desde 2.006 en Internet

jueves, 14 de junio de 2007

Ciutadans, desesperado, emprende una caza de brujas


Espectáculo patético el de Rivera y sus compañeros de la ejecutiva de Ciutadans: después del ridículo electoral de las municipales y de las suspensiones de militantes críticos que están provocando varias denuncias ante los tribunales por violar la Ley de partidos y atentar contra la libertad de expresión, el estado de descomposición avanzada del antaño proyecto de Boadella y Espada deja atónitos a varios intelectuales que firmaron el Primer Manifiesto por una regeneración política. Muchos de ellos se han alejado desde hace algún tiempo de un partido inmerso en una crisis profunda, y la rebelión así como la disidencia crecen cada día.

La deriva de Ciutadans no es nueva. Existe información abundante al respecto en Ciudadanos en la Prensa.

Ciudadanos en la Red se identifica con el proyecto original, parido en el Taxidermista por quince intelectuales entre quienes ya cuajaban desacuerdos significativos, pero que supieron ponerse de acuerdo en torno a varias prioridades: desconfiar de las ideologías identitarias y totalitarias, como son los nacionalismos; reclamar el regreso al principio de realidad en la política; exigir regeneración democrática y respeto por el orden constitucional español; defender el bilingüismo en Cataluña, donde, desde las autoridades nacionalistas y socialistas, se discrimina la lengua española en los espacios oficiales y se desprecian los derechos de las familias castellanohablantes que desean que sus hijos estudien en su idioma materno.

Tal y como se podía prever después del bochornoso congreso fundacional en julio 2006, con el paso al costado del grupo promotor y la elección caótica de unos responsables que no han sabido estar a la altura, y que se refugian en una huida hacia adelante, la degradación de la situación se ha acelerado, con divisiones internas, procedimientos disciplinarios y dimisiones masivas.

Lo más lamentable es observar cómo un partido nacido para la libertad se ha convertido en uno de los más autoritarios en su funcionamiento interno, intentando amordazar a afiliados que por definición no se van a callar porque no saben hacerlo: son Ciudadanos.

Jorge Harrison

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectivamente, lo zarrapastrosos no nos vamos a callar porque no sabemos hacerlo, estamos todo el día dándole al pico, no somos politicuchos que nos jugamos nada con la organización sino todo lo contrario. El coñazo lo vamos a dar, si nos han estropeado el altavoz, nos compramos otro y se acabó lo que se daba. Trabajar para los demás ya lo hacemos en la vida privada.

Salud, compañeros.

Garzón dijo...

Pues yo no acabo de ver lo de las injurias por ninguna parte.... y vosotros???

La injuria en el nuevo código penal

CAPITULO II

De la injuria

Artículo 208.

Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.
Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves.
Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la
verdad.

Artículo 209.

Las injurias graves hechas con publicidad se castigarán con la pena de multa de seis a catorce meses y, en otro caso, con la de tres a siete meses.

Artículo 210.

El acusado de injuria quedará exento de responsabilidad probando la verdad de las imputaciones cuando estas se dirijan contra funcionarios públicos sobre hechos concernientes al ejercicio de sus cargos o referidos a la comisión de faltas penales o de infracciones administrativas.

CAPITULO III

Disposiciones Generales

Artículo 211.

La calumnia y la injuria se reputarán hechas con publicidad cuando se propaguen por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante.

Artículo 212.

En los casos a los que se refiere el artículo anterior, será responsable civil solidaria la persona física o jurídica propietaria del medio informativo a través del cual se haya propagado la calumnia o injuria.

Artículo 213.

Si la calumnia o injuria fueren cometidas mediante precio, recompensa o promesa, los Tribunales impondrán, además de las penas señaladas para los delitos de que se trate, la de inhabilitación especial prevista en los artículos 42 ó 45 del presente Código, por tiempo de seis meses a dos años.

Artículo 214.

Si el acusado de calumnia o injuria reconociere ante la autoridad judicial la falsedad o falta de certeza de las imputaciones y se retractare de ellas, el Juez o Tribunal impondrá la pena inmediatamente inferior en grado y podrá dejar de imponer la pena de inhabilitación que establece el artículo anterior.
El Juez o Tribunal ante quien se produjera el reconocimiento ordenará que se entregue testimonio de retractación al ofendido y, si éste lo solicita, ordenará su publicación en el mismo medio en que se vertió la calumnia o injuria, en espacio idéntico o similar a aquél en que se produjo su difusión y dentro del plazo que señale el Juez o Tribunal sentenciador.

Artículo 215.

1. Nadie será penado por calumnia o injuria sino en virtud de querella de la persona ofendida por el delito o de su representante legal. Bastará la denuncia cuando la ofensa se dirija contra funcionario público, Autoridad o agente de la misma sobre hechos concernientes al ejercicio de sus cargos.

2. Nadie podrá deducir acción de calumnia o injuria vertidas en juicio sin previa licencia del Juez o Tribunal que de él conociere o hubiere conocido.

3. El culpable de calumnia o injuria quedará exento de responsabilidad criminal mediante el perdón de la persona ofendida por el delito o de su representante legal, sin perjuicio de lo dispuesto en el segundo párrafo del número 4º. del artículo 130 de este Código.

Artículo 216.

En los delitos de calumnia o injuria se considera que la reparación del daño comprende también la publicación o divulgación de la sentencia condenatoria, a costa del condenado por tales delitos, en el tiempo y forma que el Juez o Tribunal consideren más adecuado a tal fin, oídas las dos partes.

Comentarios del abogado:

Para que haya realmente delito de injurias debe existir el "animo de injuriar", sabiendo que estás diciendo algo que realmente va a afectar a la dignidad de la otra persona.

Antes de interponer una querella, se llama a un acto de conciliación, donde la policía cita a las personas que han cometido injuria para que se detracten de lo dicho.

¿Y decís que Albert Rivera es abogado?, ¿por dónde?

Butzer dijo...

Siempre ilustrándonos señor Garzón. Espero que en el Congreso se haga con Ciutadans como la RAE con el español: un "limpia, fija y da esplendor" pero en profundidad.

Anónimo dijo...

Algunos más que trabajar dan sablazos y pretenden vivir ACOSTAdel ciudadano.


Creo que GARZON ha escogido mal su apodo, porque este se lo ha trabajado, pero el virtual va de jesuita, dando pellizquitos y haciéndose el inocente: "¿pero hay tendencias en ciudadanos?". A estas alturas ha quedado más visto que el tbo, y ya sabemos con quién y a quién vende sus servicios.

Anónimo dijo...

¿Eres tan imbécil que te has dejado robar?.
¿Y porqué nos lloras tanto cretino? ¿No tienes mamá?

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...