desde 2.006 en Internet

jueves, 17 de marzo de 2011

Cómo repercutirá la crisis sobre la salud y el bienestar de los españoles


Los británicos hace tiempo que distinguen el bienestar social (welfare) del bienestar individual (wellbeing). En una situación de crisis económica, política y social, que está haciendo estragos en España (a diferencia de nuestros vecinos europeos), se espera que ambos indicadores de bienestar se deterioren, fundamentalmente porque el descenso del bienestar social repercutirá sobre el bienestar individual de todos los españoles, a lo que habrá que añadir la pérdida de bienestar individual por las circunstancias particulares de cada uno, que multiplicará los efectos. Ambos indicadores establecen, en estas circunstancias, una sinergia en el descalabro de nuestro bienestar.

Tras las grandes cifras macroeconómicas, la propaganda gubernamental, los discursos políticos de diseño y la connivencia mediática, se nos olvida, más de lo que debiéramos, que los 4,7 millones de parados que hay en España tienen nombre y apellidos y un rostro que mira a su Gobierno y a sus compatriotas desde la desesperación.

Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, desde la gran sensibilidad que caracteriza a ambos en periodos preelectorales, deberían reunirse todas las semanas con parados españoles, elegidos por sorteo en el INEM, para que pudieran mirarles a la cara y decirles lo que piensan, y los que tengan hijos podrían llevarlos para que jugaran en La Moncloa o en el Parlamento, al fin y al cabo, Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, entre otros representantes políticos, también son empleados de los parados españoles y no sus nuevos amos, por lo que sería aconsejable que rindieran cuentas de su negligencia, impostura e ineptitud, además de sus numerosos engaños, antes de ofrecernos el paraíso en la próxima campaña electoral.

La crisis repercutirá sobre nuestra salud

La política, realmente tiene capacidad de deteriorar la vida de los seres humanos, incluso hasta el extremo de acabar con ella como ha denunciado recientemente la Dra. Margarita Chang, directora de la Organización Mundial de la Salud. Advertía la Dra. Chang del deterioro que la crisis global ocasionaría sobra la salud física y mental de los ciudadanos, algo que resultará indeleble e irrecuperable. Recordemos que la vigente definición de salud propuesta por la OMS es: “el bienestar físico, psíquico y social de los seres humanos” y proviene de 1947.

En los países desarrollados, la crisis económica hará que los ciudadanos pierdan bienestar, objetivo y subjetivo, calidad de vida, niveles de salud, su trabajo, sus propiedades y ahorros, su cohesión familiar y social, y buena parte de su libertad, pero en los países no desarrollados, la crisis económica provocara muertes, muchas enfermedades y muertes, porque donde se está al límite de la supervivencia, cualquier desliz puede conducir al deterioro de la salud y la pérdida de la vida, algo que también afectará al 21 % de los españoles que se encuentran por debajo de la línea de pobreza.

Afectará a nuestra Salud mental y física

La crisis económica, además de social, también es psicológica. Quizás el factor que más incide en la crisis psicológica que se ha producido en España es la absoluta falta de credibilidad que han atesorado los Gobiernos de Rodríguez Zapatero, que muy pocos (más del 86 % de los españoles, consideran en el último eurobarómetro que las soluciones del Gobierno son “nada eficaces” para resolver la crisis) creen que puedan resolver nuestros problemas.

Se elevarán las tasas de estrés (el 44 % tiene más estrés que hace dos años según un estudio de Pfizzer), esto ocasionará más fallecimientos por enfermedades cardiovasculares, debido a la subida de la tensión arterial, el colesterol y los factores favorecedores de estas patologías. También se producirá una disminución de los sistemas defensivos que incrementará las tasas de infecciones y posiblemente las cancerígenas.

Se elevará el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, lo que hará que el estado recaude más impuestos pero también que se deteriore acumulativamente la salud de los ciudadanos.

Al tener menos poder adquisitivo, la alimentación de los españoles será de peor calidad, incrementando los productos más industriales con elevación de los niveles de grasas, lo que redundará en un incremento acumulado de problemas.

Se incrementarán los estados de ansiedad y angustia en la población, al igual que los de depresión y suicidio. La carga de acontecimientos vitales multiplicará los efectos perjudiciales. Se producirán numerosos trastornos del sueño y un incremento en el consumo de psicofármacos.

Por los mismos motivos se incrementarán los accidentes de circulación, al igual que los suicidios y los homicidios, en el caso de los suicidios masculinos en un estudio realizado en Japón, hasta el 67 % se asociaron a la pérdida de trabajo. Al igual que se produjo en la Gran Depresión de 1929 en Estados Unidos.

Se incrementará la agresividad y la criminalidad, consecuentemente la inseguridad, el desamparo y la indefensión, el deterioro de las condiciones sociales incidirá sobre el estrés y también aumentarán las patologías, tanto somáticas como psíquicas.

Debido al incremento de patologías de diverso tipo, se producirá un aumento considerable en la demanda sanitaria, que ya está extenuada por el crecimiento de población inmigrante sin haber incrementado el personal que atiende los servicios.

Esto ocasionará un deterioro en la atención recibida, que a su vez repercutirá negativamente sobre la salud de los ciudadanos, que verán cómo se va mermando su estado de salud sin que el sistema sanitario pueda atenderlas de forma debida. La crisis económica también incidirá sobre las partidas dedicadas a la atención y asistencia de los ciudadanos, lo que también incidirá negativamente sobre sus problemas de salud ciudadanos.

Afectará a nuestra Salud social

Posiblemente la salud social de los españoles se ha deteriorado en los últimos años y se deteriorará en los próximos más que en ningún otro país occidental, alcanzando el grado de “epidemia social”.

Algo que ya se puede constatar en el deterioro del Índice de Desarrollo Humano de la ONU en el que hemos retrocedido cinco puestos, solo en el año 2010, estando actualmente en el número 20 a nivel mundial, con un IDH de 0,863.

Pero quizás lo más interesante sea comprobar que en los últimos 30 años, el periodo quinquenal entre 2005 y 2010 ha sido en el que se ha producido menor crecimiento del IDH en España (1,5), cuando nunca habíamos descendido del 2,4, ni en las peores crisis económicas que se vivieron en esta época (Valores: 1980 (0,680), 1985 (0,704), 1990 (0,729), 1995 (0,789), 2000 (0,828), 2005 (0,848), 2010 (0,863))

Pero no son los únicos indicadores del deterioro, por primera vez en España, el CIS nos muestra que los jóvenes españoles consideran mayoritariamente que su vida será peor que la de sus padres y el 54% dice no tener proyecto alguno por el que sentirse ilusionado.

Un país que confía más en los Estados Unidos o la Unión Europea que en su propio Gobierno para resolver sus problemas económicos, y en el que sólo un 3 % de sus habitantes piensan que la situación económica es buena, es un país deprimido y desmoralizado, que está en el nivel más bajo de evaluación del futuro, lo que resulta patente cuando el 58 % considera que lo peor de la crisis económica aún está por llegar.

La democracia en España, se está convirtiendo para mucha gente en un mal inevitable, más que en un bien imprescindible. Eso también repercute sobre nuestra salud política, porque en la última encuesta del CIS, como en las anteriores, los españoles consideran que la representación política es el tercer problema más grave que tenemos tras el paro y la crisis económica.

España, el país más a la izquierda de la Unión Europea

A pesar de la espeluznante claridad de las cifras, un 37 % de los ciudadanos españoles se consideran de izquierdas, según el informe presentado por Irene Martín y Guillermo Cordero, politólogos de la Universidad Autónoma de Madrid. Este apasionamiento manifiesto ante los espejismos que nos muestran de la realidad, presente exclusivamente en nuestra democracia (dónde se vota con el corazón y la memoria, en vez de con la cabeza o la cartera, más por la propaganda que por la realidad), es posiblemente uno de los factores más perniciosos para que podamos salir de la crisis económica y política en la que nos encontramos

Salvo que la gente se dé cuenta de que los gobiernos del PSOE son los que más han incrementado el deterioro de nuestro bienestar en las últimas décadas, lo tenemos complicado. Evidentemente, la alternativa para mejorar nuestras circunstancias no pasa por el PSOE, pero está claro que la gente sigue sin preferir al PP y que lo vota para huir de lo peor, más que para abrazarse a sus soluciones aún no expuestas.

Lo que está claro es que estamos atrapados entre el peor Gobierno y la peor Oposición de la historia democrática de España. Una circunstancia penosa que nos condena al declive sin fin. ¿Cómo se pueden resolver nuestros problemas si no hay soluciones políticas?.

Fascinante en estas circunstancias son las declaraciones de la Ministra de Sanidad, Leire Pajín, que considera que España será: "uno de los países más avanzados en proteger la calidad de vida", realmente desconoce lo que es la calidad de vida, desconoce la situación en la que nos encontramos y nos vamos a encontrar los españoles en el futuro, o miente descaradamente, o las tres a la vez. Mejor podría dedicarse, de forma urgente, a establecer un plan preventivo sobre el deterioro de la salud y bienestar que está invadiendo a los españoles en el presente. No se trata de resolver el futuro, sino el presente, lo que está aconteciendo ahora mismo, pero para eso habría que tener conocimientos, inteligencia y sinceridad para afrontarlo, condiciones que no brillan precisamente en Leire Pajín.

Pónganse en lo peor, porque también su jefe prometió pleno empleo y ya nos aproximamos a los 5 millones de parados. El problema de este Gobierno no es otro que la credibilidad, pueden ofrecernos el paraíso, pero tras sus hechos, estoy seguro de que la mayoría de los españoles pensaremos en cómo será el infierno. Dentro de un par de años veremos los resultados y la culpa será del cambio climático, de la derecha o de la conjunción interplanetaria, como siempre.

¿Cuándo un Gobierno del PSOE ha sido responsable de sus errores en el deterioro de nuestras circunstancias vitales?. ¿Si ni siquiera se reconocen públicamente los problemas como van a resolverse?. Realmente no se sabe si es mayor su soberbia o su estupidez.

Biante de Priena

37 comentarios:

fractalio dijo...

Esta sociedad, y me refiero a la global, está asistiendo a un empeoramiento acelerado en todos los aspectos, pues ninguno escapa de su relación con el resto. Y no es posible un cambio de signo mientras nos sigamos tragando que lo que tenemos es democracia.

Seguimos viviendo en la incoherencia más absoluta, y engañándonos a nosotros mismos de forma continuada y creciente, intentando tapar con cada autoengaño las desastrosas consecuencias que se van acumulando de los anteriores.

Hablan las encuestas de la falta de credibilidad de los representantes y se considera el tercer problema de nuestro país, pero ¡coño!, ahí están haciendo colas delante de las urnas de los mamporreros.

Seguimos alineándonos -siguiendo instrucciones- en esa absurda y ridícula clasificación derecha-izquierda, cuando la realidad nos está volviendo a clasificar en arriba-abajo.

Creo que no tendremos solución mientras no demos un paso atrás y acabemos con la estúpida carga ideológica que cada vez más parece como si viniera de fábrica.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, compartiendo sus palabras, he terminado acudiendo, en el caso de Asturias, hasta la mitología...

Me sorprende que usted, atrapado por la lucha contra la estupidez del presente, no se haya dado cuenta de la profunda carga contra la ideologización (mitologización) que llevaba el artículo.

Que más da los dioses del Olimpo, los héroes del Ática, que los sátrapas del presente. Mientras fundamentemos la política en la creencia, en el mythos y no en el logos, vamos mal.

Sin embargo, hay algo en la mitología que nos indica el camino... la rebelión, la superación de lo anterior, el avance civilizatorio,....algo que hemos perdido, cuando nuestros hijos piensan que vivirán peor que sus padres.

infesió Absoluta dijo...

teneis el foro lleno de karyogamic ovenproof microcoria

fractalio dijo...

Biante, reconozco mi torpeza, pero ya no sé si se refiere usted a este artículo o al anterior (los orígenes mitológicos de Asturias). En cualquier caso, mi comentario no iba en contra de nada, era un simple comentario.

La gran diferencia entre su punto de vista y el mío quizás esté en lo que entendemos por un paso atrás, y en la idea del ámbito desde el que se debería emprender cualquier acción destinada a enfrentarse a lo que tenemos.

Para mí, es imprescindible que el proyecto no tenga absolutamente nada que ver con lo que tenemos o hemos tenido anteriormente, ni en personas, ni en ideas ni en planteamientos económicos o sociales. Lo anterior sólo debería de servirnos -y no es poco- como paradigma de lo que no hay que hacer.

Sin embargo, usted defiende la construcción de un proyecto desde dentro del actual, y con personas que ya han participado activamente en uno totalmente trasnochado y estrepitosamente fracasado. Desde dentro de algo, sólo se puede alumbrar algo similar, algo que llevará inexorablemente la misma carga genética.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, no me gustan los determinismos y en sociología suelen ser habitualmente erróneos, desde dentro de algo ha salido todo, los grandes avances de la humanidad no han sido por las revoluciones, sino por las evoluciones.

Pero sí estoy de acuerdo en que estamos obligados a cambiar de paradigma en la relación entre ciudadanos y representantes políticos. Pero eso ocurre en muchos países de Europa ya, aquí vamos con retraso.

La mayoría de los políticos que tenemos en España representándonos en Alemania durarían diez minutos, y el problema no son los políticos, que también, sino los ciudadanos que no sabe exigir respeto ni resultados.

fractalio dijo...

Bueno, pues entonces va ser cuestión de semántica, como ocurre siempre en las discusiones, desgraciadamente. Quizás a lo que usted llama grandes avances de la humanidad, yo lo llamaría grandes cagadas de la humanidad.

Me limito a los hechos y a sus trayectorias, y son éstos los que nos van demostrando día a día lo mal que lo ha hecho, lo peor que lo hace y lo catastrófico que lo hará la humanidad si no somos capaces de asentar un mínimo la cabeza, y de mirar alrededor con la vista despojada de todo interés personal y egocéntrico, y centrada en lo que creo que es lo único que nos debería interesar: la mejora real de la calidad de vida de TODOS y cada uno de los seres humanos -y no humanos- del planeta.

Aunque quizá no lo merezcamos, a juzgar por la creciente estampación a hierro y fuego de la estupidez en el genoma, que ha pasado de ser individual a ser colectiva. Eso es otro debate.

Mientras no seamos capaces de descubrir que sólo se puede ser feliz si todos los que nos rodean son felices, no tenemos nada que hacer. Pero vamos por un camino divergente a eso, y seguiremos, a menos que en última instancia la catástrofe agudice el ingenio a los supervivientes, si es que los hay.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, el augurio del apocalípsis ha sido una de las estrategias mercantiles más provechosas de la historia humana.

No comparto su teoría social de la felicidad, pues anda que si para ser felices tenemos que esperar a que todos los seamos, entonces no ha habido jamás nadie feliz en el planeta.

Ese pesimismo catastrófico proviene del fracaso de la "comprensión" de la realidad como una entidad colectiva y no individual. Evidentemente la historia nos demuestra que las cosas no han sido así.

En cuanto a la genómica, no se preocupe, la epigenética está haciendo estragos y dándole la razón a Lamarck

Anónimo dijo...

Os han dejado el foro de la UPyD
de lleno de juegos

fractalio dijo...

Biante, cada día me convenzo más de que debería usted firmar como Liante de Priena.

Es muy curioso, le hago unos comentarios que están absolutamente en la línea, uno de la epigénesis, y otro de Lamarck, y lo único que se le ocurre es ponérmelos de ejemplo.

En cuanto al diagnóstico psicológico-psiquiátrico, la vuelve usted a cagar estrepitosamente. Parece mentira en un profesional.

Es bastante evidente que de no variar el rumbo nos la pegamos. No hay más que asomarse por la ventanilla del tren y ver el abismo acercándose. Eso no es catastrofismo, es realismo. Pero fíjese si seré optimista, que siendo plenamente consciente de que no se aprecia el menor interés real por dicho cambio, sigo pensando que en algún momento el instinto de supervivencia hará ver claro a los que queden que una de dos, o dejan de concebir a la persona como individuo biológico y traspasan ese concepto al grupo, o no hay nada que hacer.

En cuanto a la felicidad, es verdad que un mecanismo innato de defensa nos hace capaces de partirla en dos, la propia, que básicamente la da el bienestar físico nuestro y de nuestro círculo próximo, y la total, que la daría el bienestar general. Si hay alguien totalmente feliz, es que es un inconsciente. Soy incapaz de no sentir el sufrimiento ajeno, lo más que puedo hacer es hacerme el tonto a ratos, para no enloquecer, y más sabiendo que la mayor parte de ese sufrimiento, por lejano que se encuentre, lo producimos desde aquí.

Ciudadano en la Red dijo...

Más curioso es observar el papanatismo de algunos, sobretodo de aquellos que se atreven, en su soberbia, a dar lecciones a los demás, cuando desconocen absolutamente de lo que hablan; los fundamentalistas y los dogmáticos, habitualmente sectarios, actúan así, por ejemplo aquellos que no distinguen que opiniones y conductas no tienen, necesariamente, porque coincidir consecuentemente. En fin, el que no sabe es como el que no ve, lo peor es que hay gente que considera que si la realidad no coincide con su pensamiento es capaz, en su osadía , de decir que la realidad es la que se equivoca. Cuanta vehemencia y banalidad fátua.

fractalio dijo...

Vale Liante de Priena, me rindo. Es imposible hablar con usted. Es asombroso ver cómo le da la vuelta a todo a su antojo, sin ser capaz de hilar una conversación sin irse por peteneras y sin contradecirse cada dos pasos.

Hace unas semanas, en un contexto parecido de discusión dialéctica, le dejé un reto por escrito, en un comentario que casualmente desapareció del blog. Posteriormente me dijo, con bastante mal tono, que no me preocupara, que lo volvería a colgar. Todavía estoy esperando.

No doy lecciones, sólo opiniones, y sé perfectamente lo que digo y de lo que hablo. Y le aseguro que dedico todo mi esfuerzo a que no haya diferencia entre lo que digo y lo que hago. Ya veo que usted es defensor de la incoherencia. Así nos va, con actitudes como la suya. Lo raro es que no milite en este socialismo ultracapitalista que tenemos que aguantar.

La realidad es lo único en lo que me baso para dar mis opiniones, pues me consta lo obstinada que es, y que no hay nada ni nadie que la pueda cambiar, así que deduzco que su comentario no es más que una afloración de su subconsciente. Ya podría hacérselo ver por un colega.

Menos mal que lo escrito, escrito está, y no puede cambiarlo.

fractalio dijo...

Biante, me gustaría -si no es mucho pedir- que los lectores de su blog supieran que me ha desaparecido otro comentario, así, por arte de magia, una vez que estaba colgado. En otras ocasiones ha asegurado que en este blog no hay censura, y que no sabe la razón por la que desaparecen.

¿Lo podría usted colgar, por favor?

Comentario de fractalio dijo...

Vale Liante de Priena, me rindo. Es imposible hablar con usted. Es asombroso ver cómo le da la vuelta a todo a su antojo, sin ser capaz de hilar una conversación sin irse por peteneras y sin contradecirse cada dos pasos.

Hace unas semanas, en un contexto parecido de discusión dialéctica, le dejé un reto por escrito, en un comentario que casualmente desapareció del blog. Posteriormente me dijo, con bastante mal tono, que no me preocupara, que lo volvería a colgar. Todavía estoy esperando.

No doy lecciones, sólo opiniones, y sé perfectamente lo que digo y de lo que hablo. Y le aseguro que dedico todo mi esfuerzo a que no haya diferencia entre lo que digo y lo que hago. Ya veo que usted es defensor de la incoherencia. Así nos va, con actitudes como la suya. Lo raro es que no milite en este socialismo ultracapitalista que tenemos que aguantar.

La realidad es lo único en lo que me baso para dar mis opiniones, pues me consta lo obstinada que es, y que no hay nada ni nadie que la pueda cambiar, así que deduzco que su comentario no es más que una afloración de su subconsciente. Ya podría hacérselo ver por un colega.

Menos mal que lo escrito, escrito está, y no puede cambiarlo.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, pues para presumir usted de coherencia se contradice mucho... Dice que usted solo opina,ya, eso es lo que dice...¿pero qué es lo que hace?, pues sencillamente lo contrario, aunque tal vez sea inconsciente y se lo voy a demostrar.

Cuando no estoy de acuerdo con lo que usted opina, entonces se dedica a juzgar lo que digo, que si Liante de Priena, que si incoherente, que si ya tendría que mirar no se qué, que si la cago en mis diagnósticos, que si sospechas de censura... Fianzas de mal pagador, fractalio.

Lo que usted hace es matar al mensajero con sus falacias "ad hominem" cuando se le agota el discurso en argumentaciones racionales. ¿Y para qué hace eso, señor demócrata, que recuerda usted a otro que anda por aqúí impartiendo doctrina?, pues sencillamente para denostar al que no comparte sus criterios... y desde el anonimato, es decir, juzga sin permitir que los demás puedan hacer lo mismo con usted...

En fin, claro que todo está escrito, precisamente por eso nuestros lectores han comprobado a lo largo de los últimos meses lo que en este lugar se dice por unos y por otros.

Que tenga un buen día.

fractalio dijo...

Biante, vuelve usted a las andadas cada minuto. Sigue achacando a los demás sus propias actuaciones. Mire, como le dije en el comentario que desapareció y del que nunca más se supo, para dejarnos de un bla bla bla que aburrirá sin duda a sus lectores que no tienen la culpa de nada, cuando quiera le doy mi dirección de e-mail, le digo mi nombre, mis apellidos, mi dirección postal y mi DNI. No tengo ningún problema. Soy un ciudadano de a pie, de lo más sencillo que se pueda imaginar, no presumo de nada, salvo de intentar por todos los medios ver la realidad por mí mismo y ser coherente, de hecho, no de palabra.

Y a partir de ahí, le sigo retando a ir echando marcha atrás en todos sus comentarios y mis respuestas, y en todos mis comentarios y las suyas, viendo y analizando con calma todas y cada una de las palabras en ellos vertidas y sus porqués. Claro que eso lleva tiempo, pero nos podemos tomar todo el que usted quiera, sin prisa pero sin pausa.

También le dejo que elija un juez, o los que quiera, si es que lo estima necesario y encuentra alguno capaz de serlo y que quiera serlo.

Ya me imagino que lo más fácil es que vuelva a decir que usted no está a mi servicio, y que tiene otras cosas más importantes que hacer. No se preocupe, no me va a sorprender, y además está en su derecho, por supuesto. Pero que tenga claro que por mi parte estoy dispuesto a que se revisen mis comentarios, palabra por palabra y respuesta por respuesta, y por cada incoherencia “objetiva” que encuentre le invito a una botella de sidra. A cambio, por cada contradicción suya, me invita usted a mí, ¿vale?

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, usted piensa de una forma determinada y se expresa en libertad, da sus opiniones, algunas me parecen más acertadas que otras. A veces debatimos y otras compartimos algunas cuestiones, en otras ocasiones discrepamos. Hasta ahí sin problemas.

Pero no estoy de acuerdo en que utilice argumentos fuera de contexto, como Voltaire expuso en alguna ocasión, si quieren hablar hablemos, pero antes pongamos los límites de la discusión, que no quiero comenzar hablando de Libia y terminar hablando de la paz y el amor y el sexo de los ángeles. Sin problema alguno con lo de las sidras, pero por favor, NO CAMBIE DE TEMA.

No abandone el contexto del mensaje anterior sin darme respuesta, porque me siento juzgado por usted y eso no me parece correcto sin tener ocasión de hacer lo mismo, gracias a su anonimato, déjese de florituras, circunloquios y buenas intenciones.

¿Por qué se permite usted juzgarme personalmente por tener una opinión diferente a la suya?

Le he dicho lo siguiente: "cuando no estoy de acuerdo con lo que usted opina, entonces se dedica a juzgar lo que digo, que si Liante de Priena, que si incoherente, que si ya tendría que mirar no sé qué, que si la cago en mis diagnósticos, que si sospechas de censura... Fianzas de mal pagador las suyas, fractalio"

¿Cree usted que ese comportamiento es respetar a su interlocutor? Usted puede decir lo que le dé la gana sobre lo que he dicho, pero por favor, absténgase de juzgarme por lo que digo, porque yo no lo hago con usted (ni siquiera podría hacerlo gracias a su anonimato); si no estoy de acuerdo, se lo digo y punto, pero no me parece correcto que usted me juzgue por mis opiniones, tratando de enmascarar su discrepancia con falacias.

Que tenga una buena tarde.

profesor jubilado dijo...

Dejalo Fractalio, el señor "MITÓLOGO" es intocable, a cualquier tipo de pregunta que le es incomoda, porque se quedaría con el culo al aire, te sale por peteneras y encima te trata como un ser insignificante o sectario, así es su estilo de "apariencia democrática", me recuerda aquella horrible "letanía" de lengua castellana..." YO, MI , ME, CONMIGO..", si emplea otro pronombre, en la mayoría de la ocasiones es el otro el retrógrado, indocumentado, desconocedor de lo que dice y siempre con unos "aires" de suficiencia como si fuese el espíritu de la ciencia infusa.
Yo solo espero las elecciones de Mayo para felicitarle por su gestión en la "propaganda martilleante" sobre Álvarez Cascos,¡¡Ah!! y asimismo a su grupo de "pelotaris", que por cierto, todos intervienen con nombres anónimos. ¡¡HUMMM!!
País, País, en confidencia Fractalio, es posible que esté preparando ya los argumentos para salir por sus "clásicas peteneras" en el supuesto que Cascos no gane las elecciones, el tiempo será el mejor juez.
Paz y Amor y etc., etc., etc.

Ciudadano en la Red dijo...

profesor jubilado, gracias por describirnos como se siente usted, pero no viene al caso, ni su intercesión, ni su opinión, ni su comentario, parece mentira que todo un profesor que trata de impartir doctrina, sea tan indiscreto y tan ególatra, que trate de desviar la atención hacia su opinión, en un asunto en el que nadie se la ha requerido. Pero ya estoy acostumbrado a su elocuencia, sé que le molesta mi actitud , que trata de reprender desde su petulancia y autosuficiencia, porque no comparto su mundo de paz y amor en el socialismo; con demócratas como usted Stalin construyó el imperio soviético.

Buenas noches

profesor jubilado dijo...

Señor "mitólogo" yo tenía un loro que hacia igual que usted, solo repetía lo que oía, la única diferencia con usted es que el se alimentaba de frutos secos y usted se autoalimenta de su narcisismo.
No se equivoque conmigo, yo jamás he impartido doctrina ni pertenecido al partido socialista, solo he intentado enseñar a mis alumnos "aprender a aprender" y luchar por conseguir lo que siempre repito: un justo reparto del trabajo y la riqueza que con el se genera, lejos claro de su comprensión personal, usted pertenece al grupo de "para mi cien veces porque soy mas listo y para ti lo que te mereces porque eres mano de obra barata".
Usted que tantas veces cacarea el número de parados del País, ¿de cuantas tareas o dedicaciones se alimenta su cuenta corriente?, los de su "bando" sois así, "A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO".
País, País, cuanto cinismo e hipocresía.
Paz y Amor y etc., etc., etc.

Ciudadano en la Red dijo...

profesor jubilado, por curiosidad, ¿Zapatero fue alumno suyo, o tal vez Bono, o los que se reparten los ERES de los parados en Andalución, o Felipe González y su GAL?

Justo reparto de la riqueza y el trabajo, es que una banda de incapaces que han arruinado un país no puedan ocupar un Gobierno para organizar una competición de estupidez. Justo reparto de la riqueza es que haya trabajo y no 2,5 millones más de parados desde 2004 hasta ahora. Justo reparto del trabajo es que un inepto no ocupe un puesto en el gobierno por tener un carnet exclusivamente, sino por sus cualidades sobresalientes para cumplir las tareas correspondientes. Habla usted de justicia y se queda tan fresco, como por si pronunciar esa palabra fuera usted justo...y se queda tan fresco y luego nos añade lo de paz y amor, supongo que aprendido del loro. Sabe lo que pienso señor profesor que en su vida alcanzó usted el reconocimiento que requiere su insustancial soberbia, y sigue usted atribuyendo a "la injusticia" que tal cosa no haya acontecido, sin darse cuenta, quizá, de que su ambición de reconocimiento no se corresponde con las resplandecientes atribuciones que se concede.

Disfrute de la vida y deje de impartir doctrina al prójimo, tal vez debiera escuchar más a los otros para comprenderlos

fractalio dijo...

Bien Biante, vayamos por partes. Primero, las lecciones y las opiniones:

Biante: “fractalio, no me gustan los determinismos y en sociología suelen ser habitualmente erróneos” ¿Es opinión o es lección? Elija. Si es opinión, también lo era la mía: “Desde dentro de algo, sólo se puede alumbrar algo similar, algo que llevará inexorablemente la misma carga genética”.

fractalio: “Quizás a lo que usted llama grandes avances de la humanidad, yo lo llamaría grandes cagadas de la humanidad”. Creo que no es una lección, clarísimamente, ¿o sí?

fractalio: “Me limito a los hechos y a sus trayectorias”. Esto ni es lección ni es opinión, es una realidad personal, y creo que va en línea con la filosofía de Lamarck.

Fractalio: “sólo se puede ser feliz si todos los que nos rodean son felices”. Se trata, lógicamente, de una opinión, pues es otra realidad personal, que hago extensiva por lógica elemental.

Biante: “Ese pesimismo catastrófico proviene del fracaso de la "comprensión" de la realidad como una entidad colectiva y no individual” Primera lección y diagnóstico psicológico-psiquiátrico, que se da de bofetadas con mi frase anterior, es evidente, ¿no?

Biante: “No comparto su teoría social de la felicidad, pues anda que si para ser felices tenemos que esperar a que todos los seamos, entonces no ha habido jamás nadie feliz en el planeta”.

Biante: “la epigenética está haciendo estragos y dándole la razón a Lamarck”. Esto es una lección (lo cual no quiere decir que sea malo), pero da la casualidad de que siempre he creído que somos más lo aprendido en el entorno que lo heredado en los genes (esto sí es una opinión).

Continuará...

Un saludo.

fractalio dijo...

Ofensas de fractalio: “En cuanto al diagnóstico psicológico-psiquiátrico, la vuelve usted a cagar estrepitosamente. Parece mentira en un profesional” Lo siento si le ha ofendido, que es evidente que sí. No era mi intención, se lo aseguro. Pero entienda que ni es lección ni opinión, es otra realidad, que responde al anteriormente mencionado diagnóstico fallido.

Ofensas de Biante: “observar el papanatismo de algunos, sobretodo de aquellos que se atreven, en su soberbia, a dar lecciones a los demás, cuando desconocen absolutamente de lo que hablan; los fundamentalistas y los dogmáticos, habitualmente sectarios, actúan así, por ejemplo aquellos que no distinguen que opiniones y conductas no tienen, necesariamente, porque coincidir consecuentemente. En fin, el que no sabe es como el que no ve, lo peor es que hay gente que considera que si la realidad no coincide con su pensamiento es capaz, en su osadía , de decir que la realidad es la que se equivoca. Cuanta vehemencia y banalidad fátua”. ¡Joder!, creo que sobran los comentarios, ¿no le parece? De todas formas, no se preocupe, también he dicho siempre que no ofende el que quiere, sino el que puede. Hasta ahora no me encontrado a nadie capaz de ofenderme. Sí, es una suerte, pero es así.

Continuará...

fractalio dijo...

Vamos con las ontradicciones:

Biante: “No comparto su teoría social de la felicidad, pues anda que si para ser felices tenemos que esperar a que todos los seamos, entonces no ha habido jamás nadie feliz en el planeta”. Sin embargo, hablaba anteriormente de la “comprensión de la realidad como una realidad colectiva y no individual”. ¿Cómo se come eso? ¿En qué quedamos?

Biante: “opiniones y conductas no tienen, necesariamente, porque coincidir consecuentemente”. Vaya, vaya, ¿me lo podría explicar, por favor? ¿Esto es coherencia? No sé, pero yo diría que es todo lo contrario. Es evidente que de hecho, y muy frecuentemente, no coinciden, pero eso es precisamente lo criticable, y no lo contrario, digo yo. Me parece comprensible cualquier postura o actitud, siempre que sea coherente, por muy contraria a las mías que sean. Ahora, cuando veo incoherencia, lo digo, porque pienso que en ella está el origen de todos los problemas. En el digo A, pero hago Z. Y en la ley del embudo, tan practicada hoy día.

Biante: “Dice que usted solo opina,ya, eso es lo que dice...¿pero qué es lo que hace?, pues sencillamente lo contrario”. ¿Me puede decir, por favor, qué es lo contrario a opinar?, porque no lo sé, lo único que se me ocurre como contrario a opinar es no hacerlo, o sea, callarse.

Continuará...

fractalio dijo...

Sigamos con las contradicciones:

Biante: “Cuando no estoy de acuerdo con lo que usted opina, entonces se dedica a juzgar lo que digo, que si Liante de Priena, que si incoherente, que si ya tendría que mirar no se qué, que si la cago en mis diagnósticos, que si sospechas de censura...”

Claro que juzgo lo que dice, no voy a juzgar en este blog lo que dice mi prima. Lo de Liante de Priena, es evidente que lo digo porque practica usted aquello de lo que me acusa a mí, o sea, salir por peteneras, irse por la tangente o por las ramas, o sea, liarla.
Que juzguen los demás. Lo de incoherente, ya se lo he explicado anteriormente con sus propias palabras. Lo de mirar no sé qué, responde a su afición a hacer diagnósticos psicológico-psiquiátricos sin que se lo pidan, y sin tumbarme en el diván. Lo de que la caga con sus diagnósticos, pues más de lo mismo. Si hubiera acertado, se lo diría, pero no es el caso. Y es usted el que se empeña en hacerlos, yo no se los pido. En cuanto a las sospechas de censura, es que me suelo guiar por cuestión de probabilidades y ley del azar. Cuando éstas se hacen sospechosas, pues sencillamente, sospecho. ¿No le parece extremadamente casual que siempre han desaparecido los comentarios más críticos? ¿Cómo desaparecen una vez colgados, solos, o por arte de magia?

Biante: “No abandone el contexto del mensaje anterior sin darme respuesta, porque me siento juzgado por usted y eso no me parece correcto sin tener ocasión de hacer lo mismo, gracias a su anonimato, déjese de florituras, circunloquios y buenas intenciones.

¿Por qué se permite usted juzgarme personalmente por tener una opinión diferente a la suya?”

Biante, es obvio que juzgo sus opiniones, no a usted, y creo que de eso se trata, si no, no sé qué pintamos escribiendo en un blog. Si tiene usted paciencia, y si quiere, relea todos mis comentarios y anote las veces que ha dado la callada por respuesta a mis preguntas.

En cuanto al anonimato, yo sé de usted su nombre (que tampoco me preocupa si es el verdadero o no), y nada más. Deduzco que vive usted en Asturias, y que es psiquiatra, pero son meras especulaciones, que por otra parte, me traen sin cuidado. Y ya le he dicho en dos ocasiones que si quiere continuamos en privado, y le doy mis datos, que tampoco le servirían para nada. ¿O sí? En ese caso ya sería más preocupante.

Contradicciones de fractalio: ................................. (a rellenar por Biante de Priena).

Continuará... (cuando recupere fuerzas, que esto es muy cansino).

Ciudadano en la Red dijo...

Comenzamos la partida, escribo en cursiva mis respuestas a sus preguntas:


Bien Biante, vayamos por partes. Primero, las lecciones y las opiniones:

Usted habla de lecciones y yo de juicios, fractalio, ya está moviendo el tablero, las reglas y las fichas sin consultar al prójimo, con el que pretende jugar la partida.

Biante: “fractalio, no me gustan los determinismos y en sociología suelen ser habitualmente erróneos” ¿Es opinión o es lección? Elija. Si es opinión, también lo era la mía: “Desde dentro de algo, sólo se puede alumbrar algo similar, algo que llevará inexorablemente la misma carga genética”.

“No me gustan”…..es opinión, fractalio, lo suyo sin embargo es juicio, aforismo y sentencia, por lo tanto determinismo, algo que no puedo compartir, porque forma parte de una determinada doctrina

fractalio: “Quizás a lo que usted llama grandes avances de la humanidad, yo lo llamaría grandes cagadas de la humanidad”. Creo que no es una lección, clarísimamente, ¿o sí?

Pues vuelve a equivocarse, fractalio, en esta ocasión es una opinión: “yo lo llamaría…”, ni lección, ni juicio, su opinión nada más…, la mía es otra.

fractalio: “Me limito a los hechos y a sus trayectorias”. Esto ni es lección ni es opinión, es una realidad personal, y creo que va en línea con la filosofía de Lamarck.

Pues no sabría que decirle, Lamarck estableció conjeturas sin fundamentarse en los hechos que podía demostrar (por lo menos, aquellos que no se podían demostrar en su época), por eso triunfó la teoría de la selección natural de Darwin. Defina realidad personal, ¿se refiere usted a su realidad personal o a la realidad de las personas?

Fractalio: “sólo se puede ser feliz si todos los que nos rodean son felices”. Se trata, lógicamente, de una opinión, pues es otra realidad personal, que hago extensiva por lógica elemental.

Evidentemente es una opinión, que no comparto, porque no creo que por ser usted feliz o no, los demás tengamos que serlo o dejar de serlo, pero claro, si lo que pretende es crear una nueva doctrina "a partir de sus realidades personales…", pues a buscar adeptos fractalio, le deseo lo mejor...

Ciudadano en la Red dijo...

Biante: “Ese pesimismo catastrófico proviene del fracaso de la "comprensión" de la realidad como una entidad colectiva y no individual” Primera lección y diagnóstico psicológico-psiquiátrico, que se da de bofetadas con mi frase anterior, es evidente, ¿no?

No es una lección, es una interpretación de lo que usted dice, evidentemente no puede ser un diagnóstico, aunque bien pudiera ser un signo o un síntoma, en caso de que el objetivo fuera diagnosticar y no debatir. ¿Cuál es su objetivo fractalio?, el mío es debatir... el suyo no lo sé todavía, no sé si debatir o juzgarme, le agradecería que me lo comunicara.

Biante: “No comparto su teoría social de la felicidad, pues anda que si para ser felices tenemos que esperar a que todos los seamos, entonces no ha habido jamás nadie feliz en el planeta”.

Esto es una opinión, evidentemente.

Biante: “la epigenética está haciendo estragos y dándole la razón a Lamarck”. Esto es una lección (lo cual no quiere decir que sea malo), pero da la casualidad de que siempre he creído que somos más lo aprendido en el entorno que lo heredado en los genes (esto sí es una opinión).

Esto también es una opinión, ¿se puede saber de qué deduce usted que es una lección?

Ciudadano en la Red dijo...

Ofensas de fractalio: “En cuanto al diagnóstico psicológico-psiquiátrico, la vuelve usted a cagar estrepitosamente. Parece mentira en un profesional” Lo siento si le ha ofendido, que es evidente que sí. No era mi intención, se lo aseguro. Pero entienda que ni es lección ni opinión, es otra realidad, que responde al anteriormente mencionado diagnóstico fallido.

Magnífico, jajaja, la verdad que actúa usted con pretenciosa osadía, fractalio, usted podrá decirme en que se ha sentido ofendido por mis palabras, pero me parece de una petulancia extrema, decirme también con que palabras me ha ofendido, si me lo permite, eso tendré que decidirlo yo, ¿no le parece?

Ofensas de Biante: “observar el papanatismo de algunos, sobretodo de aquellos que se atreven, en su soberbia, a dar lecciones a los demás, cuando desconocen absolutamente de lo que hablan; los fundamentalistas y los dogmáticos, habitualmente sectarios, actúan así, por ejemplo aquellos que no distinguen que opiniones y conductas no tienen, necesariamente, porque coincidir consecuentemente. En fin, el que no sabe es como el que no ve, lo peor es que hay gente que considera que si la realidad no coincide con su pensamiento es capaz, en su osadía , de decir que la realidad es la que se equivoca. Cuanta vehemencia y banalidad fátua”. ¡Joder!, creo que sobran los comentarios, ¿no le parece? De todas formas, no se preocupe, también he dicho siempre que no ofende el que quiere, sino el que puede. Hasta ahora no me encontrado a nadie capaz de ofenderme. Sí, es una suerte, pero es así.

Pues me alegro de no haberle ofendido, tampoco era mi intención. Al contrario que usted que si me refiere sus diatribas, si se da cuenta, yo no he dicho que usted sea un papanatas, sino que “más curioso es observar el papanatismo de algunos…”. Vuelvo a insistirle sobre la cuestión de su anonimato, no me parece justo que usted establezca un juicio sobre lo que digo por el método retórico de la “falacia ad hominem”, porque como usted sabrá muy bien: “todo texto fuera de contexto es un pretexto”, así que, si hace el favor, limítese a juzgar lo dicho y no al discente, o en caso contrario descúbrase de su anonimato y así jugaremos en igualdad de condiciones y también podré juzgarle, como usted intenta hacer conmigo. ¿No le parece que es lo justo?

Ciudadano en la Red dijo...

Biante: “No comparto su teoría social de la felicidad, pues anda que si para ser felices tenemos que esperar a que todos los seamos, entonces no ha habido jamás nadie feliz en el planeta”. Sin embargo, hablaba anteriormente de la “comprensión de la realidad como una realidad colectiva y no individual”. ¿Cómo se come eso? ¿En qué quedamos?

En el mismo contexto fractalio, ¿está usted seguro’ La felicidad es un estado de percepción individual, y no colectiva, fractalio. Mire, no sé si lo hace a propósito, pero está usted mezclando los contextos para rebatirme, eso es la “falacia del hombre de paja”. Lo que he dicho ha sido (y está escrito más arriba para comprobarlo): Ese pesimismo catastrófico proviene del fracaso de la "comprensión" de la realidad como una entidad colectiva y no individual. Evidentemente la historia nos demuestra que las cosas no han sido así Fracaso de la comprensión, NO ES COMPRENSIÓN, creo, y a lo que me refiero es que la comprensión de la realidad de forma colectiva ha fracasado desde el advenimiento del relativismo, a lo que podemos aspirar es a un acuerdo interjueces, nada más, por tanto la historia nos demuestra que solo hay percepciones individuales de la realidad y no colectivas.

Biante: “opiniones y conductas no tienen, necesariamente, porque coincidir consecuentemente”. Vaya, vaya, ¿me lo podría explicar, por favor? ¿Esto es coherencia? No sé, pero yo diría que es todo lo contrario. Es evidente que de hecho, y muy frecuentemente, no coinciden, pero eso es precisamente lo criticable, y no lo contrario, digo yo. Me parece comprensible cualquier postura o actitud, siempre que sea coherente, por muy contraria a las mías que sean. Ahora, cuando veo incoherencia, lo digo, porque pienso que en ella está el origen de todos los problemas. En el digo A, pero hago Z. Y en la ley del embudo, tan practicada hoy día.

(continúa...)

Ciudadano en la Red dijo...

Otra vez la “falacia del hombre de paja”, vuelve a tomar mis palabras, las saca de contexto, ni siquiera cierra las comillas, para distinguir lo que usted dice y lo que yo digo… y realmente, al final, ya no sé si está de acuerdo, en desacuerdo, vamos que no lo entiendo

Yo he dicho dos coasa, la primera: “fractalio, pues para presumir usted de coherencia se contradice mucho... Dice que usted solo opina,ya, eso es lo que dice...¿pero qué es lo que hace?, pues sencillamente lo contrario, aunque tal vez sea inconsciente y se lo voy a demostrar.

Cuando no estoy de acuerdo con lo que usted opina, entonces se dedica a juzgar lo que digo, que si Liante de Priena, que si incoherente, que si ya tendría que mirar no se qué, que si la cago en mis diagnósticos, que si sospechas de censura... Fianzas de mal pagador, fractalio.

Lo que usted hace es matar al mensajero con sus falacias "ad hominem" cuando se le agota el discurso en argumentaciones racionales. ¿Y para qué hace eso, señor demócrata, que recuerda usted a otro que anda por aqúí impartiendo doctrina?, pues sencillamente para denostar al que no comparte sus criterios... y desde el anonimato, es decir, juzga sin permitir que los demás puedan hacer lo mismo con usted...”
Y la segunda: “aquellos que no distinguen que opiniones y conductas no tienen, necesariamente, porque coincidir consecuentemente”
Mire Fractalio, que las cosas ocurran o dejen de ocurrir, no tienen nada que ver con si están bien o están mal. Las opiniones son una cosa y las conductas son otra, evidentemente opinar es una conducta, y se puede tener una opinión sobre cualquier conducta, pero lo que le estoy diciendo es que la gente puede opinar que fumar es malo y seguir fumando (una conducta)


Biante: “Dice que usted solo opina,ya, eso es lo que dice...¿pero qué es lo que hace?, pues sencillamente lo contrario”. ¿Me puede decir, por favor, qué es lo contrario a opinar?, porque no lo sé, lo único que se me ocurre como contrario a opinar es no hacerlo, o sea, callarse.

No es lo contrario de OPINAR fractalio, es LO CONTRARIO DE LO QUE DICE, usted dice que opina, pero juzga, una cosa es dar una opinión y otra diferente juzgar a quien la ha dado. Le admito todas las opiniones y juicios sobre lo que digo, pero no acepto que usted me juzgue por decirlo, porque eso es coaccionar mi libertad de expresión escudándose en el anonimato, un comportamiento propio de un troll, y creo que usted no es tal cosa, así que deje de comportarse como tal. ¿Lo comprende o sigue sin entenderlo?

Ciudadano en la Red dijo...

Claro que juzgo lo que dice, no voy a juzgar en este blog lo que dice mi prima. Lo de Liante de Priena, es evidente que lo digo porque practica usted aquello de lo que me acusa a mí, o sea, salir por peteneras, irse por la tangente o por las ramas, o sea, liarla.
Que juzguen los demás. Lo de incoherente, ya se lo he explicado anteriormente con sus propias palabras. Lo de mirar no sé qué, responde a su afición a hacer diagnósticos psicológico-psiquiátricos sin que se lo pidan, y sin tumbarme en el diván. Lo de que la caga con sus diagnósticos, pues más de lo mismo. Si hubiera acertado, se lo diría, pero no es el caso. Y es usted el que se empeña en hacerlos, yo no se los pido. En cuanto a las sospechas de censura, es que me suelo guiar por cuestión de probabilidades y ley del azar. Cuando éstas se hacen sospechosas, pues sencillamente, sospecho. ¿No le parece extremadamente casual que siempre han desaparecido los comentarios más críticos? ¿Cómo desaparecen una vez colgados, solos, o por arte de magia?

fractalio, que usted se haga un lío con lo que digo, no creo que establezca de forma axiomática que yo soy un "liante", aunque si deja muy claro que usted "se ha liado"


Biante, es obvio que juzgo sus opiniones, no a usted, y creo que de eso se trata, si no, no sé qué pintamos escribiendo en un blog. Si tiene usted paciencia, y si quiere, relea todos mis comentarios y anote las veces que ha dado la callada por respuesta a mis preguntas.

En cuanto al anonimato, yo sé de usted su nombre (que tampoco me preocupa si es el verdadero o no), y nada más. Deduzco que vive usted en Asturias, y que es psiquiatra, pero son meras especulaciones, que por otra parte, me traen sin cuidado. Y ya le he dicho en dos ocasiones que si quiere continuamos en privado, y le doy mis datos, que tampoco le servirían para nada. ¿O sí? En ese caso ya sería más preocupante.

fractalio, ¿por qué vamos a seguir en privado? yo no tengo porque ocultarme para exponer lo que pienso, pero no estoy de acuerdo en que usted se limita a juzgar lo que digo, como le he mostrado con anterioridad, usted trata de juzgarme por lo que digo y le vuelvo a insistir, lo hace públicamente y desde el anonimato y esa es una conducta que atenta contra mi libertad de expresión y trata de ejercer coerción sobre lo que expongo, sin permitirme hacer lo mismo sobre lo que usted puede decir. ¿Le parece justo?

Buenas noches

fractalio dijo...

Un paréntesis para decirle a profesor jubilado que me gusta lo de que intenta enseñar a sus alumnos a que aprendan a aprender. Otro gallo cantara si tuvieran eso claro todos los docentes. Creo que ese debería de ser el principio fundamental de la docencia y de la decencia.

Gracias por el apoyo en cuanto a Biante. Supongo que os conocéis perfectamente, por lo que me tomo los ataques y contraataques en plan divertido. Lo son.

Un saludo.

fractalio dijo...

Le voy a decir algo que no es una opinión, Biante, es un axioma: los comentarios colgados en el blog no tienen vida propia, y cuando desaparecen es porque alguien los quita. No tengo ni idea, ni me importa, de quién coordina Ciudadanos en la Red, ni quién decide lo que se quita y lo que no, pero lo que es seguro es que desaparecen algunos comentarios, como es el caso del último mío, el pasado lunes. Y por lo que veo, no ha sido el único.

En una ocasión me dijo que no tenía ni idea de lo que había pasado, pero claro, eso comprenderá que no es creíble, ¿o sí?

Si le da a usted la gana, cuelga el último que desapareció, y continuamos, y si no, pues no lo cuelgue, usted mismo. Está en su espacio, pero creo que está quedando en evidencia usted solito, sin ayuda de nadie, no es por nada.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, la misma razón que, según usted, hubiera sido motivo para retirar su post... también serviría para retirar el anterior. Si hay algunos post que no salen tal vez no se deba a blogger, o sí, pero también a puede ser que su equipo técnico tenga algún problema, sin necesidad de atribuir a los demás sus peripecias.

Le recomiendo que en la próxima ocasión lo escriba usted en word o cualquier procesador de textos y si no sale en el blog, lo puede volver a introducir usted mismo, sin tener que recurrir a los demás para que resuelvan el problema

Esta es la última vez que pienso andar buscando sus post, creo que ya lo he hecho varias, cuando la solución de un problema está en nuestras manos, creo que podemos resolverlo sin necesidad de atribuir a los hados nuestros males.

Comentario de fractalio dijo...

Es usted el que habla de lecciones, y además intentando ofender: “Más curioso es observar el papanatismo de algunos, sobretodo de aquellos que se atreven, en su soberbia, a dar lecciones a los demás, cuando desconocen absolutamente de lo que hablan”.

¿Quién mueve las fichas, el tablero, y hasta la mesa?

Así que si le parece, y para poder avanzar ahorrando tiempo y espacio, le propongo que nos vayamos poniendo de acuerdo en el significado de los términos. Para mí, en nuestro contexto, opinión y juicio es lo mismo, dado que se da por hecho que ni estamos en un tribunal, ni somos jueces. ¿Está usted de acuerdo?

Claro, me entra la risa cuando resulta que lo suyo es opinión y lo mío es juicio, aforismo y sentencia. ¡Tócate lo que te tengas que tocar! Si se molesta en releer, verá que en el párrafo anterior (relacionado con el de referencia), comienzo diciendo “Para mí…”. Pero además, aunque así fuera, ¿acaso un juicio, un aforismo y una sentencia no son opiniones? Claro, en el contexto de un blog, no en un contexto jurídico ni filosófico.

Le propongo que demos por hecho que lo que cada uno escriba es una opinión, como no puede ser de otra manera, a menos que se afirme algo para ilustrar, documentar o informar de algo, como yo consideré que trataba de hacer con su referencia a la epigenética y a Lamarck. Y en este caso el término lección no tiene para mí una connotación negativa, todo lo contrario. Pocas de esas verá en mí, por no decir ninguna, porque TODAS mis opiniones, más o menos acertadas, son propias. Otra cosa es que coincidan todas y cada una de ellas con alguna emitida anteriormente por alguien. Sería imposible que no fuera así. Tengo claro (o sea, opino) que cualquier cosa que yo sea capaz de pensar, deducir y concluir, ya hubo muchísimos antes que lo han hecho y dicho.

Ciudadano en la Red dijo...

fractalio, léase usted mismo:

Lo que a mí me atribuye

"Es usted el que habla de lecciones, y además intentando ofender: “Más curioso es observar el papanatismo de algunos, sobretodo de aquellos que se atreven, en su soberbia, a dar lecciones a los demás, cuando desconocen absolutamente de lo que hablan”."

Lo que se atribuye a sí mismo

"Le propongo que demos por hecho que lo que cada uno escriba es una opinión, como no puede ser de otra manera, a menos que se afirme algo para ilustrar, documentar o informar de algo, como yo consideré que trataba de hacer con su referencia a la epigenética y a Lamarck. Y en este caso el término lección no tiene para mí una connotación negativa, todo lo contrario. Pocas de esas verá en mí, por no decir ninguna, porque TODAS mis opiniones, más o menos acertadas, son propias. Otra cosa es que coincidan todas y cada una de ellas con alguna emitida anteriormente por alguien. Sería imposible que no fuera así. Tengo claro (o sea, opino) que cualquier cosa que yo sea capaz de pensar, deducir y concluir, ya hubo muchísimos antes que lo han hecho y dicho."

Le remito a un comentario anterior: que usted reconozca que SE ARMA UN LÍO con lo que escribo, no es explicación axiomática de que yo sea un LIANTE, sino de que usted "se ha armado un lío".

Le recomiendo esta dirección donde usted mismo puede crearse su propio blog en cinco minutos, es realmente fácil, solo o acompañado del profesor jubilado y mostrarle al mundo su sabiduría, de forma conjunta o por separado:

http://www.blogger.com

Prometo visitarles de vez en cuando

Buenas noches

Ciudadano en la Red dijo...

Diccionario RAE

opinión

(Del lat. opinĭo, -ōnis).

1. f. Dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable

juicio

(Del lat. iudicĭum).

3. m. Opinión, parecer o dictamen.

7. m. Fil. Operación del entendimiento, que consiste en comparar dos ideas para conocer y determinar sus relaciones.

Sentencia

(Del lat. sententĭa).

1. f. Dictamen o parecer que alguien tiene o sigue.

2. f. Dicho grave y sucinto que encierra doctrina o moralidad.

3. f. Declaración del juicio y resolución del juez.

aforismo

(Del lat. aphorismus, y este del gr. ἀφορισμός).

1. m. Sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia o arte.

¿acaso un juicio, un aforismo y una sentencia no son opiniones? Claro, en el contexto de un blog, no en un contexto jurídico ni filosófico.

fractalio, ¿usted cree de verdad que es lo mismo? ¿es decir que son sinónimos?

Ciudadano en la Red dijo...

Comentario de fractalio, leer antes que los dos pos anteriores, es la quinta vez que lo pongo, las anteriores ha desaparecido, serán los hados... uno los párrafos a ver si en esta ocasión sale...


Es usted el que habla de lecciones, y además intentando ofender: “Más curioso es observar el papanatismo de algunos, sobretodo de aquellos que se atreven, en su soberbia, a dar lecciones a los demás, cuando desconocen absolutamente de lo que hablan”.
¿Quién mueve las fichas, el tablero, y hasta la mesa?
Así que si le parece, y para poder avanzar ahorrando tiempo y espacio, le propongo que nos vayamos poniendo de acuerdo en el significado de los términos. Para mí, en nuestro contexto, opinión y juicio es lo mismo, dado que se da por hecho que ni estamos en un tribunal, ni somos jueces. ¿Está usted de acuerdo?
Claro, me entra la risa cuando resulta que lo suyo es opinión y lo mío es juicio, aforismo y sentencia. ¡Tócate lo que te tengas que tocar! Si se molesta en releer, verá que en el párrafo anterior (relacionado con el de referencia), comienzo diciendo “Para mí…”. Pero además, aunque así fuera, ¿acaso un juicio, un aforismo y una sentencia no son opiniones? Claro, en el contexto de un blog, no en un contexto jurídico ni filosófico.
Le propongo que demos por hecho que lo que cada uno escriba es una opinión, como no puede ser de otra manera, a menos que se afirme algo para ilustrar, documentar o informar de algo, como yo consideré que trataba de hacer con su referencia a la epigenética y a Lamarck. Y en este caso el término lección no tiene para mí una connotación negativa, todo lo contrario. Pocas de esas verá en mí, por no decir ninguna, porque TODAS mis opiniones, más o menos acertadas, son propias. Otra cosa es que coincidan todas y cada una de ellas con alguna emitida anteriormente por alguien. Sería imposible que no fuera así. Tengo claro (o sea, opino) que cualquier cosa que yo sea capaz de pensar, deducir y concluir, ya hubo muchísimos antes que lo han hecho y dicho.

Continuará…

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...