desde 2.006 en Internet

sábado, 12 de enero de 2013

La casta, la costra y la mugre



Podría ser el título de un ensayo para resumir la política española a la que estamos expuestos en los últimos años. En cualquier democracia, estas tres manifestaciones decadentes serían erradicadas de inmediato, en la demagogia española que vivimos nos costará años hacer limpieza. Pero es importante que tengamos conciencia del problema al que nos enfrentamos los españoles, para que al menos, no nos sigan estafando de forma continuada.

La casta, es el término que define a la aristocracia política formada por todos los representantes públicos de los partidos, del PP, del PSOE, de los nacionalistas y de los demás, y también a todos los que han colocado en la administración pública. Una élite que se ha aferrado al poder y al dinero que proviene del Estado para representar una auténtica farsa democrática ante los españoles. La casta es un elenco de impresentables que se han acantonado en los cargos públicos para ejercer una tiranía discreta que les permita perpetuarse en el poder, siendo fuente de todas las corrupciones y degeneraciones de nuestro sistema político, de los atentados contra la Constitución y el Estado de Derecho, manteniendo inmunidad e impunidad ante los desmanes que cometen, como si estuviéramos viviendo todavía en el siglo XVIII.

La costra, es la sección parasitaria de lo público, aquellos que ocupan puestos en nombre del servicio a los demás, que sólo sirven a sus propios privilegios. La costra se enfrenta al poder en la defensa de sus propios intereses contra los de todos los demás. La costra ocupa las calles y los foros públicos con sus mensajes salvadores y su propaganda, en nombre de los partidos de izquierdas o de los sindicatos, de los colocados por castas anteriores, de los colectivos damnificados, en una suerte de oclocracia, que confunde la voluntad de las muchedumbres con la voluntad del pueblo (que tratan de usurpar) por su presencia mediática persistente e initerrumpida. La costra, es una resistencia reaccionaria para que las cosas permanezcan igual de mal que siempre, mientras medio millón de vividores puedan seguir esquilmando a los ciudadanos de este país mostrando las mejores intenciones y motivos para creer, que al fin y al cabo, sólo son propaganda para mantener sus privilegios y los beneficios que no les corresponden por su servicio, sino que recogen por su usurpación.

Pero en España también hay otras costras como las que viven a costa del erario público contra la integridad del sistema, los nacionalistas virulentos que tratan de sacar tajada particular del malestar de todos los demás imponiendo sus particulares pretensiones, los altermundistas a sueldo, las instituciones creadas para expoliar a los ciudadanos, como la SGAE y similares. Las empresas subvencionadas y los lobbys que imponen al gobierno las políticas que les convienen y no las que convienen a los ciudadanos, un ejemplo lo tenemos en las empresas bancarias o las eléctricas. Y por supuesto también hay una costra que se ha acostumbrado a vivir de la limosna del Estado, obligada por las circunstancias y por el cultivo de los parásitos sindicales y empresariales, que los mantienen secuestrados en el despojo para utilizarlos como carne de cañón al servicio de sus intereses, algo que no resulta difícil en un país que ha sido capaz de crear seis millones de parados gracias a las decisiones erróneas de sus gobernantes, con más de un 55 % de parados jóvenes.

La mugre es como la grasa del sistema que permite su buen funcionamiento, esa representación teatral de enfrentamiento permanente entre casta y costra, que en realidad sólo es una lucha por el reparto de privilegios entre ambas posiciones de poder. La costra se erige en única representante de la opinión pública, sencillamente porque se manifiesta, aunque su representatividad es muy escasa y reclama, utilizando la estafa moral y el embaucamiento, todas aquellas cosas que permiten su pervivencia privilegiada. La casta se considera representante legítima del pueblo, cuando eso sólo podría acontecer si respetara las leyes que incumple,  igual que se las impone al pueblo. Entre ambas conforman una tiranía maniquea que soportamos la inmensa mayoría de los españoles que ni somos casta, ni somos costra.

La mugre también son los órganos de propaganda subvencionada que se ocultan bajo el palio de la libertad de expresión y ejercen su opresión contra la libertad de los ciudadanos, por medio de la intoxicación, la censura y la manipulación. En España no hay información veraz, hay depredación feraz con la información, cualquier noticia relevante es inmediatamente sometida a despojo, con tal de ocultar los desmadres en los que vivimos.

También es mugre el sistema jurídico politizado en el que vivimos, en el que los máximos órganos rectores de la justicia están impuestos por el poder político, no hay separación de poderes, sino imposición de poderes. La justicia en España ha perdido toda presunción de equidad, porque si juzga a alguien que pertenezca a la casta o la costra, nunca acontece el mismo resultado que si juzga a alguien que no pertenece a ellas.

El sistema electoral español que favorece la representación partitocrática exclusivamente, también forma parte de la mugre, como los funcionarios públicos que consienten los desmadres de la casta y la costra, como las instituciones de control del poder político que no funcionan, por ejemplo la Fiscalía General del Estado o el Defensor del Pueblo, que tendrían que estar todos los días en el Parlamento llamando sinvergüenzas a los parlamentarios electos y a los miembros del gobierno.

Casta, costra y mugre, es el resumen de lo que queda de España, la mayoría de los españoles estamos sometidos a su tiranía, como si no existieran otras posibilidades más que la de elección de amos o chulos en una democracia. Mientras los españoles se dejen atrapar por la idea peregrina de que casta, costra y mugre son representaciones de la democracia y no del más execrable despotismo depredador, no tendremos nada que hacer para que cambien las cosas en España.

 La democracia nada tiene que ver con toda esta mierda.

Enrique Suárez

4 comentarios:

Manuel I. Cabezas González dijo...

Enrique,

· Gracias por tu análisis clarividente sobre la MIERDA en la que estamos.

· Creo, como afirmas al final de tu reflexión, que la DEMOCRACIA no tiene nada que ver con el SISTEMA que han creado los trileros que has denominado CASTA, COSTRA y MUGRE.

· La ciudadanía, como cada ciudadano, tiene un nivel de aguante. Y cuando el vaso se desborda, suele pasar lo que sucedió en 1789 o en 1917, por poner sólo dos ejemplos. Creo que va a ser verdad lo de que "cuanto peor, mejor", para deshacerse y pasar por la guillotina a tanta CASTA, a tanta COSTRA y a tanta MUGRE. Y "lo peor" (la gota que colme el vaso) siento que está a punto de llegar.

Un cordial saludo,

Manuel I. Cabezas

Post scriptum: Como has podido constatar, no he contaminado el espacio de los comentarios a tu cogitación con cosas que no vienen a cuento. Si queremos acabar con la CASTA, la COSTRA y la MUGRE, debemos respetar la cortesía lingüística y utilizar el lenguaje para informar y abrir los ojos, no para llevar a los lectores a nuestra querida Babia.

Sin duerno viviremos mejor dijo...

Me alegro de verte por aquí, Manuel I. Cabezas, en realidad las salidas que veo son dos: una urdida por el poder con un enfrentamiento casta-costra, cuyo epifenómeno puede acontecer en Cataluña, con elevada probabilidad y otra, emergente, con una reacción cívica que acaba con la casta, la costra y la mugre al mismo tiempo. Dependiendo de la resistencia de los parásitos, será más o menos virulenta.

Anónimo dijo...

“-Los pensadores im-pensantes buscan en los hechos la confirmación a sus esquemas o doctrinas previas, y algo encuentran; pero los bípedos corrientes, centenares de millones muy pensativos, se topan de repente con el muro que esos hechos han levantando, donde se distinguen cristalinamente las fuerzas reales que impulsan el movimiento político internacional. En esa ostensible construcción granítica, descrita e ilustrada al detalle con vivísimo diagrama, dan igual que dan lo mismo todas las graves anécdotas del salsa rosa público, cuasi bélico y diario, porque la verdadera razón y la justa lucha por la existencia humana en este bache total, fluye a borbotones por momentos en el mundanal ruido y remiten directamente a la obtención de la sucinta comida y al necesario libre paso de la vida civilizatoria.
No es de extrañar que los propietarios de telarañas en meninges, letanías al por mayor, mugre en las neuronas o estropajo por pensamiento, aunque bienintencionados todos ellos, sigan teniendo el molde de sombrero hecho un lío y los pelos de punta, al seguir alucinando con el camarote de los Marx por diario paisaje internacional.
En cada etapa histórica de la humanidad, el mejor cuento a mano ha sido inyectado a la población como necesidad y requisito si ne quan non podría haberse sostenido que unos pocos vivan del trabajo de los demás. Con el robo de costumbre cerrado por derribo, no tiene nada de extraño que también la Madre de todos los Cuentos se haya perdido por el camino hacia el desguace de la historia.
Los llamados intelectuales se han revelado incapaces de mirar más allá de un inasible catecismo y de peregrinas leyendas, derribado todo junto al resto de los cascotes. A estas alturas de los acontecimientos, esos loros apenados figuran adornos quejumbrosos, sonidos decorativos, verborrea vomitiva, recuerdos desagradables…; cegatos en su laberinto, han perdido la facultad de abstracción, de imaginación, de previsión…que les situaría delante del nuevo pensamiento “intelectual”, atalaya rabiosamente conquistada con creciente diplomatura por el más común de los mortales. …/…
En el presente momento de la historia, esa posición moral, social y política es arrolladora por la marcha real de los hechos, visible y palpable, hacia la salida del túnel más luminoso que han visto los calendarios.“ KGW. 1-1-2013. (El Confidencial Semanal).”---------------------------------------------------------------------------------------------

Vuelve la Televisión. dijo...

13-1-2913- 15,36. Agencias.-
Televisión Española emite por su segundo canal en sucesivos domingos a partir de hoy, un extenso documental acerca de las catedrales góticas, verdaderas proezas de la imaginería, técnica, arquitectura y cultura mundial, así como focos de comercio, riqueza, desarrollo y civilización en la edad media europea. Estas emisiones corresponden a la creciente demanda popular de su propia historia y suponen un intenso gozo poder disfrutar con las cosas realmente importantes para el futuro del género humano, en vez de ser torturados por el resto de porquerías que ofrecen los medios de envenenamiento de la población, a través de ondas pagadas con el sudor nacional que serán amortizadas en su oportuno momento y sus responsables esposados ante los Tribunales.
Baste señalar, como hace el presentador en su anuncio, que estos edificios eclesiásticos ejercitan un adelanto cualitativo en la construcción pública, trasmutando las piedras anteriores de las edificaciones románicas, por la luz, la magnificencia y el gigantismo de esta nueva técnica. El cantero se permutó en hacedor de luces y en su obra legó al futuro prójimo la sabiduría de su época:

“No tengas compasión con las ratas ni piedad con las víboras.”
“Sé humano contigo mismo y con los demás”
“Muerde a quién pretende asesinarte a ti y a tus hijos”

Todo eso y más, puede saborearse a partir de las 20 horas de esta tarde en la 2 de T.V E.
. .- Julio Quintanilla.


Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...