desde 2.006 en Internet

domingo, 1 de marzo de 2015

No está todo perdido, nos queda rezar en arameo



"¿No es vergonzoso que los fanáticos muestren demasiado interés y los sensatos no?"  Voltaire

Al contrario de lo que pudiera parecer, la tan celebrada sociedad de la información no está contribuyendo a despejar las incógnitas existentes en la realidad por medio de la razón, sino contribuyendo a crear nuevos simulacros y creencias erróneas en mucha gente, por supuesto en algún nefando interés de los que pretenden seguir tirando de los hilos que rigen nuestras vidas títeres desde el poder, para acumular más beneficios y privilegios.

Vivimos en un sistema totalitario en el que se exterminan los pensamientos independientes, como nunca antes había ocurrido en la historia. La atención que se concede a una reflexión sosegada, concienzuda y elaborada con esfuerzo y trabajo, es incluso menor que la que se otorga a un chisme,  del gilipollas de turno que sale en la tele gracias a su tronadura.  El Almodóvar de moda que cocina el engendro debe estar satisfecho de representar el mundo a su imagen y semejanza.

Ortega y Gasset nos había ofrecido en La Rebelión de las Masas, allá por 1930, un retrato del enfangado territorio en el que se iba a introducir la humanidad, y apenas existían medios de comunicación acríticos, al servicio del poder, por entonces. La condición humana, desde la perspectiva social, es tenebrosa, prueba de ello son las barbaridades que acontecieron desde la creación de los totalitarismos del siglo pasado, pero no menos abrasivos que los totalitarismos del presente. Lo social es el vaciamiento de lo humano, por mucho que se empeñen en convencernos de lo contrario los que viven de ello.

Y ocupándonos de nuestro país, que al fin y al cabo es en el que vivimos, sólo hay que visitar algún grupo de Facebook para comprobar lo lejos que estamos de alcanzar algún tipo de sentido común compartido. Mientras unos defienden desde el apoyo al gobierno que vivimos en el mejor mundo de los posibles, que en España no hay problemas importantes y que estamos saliendo de la crisis económica, otros dicen tonterías del calibre de dedicar el 150 % del PIB, por supuesto extraído de más deuda pública, a resolver el problema del paro creando trabajos públicos, como si de ellos se derivara riqueza y no consumo de la riqueza que proviene, precisamente de las actividades privadas. Lo público siempre es un gasto, no un ingreso. La mejor forma de apagar un fuego todo el mundo sabe que es con gasolina.

¿Y cuántos dicen que ambas posiciones, la de la casta y la de podemos son una farsa que trata de retratar una realidad inexistente?, pues una escasa minoría, seguramente habrá más gente que lo piensa, pero los que lo decimos somos muy pocos y además estamos condenados a soportar las impertinencias de algunos imbéciles que piensan que en este mundo sólo que ellos piensan, sienten y conocen es la única verdad posible, como si fueran del Estado Islámico.

La pregunta que surge es de donde han salido estas generaciones atrofiadas que han estado expuestas al sistema educativo que se ha llevado más recursos en la historia de este país, que han tenido a su disposición más oportunidades que ninguna generación anterior de españoles y que están condenados a vivir la vida más miserable gracias a las creencias erróneas en las que los han introducido los vendedores del milagro de que si creen en ellos todo en su vida se resolverá. Decía Herbert Spencer, un personaje que ha sido demolido por los pensamientos doctrinarios de las izquierdas y las derechas desde hace décadas, que una verdadera educación debe enseñar a la gente a gobernarse a sí misma y no a ser gobernada por otros. Algo tan sencillo de entender es un anatema en estos tiempos.

En España las directrices de la educación están sometidas al poder de turno, los directores de los colegios e institutos son nombrados por el poder político vigente en sus territorios, más por el carnet que portan, que por la adecuación que se desearía. Lo mismo ocurre en todos los ámbitos públicos, la sanidad, las obras públicas, la justicia, las administraciones públicas, las dependencias municipales, todo está contaminado del poder de turno, ahora uno, luego otro, y eso se paga muy caro.

Menos mal que ahora está la alternativa de Podemos, para reforzar lo hecho con anterioridad por la casta, y en la estela de personajes como los Castro, Chávez, Maduro o Ahmadineyad, convertir a la fe paulista a todos los desesperados por el despojo al que han sido sometidos por el poder. Progresar hacia el tercermundismo, fue la profecía que han hecho posible entre Zapatero, Rajoy y Pablo Iglesias, no hay otra alternativa posible con esta gente que irnos a la mierda como país.

Con estas soluciones, creo que vamos a tener problemas para largo y que los que viven de que los tengamos, están blindados contra cualquier vicisitud miserable que acontezca en los ciudadanos de a pie. La nueva aristocracia está dispuesta para seguir ejerciendo el poder desde la misma configuración que la vieja aristocracia. Las castas y sus intereses pueden seguir tranquilos, porque para resolver los problemas que han creado a los ciudadanos, ahora tenemos una opción que está dispuesta a hacerlos buenos creando muchos más problemas.

Como los creyentes no se hagan demócratas y espabilen, creo que tenemos asegurado para las próximas décadas un país que cada día se va a deteriorar progresivamente. ¿Acaso no fue lo que quiso Zapatero con sus ocurrencias? Ni Franco se atrevió a hacernos vivir en el ámbito de la barbaridad y el esperpento como el contador de nubes, del que Pablo Iglesias es su sucesor más aventajado, porque Pedro Sánchez es simplemente un aprendiz. Rajoy es su sosias, el alter ego de la catástrofe mental que conlleva la acefalia y el despotismo. Estos personajes de sainete y farsa son los que deciden nuestro destino, gracias a los que se creen demócratas votando por ellos.

Que baja ha caído la política en España, tanto que si desapareciera y fueran exterminadas sus estupideces, creo que viviríamos felices. Votar por imbéciles, no resuelve el despotismo de un sistema político con apariencia democrática, al contrario, lo perpetúa.

Enrique Suárez

12 comentarios:

fractalio dijo...

Enrique, “lo social” sólo tiene un problema: que es el pozo sin fondo del que roba y saca mejor beneficio “lo privado”. Comienza con la exigencia de legislación a su medida y se nutre de la desviación “legal” de los recursos públicos a sus cuentas de resultados. Por supuesto que no refiero ni al pequeño empresario ni al autónomo, sino a las grandes corporaciones y macrogrupos de megaempresas, al gran capital, a la piratería financiera globalizada, a esa secta mafiosa que encarna este sistema económico desde el cual el 0,001% de la población va aniquilando al otro 99,999% que estamos fuera de su protectorado, pero que paradójicamente somos los que lo alimentamos día a día, mientras seguimos atentos a las pantallas y a las urnas.

Enrique Suárez dijo...

La culpa es de los egipcios por haber inventado los faraones y las pirámides

Anónimo dijo...

La culpa fue del cha, cha, cha. Del ato Donald, del Tío Gilito. Aunque lo cierto es que la culpa es de los asesinos de la gallina de los huevos de oro.

LA CAIDA DEL IMPERIO ROMANO -

Jesús Huerta de Soto

http://youtu.be/6PcaciZean4

Anónimo dijo...

http://youtu.be/j4JuVDyahcY

fractalio dijo...

Buen argumento, Enrique, el de los faraones y las pirámides. Ahora ya me quedo más tranquilo. Gracias a tu argumento ya sé que las grandes constructoras no tienen nada que ver con alcaldes ni concejales de urbanismo, ni con recalificaciones de terreno, ni con contratas de limpieza y jardines de los ayuntamientos. Y que las compañías petroleras, farmacéuticas, de automoción, de telefonía, de armamento, de distribución, de tráfico de droga y de personas, y los mass media no tienen nada que ver con ningún diputado, senador, ministro, presidente de gobierno, jefe de estado, juez o fiscal. ¡Uf, menos mal!

Jorge Rueda De la Rosa dijo...

Buen artículo, suscribo tus palabras. Pero en la teoría todo es muy bonito....Muy buenos contenidos, me encanta el blog como Guia.

Anónimo dijo...

No creo que se trate de eliminar a los faraones y las pirámides. Esa no sería la solución porque si eliminamos a esos "grandes" agrandamos el Estado y no hay nada ni nadie más "corrompedor" y mal gestor además de ladrón que el Estado. Ya sé que no debería ser así, pero lo es. Se trata, o se trataría, de eliminar con transparencia y justicia, JUSTICIA con mayúsculas, es decir INDEPENDIENTE, todo indicio o atisbo por nímio que sea de tráfico de influencias, de acaparamiento, de robo para ser claros, es decir de corrupción. De lo contrario actuaríamos como en el chiste de Otto y Fritz :
"Otto, qué pena, te están poniendo los cuernos. He sorprendido a tu mujer con un señor en el sofá de tu salón"
"Gracias Fritz por avisarme, tomaré medidas"

"¿Tomaste medidas Otto?"

"Sí Fritz, las tomé y drásticas, he tirado el sofá".

Anónimo dijo...

Ser Suarez, vengó haciendo un seguimiento a sus enlaces y todavía no he visto, que haga ud la mas mínima referencia al grupo de amigos de FORO, ESTOS SON CASTA, O NO SON CASTA, podría decirnos su opinión al respecto.

Enrique Suárez dijo...

Querido anónimo que pregunta por Foro, ¿cómo se atreve usted a hacer esa pregunta?. Foro es uno de los modelos más acabados de la cosa esa :)

Anónimo dijo...

Perdone ud, la pregunta: SON CASTA O NO SON CASTA FORO?

Anónimo dijo...

La inauguración de ardientes caminos (y puertos).

Cuentan que Bizancio pasó una temporada parloteando acerca de los/las angeles/las y que nada quedó claro de todo aquello. En Spain is diferent, en nuestra casa/patria, llevamos años con esa mandanga, sin que eso tenga nada que ver con las cosas de comer, causa de la verdadera preocupación en esta galaxia.

La cosa es pesada como el plomo, moña como un sorteo, triste por sus figurantes y provisionalísima como se ve, se huele, se palpa, se oye y se siente. Pero por muy poca vida que le quede a este engendro histórico, a esta excrecencia in-civilizatoria, a este bodrio en vivo, el entretenimiento, intencionado o no, tiene garantizado su continuación y acto final con sus correspondientes pompas fúnebres. Ante notario.

Si se mira bien, esta representación pública no hace más que repetirse ad nauseam en distintos planos, con diferentes títeres, de diversas formas, variados pretextos, justificaciones varias, para el mismo término de liquidaciones prêt à porter en la escena. Y con creciente velocidad. La farsa se viene realizando además en un circo donde el público se va inquietando sabiamente por momentos, virando a superlativamente, hirvientemente, internacionalmente.

Sin necesidad de profecías, se puede predecir con total exactitud, el auge y caída de los ídolos interpuestos en la trinchera, con cada uno de los cuales la banda perseguida intenta desviar o detener el soplido que recibe por todas partes. Desde luego que es coherente con seguir soñando e intentarlo -siendo su obligación además-, pero la magnitud del proceso es tan inabarcable, la experiencia acumulada tan sufrida, las enseñanzas a bofetones tan efectivas, la información tan ipso facto, en definitiva, la fuerza del “destino” es tan irresistible, que su sentencia está dictada y escrita en el proceloso viento.

(Queda fortalecida la fase cumbre donde las fuerzas desnudas son las que tienen la palabra.)
03-03-2015

Anónimo dijo...

"creando trabajos públicos, como si de ellos se derivara riqueza y no consumo de la riqueza que proviene, precisamente de las actividades privadas. Lo público siempre es un gasto, no un ingreso."

Crea riqueza el albañil que repara los daños de un incendio ¿pero no el bombero que evita que el incendio se extienda y lo queme todo?

Crea riqueza un médico priovado que le quita las patas de gallo a tu mujer ¿pero no crea riqueza un médico público que te hace un bypass de coronaria?

Vamos a ver, el pagar impuestos es un gasto ¿y el pagar facturas no?

¿no tienes un pequeño problema de prejuicios?

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...