desde 2.006 en Internet

miércoles, 19 de marzo de 2008

Hacia un nuevo contrato social

Cuando Jean Jacques Rousseau escribió hace 246 años su obra más reconocida y aplaudida, las condiciones de vida de sus receptores poco tenían que ver con las que hoy se viven en países que disfrutan de una democracia avanzada. El poder era absoluto, Dios o su representación como Naturaleza eran la expresión genuina del poder, la democracia moderna no había nacido, los Estados Unidos todavía no se habían independizado del Reino Unido, aún faltaban varios años para la Revolución Francesa, el analfabetismo era inmenso, tanto como la desigualdad social y la ausencia de libertad.

¿Qué tiene que ver aquella sociedad con la nuestra?. Prácticamente nada. Pero el antiguo contrato social permanece vigente como pilar fundamental sobre el que se establece la representación política, por el que unos ciudadanos denominados políticos acumulan todo el poder en sus manos por una representación obtenida en las urnas en condiciones inicuas y sesgadas, en un proceso considerado y difundido como democrático, pero que realmente es la máscara de una sutil y administrada demagogia.

Rousseau estableció en una de las cláusulas de su contrato, que los ciudadanos podrían dotarse, siempre que quisieran, de un nuevo contrato porque las leyes, los derechos y los deberes no son inmutables. Pero esta parte se les ha olvidado a los políticos que hoy nos representan, porque no les interesa recordarla.

Previamente a lo establecido por el filósofo francés, otros autores como Hobbes y Locke habían considerado otras fórmulas de contrato social entre gobernantes y gobernados. En el caso del autor del "Leviathan", que tenía una concepción pesimista del hombre, solo el establecimiento de un poder absoluto que dispusiera del uso legítimo de la fuerza podría evitar los conflictos, y en último término, la guerra.

John Locke, autor de "Dos ensayos sobre el gobierno civil", se configura como uno de los precursores del liberalismo, venía a considerar desde su exaltación de la libertad, que solo era necesario establecer un contrato mínimo fundamentado en una justicia comunitaria por encima de cualquier poder absoluto, que solo tendría que intervenir en caso de que las leyes naturales (el era cristiano), no fueran suficientes para dirimir en los conflictos que se presentaran entre los individuos, y que fundamentalmente se referían a la vida, la libertad, la igualdad y la propiedad.

Desde la desconfianza en los políticos

El modelo de contrato social de Rousseau, hoy está completamente agotado, porque la democracia solo es formal, la representación no es igualitaria, y los políticos utilizan su potestad más en beneficio de sus intereses personales o partidarios, que en el de los ciudadanos que les alzan a su estatus.

Rousseau era un ingenuo que consideraba que el ser humano era bueno por naturaleza, y le asignaba dos pulsiones básicas, una el instinto de supervivencia (inducido previamente por Hobbes) y otra la piedad (repugnancia por el sufrimiento ajeno) de lo que se deduce que la maldad cuando brota emerge de la sociedad y la cultura, de la agrupación de los individuos en el poder, acantonándose en su forma más perversa en las instituciones del Estado.

El modelo de Rousseau considera que la vida social requiere un acuerdo implícito entre los seres humanos, en el que cada individuo renuncia a una parte de la libertad que tendría en condiciones naturales (estado salvaje), para cederla a una voluntad general comunitaria que establece de forma justa los derechos y los deberes de los individuos en un contrato, que les otorga ciertos derechos a cambio de abandonar parte de la libertad que dispondrían en estado de naturaleza y de cumplir con ciertos deberes.

Más recientemente, durante el pasado siglo, John Rawls propuso una nueva fórmula de contrato desde una lógica kantiana, en la que partiendo de una hipotética posición preliminar de neutralidad, y eludiendo las preferencias individuales, los seres racionales situados bajo un velo de ignorancia podrían alcanzar un acuerdo para establecer unos principios generales de justicia.

La necesidad de un nuevo contrato social

La sociedad del siglo XXI nada tiene que ver con la sociedad en la que vivieron todos los teóricos del contrato social. Una sociedad en la que es posible la comunicación inmediata, el acceso pleno a la información, con unas tecnologías que pueden permitir la la democracia directa en la mayoría de los problemas que se presentan en nuestras vidas, y con una población conformada por ciudadanos con un nivel cultural y un criterio suficiente, no puede seguir siendo representada con criterios de hace más de dos siglos, porque a los políticos, que son los principales beneficiados, les convenga.

En las condiciones actuales es necesario erradicar paulatinamente la mediación en la representación política, pero los ciudadanos estamos secuestrados en nuestra decisión, pues si bien decidiéramos en su momento representarnos a nosotros mismos, los políticos impedirían cualquier movimiento en este sentido, bloqueando cualquier iniciativa que volviera precaria su situación personal.

El nuevo contrato social debe erradicar la mediación y la representación política, hay que superar el viejo aforismo de un hombre, un voto, con una nueva consigna: un hombre, una decisión política, y esta no puede restringirse exclusivamente al sufragio.

El poder de los políticos está condenado a la restricción, para que la voluntad general recupere su auténtico significado, y los ciudadanos podamos recobrar la porción de libertad que hoy detentan nuestros representantes, y que se corresponde con la soberanía.

Tras las nefastas actuaciones de nuestros representantes políticos en España, cada día va resultando más necesaria una reforma constitucional parcial, pero no hay que descartar que sea completa. Algunos partidos la están promoviendo en estos momentos.

Si se produce, los ciudadanos debemos exigir la votación artículo por artículo, porque puede y debe hacerse, desde el primero hasta el último. La primera exigencia de un partido que realmente quiera cambiar las cosas, es precisamente la de ofrecer la oportunidad a los ciudadanos de no ser representado más que en lo estrictamente necesario. Los derechos fundamentales deben ser votados uno a uno por cada español, es la única fórmula que permitirá mantener la coherencia y la supervivencia del sistema democrático en las circunstancias actuales.

Precisamente hoy, hace 196 años que se aprobó en Cádiz la primera Constitución Española; es, por tanto, un magnífico día para proponer algo diferente y necesario: que los ciudadanos recuperen buena parte del poder que hoy detentan los políticos.

No hay posibilidad de regeneración democrática sin erradicar la degeneración democrática en la que estamos viviendo, y eso solo resulta posible devolviendo a los ciudadanos la administración plena de su soberanía secuestrada.

Biante de Priena


RELACIONADOS

La Transversalidad Política a Debate (6)(28/XI/07)

El ocaso de la representación política (12/12/07)

Carta abierta a Rosa Díez: "Vuelve lo humano" (01/01/08)

Transversalidad Política contra el miedo a la libertad (07/01/08)

7 comentarios:

Enfermera Perales dijo...

SABIAS QUE ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, dos miembros del Consejo General y de la Corriente o grupo IZQUIERDA CIVICA ( Gema Sanz y Norberto)se han dado de baja del Partido ???????

PORQUE SERA???????

Enfermera Perales dijo...

¿Y sabías que Marcos Sanchez Alameda, que no pertenecía a ninguna corriente, miembro del C. General por la Federación de BCN Prov. también se ha dado de baja?

Enfermera Perales dijo...

SABIAS QUE

El Comite de Garantias ha dado la razon a los companeros de la Agrupacion del Baix Llobregat Nord
en su impugnacion a las elecciones del Consejo de Agrupacion ?????
Se deben de repetir las elecciones tal y como ellos solicitaban.

Por cierto le han dado en la resolucion un repasillo a nuestro Secretario de Organizacion.

A final la verdad sale

Anónimo dijo...

El Estado español es enemigo de los españoles y de su Nación.

El Estado se alimenta de nuestros impuestos, sólo puede existir con el alimento dinerario de cada español.

El nuevo contrato social empieza por dejar de alimentar al Estado con nuestros impuestos, eso es actuar unidos en pos de un nuevo Contrato Social, a la búsqueda y construcción de un nuevo Estado Español.

Hay que organizar la huelga general del pago de impuestos.

Helio Polis dijo...

Biante, Ud. no acaba de encontrar el nicho de la claridad teórica, aunque parece que acabará haciéndolo. Mire lo que dice:

“…que los ciudadanos recuperen buena parte del poder que hoy detentan los políticos.

…y eso solo resulta posible devolviendo a los ciudadanos la administración plena de su soberanía secuestrada.”

Ud. suelta eso que al parecer lo tiene muy “claro” pero resulta que es una contradicción, a saber:

En la primer parte de ese párrafo, cuando dice “buena parte del poder”, se desprende y supone que deja OTRA parte de ese poder a los políticos, aunque sea ínfima ¿no es así?. Pues bien, debería aclarar cuánta parte y a quienes dejaría esa “parte de poder” para que los demás también sepamos lo que dice concretamente.

Pero en su segundo párrafo habla de “plena soberanía secuestrada”, de donde se deduce:

1.- Que la plenitud de la soberanía es TODO EL PODER y no sólo “buena parte”
2.- Cuando habla de “devolver” reduce a condición de “pasividad” de los ciudadanos, es decir, esperando que “alguien” les “devuelva” su soberanía “secuestrada”, cuando en realidad deber realizarce una conquista o reconquista del poder político.
3.- Lo que Ud. no alcanza a entender en toda su plenitud es:

A: Que la soberanía nacional ha sido traicionada y robada.
B: Que la trayectoria político-social de la ciudadanía española sólo puede desembocar en la OBTENCIÓN directa de todo ese poder usurpado.
C: Que ante ese dilema no caben medias tintas, ni intermediarios, ni enjuagues, ni componendas.

Otra cuestión es cómo, quién, cuando, etc. se producirá esa realización en la práctica, pero la realidad política española ya ha mostrado con todo esplendor, “afortunadamente”, que cualquier otro camino es un callejón sin salida para la Nación, eso desprende el pensamiento científico.

Por otra parte, el tiempo del contrato social ya ha pasado en los términos que originalmente se produjo, ahora sólo resta la ciudadanía frente a todas las demás fuerzas; el nuevo contrato está establecido por la propia vida entre todos los ciudadanos, que firman ante la historia el derrocamiento del orden socio-político vigente por traidor y dañino. El nuevo orden está en marcha y germinado ya en la entraña
Social.

Ya verá Ud. como al final acaba viendo la realidad tal cual es, al margen de telarañas y prejuicios.

Saludos

Ciudadano en la Red dijo...

Querido anónimo:

No hay tal contradicción en mis palabras, le explico

La soberanía siempre se refiere al DOMINIO no exclusivamente al PODER. Y por dominio, entiéndase a quien (sujeto) le corresponde todas las decisiones sobre el poder (objeto-acción)

El dominio no depende del poder, pero sí el poder depende del dominio. El poder solo excecpcionalmente puede cambiar la soberanía, habitualmente en revoluciones (1812) o en golpes de Estado (1936), lo normal es que sea la soberanía la que cambie la organización del poder (1978).

Tener dominio y tener poder no es lo mismo. El conjunto de ciudadanos españoles que conforman la nación tienen el dominio pleno sobre el poder, pero no lo ejercen porque desde el poder, los políticos lo impiden, para seguir detentando el poder.

De ahí, la propuesta de un nuevo contrato social. Por eso insisto en que un régimen que que hace que el poder dependa de la soberanía es un régimen constitucional, mientras que los que hacen que la soberanía dependa del poder son REGIMENES INCOSNTICIONALES, eso es lo que está oucrriendo hoy en España, que hay un régimen de poder que ha envuelto la soberanía de tal forma que la mantiene secuestrada y amordazada

Saludos

Erasmo

Anónimo dijo...

Pues no queda mal recordar debates tan rabiosamente actuales.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...