desde 2.006 en Internet

sábado, 10 de noviembre de 2007

De hogueras y quemados

Sorprendentes resultan los argumentos de Antonio Robles en su último artículo publicado en su sección de Libertad Digital, Izquierda Liberal, titulado “¡A la hoguera con Savater y Carreras!”.

Quienes colaboramos habitualmente en Ciudadanos en la Red, posiblemente formemos parte del onírico tribunal inquisitorial pues si hemos criticado a De Carreras por su esperpéntica propuesta de un referéndum consultivo sobre la independencia de Cataluña, también hemos considerado hacerlo con Fernando Savater, cuando ha proferido su burdo aforismo: “la idea de España me la sopla”.

Analicemos ambos sucesos, que nada comparten más allá de la clasificación como exabruptos impropios de sus promulgadores, y que el señor Robles pretende transformar en mártires de la libertad de expresión en un arranque justiciero.

En primer lugar, decirle al defensor de las causas justas, que el Sr. De Carreras ha demostrado a lo largo de su trayectoria política como militante de Ciutadans, que no es tan solo uno más, eso no cuela señor Robles. Evidentemente, no es uno más quien propone en el Congreso de Hospitalet (como antes lo había hecho en Bellaterra) el cambio del ideario de Ciutadans, hacia ese centro-izquierda en que el Sr. Robles se siente más cómodo.

Y sí es importante ceñirse a los hechos, señor Robles, pues las dos intervenciones más recientes de De Carreras en Ciutadans, han sido precisamente las causas expresadas por UPyD para impedir que ambos proyectos políticos convergieran: ideario, y propuesta de un referéndum consultivo sobre la independencia de Cataluña.

Antonio Robles fue secretario general de Ciutadans en el periodo que va desde Bellaterra a Hospitalet, y fue uno de los más importantes obstáculos para que el partido se expandiera y desarrollara, para que se quedara callado en temas de interés nacional, para que la democracia interna brillara por su ausencia, y para templar gaitas con Rivera mientras se repartían entre ambos sus feudos respectivos, que era su principal objetivo, esa loca carrera por hacerse con el poder absoluto dentro del partido que han mantenido durante el año 2007, y ahora parece que prosiguen.

Un estar sin ser, fue la presencia del señor Robles en la secretaría del partido, dimitiendo sin dimitir, y haciendo auténticas virguerías por permanecer en el candelero, mostrando precisamente todo lo contrario de lo que había expresado en su presentación pública en el mitin de La Paloma, o en sus declaraciones en otros muchos lugares.

Antonio Robles y Albert Rivera son coautores del desastre de político de Ciutadans, uno desde la oscuridad y otro desde la presencia pública, han sido los autores principales de la catástrofe política en la que se encuentra sumido este partido, pero lo peor de todo es que continúan sin rectificar, posiblemente aconsejados por algún pragmático estratega miope, eso demuestra evidentemente que no son sabios, ni lo podrán ser nunca tras la combustión que la historia les ha concedido.

La devastación de Ciutadans ha sido y es de origen interno, por una causa suficientemente explicada, la incapacidad de los que están en la dirección del partido para sacar adelante el proyecto, que se une a la capacidad demostrada de impedir que todo aquel que quisiera hacer algo con sentido pudiera hacerlo, en esa exaltación de la piromanía que se ha vivido. Rivera y Robles han demostrado no estar a la altura de lo que políticamente se requería de ellos desde su partido, desde el país y desde la historia, y ha en tantas ocasiones se ha denunciado, que resultaría ensañamiento si se insistiera más sobre la cuestión.

El caso de Savater es bien diferente, Sr. Robles, por una sencilla razón, forma parte de los intachables, como nuestro querido Albert Boadella, aunque con mucha menos gracia, por supuesto. Pero tiene demostrada su trayectoria pedagógica con un interés último, enfrentarse contra la memez a lo largo de toda su vida, y no repicar campanas ante la estulticia oropelada como hacen otros.

No sé si me explico, Savater puede decir misa, sin ser cura, ni falta que le hace. La idea de España se la sopla (lo cual es una boutade provocativa que busca delimitar ámbitos), porque en el fondo y eso sí lo ha explicado, no se necesitan estandartes patrióticos para defender los derechos humanos, la libertad o la igualdad entre los españoles, en el País Vasco o en Cataluña. Él no los necesita al menos, otros pensamos que sí son necesarios, precisamente porque la condición de españoles emerge de nosotros, y no de nuestro nacimiento en este lugar, nosotros somos la fuerza semántica de la sintaxis de los símbolos de nuestra nación, pero eso sería un tema para otro debate, y nos alejaríamos del asunto que nos ocupa.

A lo que íbamos, Antonio Robles, que la política es una hoguera en sí misma, en la que unos se chamuscan con cierta frecuencia y por propia decisión (Savater, Boadella), y otros resultan absolutamente carbonizados (Albert Rivera, Antonio Robles, Francesc de Carreras), incluso contra su voluntad.

España está que arde, en llamas, en pleno incendio político, y es absolutamente normal que los que no reúnan las condiciones suficientes para superar la prueba del algodón terminen en cenizas.

Resulta sin embargo admirable, ver cómo hay gente que entra y sale del incendio como Pedro por su casa, ahí tiene usted a Aleix Vidal Quadras o Rosa Díez, que con cada braseado se hacen más fuertes, como San Lorenzo, porque defienden argumentos sólidos en los que realmente creen y por los que llevan luchando toda su vida, otros no se queman ni con napalm como Boadella o Savater, pero hay algunos como usted, Rivera, De Carreras, Zapatero, o Rajoy, que no superarán la prueba, y desprenden tras su estela un olor a chamuscado que alerta cualquier pituitaria sensible.

En algunas ocasiones, aunque no haya tribunales inquisitoriales de por medio, es bueno reconocer las limitaciones particulares de cada uno, si Zapatero o Rajoy lo hubieran hecho hace tiempo, este país estaría hoy mucho mejor. Y si De Carreras, Rivera o usted mismo, se hubieran dado cuenta de que en política es más importante la fuerza de todos, que la soberbia de cada uno, hoy posiblemente no existiría UPyD y Ciutadans sería la casa común de la tercera España.

Ciutadans ha tenido que fracasar para que UPyD haya podido nacer, esa es la única filosofía del asunto; sobre las ruinas quemadas de Ciutadans hoy se establecen los primeros sillares del futuro, con Rosa Díez como arquitecto, Gorriarán como capataz, y Savater como sofista provocador y martillo de herejes. Boadella ha concedido su bendición a esta obra, sin cautela, ni énfasis.

Es suficiente para muchos, no necesitamos más que creer en algo que no va a defraudarnos, porque está hecho con pasión, y no con compasión, Señor Robles.

La compasión es un elemento propio de las religiones o de las sectas, no de la política. Nadie se compadece de los ciudadanos cuando pagan sus impuestos, y por lo tanto no hay que hacerlo de los políticos cuando ellos son los que los imponen, incluidas sus prebendas en el coste, y al mismo tiempo no son capaces de resolver los problemas que tenemos los ciudadanos.


Enrique Suárez Retuerta

8 comentarios:

JJJ dijo...

Son unos trepas y unos conspiradores natos. Ahora el grupo de Robles hace todo lo posible por posicionarse en UPyD, y asegurarse su trocito de tarta.

En Cataluña la cosa está muy jodida, todos los que suben aquí en política lo hacen para robar. Ninguna persona bienintencionada tiene la menor posibilidad de prosperar.

Es difícil tener esperanza.

SixTarta dijo...

¿A quien pretende engañar el cura laico com bambas?

Anónimo dijo...

Los que se han cargado a Ciudadanos es la gente como vosotros. Rivera y Robles lo que han pecado es de ingenuos.

TARADELLAS, CEL BLAU dijo...

Tela con roblessito, menudo catalanista está hecho!

savarreras y cavater dijo...

De acuerdo con todo, menos con la valoración exageradamente benévola de Savater. Savater confunde estado y nación, es postmoderno en su concepto de la política, y por eso ha coincidido con Zapatero tantos años. Por añadidura, es preso de sus compromisos pasados, tiene síndroma de progre, a diferencia de Boadella e incluso de Espada. De ahí su sectarismo contra todo lo que huela a derecha y sus viejas recetas anticlericales. No da la talla para esta lid.

Anónimo dijo...

ANTONIO ROBLES,

· Como de costumbre, mezcla churras (F. de Carreras) con merinas (F, Sabater). Enrique Suárez Retuerta lo argumenta certeramente.

· Y como siempre, pone una vela a Dios y otra al Diablo, queriendo decir misa (estar en C's) y repicar al mismo tiempo (fraguarse un futuro en UPyD).

· En el tercer párrafo de su último sermón en Libertad Digital, se desnuda, ya que hace una descripción masgistral de los políticos profesionales, que él opone a los filósofos. Y su descripción de la casta política es magistral porque la conoce muy bien al ser él el arquetipo de lo que describe: en el político, es decir en él, prima el interés personal y el cáculo interesado; es una persona sin escrúpulos, mentiroso, opaca; es un pastor que propicia el alistamiento de los ciudadanos en rebaños para arremeter al unísono y arruinar, con la fuerza de los votos de los "moutons de Panurge", a la oposición decente, informada y clarividente (esto último se lo inspiró, sin duda, su comportamiento torticero con los militantes de CERDANYOLA DEL VALLÈS, RIPOLLET Y MONTACADA).

· ¡¡¡"Vade retro", Robles!!! ¡¡¡El que no te conozca que te compre!!!

M. I. Cabezas
Cerdanyola del Vallès

Al enemigo enano, ni caso, dijo...

¿Pero vais a seguir haciendo caso a ese trapalilla de escaparate?.

Pero si es un infeliz político y personal hombre, dejadlo que marche con sus amos los nacionatas, su verdadera iglesia.

Anónimo dijo...

¿lo ha escrito Robles ? ¿ Es Robles negro o blanco?

He leido el último artículo de Robles en libertaddigital.com, y verdaderamente no lo veo claro, porque parece como si habitan dos seres diferentes en él.

Unas veces escribe de maravilla y otras es más rústico que unos calzones de esparto. No lo entiendo...

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...