desde 2.006 en Internet

domingo, 8 de julio de 2007

Cuando la escena te expulsa

Siempre recordaré una de las escenas finales de la mejor película de Robert Mulligan, y la mejor interpretación de Gregory Peck: "Matar a un Ruiseñor". El argumento es una historia emocional, cuya sinopsis es la de un prestigioso abogado de raza blanca, Atticus Finch, que defiende a un violador negro, acusado por una mujer blanca en el sur de los Estados Unidos, en los años cincuenta.

La inocencia del violador es evidente desde el comienzo del largometraje, y el juicio al agresor, se transforma en un proceso a la misma inequidad de la justicia xenófoba de los estados sudistas en aquella época.

La escena invita a la reflexión, Atticus Finch abandona la sala por el pasillo de la corte, mientras le acompaña el respeto de las miradas de los miembros de la comunidad negra puestos en pie. Entonces, una niña le pregunta a su madre que si pueden irse, y la madre le dice: "No, aún no; el señor Finch todavía está en la sala".

El fin de semana pasado se celebró el II Congreso de Ciutadans, las cosas que en el ocurrieron han sido narradas por numerosas voces, con lo que procuraré eludir mi juicio al respecto, me interesa más el análisis de lo ocurrido en esas 48 horas apasionantes y determinantes para el futuro de nuestro partido político.

En el Congreso de Ciutadans, se dirimía el fundamento de la existencia de esta formación política, es decir, la posibilidad de que los ciudadanos pudieran participar en la política sin convertirse en políticos.

La cuestión era extraordinariamente complicada, por numerosas razones, la más importante de todas es que era algo que se intentaba hacer por primera vez en la historia de este país cada día más abstencionista contra los políticos.

Cerca de 500 delegados, como en aquel consejo de los quinientos de la antigua Atenas que dictaminó la muerte de Sócrates, tenían en su compromiso elegir lo que sería Ciutadans. Eligieron la candidatura de Albert Rivera de forma hegemónica, y al mismo tiempo, decidieron que el partido se vaciara de sus contenidos ideológicos menos pragmáticos, para aproximarse a una oferta electoral más convencional, y menos radical en sus planteamientos.

Eligieron que Ciutadans evolucionara hacia las características diferenciadas de una formación política convencional. El tiempo dirá si la asamblea acertó o se equivocó en su decisión. Realmente no era fácil determinarse, y los delegados ante el miedo a la disolución eligieron lo conocido, antes que lo desconocido.

Sin embargo, en el instante que Albert Rivera salió elegido presidente, el espíritu del Tívoli desapareció de Ciutadans, el boadellismo dejo de insuflar vida al proyecto, la formación de Pérez Romera, la izquierda coherente de Alternativa Ciudadana se salió del partido, los liberales de Regeneración Democrática se constituyeron en plataforma para decidir el futuro con Basta Ya, no se sabe si dentro o fuera del partido, y muchos militantes se fueron a sus casas para pensarse si continuaban militando en la joven formación política.

Quizás no hubiera solución, porque los errores cometidos hasta entonces habían sido numerosos, pero hasta el final, los asistentes mantuvieron la ilusión de que era posible hacer un partido de ciudadanos que disputaran el espacio de poder a los políticos profesionales. No pudo ser, y todos salieron derrotados, los que vencieron y los que perdieron.

De lo ocurrido, solo se han podido alegrar los más inconscientes y los más ambiciosos, algunos sectarios, algunos despistados, y los políticos de otros partidos; la democracia permitió que se decidiera lo mejor para Ciutadans, lo mejor de lo posible, porque lo mejor, era imposible.

Atticus Finch, tampoco lograría salvar a Sócrates en el juicio en el que resultó sentenciado a muerte, tras haberlo acusado Anito, Melito y Licón de asebeia, de corromper a la juventud, por inducirles a reflexionar, a pensar por sí mismos, y que fueran capaces de criticar y cuestionar la política de la Ciudad-Estado.

Sócrates quería ciudadanos libres de pensamiento y por esa causa entregó su vida a la polis; cualquier otra alternativa, como la huida que le ofrecieron, no le interesaba. Sócrates era un ciudadano orgulloso, y supo elegir entre su propio fin, y la renuncia a los principios y valores que sostenían su vida.

Sócrates sabía que no podría continuar su vida en plenitud, si renunciaba a sus principios, valores e ideas, por eso eligió morir, antes que vender su alma ciudadana a los políticos que le juzgaban. En Ciutadans, el pasado fin de semana se pudo comprobar que Sócrates cada día va ganando más adeptos en los últimos 2500 años, no fueron mayoría, pero cada día parece que vamos siendo más, en alguna ocasión lo lograremos o facilitaremos que nuestros hijos puedan conseguirlo.

Atticus Finch y Sócrates, son ejemplos que debemos seguir para que realmente cambien las cosas de forma definitiva en la política. La política emula en muchos aspectos al teatro, en el que la salida de la escena final, supone el momento culminante de todos los dramas y la invitación a la última carcajada en las comedias, estoy seguro de que Boadella sabe de lo que estoy hablando.


Jean Le Non

13 comentarios:

Anita Delegado dijo...

Ante el panorama de partidos que tenemos en esta España nuestra ( o "muerta"como cantaba Cecilia allá por los setenta) y la desolación que produce ver la elevada abstención, que para mi no es otra cosa que el hartazgo que produce ver a tanto incompetente sentado y pegado a la poltrona,dirigiendo nuestro estar como ciudadanos, por decirlo suavemente,personalmente tenía la esperanza puesta en esta alternativa, pero......humanos somos y me parece que vamos a terminar todos encontrándonos con mas de lo mismo ,si la voluntad y las ganas de unos pocos no lo remedian. Alguien, realmente convencido de ello, puede decirme que PUEDE SER POSIBLE?

Anónimo dijo...

senti la necesidad de cambiar las cosas,de aportar mi granito de arena para mejorar la sociedad y combatir la mediocridad,denunciar los totalitarismos.Encontre los manifiestos y el ideario de ciudadanos,asistì estupefacta a las manipulaciones internas y vi con horror como se aprobaba una enmienda a la totalidad del ideario.pero no me resigno a marcharme.La politica es un pudridero dice Boadella,tambien los es para nosotros casi sin habernos estrenado ¿como censurar a los demas?

Anónimo dijo...

Si Socrates levantara la cabeza seguro que se avergonzaria de que alguien como tu utilize su nombre con fines tan demagogos como los tuyos.

Butzer dijo...

Como todos sabemos, después de Sócrates vinieron otros como Platón, Aristóteles... Después de Ciutadans, vendrán otros... Y alguno conseguirá lo que muchos esperamos.

Anita Delegado dijo...

Si Sócrates levantara la cabeza, seguro que se sentiría orgulloso de que alguien como tú utilize su nombre con los mismos fines que el defendió hace la friolera de 2500 años. Enhorabuena y adelante con la misma lucha.

Anónimo dijo...

¿la lucha de socrates? ¿cual?

Albert Rivera dijo...

¿Sabe alguien cuanto son 1+1?

Anita Delegado dijo...

Solamente tienes que leer lo que nos cuenta Jean le non, o mejor acercarte directamente a su pensamiento,al de Socrates,aunque claro la luchar no siempre implica armas . Las ideas con las que cualquier pensador de hace 2000,200 o 20 años, pretende transformar la sociedad en la que vive, suponen una "lucha" porque los cambios nunca fueron sencillos y como para muestra sirve un botón el otro día como quien dice asesinaron a MArtin Luter King por su lucha en la defensa de la igualdad de las personas que solo tienen su piel un poco mas obscura. Sus ideas, no supusieron una lucha en pos de la igualdad?.

Anónimo dijo...

Anita, me parece que te has perdido.
Comienza de nuevo.

Aluillo dijo...

Creo que a pesar de la posible intención que se tuviera, o no,en el Congreso de definir C´s como un partido clásico, el resultado ha sido algo diferente. Lo que ha quedado es la reflexión de que hay un espacio político vacío de centro-izquierda en la política española. Pero C´s sigue siendo un partido socialdemócrata y progresista-liberal. Ahora sólo depende de que su ejecutiva, con el liderazgo de su Presidente sepan, dejen y quieran reagrupar lo que tenemos en común todos los "ciudadanos", para situar al partido en el lugar de tranversalidad que todos compartimos. Eso sí,teniendo muy en cuenta los errores cometidos hasta la fecha.

LGDarley dijo...

Hola Jean,

Suscribo tu comentario. Me gusta especialmente la referencia a Sócrates y a Atticus Finch, un referente cinematógrafico que tampoco olvido.

Se han cargado a un ruiseñor.

Sí, se trataba si los ciudadanos podían dedicarse a la política sin convertirse en políticos -en el sentido más negativo y habitual de la palabra- y sin caer en el mismo modo de funcionamiento personalista y estructuras.

A la mayoría le interesó lo concocido: el posicionarse en el centro-izquierda (y a la vez, esto es lo prisaico que no prosaico, negando al mismo tiempo que eso sea una invitación a los demás a marcharse...Quía, lo que pasa es quienes piensen así son muy sensibles, idealistas o directamente equivocados de derechas que se habían metido en C's por error, desconociendo que C's era o debía ser ex-votantes del PSC)

En fin, donde yo esperaba humildad, reconocimiento real de errores, concordia, amplitud, madurez, se ha impuesto lo hegemónico.

C's es con Carreras-Rivera un partido-tipo de "líder", no de ideas, que es lo que menos (o nada) se han procupado de difundir en este año.

En todo caso, les deseo lo mejor en su oposición al nacionalismo desde la izquierda catalana.

La arrogancia, la falta de capacidad de renuncia o compromiso lleva, la ceguera ha llegado a C's, el partido de Rivera, que como dijo a Rosa Díez, el ya tiene SU partido.

Menos mal que Boadella, Arcadi y Pericay siguen donde yo creía que estarían.

Al brillante catedrático y a Albert les deseo mucha autoreflexión. Y un poquito de humildad y autocrítica real.

Anita Delegado dijo...

Perdida?, jajajaj, lo que te parece, solo es eso, un parecer y además erróneo,y por si tienes alguna duda, ponte a mi vera y verás como no necesitas volver al principio, seria perder el tiempo, y el tiempo, querido\a es oro y no estamos para muchos desperdicios.

Anónimo dijo...

Anita, veo que eres muy modesta, juez y parte, ademas de seguir perdida.
Se mas humilde.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...