desde 2.006 en Internet

lunes, 1 de diciembre de 2014

Hablando claro: ni casta, ni podemos


Si la casta es la representación inícua y desquiciada del poder, en su plena magnitud y su voraz profundidad, que ha secuestrado las instituciones españolas, hasta ser responsable de toda la corrupción, fraude y menosprecio cívico que nos concede, la derecha de la casta formada por todos los partidos con poder y representación, por dejarlo claro; Podemos es la izquierda de la casta, que sin cambiar instituciones, ni hábitos, ni perseguir delitos cometidos pretende imponernos como alternativa un programa comunista estrafalario, absolutamente incompatible con la idiosincrasia española, los problemas que tenemos y nuestra condición europea. 

Si la casta de derechas en la que se reúnen todos los partidos con representación y poder está formada por ilusionistas, la de izquierdas, que aspira a desplazarlos del poder, está formada por iluminados. Es hora de que dejemos de jugarnos nuestro porvenir entre ilusionistas e iluminados y alcancemos definitivamente la realidad

La inmensa mayoría de los españoles sabemos que tenemos un grave problema con la representación política afincada de forma sectaria en los partidos políticos de todos los colores, como se ha podido comprobar en las pasadas elecciones europeas, en la que los apoyos a todos los partidos –incluido Podemos- recibieron un 42 % de apoyo electoral, porque el 58 % de los españoles con derecho a voto no avaló a ninguno. Más recientemente en el simulacro independentista de Cataluña, sólo un tercio de los catalanes acudió a la convocatoria de todos los partidos que gobiernan la comunidad en simulacro de secesionismo ininterrumpido.

La representación política española tiene un grave problema de legitimidad, que la casta trata de resolver con un simulacro de regeneración desde el poder y un simulacro de amenaza a la coherencia representado por Podemos. Pero en este país ya no estamos para simulacros, porque como no se inicie el camino sustancial de devolver este país a la democracia real, tras el secuestro desde el poder que se ha venido cometiendo durante las últimas décadas,  cualquier día nos despertaremos con un simulacro de revolución y violencia, que vamos a terminar pagando todos.

Es hora de dejar atrás todos los simulacros que sólo sirven para ocultar todas las mentiras y corrupciones del poder y dan alas a las hordas de coletaris y posiblemente, en breve, a las de los nazis sin cuartel que esperan una oportunidad para romper con cualquier recuerdo de orden,  normalidad y tranquilidad. Es hora de devolver al congelador de la historia el huevo de la serpiente, porque de otra forma el precio del descalabro cometido desde el poder no lo van a pagar exclusivamente los criminales que lo han cometido, sino todos los españoles. 

Es hora de que rindan cuentas y se dejen de cuentos, este país no soporta más el burka que tratan de imponerle, los de la casta y los de Podemos. Ni Ormuz, ni Ahriman, el maniqueísmo es tan arcaico como la soberbia, desmesura, osadía y miseria de los representantes del poder a lo largo de la historia, contra hibrys, no queda otra que Némesis, cuando Até, la diosa de la fatalidad anda suelta. 

La hora de la verdad se aproxima y va a dejar en pelotas a todos lo que representan el simulacro de democracia en que han convertido nuestra existencia, tras habernos dejado despojados, devastados y demolidos a quienes un día, crédulos, ingénuos e inocentes,  les alzamos al poder. La nación española tiene un poder supremo y soberano, el pueblo español, todos los demás, rey, partidos, instituciones y poderes fácticos son prescindibles. El pueblo español hablará y decidirá cuando le salga de las narices, no cuando se lo permitan y consientan los tiranos, para ser lo que se es, no hace falta permiso, ni concesiones.

Enrique Suárez

14 comentarios:

fractalio dijo...

¡Ay, Enrique, pero qué iluso eres! Te voy a dar un pronóstico: en las próximas elecciones generales aumentará la participación con respecto a las anteriores.

Los simulacros a los que te refieres no son perpetrados por la casta, sino por sus jefes, con el único fin de que la casta cambie de cara pero que continúe encubriéndoles. Para que siga administrando el ocultamiento de las mafias gobernantes del mundo. Ni comunismos, ni nadaísmos. Aquí, y en todo el globo terráqueo lo único que tenemos es un capitalismo absurdo, feroz, anacrónico, salvaje y cruel que devora ya de forma automática y en progresión geométrica. Y si para ello tiene que crear yihadismos u otro simulacro de cualquierismo, pues lo crea, sin ningún problema, y de paso hace macronegocio de ello. Y si tiene que crear tratados como el APEC o el TTIP para legalizar la esclavitud, pues los crea.

Y mientras, todos entretenidos con la casta, las coletas y los pequeños nicolases, viendo tertulias a diestro y siniestro mareando la perdiz con las mismas chorradas. Y sin querer saber nada de los grandes problemas comunes como los envenenamientos masivos de aire, agua y alimentos, la creación masiva de enfermos crónicos, o la polarización salvaje de la riqueza en el mundo. Sigamos viendo el mundo de forma fragmentaria, que nos seguirá yendo de puta madre.

Enrique Suárez dijo...

fractalio, como no quitemos los árboles, nunca veremos el bosque, vayamos por partes, a ver si el iluso eres tú que ves lo que ves y lo que imaginas que ves :)

Enrique Suárez dijo...

Lo que está claro es que ver el enemigo como imbatible que es lo que tu propones, fractalio, sólo favorece y beneficia a la perpetuación de la casta. Supongo que tú también estarás interesado en quitárnosla de encima, empezando por los que conocemos, y luego ya irán apareciendo los demás, jajajajaja

fractalio dijo...

El enemigo no es imbatible, siempre que sepamos quién es. Si no queremos saberlo, entonces sí que es imposible. La casta no es el enemigo, son sólo los administradores de éste, y por supuesto que hay que barrerla, para que dejen de cobrarse sus comisiones a costa nuestra y sobre todo que dejen de legislar sólo a favor del auténtico enemigo, que es el que nos está machacando. Eso sí, si pensamos que es imaginario, mal lo llevamos. Creo que es bastante evidente, por mucho que miremos para otro lado.

Anónimo dijo...

Pues sí vamos por partes que decía Jack el destripador.

Clarinete que hay un contubernio mundial, un grupo de gentes que no sabemos quienes son y que son los que dirigen el mundo a su antojo, una guerra por aquí, jihadismo por allá y miseria por acullá, que es lo que pretenden que seamos sus esclavos totales, que se trabaje por un tazón de arroz. Y que este grupo del que no vemos la cara es el que pone en el teatrillo a las marionetas que son los politicastros de la Casta. Pero hete aquí que nosotros a quienes conocemos y soportamos es a los politicastros de la Casta y sobre ellos que es la cabeza visible de la hidra sí que tenemos poder y debemos ejercerlo. Así a lo mejor sus jefes los que no dan la cara se tientan la ropa y cambian al menos a las marionetas del teatrillo, que a estas ya las tenemos muy vistas. Y según la cara de perro que nosotros pongamos aflojan la soga al menos una pizca. La gente de a pie es mucha gente y ellos sólo son un grupillo por muy poderosos que sean. Además se van a morir, que aquí no queda ni el Tato, eso fijo. Lo que sí les tiene de los nervios es que somos muchos en el planeta y querrían hacer desaparecer a una buena parte para quedarse sólo con los esclavos sumisos. Pero eso está por ver. Yo no sé qué pasará, no tengo bolita de cristal, pero si se sabe algo de hisoria se comprueba fácilmente los vuelcos que da la vida. Y nadie se lo esperaba. Quién se lo iba a decir a los Zares, a Napoleón, a Luis XVI, a la dinasrtía Ming y ainsi de suite. Sí sí, torres más altas se han venido abajo. Así es que a lo a lo que estamos Pascasia y déjate de cotillerías que decía el sainete. Si pretendemos batallas más importantes contra enemigos invisibles nos vamos a pegar un revolcón de muchísimo cuidado, y para nada...A lo concreto, a lo conocido, que a lo mejor lo DESCONOCIDO se lo piensa dos veces

fractalio dijo...

Anónimo, lo que ocurre es que desde el año 82, que vi el plumero muy clarito a la casta, practico el abstencionismo, y con los años y los argumentos he ido consiguiendo que lo practiquen hoy día al menos otros veinte en mi entorno directo. Digo yo que si hubiéramos hecho todos lo mismo, la casta estaría barrida ya hace alguna década. Y mientras tanto, además de preocuparme la pasta que desde nuestros bolsillos ha ido a Suiza vía concejales, promotores del ladrillo, banqueros, diputados, ministros, jefes de gobiernos y de estados, me preocupa muchísimo más el veneno que de forma cada vez más inevitable penetra en nuestros organismos, y que día a día va disminuyendo en progresión geométrica la esperanza de vida de esta sociedad tan maravillosa y modelna que tenemos. Y todo ello gracias a un colaboracionismo silencioso pero constante y creciente, vía consumo, de toda la mierda que el verdadero enemigo ofrece con sus productos y servicios, camuflado de bienestar, progreso, modernidad, lujo, encanto y, en una palabra, estupidez. Desde el momento que se llegó a producir más de lo que somos capaces de consumir, comenzó esa espiral virulenta de sofisticación aparente del consumo y bajada de costes de producción a costa de hipotecar el futuro incluso ya a corto plazo. Y mientras nos vamos envenenando física y mentalmente con toda esa mierda, tenemos que tragar con los crímenes en forma de fumigaciones aéreas, controles de concentración de energía, frakings, financiación de terrorismos, financiaciones fraudulentas de empresas y gobiernos, monopolios con semillas patentadas, cría masiva de ganado y peces con todos los elementos venenosos, radioactivos y cancerígenos en sus carnes, tratados comerciales como los anteriormente mencionados, y guerras reales y directas para financiar todo eso con tráfico de armas, drogas y personas, además de hacerlo con la pasta que gustosamente les transferimos diariamente los consumidores. El enemigo se llama multinacional, o acumulación salvaje de capitales, como prefieras. Y la forma de estrangularlo es muy sencilla: dejar de consumir sus mierdas.

Mortal Contribuyente dijo...

En general, y tomado en conjunto, el electorado español parece haber entendido tradicionalmente la abstención como un voto de castigo a un partido concreto y como señal de que no era imperioso un cambio de Gobierno. En cuanto se ha producido un periodo políticamente convulso, que ha desembocado en un cambio de partido al frente del Ejecutivo, su participación ha aumentado.

Tal interpretación de los resultados podría reforzarse si tenemos en cuenta que, con la excepción de las últimas, que trataremos por separado, desde desde el ascenso de Felipe González a la Presidencia, cada cambio de Gobierno se ha producido con un nivel mayor de abstención que el anterior: Felipe González llegó al poder con el mínimo histórico de abstención, el 20,03 por ciento y, a partir de ahí, Aznar subió al poder con un 22,62, Zapatero con un 24,34 y Rajoy con un 31,06. Encontraríamos el mínimo histórico de abstención en el periodo más convulso, las elecciones post Golpe de Estado del 23-F, y un paulatino aumento de la abstención conforme las condiciones materiales y la calidad de vida de los españoles aumentaba.

Definiciones y conceptos útiles:

¿Qué es la ley d’Hondt?

Ley d’Hont, es la de Victor d’Hondt us autor inventor de la fórmula electoral.

Es un sistema matemático para repartir cargos de acuerdo a los resultados de una elección (…) Este es el sistema, de entre los mas usados, que brinda la posibilidad de (en teoría, no en la realidad) mayor representatividad a las minorías.

Conviene recordar que:

- Los votos en blanco influyen en los resultados dando más escaños a los partidos mayoritarios y eliminando a los minoritarios.

- Los votos nulos no influyen en los resultados, a efectos prácticos, no sirven para nada, aunque no perjudican a los partidos minoritarios. Si lo haces. asegúrate de que el voto será nulo. Escribiendo, tachando rompiendo...

- ¿Los votos de un partido político que al final no tiene escaños, se van a los partidos mayoritarios? Depende
- Si hay pocos partidos minoritarios con muchos votos, perjudica a los partidos mayoritarios y tienen menos escaños.
- Si hay muchos partidos minoritarios con muchos votos, se quedan todos sin escaños, que van a los partidos mayoritarios.

Por tanto la recomendación sería que es mejor votar a un partido minoritario que tenga posibilidades de tener como mínimo 1 escaño, que votar a partidos muy raros que no van a obtener con toda seguridad escaño alguno.

Ejemplo de la injusticia de la ley electoral española:

- Izquierda Unida: 969.871 votos = sólo 2 diputados
- Convergencia i Unió: 779.425 votos = 10 diputados
- Partido Nacionalista Vasco: 306.128 votos = 6 diputados

Anónimo dijo...

Fractalio, yo también soy abstencionista y también he conseguido que unos cuantos lo sean. Claro que no me atribuyo el mérito en solitario de ese pirrico logro. Hay que reconocer que la Casta lo pone a huevo para desanimar, asquear y enardecer al personal. Yo no me abstengo en contra de ningun partido, me abstengo porque el sistema es despreciable y mentiroso. Con mi voto que no cuente ningún felón sea del signo que sea y que dicho sea de paso eso de los signos y las ideologías es una filfa, un engañabobos para los hooligans, para incautos que creen votar izquierdas o derechas cuando todo es lo mismo, el reparto del pastel entre la Casta. El sistema no representa a nadie, se representan a ellos, ellos se lo guisan y ellos se lo comen, ellos se eligen y embaucan al personal para que crean que eligen algo. Claro que el personal tiene su parte, y grande de culpa por prestarse a ese juego perverso. Pero insisto, la cabeza de la hidra la tenemos visible y a ella hay que dirigirse. te aseguro que por no comprar en Carrefour no vas a conseguir nothing de nothing. La gente de hecho en España a penas consume ya así es que van a chincharse porque loo cierto es que no contemplan que si exprimen a la gente la gente no puede consumir, así es que se les está yendo al carajo el invento. Deberían fijarse en la política Henry Ford I, pero son torpes. Se vana producri a países tercermundistas donde se esclaviza a la gente y mientras en nustros países cierran las empresas, lógico no hay quien compita con Asia. ¿Pero quién diablos va a comprar su basura de mercancía si la gente no tiene trabajo ni ingresos en Occidente? Es una simple contabilidad con su debe y su haber. Si no hay pasta no compro, me conformo con ir tirando y que me dé para medio comer.

fractalio dijo...

Anónimo, estoy de acuerdo contigo en casi todo. Por supuesto, también en lo de la gran engañifa de la izquierda y la derecha, que no es más que el método de crear forofos que luego se maten entre ellos y no tengan que molestarse ni en eso. Yo también me abstengo porque no creo en el sistema. Y sé perfectamente que son los votantes los que representan a los políticos, no al revés, como se creen. Tampoco me atribuyo mérito alguno por logar unas cuantas abstenciones, sólo digo que si cada abstencionista hubiera conseguido veinte más, ya no habría políticos, que sería el paso imprescindible para dar el siguiente paso, que sería ir directamente a por el auténtico enemigo. Y no hablo de comprar o no en Carrefour, que es lo de menos, aunque la mafia de la distribución hoy día es la que más a la chita callando está jodiendo, por ser la vía que encarrila a muchas de ellas, y ser la que activa la demanda artificial que responde automáticamente a la oferta salvajemente desmedida. Hablo de no comprar nada que no sea imprescindible para vivir. Hablo de no malgastar en sofisticaciones renovadas cada diez minutos. En definitiva, de cortar el suministro a los grandes accionistas de los gigantescos macrogrupos convertidos en sectas que se están repartiendo las ingentes fortunas extraídas a costa de la miseria física y la enajenación mental del común de los mortales televidentes y votantes. Conmigo te aseguro que no cuentan, ni de una ni de otra forma. ¿Qué no me sirve de nada? Ahí estás errado. Me sirve, y de mucho. De que me encajen las piezas del puzzle, y de tener la dignidad muy a salvo sabiendo que no tienen ni mi permiso ni mi colaboración, y que si no los tuvieran de nadie, terminaríamos de raíz con el problema.

Anónimo dijo...

No sabes Fractalio lo que me recuerdas a mi padre. A propósito, SOY CHICA. Mi padre era un republicano liberal (y católico) que fue encarcelado durante el franquismo e inhabillitado para ejercer su profesión además de expulsado de su puesto en la Administración, ganado por oposición libre. Uno de los del exilio interior. Hizo una vida de asceta, no se tomó ni una caña mientras duró Franco, por supuesto no compraba ningún periódico (Claro que para lo que había que leer en esa prensa no valía mucho la pena) vamos que se comportó a lo Gandhi, resistencia pasiva y decía que si todos los españoles de bien y que se decían republicanos hicieran lo mismo que él Franco no habría durado lo que duró. Yo, por supuesto no frecuenté el sistema educativo español, siempre decía "no quiero que te deformen la mente" iba a un colegio extranjero, otro tipo de enseñanza claro. No se conformó nunca y pleiteó sin descanso para recuperar su puesto en la administración, decía que conla verdad se llega a todas partes. Llegó hasta el Supremo, se lo llevó García Trevijano Y GANO. No sabes lo emcionado que estaba diciendo "le he ganado, he ganado a Franco". Luego se dedicó en cuerpo y alma a localizar a compañeros en su misma situación para animarles a que reclamasen que lo tenían ganado al crear las sentencias del Supremo jurisprudencia. No sólo pudo reingresar, le tuvieron que reconocer los años de cesantía, incluso a efectos económicos Pero nadie, amigo mío se atrevió a reclamar lo que ya tenían ganado de antemano a pesar de todos sus esfuerzos por localizarles y animarles. Ese es el españolito medio, que lo mismo llenaba la Plaza de Oriente con Franco para un poco más tarde, ya en democracia declararse "rojos de toda la vida, con pedigree". Bueno pues ese tipo de gente me han tachado en más de una ocasión de FACHA. Toma ya! Como decía Enrique Suarez el otro día, los españoles están formados para no mojarse con nada. Qué quieres, me parece despreciable, pero es así. Cuando oía a la Vicemomia de la Vogue presumir de padre represaliado me daba la risa floja. Represaliado y condecorado por Franco. Este es el país que tenemos y no hay mucha esperanza. Si acaso quizás, que QUITEN EL FUTBOL, a lo mejor con eso se liaba la de San Quintní, como con Excalibur. Lo siento pero me muevo en un mundo entre dos culturas, tengo el corazón "partío", pero cada vez me acerco más y más a mi otro ambiente, mi otro país, donde se respeta bastante más a la gente. Celà va de soi, sans quoi ils seraient vraiment foutus les politiques.

Anónimo dijo...

Un poquito de humor, un brin d'humour...


http://youtu.be/tj6qta_9PaM

fractalio dijo...

Anónima, chapeau por tu padre. En mi familia hubo un caso similar, el de mi abuelo. Pero sigo con la idea de que aunque entre España y Francia, o Inglaterra, Alemania, EEUU o cualquier otro país “desarrollado” haya unas diferencias de matiz, el grueso de la cuestión es idéntico. Por un lado, el de los políticos, Dios los cría y ellos se juntan. Y ejercen su papel aquí y acullá, unos más discretamente y otros menos, en unos países se creen más impunes y ni ocultan la mierda bajo la alfombra, como es nuestro caso, y en otros lavan los trapos sucios en casita, y hacen piña cuando hace falta para no delatar sus vergüenzas, pero aquí no hemos inventado nada, todo lo hemos importado, aunque luego le hayamos dado el toque cañí. Y por otro lado, el de las mafio-sectas hipermultigigasupermeganacionales, no tienen su sede ni en l’Espagne ni en la France ni al otro lado del Atlántico, sino en lo más profundo de las simas de la especulación más voraz, rastrera y simplona, agarrados a las leyes que también aquí y acullá van dictando a los legisladores votados y aclamados de nuevo aquí y acullá por los “demócratas”.

También a mí me llaman facha los amiguetes sociolistos, porque no les paso ni una y les demuestro que en cada uno de sus actos, y en los de aquellos que les dictan las consignas, no hay ninguna diferencia con los actos de los de la derechona más rancia y arcaica. Y su colaboración con el verdadero enemigo es exacta o incluso mayor, siendo mucho más permeables a todo lo que venga disfrazado de glamour, encanto, modernidad, novedad y sofisticación. Consumen hasta durmiendo, engordando a la verdadera hidra que cada vez tiene menos cabezas pero tan gordas que ni cinco Hércules se las podrán cortar.

Anónimo dijo...

Un magnífico artículo de Felix de Azúa, sobre PODEMOS. Me encanta cómo escribe este Señor y lo clarividente que es


http://elpais.com/elpais/2014/11/28/opinion/1417202506_176244.html24234

De ESOs barros estos lodos dijo...

Podemos o Queremos una paguita por no trabajar es equiparable desde que se instalo la ESO que pasabas de curso sin estudiar, solo por cumplir años, sin esfuerzo.

con C's es la ley de esfuerzo, tal vez no tenga tanto éxito como los Pablemos, porque si queréis algo te van a dar la caña para pescar

Resumen:
LA LEY DEL VAGO O DEL ESFUERZO.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...