desde 2.006 en Internet

sábado, 11 de agosto de 2012

La España infestada

Parásito: dicho de un organismo animal o vegetal; que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo, sin llegar a matarlo

La plaga de parásitos que asola la tierra de Cervantes cada día se va adueñando de más circunstancias y vidas, alcanzando cotas de epidemia, este país está lleno de delincuentes, unos con corbata y otros con Kufiyya, pero la mayoría todavía no han sido identificados.

El erario público es el principal terreno que habitan los parásitos españoles, que en nombre de las más sacrosantas y nobles intenciones han vaciado las arcas del Estado para los próximos veinte años. Unos lo han hecho desde los consejos de administración de las Cajas de Ahorro, formadas por los principales partidos políticos de este país y los sindicatos; otros lo han hecho directamente desde las administraciones públicas, desde el Estado, desde las autonomías, desde las diputaciones, desde los ayuntamientos; aún otros han creado empresas fantasma para transferir fondos desde lo público a lo privado; algunos se dedican a cobrar las prestaciones sociales en este páramo laboral que nos ha legado la izquierda del pleno empleo y los sindicatos de van a acabar con todo, que han creado 3 millones de nuevos parados, y cientos de miles de puestos de trabajo en la economía sumergida.

Por si fueran pocos los nacionales, también hemos ido recogiendo parásitos internacionales que se vienen a tratar de los problemas de salud desde países más ricos que el nuestro y otros desde países más pobres. Por último tenemos a todos los empleados públicos que se han instalado desde el enchufe en los últimos años con patente de funcionario, gracias a los partidos políticos que los han colocado y que no bajan de medio millón. Si a ellos añadimos los políticos, sindicalistas, cantantes y sonantes, que forman legión, España es sin duda el país con más parásitos del planeta.

¿Y cómo se puede resolver una infestación como la que sufre España con cientos de miles de parásitos viviendo de lo público?, pues sencillamente reduciendo lo público hasta su más mínima y necesaria expresión, no hay otra manera, por mucho que se empeñen algunos de culpar a la banca, a los partidos políticos, a los sindicatos, al grupo Bildelberg, a Alemania o a Perico de los palotes, sólo hay una forma de resolver esta epidemia, reduciendo lo público y aislándolo de los parásitos, con un control exhaustivo de los recursos por parte de los órganos correspondientes, que a su vez deben ser vigilados de cerca por algún medio de control creado ex profeso por el Gobierno y en seguimiento permanente por el Parlamento, los Medios de Comunicación y la Justicia española.

Cuanto más tiempo se tarde en hacerlo, más graves serán las consecuencias; debemos abandonar definitivamente la propaganda y las campañas orquestadas para ocultar esta situación porque corremos el grave peligro de no poder resolver por nosotros mismos nuestros problemas, como dejemos que la cuestión se relaje.

En estos momentos la situación de España es muy grave, tan grave, que si no se toman las decisiones acertadas y oportunas nos veremos arrojados a una situación como la que se vive en Grecia donde están pensando en bajar el SMI de 730 euros a 500 euros, cuando un café cuesta en cualquier bar cuatro euros. Por supuesto ya se han reducido las pensiones y los salarios públicos en más de un 50 %.

Por mucho que la gente se ocupe de saber si en España hay más parásitos de izquierdas o derechas, populistas o nacionalista, a los efectos es lo mismo, da igual que unos sean el 70 % y otros el 30 %, o viceversa, al final roba igual un parásito de izquierdas que de derechas y roban lo mismo a los que votan por las izquierdas, las derechas o los nacionalismos.

Los españoles no se acaban de dar cuenta todavía (y hay muchos que tratan de confundirlos más) del auténtico conflicto que se vive en España, que es el de los parásitos que viven de lo público (ojo, hay gente que vive en lo público que hace magníficamente su trabajo, que no es poco, a esos no me refiero), frente a todos los demás que los pagamos.

Hasta que los habitantes de este país no se den cuenta de que ese es el único y grave problema que tenemos en España, seguiremos discutiendo sobre el singular color de las nubes que cuenta Zapatero y la elocuencia de sonora de los silencios de Rajoy.

Enrique Suárez

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro, claro. Yo estoy muy en contra de esos parásitos, pero eres un mísero demagogo capitalista en cuanto a conclusiones. ENTONCES, COMO HAY POLICÍAS VIOLENTOS... ELIMINAMOS LA POLICÍA ¿NO? Y COMO HAY POLÍTICOS CORRUPTOS...PUES FUERA POLÍTICOS, FUERA DEMOCRACIA Y PONEMOS SOLO UN LEGISLADOR ¿NO? TE PARECE BIEN ALGUNO DE APELLIDO..DIGAMOS...¿FRANCO? Anda y cuéntale tus cuentos a tus "inocentes" amigos.

Sin duerno viviremos mejor dijo...

mísero-demagogo-capitalista.... ¿Franco?, ¿"inocentes" amigos?. Verá usted, no es tan difícil razonar, incluso con sus dotes para la filosofía...si hay policías violentos, se elimina a los policías violentos....si hay políticos corruptos.... se elimina a los políticos corruptos.... ¿si hay parásitos, policías violentos y políticos corruptos?: YA NO HAY DEMOCRACIA ¿lo comprende usted?, solo hay una demagogia para borregos como la de Franco y usted

epi dijo...

*
Todavía no me he encontrado a un heredero de los chekista que haya perdido perdón por lo que hicieron sus ancestros en 1,936, ni que haya renunciado a la paga del 18 de julio... instaurada por franco en 1.947, para conmemorar el dia de la victoria... ¿Será que solo saben la memoria histórica de ^_^?

Perfecto Desconocido dijo...

Creo que se le olvida a usted mencionar a esos parásitos que escondidos detrás de lo privado desangran a este país y a sus ciudadanos estafando a la seguridad social, contratando a ilegales porque cobran menos que los legales, subvencionando a empresas inexistentes que cobran la subvención y desaparecen, permitiendo que macrosectas como la iglesia católica obtenga subvenciones PUBLICAS milmillonarias y después no paguen impuestos, permitiendo que entidades privadas (bancos, grandes empresas o particulares adinerados) evadan legalmente sus capitales mediante las "estupendas" SICAV a pesar de que LOS FUNCIONARIOS PUBLICOS de hacienda lo denuncien, argumenten como evitarlo pero sean acallados...

Es fácil provocar el enfrentamiento social entre lo público y lo privado, de esa forma se devían las miradas de otros asuntos como:

- Que miembros corruptos de la familia real jueguen con el dinero de todos y no pase nada.
- Que exministros metidos a banqueros hundan a un banco y arrastre a todo un país y no pase nada.

Lo siento, pero coincido con anteriores comentarios, lo que usted ha escrito es pura y dura demagogia, no valoraré si fascista o no, pero demagogia al fin y al cabo.

Por cierto, si roban en su casa ¿A quien avisa?
Si se pone enfermo ¿Dónde va?
Si tiene un accidente de tráfico ¿Quién le rescata?

Eliminemos lo público venga y así no habrá quien controle los excesos que comenten en lo privado.

Sin duerno viviremos mejor dijo...

Lo público no puede ser un nido de parásitos, quizás me haya explicado mal, eliminemos a los parásitos de LO PÚBLICO, desde los familiares del Rey al último recaudador del PER. ¿Le parece bien así, perfecto desconocido?

rebelion.org dijo...


Las tecnologías actuales confieren un carácter peculiar a nuestra inquietante época, con relación a otros procesos revolucionarios habidos en la historia. Por una parte y en general, el asunto cursa muy despacio para cada nación concreta, aunque el 2011 haya sido un año con varias detonaciones revolucionarias. Al mismo tiempo, la instantánea transmisión de los hechos por todo el orbe, aceleran constantemente el ritmo y los resultados de esta épica contienda, incrementando la peliaguda lucha de los intereses sociales que guerrean. Una cosa complementa dialécticamente a la otra y de momento caminan empatadas en el tiempo.
Otro aspecto del tenor que puede observarse es que nunca había existido tanto poder mediático en manos privadas para el festival de mentiras, templos al crimen o salvajes ataques contra la ciudadanía -de paso que traslucen la desesperación de los fantoches, porque las inducciones de miedo y adoctrinamiento masivo a destajo, son felizmente inofensivas por fantásticas en un tiempo de creyentes sólo en la barriga y porque casi todo el mundo sabe que eso son cuentos engañabobos . Y precisamente esas mismas muchedumbres nunca habían dispuesto de tanto arsenal material, tanto desarrollo económico, tantos medios, recursos, conocimientos y riquezas, hasta tal punto que sólo tiene que ir aprendiéndolo poco a poco para que de inmediato pueda disfrutarlo: más fácil imposible y además no tiene nada que perder, excepto el hambre, la guerra, la miseria y el crimen público.

El impresionante espectáculo político del planeta tiene una lógica y persigue un objetivo que se manifiestan en cada momento de su desenvolvimiento, por muy confusa que sea su forma y esperpéntico aparezca su fondo. La humanidad no tiene otra salida para sobrevivir a esta singladura, que hacerse cargo del control absoluto de sus medios de vida, desbocados todos en la actualidad como entremés de una escena mundial dirigida por Belcebú. Esa conquista se va obteniendo por la simple cautela de eliminar los estorbos hacia el inexorable fin. La tormenta viene preñada de su desenlace porque de su núcleo germinan, crecen y afloran, los factores, instrumentos y personal necesarios y capaces para ganar esta Olimpiada bíblica. El pesimismo, la In-gloriosa presencia y la moral del que está siendo pisoteado, está solamente en las infectas, peleadas, tristes y escasas huestes del enemigo de la especie humana.
rebelion.org

Teo dijo...

Zotal, mucho Zotal, camiones de Zotal. Saludos.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...