desde 2.006 en Internet

martes, 5 de febrero de 2008

La España básica, sencilla, posible


Escribe Carlos Martínez Gorriarán en su blog:

"Ayer conseguimos presentar todas las listas de Unión Progreso y Democracia en todas y cada una de las 52 circunscripciones electorales de España (además de las 8 para las autonómicas andaluzas). No es propaganda, es un hecho. Que ha exigido superar una barrera de obstáculos realmente asombrosa, sabiamente diseñada para dificultar la participación política de los ciudadanos en forma de partidos políticos nuevos. Incluso con chapuzas disuasorias como que el impreso de presentación de candidaturas colgado en internet por la propia Junta Electoral Central no vale porque incumple las reglas de esa misma Junta. Por lo visto fuimos el primer partido que se percató del enredo y protestó, obligando a reunirse a toda prisa, en Madrid, a la Comisión de Reclamaciones (o como se llame) y a fallar a nuestro favor: que también valía presentar las listas en los impresos obsoletos colgados en la red, ya que el fallo era de la propia administración por no actualizarlos (sólo han tenido cuatro años para eso). Le tienen manía a internet porque es difícil de controlar, bien, pero semejante desidia da que pensar"

Bien por vosotros, es hora de dar un paso hacia el futuro, de reunir todas las fuerzas, de alejar las discrepancias ideológicas sobre la transversalidad y la incorporación del liberalismo progresista a un proyecto socialista decente para ulteriores debates, porque la situación política que se está viviendo en nuestro país lo requiere, y la única alternativa política con capacidad de volver las cosas al cauce histórico es UPyD, como en el pasado lo hizo UCD con Adolfo Suárez.

UPyD es la formación que hereda lo mejor de la transición española, la única que no está contaminada en su coherencia democrática, la única que ofrece una alternativa de continuidad a la nación, el Estado de Derecho, la Contitución española y la convivencia pacífica de los ciudadanos de este país. Es la reedición de los acuerdos de La Moncloa en versión siglo XXI, que busca el consenso mínimo para seguir adelante sin crispaciones innecesarias, que solo sirven a propósitos propagandísticos y proselitistas. Es la representación de la España básica, sencilla, posible.

UPyD prosigue la labor realizada en su día por UCD, porque tras el 11-M y el gobierno de Rodríguez Zapatero durante esta legislatura, y la oposición rancia del PP de Mariano Rajoy, nuestro país ha perdido el norte, el sur, el este y el oeste. Solo nos queda comenzar de nuevo, desde el centro, desde los valores fundamentales que nos corresponden a los españoles y que vienen establecidos de forma palmaria en la Constitución de 1979. Desde lo que nos une, que afortunadamente es mucho más que lo que nos separa.

No queda tiempo. Es hora de dar un paso al frente para erradicar de una vez por todas la corrupción y el nepotismo de este país, el totalitarismo político que se han repartido los partidos convencionales que hace tiempo han olvidado de sus fundamentos democráticos y por supuesto su vocación de servicio a los ciudadanos de este país.

Es hora de que los ciudadanos españoles nos plantemos ante el futuro y dejemos bien claro quien es el soberano de esta nación, que los españoles somos el antecedente y no la consecuencia de la política española, la política solo es una de nuestras voluntades, pero hay otras muchas que nada tienen que ver con ella, y los políticos han logrado apoderarse de todo lo que concierne a nuestras vidas, han reducido a solo política, nuestras vidas.

Es hora de liberarse del yugo que nos han impuesto, de romper el totalitarismo poderoso que han organizado asfixiando nuestra libertad por el control de todos los poderes, porque lo que no controla el PSOE lo controla el PP, y así no se puede vivir normalmente. La economía, los medios de comunicación, el poder jurídico, la tecnología, la cultura, las posibilidades de trabajo y consumo, todo está organizado desde la política y para la política, o mejor dicho, para los políticos que son los nuevos amos, los nuevos señores feudales que ni respetan, ni valoran, ni consideran a los ciudadanos, más que como siervos de su obra y como instrumentos para obtener la opulencia inmerecida en sus vidas y la de los suyos.

Esto no es Roma, no hay patricios con todos los derechos y plebeyos con todos los deberes, y no es Atenas con ciudadanos, ilotas y metecos. Es España, año 2008, con ciudadanos que quieren vivir en igualdad y libertad, compartiendo un marco constitucional de derechos y deberes, y que no aceptan la oligarquía como forma de gobierno, sino la democracia en su máximo esplendor.

Los ciudadanos de este país no podemos seguir consintiendo que nos conviertan en víctimas de su política zombi, de este espectáculo de muerte y desasosiego en que han convertido la política española. Hay que enterrar de una vez a los muertos para seguir adelante, a todos los muertos, a los de la memoria histórica y a los del terrorismo. No podemos seguir viviendo una competición sobre que muertos son más importantes, porque todos son importantes, y todos son nuestros, idiotas, no hay muertos “buenos y malos”, porque todos eran españoles, todos son nuestros muertos.

Y lo que se debe lograr es que no haya más muertos con la injusticia como verdugo, para eso tenemos que acabar con ETA, y con todas las amenazas terroristas, y ni el PP, ni el PSOE han mostrado tener capacidad de hacerlo, aunque han explotado hasta la saciedad sus experimentos baldíos que solo han originado más sufrimiento y dolor a este pueblo.

España está tan harta de Zapatero como de Rajoy, por eso necesitamos a Rosa Díez en La Moncloa, y la necesitamos ahora, eso lo lograremos con cincuenta diputados, ni más, ni menos. Para eso se necesitan seis o siete millones de españoles conscientes y cabales, y los hay, estoy seguro de que los hay, vamos a decirles que les necesitamos tanto como ellos nos necesitan a nosotros.

Decía Miguel Hernández: "hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas".

Que bien cantas, Rosa Díez.


Erasmo de Salinas

5 comentarios:

MALCOLM K dijo...

Suerte para UPD. Creo que si se lo montan bien pueden sacar más de 4 escaños. De todos modos, también les deseo suerte a Ciudadanos (los votantes no compartimos las rencillas que los dirigentes de UPD y C's han protagonizado) y, sobre todo, suerte para Rajoy, próximo presidente de una España en la que la inmersión escolar en catalán va a dejar de existir.

Anónimo dijo...

Lo dicho:

Lo que os falta de transversales..., lo ponemos los liberales.

Adios al talante, es hora de ir palante.

tikis dijo...

Rosa, en cierto momento, un día, en una de tantas manifestaciones en contra de la politica antiterrorista del gobierno del talante, te dije, SIGUE, SIGUE, No estás sola!!!!

Lo mantengo, te necesitamos en la Moncloa.

epi dijo...

"hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas".

Y por ello no estamos locos……………SABEMOS LO QUE QUEREMOS.

52 circunscripciones electorales de España (además de las 8 para las autonómicas andaluzas). No es propaganda, es un hecho que oficialmente comenzó a gestarse el 29 de septiembre del 2007. Demostración palpable de que la materia prima, del hecho, existe por toda ESPAÑA.

PD

Querer es poder,dicho por un ciudadano del mundo; nacido en ESPAÑA.

Anónimo dijo...

El Sr. Gorriarán, conocido por sus llantos y lamentos acerca de los que “copian” y por dar latigazos a los que no son de su cuerda, dice lo siguiente referido a la presumible implantación de UPD por toda España:

“No es propaganda, es un hecho. Que ha exigido superar una barrera de obstáculos realmente asombrosa, sabiamente diseñada para dificultar la participación política de los ciudadanos en forma de partidos políticos nuevos.”

No discutiremos que es sólo propaganda, aceptamos el "hecho" de buen grado, pero es incierto que les haya supuesto un esfuerzo casi mágico pues la cosa ha sido muy sencilla, al menos en los lugares donde tenemos corresponsales. Por ejemplo en Andalucía cuando presentaron las candidaturas.

En esa presentación, los cabezas de lista, dos ex-PSOE, no dijeron ni mú, acerca de los verdaderos problemas de la sociedad andaluza cuales son la educación, la estafa del estatuto o la degeneración putrefacta de su reaccionaria casta socio-política chaviana, se limitaron a eso que podemos leer en la prensa dicho por el PP o por cualquier partiducho local subvencionado. Para comprobarlo basta tirar de hemeroteca.

Así cualquiera llena de afiliados los sacos, se pide quién los quiere representar, que tengan un poco de labia y hala, pa dentro. Que le pregunten a los sorianos y a otras partes.


Otra "gracia" que nos cuenta Gorriarán es la siguiente:


“ …ya que el fallo era de la propia administración por no actualizarlos (sólo han tenido cuatro años para eso). Le tienen manía a internet porque es difícil de controlar, bien, pero semejante desidia da que pensar".

El Sr. Insultador de otros y que censura críticas en su blog, tan prolífico en otras ocasiones y tan bocazas en la mayoría, sólo le “da qué pensar” y no añade ningún comentario a las funciones de un Estado que es un verdadero traidor a los españoles como todo el mundo con cabeza sabe, ni siquiera una leve crítica a la manipulación de todo género que tanto gobierno y “oposiciones” hacen ante nuestros ojos a diario, incluyendo el sabotaje de leyes como la de las banderas, la educación en lengua materna u otras decenas más.

Para el Sr. Gorriarán admitir la realidad política de nuestro país es despojar a su partido de toda posibilidad electoral sobre la cual pivota en exclusiva la existencia de UPD, ignorando el claro hecho de que aún consiguiendo 100 diputados no tendrían nada que hacer en una Nación donde fuerzas políticas de ningún signo están interesadas en hacer cumplir la leyes realmente existentes y además pretende hacer ver a los ciudadanos que si esas leyes -u otras nuevas- tuvieran otro redactado, aparecerían del cielo un ejército de ángeles, arcángeles querubines y serafines y las harían cumplir. Pura estafa intelectual y claro deseo fantasioso.

En UPD concurren dos circunstancias contrarias; la una es que supone una ilusión para miles de ciudadanos españoles, la otra es el intento de algunos dirigentes para construir un partido socialista “decente”.

Esas pulsiones deben enfrentarse en los meses venideros, pero Gorriarán y Savater deberían acostumbrarse a no soltar tonterías teóricas si no quieren que se les critique con cierto fundamento.

Lo más probable es que UPD siga el curso de Ciudadanos de Cataluña, esta nueva edición en todo el territorio nacional. Algo hemos avanzado desde luego, pero no lo necesario todavía.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...