desde 2.006 en Internet

sábado, 12 de julio de 2008

Zapatero declara la guerra a Marruecos

Este verano de terracita próxima y ventilador que nos espera con la “no crisis”, va a incrementar la creatividad proporcionalmente al cabreo de los ciudadanos, más atentos que de costumbre por estas fechas al devenir de la descomposición del Estado, a la evolución del régimen amorfo, zafio y vacuo de Rodríguez Zapatero.

Quizás fueran los gobernantes chinos los primeros que tomaron conciencia del peligro que suponía tener desocupada a la gente, por eso construyeron grandes obras de regadío. Los babilonios también hicieron prácticamente lo mismo, aunque comenzaron las grandes construcciones públicas como jardines, palacios y murallas para mantener a sus pueblos entretenidos, y emprendieron contiendas próximas con sus vecinos para lo mismo. Los egipcios construyeron las grandes pirámides, gracias a su economía agrícola de aluvión.

Los griegos, grandes innovadores, se dedicaron a conquistar a otros pueblos próximos y a pelearse entre ellos, incorporando los intercambios y la comercialización como una nueva fuente de riqueza. Los romanos sabían que no se podía tener al pueblo en “crisis permanente” por eso repartían circo y pan, entre campañas de expansión. La “pax romana” era más una necesidad coyuntural que una propuesta ingeniosa.

Se hacía la guerra para mantener a la gente ocupada, y de paso se conquistaba el mundo para que los romanos vivieran mejor a costa de los demás. El pan del circo, (representación del “maná” bíblico), la persecución de los cristianos, las campañas contra los galos, y los chismes de palacio les mantenían tranquilos. El desempleo entre campañas en la antigua Roma pasaba en ocasiones del 50 % de la población, y cuando el hambre crecía, los conflictos también.

La historia de Europa, se comprende mucho mejor desde la “hipótesis de las necesidades” que desde las de los grandes personajes, que es como nos la han contado. España es Europa desde hace siglos, aunque en ocasiones no lo parezca.

Los problemas de la crisis actual provienen en mi opinión, de la hegemonía del capitalismo tras la caída del Muro de Berlín. Tener enemigos siempre ha sido rentable económicamente, un dinamizador que ha procurado progreso hasta nuestros días. Sólo países muy evolucionados como los nórdicos o Suiza, se pueden permitir el lujo evolutivo de vivir en paz y crecer al mismo tiempo, por su tecno-organización avanzada. Francia, Alemania, Italia, Japón o Reino Unido también lo pueden hacer, pero con más dificultad.

Sin embargo, España, no está en esa categoría de países que puedan vivir sin grandes conflictos, y al mismo tiempo seguir creciendo económicamente, por mucho que se empeñe el nuevo “príncipe de la paz”. Nuestro país necesita conflictos, porque todavía está haciéndose democráticamente hablando. De ahí se deriva la pugna interior con los nacionalismos, la próxima persecución de los inmigrantes, y la crispación de la legislatura anterior entre el PSOE y el PP.

La conflictividad interna de un país se reduce cuando se incrementa la externa. Independientemente de los criterios morales, y desde el pragmatismo y la inteligencia, el envío de tropas a Irak que hizo el presidente Aznar era una opción que podía garantizar la paz interior en España, y llevaría a nuestro país al grupo G-8 de cabeza. La medida era de libro. Pero no fue así, ¿por qué?.

Una parte de los ciudadanos de este país se rebelaron contra la decisión política de su presidente, precisamente los que hoy se benefician política y económicamente de haberlo hecho, con Rodríguez Zapatero en la cabeza de la manifestación. El cambio de orientación de nuestra política exterior, nos ha llevado de ser un país de cola de las democracias avanzadas, a ser líder de los regímenes no democráticos de Latinoamérica, y un potencial alíado de los países árabes, sin embargo, el petróleo nos cuesta lo mismo que a los que invadieron Irak y Afganistán, porque el mercado no distingue buenos de malos, sino clientes y productores.

El problema de la política exterior de Zapatero es que no tiene salida hacia arriba y sólo nos puede hundir en la miseria. Cuando la crisis apriete las costuras, cuando la realidad nos asfixie lentamente, cuando la riqueza que dejó el gobierno de Aznar se haya dilapidado por completo y no quede de donde tirar, al Gobierno que esté en La Moncloa sólo le quedarán dos alternativas, el conflicto interno en proporciones desconocidas, no hablo de guerra, no creo que seamos tan brutos, o el conflicto externo, y aquí no me resisto a decir que nuestro “gran amigo” Marruecos es el principal candidato a recibir las iras de los españoles que no tienen que comer.

Ceuta y Melilla puede ser la chispa necesaria, porque en España se ha acumulado suficiente ira, y ahora sólo falta la miseria que nos traerá la crisis económica, para que ocurran tres cosas: un conflicto interior, un conflicto exterior (Marruecos está en el punto de mira), o una revolución que decapite el régimen de Zapatero, con cárcel o exilio para los que hoy detentan el poder.

Algunos pensarán que exagero o ironizo, tal vez sea así, o tal vez no.
El tiempo, que es el único juez implacable, me dará o quitará la razón. Hay que esperar. La historia, lamentablemente, se equivoca menos que los imbéciles inconscientes. Se imaginan ustedes el titular: “Zapatero declara la guerra a Marruecos”.

Erasmo de Salinas

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El Pinocho de la Moncloa está de más, hay que empezar a tirarle pelotas pim pam pum, hasta que se vaya de la carpintería por inútil y majadero peligroso.

Anónimo dijo...

Ahora gran jefe blanco ZP, va a poner todo su empeño, pasión y lo que haga falta, en las ONG para ayudar a otros paises que nos exportan imigración ilegal.
Como ya nos ha salvado a todos de ETA, somos los Españoles más parietario y aqui no pasa nada, es más, por no tener no tenemos ni crisis. Vaya usted a cooperar con medicos sin fronteras, ayuda en acción o payasos sin fronteras, que en España somos todos ricos.
EnUnLugarDeReus.

Garrulo de guardia dijo...

El problema más grave es que Zapatero necesita cierta cuota de miseria o temor a la miseria para permanecer en el poder, no le interesa electoralmente que los españoles estemos bien, porque entonces no le votaríamos.

Paradoja perversa, cuanto más nos jode Zapatero, más le votamos

Anónimo dijo...

Gran bronca entre la ministrilla de Defensa nazi-xarnega Chacón, y el monarquilla jubilado; por medio los Generales con mando en plaza.

Y todo porque la niñata, de acuerdo con el laicismo nazi, se había empeñado en que no hubiera misa en un acto castrense, cuando el Ejército en España lleva celebrando eucaristías desde Arriano.

Los nazis se están buscando un buen sopapo con cualquiera, cada vez que hablan, hacen o incumplen leyes.

De momento la niñata no asistirá, por capulla titulada.

http://www.cope.es/14-07-08--defensa_confirma_que_chacon_no_asistira_actos_armada_motivo_dia_carmen,6541,1,noticia_ampliada

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...