desde 2.006 en Internet

miércoles, 7 de agosto de 2013

Acorralados



El Conde Duque de Olivares - Diego Velázquez 

"La huída no ha llevado a nadie a ningún sitio" Antoine de Saint-Exupéry

La política en España apesta a podredumbre, como cualquier tiranía que se precie a lo largo de la historia; el régimen corrupto que detenta el poder en este país no tiene, siquiera, donde esconderse. Nos hemos dormido en una farsa y hemos despertado en un fraude, los españoles del ojo avizor disfrutan de su magnífico elogio a la ceguera.

La pregunta que nos hacemos muchos españoles es si realmente cambiará algo en este escenario infecto de parásitos con sueldo del Estado, Autonomía o Ayuntamiento. Si habrá purga o impunidad, es una duda que nos acoge. 

Las alternativas se pueden resumir en dos, si los españoles seguimos tolerando depredadores como animales de poder, nos vamos a quedar con un palmo de libertad, equidad, justicia y democracia; si bien, al contrario, decidimos exigir respeto a quienes se anunciaron como servidores y se han convertido en nuevos amos, tendremos alguna esperanza de no regresar al siglo XVIII.

Sirva de reflexión, considerar que en bien poco se distingue la aristocracia nobiliaria de la época del Conde-Duque de Olivares, de la casta política de las épocas de Zapatero I y Rajoy I. Los mismos siervos, los mismos amos, ayer en nombre de la Corona, hoy en nombre de la Democracia coronada. 

Decía D. Pedro Calderón de la Barca, por voz del Alcalde de Zalamea: “Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma sólo es de Dios”. Los españoles nos hemos quedado sin alma, sin honor, sin Dios y sin dignidad, todo es del Estado, una vez más, ahora con un Jefe coronado, exactamente igual que entonces.

República de traiciones nos espera, sin César que lo remedie, porque nadie en este país tiene legitimación para representar a nadie, las urnas se han convertido en un pesebre para los amos y un yugo para los que nunca fueron ciudadanos, a pesar de haberse creído el cuento de la democracia impuesta por el poder. 

Acorralados viviremos todos, enfrentados en la eternidad de un ocaso perpetuo. Los políticos, en su mundo de privilegios; los ciudadanos, en su mundo de perjuicios. El dilema está servido, porque este pueblo no tiene ni fuerza, ni valor, ni unidad para derrocar el engendro fascista que detenta el poder, y los fascistas que detentan el poder seguirán viviendo magníficamente en él mientras nos complican la vida y nos detraen las plusvalías de la servidumbre. 

Acorralados, sí, y también condenados a un infierno merecido, donde se quemarán todas las esperanzas de los que alguna vez creyeron en la democracia y aceptaron tiranía legalizada como contexto de servidumbre, como mejor especie que la tiranía legal de la dictadura franquista.

No tenemos fuerzas ni para regresar a donde comenzaron los errores, ni para avanzar hacia donde se depuren, vivimos atrapados en el limbo de depredación de la casta, ese es nuestro destino, para que los afortunados con carnet político nos sigan contando que si estuvieran ellos (otra vez) las cosas irían bien o mejor, que con los que están ahora (otra vez). Acorralados en el más de lo mismo, como si el tiempo se hubiera congelado, para que nada cambiara en sus vidas, mientras todo se malogra en las nuestras.

Este régimen se morirá de viejo, como Franco, en la UCI del descrédito y la felonía, pero todavía nos quedan muchos años para el anhelado deceso. 

Mientras tanto, que se sigan forrando los de la casta a nuestra costa, no nos merecemos otra cosa que la behetría que nos han concedido desde arriba, aunque sea contándonos la película de Gibraltar español, otra vez, que ya se cae de puro anacronismo y estupidez.

Enrique Suárez
   

4 comentarios:

Geppetto dijo...

Muchos conceptos y bastantes yerros
No se de donde sacas que la politica actual garbancera y cutre es fascista, ya quisiéramos que fuera fascista,al fin tendríamos un estado serio con unas directrices concretas y unas leyes que nadie, nadie, se tomaría a cachondeo, tendríamos un estado totalitario, estado al fin que no permitiría autonomías vacuas y desvergonzadas y cientos de políticos ladrones, quizá habría políticos ladrones, pero se contarían con los dedos de una mano.
Esta cutrez pseudodemocratica nada tiene que ver con el Fascismo, pero nada de nada.
Los politicos actuales tienen muchisimos mas privilegios que la aristocracia del siglo XVI que tenia que dar cuenta de sus actor a un Rey que a veces se mostraba implacable con los nobles que sacaban los pies del tiesto, ademas ahora hay mas politicos que nobles ha habido jamas y viven sin tener que dar cuentas a nadie, solo a su jefe politico, no son españoles, son del partido que los coloca .
Franco falleció de viejo, su régimen falleció de Borbonitis, mal endémico español que vez tras vez contagia la Nación y la lleva a la destrucción.
Este régimen morirá porque ha podrido España
Y la que va a morir es la Nación
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

fractalio dijo...

Si seguimos mirando a los políticos como los responsables de este sistema, seguimos haciendo precisamente lo que los dirigentes y beneficiarios del sistema quieren que hagamos: que sigamos sin saber quién es el enemigo ni dónde está. Los políticos son unos seres absolutamente incapacitados para todo lo que se les atribuye. Sólo saben mantener ocultos a sus dueños y cobrar la recompensa. Son ni más ni menos que perros guardianes, muy fieles, por la cuenta que les trae, que se mueven por el mecanismo de estímulo-respuesta. No les pidas más, porque ya los eligen bien amaestrados pero incapaces de pensar. Es evidente que a nada que pensaran, ni de coña actuarían como lo hacen.

Y mientras tanto, los artífices de toda esta mierda, tan tranquilos, sólo tienen que ir cambiando de vez en cuando el rottweiler por el dobermann y viceversa, y si la cosa se pone fea, pues los sustituyen por sus cachorros para que parezca que el escenario es nuevo y nos sigamos divirtiendo haciéndoles cucamonas.

El auténtico enemigo son los lobbies, las grandes corporaciones multinacionales. ¿Qué hace falta que hagan para que nos enteremos de una puta vez? Todas las leyes, y todos sus entramados cada vez más impenetrables están hechos a su exacta medida, y gracias a ellas se descojonan de nosotros en nuestra cara mientras van acumulando de manera insaciable y mafiosa TODA la riqueza, necesaria o no, producida por los esclavos que seguimos sin creer que realmente es así. De ahí que sea imposible salir del bucle, y lo seguirá siendo mientras no nos queramos enterar.

Manuel I. Cabezas González dijo...

Estimado Enrique,

· Te preguntas si para los de la casta política habrá PURGA o IMPUNIDAD. Yo lo tengo muy claro: PURGA, NO; IMPUNIDAD, SÍ.

· En otro momento de tu texto, te preguntas si "tendremos alguna esperanza de no regresar al siglo XVIII". Deduzco que consideras un drama esta vuelta al siglo XVIII español. Ahora bien, existen otros siglos XVIII, por ejemoplo, el francés. Y en éste creo que está la solución para PURGAR A LA CASTA POLÍTICA y evitar la IMPUNIDAD: LA GUILLOTINA para acabar físicamente con toda la casta política corrupta.

Sin duerno viviremos mejor dijo...

Gepetto, yo si veo paralelismo con el fascismo, "El proyecto político del fascismo es instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigista...." de la wikipedia, sin ir más lejos.

Fractalio, echar balones fuera no resolverá nada, lo que nos interesa es librarnos de los que ejercen el poder de forma totalitaria, no de los "autores intelectuales" del estropicio, eso vendrá después, con representantes leales a los ciudadanos y no a sus intereses.

Cabezas, la guillotina es una opción no desdeñable, por lo pronto deberíamos hacer como en Suiza, si los delitos se realizan con fondos públicos, doble pena.

Estos malditos hijos de puta nos tratan como si fuéramos escoria y tendrán su merecido. Cuando Némesis se despierta... no vuelve a dormirse hasta que no ha acabado su trabajo.

Gracias a los tres por vuestros comentarios

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...