann no se redujo al estudio de sustancias sintéticas, pues investigó también toda una serie de plantas originarias de Sudamérica y México causantes de efectos similares al LSD y utilizadas en ceremonias mágico-religiosas. Entre ellas, la ayahuasca, el san pedro, la iboga, el peyote y toda una serie de hongos alucinógenos.

Entrevista a Albert Hoffman por Josep Mª Fericgla en PSE

Albert Hoffman en lectura suave


Erasmo de Salinas

1 comentario:

Tu padre dijo...

Rivera, se ha muerto tu padre, el hombre que te dio tantos tripis de niño que logró que cuando te miras al espejo veas a un ser maravilloso, y no al repulsivo gusano que eres.

Te presento mis condolencias.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...