desde 2.006 en Internet

domingo, 31 de agosto de 2008

No hay que pasar página, señor Zapatero

Hay que especializarse, no queda otra. Ahora que los niños ya no escriben cartas a los Reyes Magos o Papá Noel, porque prefieren enviarle un correo electrónico a la ONU quejándose de la Guerra de Irak, la crisis económica que les impide cambiar el patinete, y el hambre de otros niños que hay por esos mundos, he decidido dirigirme periódicamente a nuestro Presidente del Gobierno, para presentarle mis quejas por sus habituales meteduras de pata y mis felicitaciones por sus escasos aciertos.

Hay algo que me preocupa, y es que en este país hay una fuerte tendencia a pasar página con lo ocurrido con Zapatero y su gente, y los países que pasan página deprisa sobre las arbitrariedades y barbaridades, terminan pronto su historia y la de España es demasiado larga para erradicarla.

No creo que los españoles debamos pasar página sobre la politización extrema de nuestra existencia que nos ha traído el partido socialista, sobre la corrupción sectaria de afines al PSOE que han ocupado toda la administración y la gestión de los servicios públicos, sobre la corrupción económica que entre otras cosas ha conducido este país a una crisis sin precedentes del sector de la construcción y los sectores financieros.

No creo que debamos pasar página sobre la violencia de Estado, en su faceta de género, que ha llegado a distinguir jurídicamente hombres de mujeres en relación al mismo tipo de delito, no creo que debamos callarnos sobre el incremento de la criminalidad que hace que dos millones y medio de españoles sean potenciales víctimas de un acto criminal el próximo año.

Tampoco pienso que debamos callarnos sobre el totalitarismo en el que estamos viviendo con diversos frentes organizados en los que se mezclan el poder legislativo, judicial y ejecutivo con el mediático y el financiero para organizar la distribución de los recursos que proveemos todos los españoles. Y por supuesto no estoy de acuerdo en que se pase página en el tema de los nacionalismos y su usura recaudatoria, su tiranía cultural, y su despotismo paleto.

Y por último, no se puede pasar página sobre la enorme incultura política del ocupante de La Moncloa, que en una entrevista publicada en el El Mundo hoy mismo se deja decir lo siguiente:

· Le veo convencido de que España ni se rompe ni se romperá, que nuestra unidad está garantizada, ¿no?

· R.- Absolutamente. España ni se rompe ni se romperá, la democracia es la salvaguarda de nuestra unidad y además una mayoría amplísima de ciudadanos en todas las comunidades, subrayo en todas, quiere vivir en un Estado como España.


Verá usted señor Presidente por accidente, la democracia no salvaguarda absolutamente nada, porque en el momento que se manipula desde la política, como se hace, pierde todo su valor y ecuanimidad. Nuestra unidad, en todo caso, será la salvaguarda de la democracia, porque sólo hay que mirar a las autonomías sediciosas para observar que la democracia sirve precisamente al poder para implantar el despotismo de ETA de asesinarte si discrepas o desposeerte de la condición de español si vives en Cataluña.

¿Pero cómo la democracia va a salvaguardarnos, ZETAPE?, como no seamos nosotros los que salvaguardemos a la democracia, haciendo valer nuestra Constitución, estamos vistos para sentencia. La democracia en manos de políticos ineptos es como una ametralladora en manos de un niño que juega a Rambo.

Fíjense ustedes en las medidas palabras del inefable, cuando dice que hay muchos ciudadanos que quieren vivir en un Estado como España, o sea que vamos hacia lo de que ser español sea una condición electiva, como expresión máxima de la Libertad y la Democracia, ¿es eso Presidente?, ¿se nos está haciendo liberal, o sólo es por nacionalista?. Y mientras tanto los mismos ineptos “chupando del bote” que no han producido, rentabilizando la destrucción de la realidad para luego rentabilizar su reconstrucción.

Ser español es más que una realidad simbólica, es una condición social y política, y sobretodo cultural, que nos hace diferentes de otros y comunes entre nosotros. Y ningún político tiene derecho a distribuir esa condición identitaria, porque no corresponde al poder político esa atribución, más bien es a los españoles a quienes nos corresponde decidir que hace y no hace la política. Eso es democracia, lo demás es despotismo político.

Por eso no hay que pasar página y aceptar lo que usted ha hecho como algo normal, porque sería asumir que no hay solución para los problemas que se han creado desde el Gobierno, diciendo que estaba resolviendo lo que estaba precisamente estropeando.

A usted no le gustará la vajilla de la abuela, pero eso no le da derecho a destrozarla, señor Zapatero, hay otros a quienes nos gusta comer en ella de vez en cuando, mucho más que en los platos de diseño friki que usted quiere vendernos.

(seguro que continuará)

Erasmo de Salinas

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Otegui dice que los presos políticos quieren dialogo y el resto de ETA, que resulta que son terroristas.

Anónimo dijo...

Nuestros enemigos defensores del actual ESTADO ASESINO, pretenden meter en el mismo saco las responsabilidades de Ciudadanos y Políticos, tratando siempre de ocultar la línea divisoria del frente de lucha, que ya está claro como el agua afortunadamente hoy en día.

Es lo de siempre, "lo que nos une", todos contra ETA". Etc. Al mismo tiempo que los dadores de esa basura están negociando en caseríos con los asesinos o procurando que las cosas se disuelvan en el paisaje, para confundir a nuestra tropa.

LA CLARIDAD ES UN ARMA INDISPENSABLE.

La cosa es muy sencilla, el Estado ha devenido en enemigo Nacional y hay que derrocarlo, y todo lo que no sea eso es una posición de reforzar al enemigo. Por supuesto cada cual es libre de adoptar su posición al respecto, pero en los próximos meses vamos a ver que una parte serán millones y la otra los escasos enemigos gubernamentales, incluida la oposición que también es ESTADO.

Respecto de las responsabilidades aún siendo todos los españoles vagos y maleantes, mil veces son más responsables quienes viven de ellos incumpliendo sus cometidos, traicionando y robando a la Nación, y exponiendo ante el orbe su sinvergonzonería, vagancia y delincuencia.

Precisamente estamos así, por mor de los políticos, exclusivamente por ellos. El truco de "¡no haberlos votados!" es sencillamente el que se haya caído en la trampa de unos felones, porque piden el voto para hacer una cosa y luego hacen lo contrario.

----------------------




El debate hace luz.

La Revolución, como la tormenta, no las convoca nadie, tiene sus propios criterios, formas, tiempos, gustos y leyes, es independiente de voluntades particulares o colectivas. Suceden cuando una sociedad dada agota toda otra fórmula en el arreglo de sus problemas, cuando no hay más remedio, cuando lo demás no sirve; es el último y definitivo recurso.

Eso no obvia, lógicamente, la intervención de las personas en sus acontecimientos, ayudándola u oponiéndose, alentándola o frenándola, como en cualquier otro proceso humano que les afecte.

En España estamos en ese plano revolucionario por la simple razón de que los que mandan no pueden hacer otra cosa que lo que llevan haciendo durante años y particularmente en los últimos, que es decir seguir con sus labores dañinas causantes de la desastrosa situación hispana y atrayendo aún más la cercanía del viniente torbellino.

El hecho de que en apariencia no parezca tal cosa, no viene sino a demostrar como otras veces al menos dos: la ignorancia social general acerca de estas cuestiones y un ejemplo más de que la revolución, sin avisar, viene a arreglar lo que en su ausencia no tienen arreglo.

Los empresarios españoles no tienen nada que temer, el Gobierno Republicano Rojigualdo no tocará más que las propiedades indispensables para la Nación, el mercado seguirá su curso porque no estamos en la fase de hace un siglo, sino en otra donde España enseñará al mundo cómo se hacen las cosas sin necesidad de dictadura. Tendremos la más amplia Libertad conocida por la Humanidad, que pa eso somos así.

Que tiemblen los malditos dictadores desgobernantes actuales.

Publicado 1 de setiembre de 2008 16:54:00 CEST

Anónimo dijo...

LA EX-PAÑA DE LOS CACIQUES

www.tercerarepublica.org





Redacción.- Tanto el Partido Socialista de Cataluña (PSC) como Convergencia Democrática (CDC) consideran necesarias unas elecciones catalanas anticipadas a finales de la primavera próxima. Sus principales dirigentes han llegado al convencimiento de que un gobierno de coalición entre ambas fuerzas -la llamada “sociovergencia”- es la única solución para remontar el fiasco que ha representado el Tripartito. También convienen en que la Generalidad debe ser presidida por la fuerza más votada. Y en este momento algunas encuestas indican que CDC obtendría de nuevo más votos que el PSC.

Ocurre también que, mientras se aproxima el momento en que el Tribunal Constitucional ratificará la “nación catalana”, erigida contra España, resulta que Zapatero, acorralado por la crisis económica, no ha cumplido a tiempo sus promesas de financiación incorporadas al Estatut. Como siempre, ha encargado a Solbes guisar una componenda.

Estos hechos han obligado a Montilla a fingir un forcejeo con Zapatero, a escenificar posiciones “duras” respecto del Estatuto y la financiación, para favorecer los intereses electorales del PSC frente a los de CDC. La posibilidad de que el PSC vote contra los Presupuestos del Estado del Gobierno ha sido desde el principio un gesto teatral. Y ahora ya no es siquiera tema de comentario.

Poco nos importan los resultados de los enjuagues de otoño y la cantidad de prebendas que, quizá con algunos recortes, arrancarán los mandamases catalanistas. Lo que nos importa es destacar que cualquier comparación de España con un Estado nacional moderno pertenece al reino de lo imaginario. España está corroída de la cabeza a los pies por una gangrena confederalizante, de signo neofeudalm incubada por la constitución de 1978. Es únicamente un solar donde compite una recua de caquiques con la aquiescencia y protección del Cacique Mayor residente en la Zarzuela y la dirección ejecutiva, gerencial, de la Moncloa.

En algunos de esos feudos carroñean los llamados “nacionalistas”, animados por un exclusivismo nacional-etnicista abiertamente antiespañol. Pero ¿qué ocurre en los feudos donde dominan los llamados 'partidos nacionales'? Pues, simplemente, se defienden las sinecuras procuradas por el propio cortijo autonómico, eso que llaman “identidad”, incluso cuando se critican los “excesos verbales” de Montilla. Ahora dice el manchego Barreda: "Cataluña se tiene que acostumbrar a que es una autonomía más". Afirma el galaico Pérez Touriño: "Cataluña no puede tensionar las costuras del Estado". Proclama Zarrías, almuecín mayor del califato andaluz: "Es infantil que Cataluña culpe al Gobierno de la falta de acuerdo". Considera el aragonés Marcel.li: "No puede haber un acuerdo con Cataluña y otro con todos los demás". Todos ello votaron en las Cortes como un solo hombre el Estatut. ¿Se han convertido ahora en patriotas españoles? En absoluto. Expelen declamaciones demagógicas para seguir sangrando como garrapatas la caja “central”.

En cuanto el PP, asistimos a un viraje “identitario”. 'Defendamos nuestra tierra', ha vociferado Herrera, el presidente de Castilla y León, a la vez que reprochaba al PSOE de esa comunidad el no adoptar frente a Zapatero el talante seudo-chantajista de Montilla. El PP catalán se ha inclinado en favor de incrementar la financiación de Cataluña, si bien suplica de modo lastimero que eso se haga de momento fuera del marco del Estatut, a la espera de que sea ratificado por el Tribunal Constitucional, al que acatará.

La putrefacción confederalizante se pone de manifiesto en el papel de caja tonta reservada al parlamento, “órgano de la soberanía popular española”, a la hora de preparar los Presupuestos Generales del Estado. Esta preparación tiene lugar a través de tiras y aflojas entre los barandas de los territorios autónomos. Los neo-feudalistas catalanes quieren hacerlo mediante la negociación bilateral con·”el Estado”, de tú a tú, consagrada por el Estatut y que afianza sus privilegios y su saqueo del resto de Ex-paña. Los demás ven peligrar su pedazo de tarta y se inclinan por una “negociación multilateral y simultánea”. Ciudadanos ha optado por apoyar a estos multilateralistas.

En lugar de ciudadanos de una Nación política; sólo quieren siervos de señoríos de horca y cuchillo. Es por ello que, pese a todas las dificultades, debemos insistir en la necesidad del derrocamiento de la vigente monarquía antinacional de los cortijos medievales, los califatos y las seudo-naciones, para reconstruir la Nación española como república moderna, democrática, de ciudadanos. En esa nueva España, el anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado será preparado por el gobierno dependiente de la Presidencia de la República y aprobado por la Asamblea Nacional de Diputados, representantes del conjunto del pueblo español y únicamente atentos a poner remedio a todas las desigualdades y desequilibrios que laceran a nuestra patria. Y ello será así puesto que las comunidades de ADN en lo universal, las naciones lingüísticas y demás engendros regresivos habrán sido abolidos; porque todos los partidos nacionalistas antiespañoles estarán fuera de la ley, y porque los grandes medios de producción y servicios esenciales habrán ingresado en la esfera de la titularidad de la República.



Agosto de 2008



pnr@tercerarepublica.org

Tel: 676 090 121

Alejandro dijo...

Detesto a ZP tanto como me da asco. Estoy totalmente de acuerdo con ustedes. Sin embargo, obtuvo mayoría de votos en las elecciones pasadas (y ya no valen excusas), después de como fue aquella legislatura más de 11 millones de votos. Yo me pregunto, ¿acaso la gente no es consciente de la realidad que le rodea? ¿No oye, ve, razona...? No pretendo determinar lo que ha de pensar cada uno, no malinterpreten mis palabras.


P.S. Vota UPD

P.S. ¿Recuerdan el sistema bipartidista liberal-conservador, el caciquismo, el pucherazo, la corrupción, la iglesia y el ejército como pilares del Estado y del pueblo, etc., a finales del siglo XIX? ¿Les recuerda a algo? Realmente triste.

P.S. En mi opinión, ZP nos conduce a una nueva guerra civil. Un contexto de disputas territoriales entre independentistas y unitarios (que no centralistas) aderezado con una profunda crisis económica es un conjunto peligroso. Solo miren el mapa de Europa en 1900, 20, 30, 40, 60,80, 2000 y 2008, y se darán cuenta que vivimos el periodo de paz más largo conocido en el viejo continente, hacía años que las fronteras europeas no cambiaban, hasta el conflicto de Georgía (lo de Kosobo es algo distinto)... Ojalá, de veras, me equivoque.

Anónimo dijo...

¿Votamos antes o después de la guerra civil, Alejandro?.

Anónimo dijo...

Españoles:

Estos asesinos políticos quieren nuestro mal y nuestra muerte.

En Andalucía quieren multar a los médicos para que MATEN RÁPIDO a los pacientes.

N E O N A Z I S DE LA NUEVA SS

Hay que acabar con la Monarquía ASESINA.

VIVA LA REPÚBLICA ROJIGUALDA

VIVA LA NACIÓN ESPAÑOLA

VIVAN LOS ESPAÑOLES Y MUERAN SUS ENEMIGOS DEL ESTADO

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...