desde 2.006 en Internet

sábado, 22 de marzo de 2008

¿Cuántos españoles no se consideran españoles?

El INE debe investigar esta cuestión, es importante saberlo porque llevamos años aguantando a una legión de sátrapas, mercenarios y sinvergüenzas organizados en sectas, afincados en el poder, que viven de dificultar la vida a los demás.

Es hora de que los ciudadanos españoles, que nos consideramos españoles y que somos la inmensa mayoría de los habitantes de este país, impongamos de una vez nuestro criterio sobre la realidad, haciendo valer nuestra Constitución.

Menos de un millón de españoles desafectos están implantando su modelo desde el chantaje, la coacción y la opresión a cuarenta y cuatro millones de ciudadanos. Es una situación auténtica de “acoso político”. Hay que acabar con el victimismo rentable que criminaliza el orden legal a su antojo.

En realidad todo esto ocurre porque los políticos que representan a la inmensa mayoría necesitan seguir manteniendo el festival de intereses que se organiza alrededor de las reivindicaciones nacionalistas. Entre nuestros “supuestos defensores”, los del PSOE viven de la aproximación, y los del PP, del alejamiento a la cuestión nacionalista, convirtiendo nuestras vidas en una órbita sobre un agujero negro.

Los nacionalismos instrumentalizan el Estado nacional español en su propio beneficio, apelando a la democracia y la libertad, cuando en realidad lo que buscan es la desigualdad con todos los demás, haciendo valer su condición “especial”, saltándose a voluntad la Constitución española de 1978, cada vez que esto ocurre, los españoles perdemos derechos y dineros.

Un país democrático como España no puede continuar hipnotizado por los delirios de una minoría fanática que establece la injusticia como guión de sus actos. Sin embargo, en nuestro país ha sido y es posible, no por los nacionalistas, sino por los representantes políticos nacionales que se avienen a participar en el juego de poder sectario. Qué así siga ocurriendo depende de nosotros, porque cada vez que autorizamos a un político en las urnas, sin saber que va a ocurrir con este tema, estamos condenándonos a continuar viviendo en la sinrazón.

Los españoles, el conjunto de todos los españoles, llevamos años sometidos por la injuria permanente a nuestra condición histórica y cultural, porque una minoría de beneficiados por el crimen y la opresión ha lanzado una opa hostil contra el bienestar de todos, contra una convivencia pacífica y un futuro de progreso,... con un 3 % del accionariado, y esto resulta inaceptable.

Es hora de que los ciudadanos españoles demos un paso adelante, exigiendo a quienes nos representan que defiendan los intereses de todos contra los intereses de esta minoría de privilegiados. Es hora de acabar con esta pantomima. Es hora de encarcelar a los sediciosos, es hora de enfrentarse a los opresores, es hora de dar la cara.

Si no lo hacemos, estamos condenados a que nos sigan sometiendo a su juego, es hora de que los criminales que ponen bombas, los tiranos que impiden que nuestros hijos aprendan su idioma, los privilegiados que reciben más beneficios por su condición alzaprimada y consentida, se enteren de que no pueden vivir en regímenes particulares a cuenta de que los demás paguemos su experimento con el deterioro de nuestra vida.

Es hora de que los españoles digamos lo que pensamos, y hagamos lo que queramos en nuestro país sometido. España es de los españoles, no de los nacionalistas.

Erasmo de Salinas

4 comentarios:

neo-nazionalismo NO dijo...

Tienes toda la razón.

Estamos gobernados por una mayoría que pactan para que los minoritarios sometan a la gran mayoría, todo para aprobar los presupuestos anuales.

Cuando los presupuestos no se aprueba automáticamente se renuevan los anteriores. Por mi QUE NO PACTEN, a tomar por saco los neonacis; mira por donde tendrán la excusa de no hacer más transferencias de ahora en adelante.

Ahora viene la oportunidad de hacer un gobierno solo socialista o nazionalista, depende de ZP, también se puede gobernar en minoría.

Art.-155 dijo...

De 1978 a nuestros días, pasando por el sangriento Marzo de 2004, no nos hallamos ante la mera alternancia de unos programas de gobierno al uso, nos gusten o no, que se desarrollan en el marco del juego democrático. El Régimen Borbónico, esto es, el Rey, el PSOE , los “nacionalistas” y el PP, estos últimos en el papel de palmeros para legitimar la partida, plasma, legislatura tras legislatura, su lógica antinacional y antidemocrática: el robo de la soberanía nacional por la Corona y las autonomías. El rey, confiscando la representación del Estado mediante la institución hereditaria. Y las comunidades autónomas, usurpando las atribuciones estatales a través del artículo 150.2 de la Carta Magna. Estamos ante el ser o no ser: ciudadanos o súbditos, españoles o parias.

Hay quienes han creído que zETAp era un paréntesis, un accidente que se podía conjurar en esta contienda electoral para luego retornar a la Arcadia. En realidad, la excepción fue Aznar, quien declaró clausurado el proceso autonómico, tratando de ralentizar la centrifugación inexorable de España. No entendió que el Régimen no deseaba echar el freno de mano, sino pisar el acelerador. El 11-M desbloqueó la situación. El sucesor de Aznar, Mariano Rajoy, ha comprendido las reglas: promover o apoyar reformas estatutarias , aunque, como gesto cara a la galería y como contención a la movilización de la ciudadanía patriótica, interponga recursos contra el Estatut separatista cuya resolución, determinando la legalidad del mismo, acatará.
¡¡DE LA LEGALIDAD A LA LEGALIDAD, Art. 155 YA!!

Anónimo dijo...

y puesto que casi nadie le acompaña en esta vision de los hechos, demosle el titulo: solo ante el peligro.

suerte.


berenger

Justicia Histórica dijo...

Cangrejo, ¿Cómo es que no está mamando, mamón?.

El problema, contertulio, es que nadie está interesado en aplicar el 155 y aunque lo estuviera o estuviese, no tendría FUERZA para aplicarlo.

A ver cuando entendemos que estamos ante un golpe de Estado CONSUMADO, persistendo la ropa de "camuflaje" de "democracia" en lo que no es sino abiertamente un teatro donde los actores simulan cada vez peor la insostenible situación de quito-pongo lo que quiero, sin tasa ni freno ni orden ni concierto.

Esto no es más que una crisis revolucionaria a la española de una virulencia desconocida, pues cuando salte la liebre no habrá cauces políticos de contención.

A ninguna cabeza pensante le cuadra una situación duradera donde el despotismo la arbitrariedad o la ilegalidad son el comedero diario de la gobernación oficial, donde los problemas socio-políticos no harán más que agudizarse, donde la resistencia social no hará más que crecer, crecer y crecer, hasta convertir el país en un campo abierto de batalla.

Nunca en la Historia una sociedad se traga tantos y tan grandes sapos y muchísimo menos cuando los problemas de orden PRACTICO o económicos hagan una aparición estelar.

Estamos dentro de un fulgurante espectáculo, aunque todavía la mayoría de los ciudadanos no sean conscientes. Lo serán muy pronto, ayudados por los que ya lo ven, que dicho sea de paso, son millones.

Los nazis están perdidos, lo saben, pero no pueden dejar de hacer lo que hacen. El numerito que han montado le va a salir caro a España, pero a ellos mucho más.

A POR LA REPÚBLICA ESPAÑOLA.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...