desde 2.006 en Internet

viernes, 9 de mayo de 2008

Perversión de la democracia en España


En nuestro país no hay democracia, solo hay una demagogia travestida de democracia. Los partidos políticos no son organizaciones democráticas, ni nada que recuerde a la democracia, sino estructuras ordenadas y jerarquizadas por criterios autoritarios, dogmáticos y sectarios.

La configuración del poder se desarrolla en el seno de los partidos políticos, habitualmente contra los intereses legítimos de los ciudadanos, en una abominable pantomima, una extravagante simulación y una frívola apariencia.

¿Cuántos expulsados ha tenido el PSOE durante la pasada legislatura por no seguir los mandatos del aparato?. ¿Alguien se cree que unas elecciones primarias resolverían los problemas de democracia interna en el PP?. ¿Izquierda Unida saldrá adelante tras la debacle que está viviendo?.

Los partidos políticos españoles, construidos en la resaca del franquismo, tienen que evolucionar hacia la democracia, porque son organizaciones que funcionan con criterios dogmáticos, y en ocasiones tiránicos, sin un mínimo atisbo de autocrítica interna, y con un desprecio absoluto por la dignidad de sus militantes y electores, y en por todos los ciudadanos a los que representan.

Los partidos políticos españoles son auténticas pirámides de poder, en las que descansan momificados los derechos fundamentales de los ciudadanos, el eterno sueño de su liberación imposible. La configuración del poder en el interior de los partidos políticos, se rige por criterios autoritarios que recuerdan al feudalismo o las estructuras militares de los regímenes totalitarios.

En España no ha habido auténtica democracia a lo largo de toda la transición, más bien un sistema oligárquico restringido a un elenco de privilegiados que se han ido intercambiando el poder, y que acceden a sus puestos por unas reglas de selección que emulan los procesos de reclutamiento de las mafias tradicionales.

La primera trampa de nuestra democracia es que los ciudadanos no pueden elegir libremente a sus representantes políticos, solamente pueden decidir entre las alternativas que les ofrecen, o sencillamente abstenerse de participar en el "juego democrático" existente.

La segunda trampa de nuestra democracia es que una vez que los ciudadanos depositan su voto en las urnas, adquieren la condición de gobernados o súbditos. La soberanía del pueblo se restringe a un solo día cada cuatro años, mientras que los políticos ejercen su poder sobre los 1455 restantes.

Cuando Rousseau escribió El Contrato Social, nunca pensó que la voluntad general del pueblo pudiera ser usurpada por una legión de detentadores como la que rige nuestra existencia. Cuando Montesquieu escribió El Espíritu de las Leyes, jamás pensó que el poder ejecutivo esclavizara al poder legislativo y al judicial. Nunca imaginaron que la política pudiera ser ejercida sin "areté"

Locke, Hobbes y Voltaire no se equivocaron, nuestros políticos son los lobos que usurpan lo mejor de nuestra naturaleza, en su propio y exclusivo beneficio, para lo que no escatiman en opresiones e inequidades contra sus propios electores. ¡Cuánto recuerdan a la Nomenklatura de la extinta Unión Soviética, estos deleznables estafadores públicos!.

En la polis griega, la vida política de los ciudadanos era el área más importante de sus vidas; los griegos no delegaban en los demás y tenían estrictos controles sobre los límites del poder de los representantes políticos que elegían, siempre por cortos espacios de tiempo.

En la democracia española actual, los ciudadanos aceptan lo que les ofrecen y acuden a votar cada cuatro años como borregos guiados por los pastores de turno, que son los medios de comunicación subvencionados desde el poder.

Como auténtico ganado nos tratan los políticos, cuando el nivel cultural y los criterios racionales de la población española actual son más que suficientes para decidir sobre la inmensa mayoría de los problemas públicos y privados que se presentan en nuestro país..

Los ciudadanos tendremos que quitarnos de encima muy pronto el yugo de la tutela política que ejercen sobre nuestra libertad los políticos, como si fuéramos niños que no saben lo que es bueno para su presente y su futuro.

Es una auténtica tomadura de pelo, que algunos reconocidos incapaces, elevados por sus artimañas y arteras habilidades, hayan sido elegidos para representar a personas formadas, maduras, racionales, que saben decidir por sí mismas lo que les conviene.

Es necesario que vayamos pensando en una nueva revolución, porque si hace 200 años los políticos nos libraron del absolutismo monárquico y el yugo religioso, hoy se han convertido en un nuevo absolutismo que debemos desterrar de nuestras vidas. Es la hora de los ciudadanos, la hora de erradicar a los "nuevos señores" de nuestra existencia.

Todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, y eso no admite las diferencias de privilegios entre ciudadanos y políticos. La democracia no se puede restringir a la equidad entre seres humanos y votos, es imprescindible la homogeneidad entre ciudadanos y políticos, porque los políticos se han convertido en una clase dominante, sustituyendo la herencia de la antigua nobleza por la adscripción discriminante de la mano amiga del poderoso de turno.

Si la revolución industrial nos convirtió en asalariados, esclavos que enajenan su vida a la limitación de la supervivencia controlada; la transición política nos ha convertido en ganado concentrado en granjas electorales, del que extraen sus privilegios quienes nos representan políticamente, que son los nuevos amos a los que debemos servidumbre. ¿Vamos a seguir así?


Erasmo de Salinas

8 comentarios:

Anónimo dijo...

uff como está el patio politiquil, tienes verdad en este blog, ha brillado con luz propia exactamente todo lo que dices.

Anónimo dijo...

La democracia en España está pervertida. El catalanismo es un cáncer. Cierto...

Pero imagino el país en manos de los Comanches en la Red, y me da en la nariz que la deocracia no sería pervertida, sino directamente aniquilada.

Pure intuition.

I love Shakira (está buena la tía, ¿eh?)

MK

Defense d'aficher dijo...

MK tu nariz no cotiza, hace años que no das una, nada de lo que has dicho ha salido, todo lo contrario. Además, tu apéndice frontal es de madera.

Ahora ha tornado tu alter ego el berenguelo y si sigues tan así, te vas a llevar una sorpresa, verás que bien. Vas a servir de escarmiento público, de conejito oriental.

Luis Bouza-Brey dijo...

D=C+R+P
Artículo de Luis Bouza-Brey dedicado
a Erasmo de Salinas, comentando su artículo “Perversión de la democracia en España”.
(10-5-08, 9:30).
Los que creemos y actuamos de acuerdo con parámetros democráticos tenemos que continuar sin desmayo lo que iniciamos ya hace tres años: el proceso de llenar de savia ciudadana las instituciones formalmente democráticas, pero materialmente oligárquicas. Y eso, en la época de internet, se hace con redes horizontales de comunicación que hagan ascender desde la base los impulsos y el control sobre la aristocracia-oligarquía.
Democracia es igual a Ciudadanos, más Redes, más Partidos, pero hasta ahora el proceso se ha construido de arriba abajo, y nosotros estamos trabajándonos el arduo camino que comienza de abajo a arriba. Por eso es tan duro y frustrante el proceso, porque resulta muy difícil hacer cuajar los escalones intermedios, de C y R, y conectarlos después en el nivel P. Porque C es muy heterogéneo, con residuos ideológicos todavía operantes hacia el sectarismo, y sensibilidades muchas veces ineducadas y primitivas, y en muchos casos no democráticas. Y porque las R tienen que ser abiertas, y por tanto, pueden degenerar en su calidad, o ser dañadas por infiltrados y trolls de muy diverso tipo, a veces procedentes de los grupos ya existentes.
Pero al menos C y R no necesitan cuajar en más jerarquías que las muy flexibles derivadas del prestigio y el liderazgo más inmediatos, derivados de la comunicación veraz y argumentada racionalmente. Pero es preciso mantener vivos ambos niveles, reduciendo el sectarismo, los residuos dogmáticos e ideológicos y la autoafirmación psicológica agresiva. C y R son la base de la democracia, y son la base desde la que construir una democracia auténtica, con un mínimo nivel de calidad que frene la “ley de hierro de la oligarquía” (Michels). Podemos construir y fortalecer ese nivel mediante transversalidad y dignidad, derivadas de la comunicación razonable y la honestidad radical.
Por eso yo debo felicitarte, Erasmo, y felicitaros a los que habeis edificado, contra viento y marea, “Ciudadanos en la Red”, y por eso he decidido participar con vosotros y ayudaros a mantener el milagro democrático de la única red horizontal de comunicación que existe en el país. Tenemos que trabajar por mantener este instrumento vital para la democracia, reduciendo mediante el diálogo y la ética las miserias derivadas de las patologías del movimiento ciudadano que apuntaba anteriormente, y las agresiones intencionales dirigidas a desacreditar la Red. En CRED existe un núcleo de ciudadanos conscientes, valientes y decentes que está consiguiendo mantener un substrato irreducible de ética y razón, a pesar de las patologías mencionadas. Debemos ayudar entre todos a ampliar y elevar ese substrato, para hacerlo más invulnerable frente a la putrefacción.
El problema más difícil de resolver en este proceso de abajo a arriba es el del nivel superior. Porque en este tercer nivel, P, ya surge la competencia para ocupar posiciones escasas y complementar las estructuras partidarias ya existentes con otras nuevas que deberían ser más democráticas y auténticas.
Repasemos la experiencia: algunos venimos ya de bastante atrás, y tenemos trienios acumulados de diversas capas de sedimentación política, cuajadas durante estos cuarenta años. Hemos participado en la fundación de partidos políticos desde el principio, y defendido políticas que en su momento constituyeron herramientas necesarias para despegar, pero que ahora ya son un lastre para el vuelo. Es algo análogo a como si el piloto de un avión dejara sin recoger el tren de aterrizaje después de despegar, o siguiera ascendiendo con el mismo ángulo de elevación indefinidamente: llegaría un momento en que se asfixiaría, congelaría, acabaría con el combustible sin haber salido de las proximidades del punto de origen ni llegar a alcanzar los objetivos y caería en picado sobre la montaña más próxima.
Este ejemplo viene a cuento porque analizando la democracia española de hoy nos encontramos con una ley electoral que ya es disfuncional, un sistema de partidos oligárquico y corrompido, un proceso de descentralización que continuará hasta acabar con la democracia cayendo en el cantonalismo anarcoide y/o en las taifas caciquiles despóticas; unas políticas lingüísticas y culturales cuya exacerbación y exageración son antidemocráticas; un “buenismo” dialogante incapaz de distinguir lo que es legítimo de lo que es totalitario; unos líderes partitocráticos que ya no derivan su autoridad del liderazgo social vivo y auténtico, sino de las habilidades clientelares burocráticas; unos partidos políticos que se han transformado en redes oligárquicas cooptativas cada vez más distantes de las aspiraciones y necesidades populares; unos medios de comunicación vendidos al sectarismo político; unas burocracias políticas locales corruptas por la especulación o la ceguera delirante del nacionalismo; y unos ciudadanos aborregados y/o hartos que se van desentendiendo de la salud pública y de la ciudadanía activa.
Por todo esto, un sector de la ciudadanía nos hemos rebelado democráticamente contra la degradación y hemos comenzado un proceso de regeneración, que ha cuajado en movimiento ciudadano y redes asociativas, luego en C´s y posteriormente en UPyD. Pero en este nivel P tenemos problemas: la experiencia de “Ciudadanos” fracasó cuando líderes improvisados fueron incapaces de desempeñar su función de guía y dirección, comenzaron a enfrentarse por ambiciones personales, miopes y caciquiles y acabaron rompiendo el partido por obra de manipulaciones, vulneración de las normas y sectarismo excluyente.
El nuevo intento de realizar el proyecto democrático en el nivel P es UPyD, y deberíamos esforzarnos por evitar que el fracaso se repita. Tenemos la ventaja de un liderazgo R10 consistente y provisto de autoridad real, pero debemos evitar que el partido se quede estancado en una organización interna disfuncional, o en mecanismos de selección oligárquicos, autoritarios o excluyentes. Es cierto que las normas y la estructura para el despegue no podían ser democráticas ni improvisar un liderazgo por sorteo u orden de nombre o apellido, pero a partir del momento de nuestra presentación en sociedad en las elecciones no podemos estar inmóviles durante año y medio permitiendo la putrefacción estructural y la degeneración oligárquica. Es preciso iniciar ya la democratización paso a paso, construyendo una red partidaria desde la base, permeable a los impulsos y aspiraciones sociales, que impida la cooptación oligárquica y se base en la selección meritocrática, conectando firme y ágilmente con el nivel C y R.
Esa es la tarea inmediata: ir creando red, conectar con las redes preexistentes, seleccionar a los mejores y no a los más obedientes, complementar el liderazgo R10, del que disponemos como palanca, con una estructura viva que surja limpiamente desde la base, y cerrar el círculo de los tres niveles correctamente. Estamos en el momento crítico para cimentar UPyD. Si la experiencia fracasa por estancamiento estructural habremos perdido dos años más, y habrá que volver a empezar. Uno quisiera que las cosas no se malograran de nuevo: el país no se puede permitir el lujo de perder el tiempo eternamente, sin conseguir aprender de la experiencia.
Me gustaría dedicar este artículo también a Carlos Martínez Gorriarán, pero no sé si tiene los oídos despejados o auriculares puestos.

Anónimo dijo...

Pues ya está a la vista de todo el mundo que los neo nazis tienen por amigo al Rey, por si no se hubiesen enterado.

El constitucionalismo español del 78 ha sido liquidado restando su inminente entierro. Los "pensadores regeneracionistas" han ido perdiendo una a una sus posiciones de acuerdo con los HECHOS.

La regeneración ya ha alcanzado también a la Monarquía, así que su camino es destruir este régimen corrupto y traidor a la Nación española y a sus ciudadanos.

¿Va la "inteligencia" a seguir negando lo evidente? Es posible, el miedo hacer ver visiones, cantar milongas y soñar fantasías

Anónimo dijo...

Resulta preocupante que ustedes, que añoran brazos en alto en plaza de oriente, vayan disfrazándose ahora de demócratas de toda la vida y pretendan dar lecciones... ustedes, precisamente, que son incapaces de respetar a aquel que piensa de manera diferente. Ustedes, que se hacen llamar liberales y no tienen ni repajolera idea de qué es el liberalismo, ni en su versión económica ni en lo social. Quítense la máscara y defiendan abiertamente lo que son. Al menos sus amiguitos de Falange tienen los HUEVOS de hacerlo.

Voltaire

Facha 30 millones 200 dijo...

Los nazis atacan de nuevo, jejejeje, qué tunda tunda tunda. El cuentecito de pensar diferente cuando lo que estamos haciendo es defendernos no de sus pensamientos, sino de sus asesinatos y crímenes.

Pues si, somos ESPAÑOLES y los brazos los pondremos en Oriente y Poniente para ahogar a los nazis con las manos, incluso a aquellos nazis que tengan un pensamiento parejo para disimular.

A estas alturas con las ideas, jajajajajajajaja, como hace 30 años, jujujuju.

Anónimo dijo...

Verdad, los nazis están "preocupados" con tanto español "facha", y es que no tenemos remedio, en España nos gusta muchísimo la carne de faccioso en barbacoa y con el brazo enhiesto.

Fifa la carne de nazis, que no nos falte.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...