desde 2.006 en Internet

sábado, 16 de junio de 2007

A la sombra de Françesc de Carreras

El rango de sensibilidades ideológicas y políticas en el seno de Ciutadans, es más amplio que en cualquier otro partido político, y eso conduce, inevitablemente, a un debate permanente sobre nuestra orientación final. Aunque en los últimos meses, inexplicablemente se ha reducido, debido a la crisis de organización del partido, iniciada tras nuestra llegada al Parlament.

Sobre el nacionalismo, hay una diversidad sorprendente de posiciones, pero siempre se establecen a lo largo de una transversalidad, que va desde la moderación reactiva, hasta la beligerancia radical. El discurso de Ciutadans más genuino, también se encuentra aderezado con un toque de sarcasmo e ironía, por la transferencia genética de Albert Boadella, uno de nuestros más ilustres y singulares mentores.

Sin embargo, hay posiciones deslizantes en la frontera con el nacionalismo que no acabo de comprender, quizás por desconocimiento de su longitud de miras, o por la ausencia de un criterio suficiente para juzgarlas. Quiero referirme en esta ocasión, a uno de los más conocidos precursores de Ciutadans, que casi es el único que se ha mantenido presente durante los últimos meses a nuestro lado, por lo que deduzco que alguna responsabilidad habrá tenido en lo ocurrido durante este tiempo en nuestro partido.

Estoy refiriéndome al profesor doctor D. Françesc de Carreras Serra, Catedrático de Derecho Constitucional de la UAB, analizando sus escritos, conferencias, disertaciones, y otras manifestaciones públicas, no acabo de entender realmente cual es su última intención, y cada día lo entiendo menos.

Iniciativa socialista no nacionalista

No sé si él guía ideológicamente a Ciutadans, o sencillamente, trata de que se equivoque menos, pero tampoco parece que haya demostrado algo provechoso para nuestro partido, en sus últimas instrucciones.

Y creo que no soy el único que no acaba de alcanzar su exquisita sutileza, porque Alex Vidal Quadras, hace más de un año, a raíz de la publicación de un artículo del profesor, titulado “Los verdaderos problemas” (La Vanguardia, 26-01-06), se quejaba de lo mismo en su análisis, cuando decía:

“Entonces, ¿a qué viene ese empeño de Françesc de Carreras en hacernos creer que Zapatero ha conseguido dejar el Estatuto ‘limpio como una patena’?.

Esa actitud de aceptar lo inaceptable, también a mi me sorprende. El líder del PP, se despedía diciendo que estaba reduciendo su optimismo, en cuanto a la influencia que el profesor podría ejercer sobre el futuro partido Ciutadans, que todavía no había siquiera aparecido en la escena pública.

Tras la lectura de lo anterior, parece desprenderse que la actitud de Françesc de Carreras es ciertamente connivente con el nacionalismo, sencillamente posibilista, y extremadamente amable y considerada (no conozco ningún artículo suyo en que se declare radicalmente contra el nacionalismo).

Su punto de partida es que el nacionalismo catalán es un menor mal que estamos obligados a asumir y que la única intervención admisible, es la de tutelar sus posibles desmanes, y corregir sus excesos esporádicos. Este señor también se siente en un oasis en Cataluña, y no quiere hacer nada por que el clima del seny se distorsione. Y sigo sin comprenderlo.

No comparto la posición del Sr. Carreras, cuando los problemas lingüísticos en Cataluña siguen sin resolverse, y se sigue actuando desde el sectarismo más insoportable contra la libertad de los ciudadanos a la hora de elegir su futuro. Nunca le he visto denunciar el proceso de exclusión hostil que se desarrolla desde el tripartit, contra todo lo que no pertenezca a la ideología prevalente. No sé, esto me hace cada día desconfiar más de las últimas intenciones del profesor.

Su no nacionalismo es tan suave que no se sabe si es nacionalismo o no nacionalismo. Se encuentra en el limbo en la frontera de los supervivientes, ubicado en la pretensión de un imposible consenso entre nacionalismo y no nacionalismo. Su color, en este mundo declarado de blancos o negros, es el gris variable permanente.

La ambigüedad elicitante

Tanto podría estar en Ciutadans, como en Convergencia i Unió, porque su defensa tolerante y flexible de la corrección de las barbaridades del nacionalismo en Cataluña, recuerda a las intervenciones de los embajadores de paz que acuden a la franja de Gaza y se marchan al día siguiente, creo que su opción política se distancia demasiado del auténtico sentir contra el nacionalismo que he conocido entre las bases de Ciutadans.

La trayectoria de Françesc de Carreras en su enfrentamiento contra el nacionalismo catalán desde la constitución del foro Babel, se ve consolidad con su reconocimiento por la Asociación por la Tolerancia en el año 1998, y en aquel momento, no había dudas sobre sus intenciones. En las circunstancias actuales, cuando la opresión nacionalista se ha afianzado adherida a la izquierda catalana, voy teniendo muchas dudas.

Nunca llegaré a conocer si el Sr. Carreras que se enfrentaba al nacionalismo establecido por CiU, lo hacía contra el nacionalismo de esta formación o contra su no izquierdismo utilizando el nacionalismo de forma instrumental, que me parece más plausible, a la vista de lo que han cambiado sus acciones una vez que los gobiernos de izquierda-nacionalista del tripartit han entrado en escena.

También resulta obvio que su último objetivo, como describe la wikipedia, es tratar de influir en el PSC para que recobre su espíritu estatal, de izquierda nacional, más allá de las veleidades complacientes con el nacionalismo más extremo, de Maragall y Montilla, con tal de gobernar en Cataluña.

La muestra del rango de rebelión de sus intenciones políticas y de su talante inclusivo con la realidad existente (aceptada y asumida), se puede descubrir en sus respuestas a esta entrevista que le hicieron en Libertad Digital:

P: “Cataluña es una nación” se lee en los libros de texto escolares desde Primaria y la mayoría de los catalanes ha asumido el concepto de manera errónea, sin saber la distinción entre “nación”, como “cultura especifica” y Nación como espacio político-jurídico, que se refiere al Estado. ¿cree que puede figurar en el Estatuto que “Cataluña es una Nación”, siendo un término jurídico que entraña soberanía?

R: Este tema lo he estudiado recientemente. La Constitución española emplea la palabra Nación en el sentido de pueblo, es decir, la base humana del Estado. Cuando el artículo 1.2 dice “la soberanía reside en el pueblo”, el artículo 2 menciona a la “Nación española” y en el preámbulo también se menciona dicho término, nos estamos refiriendo al “conjunto de los españoles”, de unos ciudadanos que tienen unos mismos derechos básicos. Sin embargo la Constitución utiliza otro término también en el artículo 2, el de “nacionalidades y regiones”, en el sentido de territorios en los que existen determinados rasgos distintivos que les confieren una especial personalidad. Si en el nuevo estatuto se quiere indicar que Cataluña es una sociedad que tiene unos rasgos específicos culturales se tiene que utilizar el término “nacionalidad” y no el de nación. En Derecho las palabras son muy importantes, hay que emplear palabras unívocas. Los textos deben ser claros para el intérprete y lo que ha hecho el Parlamento al aprobar el Estatuto ha sido introducir –por parte de algunos deliberadamente, por parte de otros por pura ignorancia– cuando menos confusión.

En varias ocasiones he observado como usted trata de reinterpretar el artículo 1.2 de la Constitución Española, para hacerlo compatible con la creación del Estatut catalán y los demás Estatutos autonómicos. Cuando precisamente, en nuestro partido lo que pretendemos es precisamente que no resulten compatibles. No sé, pero sigue sin gustarme nada su actitud.

P: Sabe que en ciertas Autonomías se ha utilizado la educación para la ideologización nacionalista? ¿Sabe que se modifica la Historia a conveniencia y que no tiene nada que ver lo que se estudia en una comunidad o en otra?

R: Como le digo, la culpa no es de la Constitución sino de la ley. Si los ciudadanos de estas comunidades piensan que el partido que ha hecho esta ley lo ha hecho mal, deben votar a otro partido que promueva otra política.

Somos no nacionalistas y no solo de centro-izquierda (Bellaterra)

Sr. Carreras si por usted fuera, creo que Ciutadans tendría menos sentido en su lucha contra el nacionalismo existente en Cataluña, que usted considera “casi aceptable”, que por su utilidad para retornar el PSC a su auténtico sentido, es decir que prevalezcan los valores estatales de la izquierda, por encima de los valores sectarios del nacionalismo. He de reconocer que no comparto como militante de Ciutadans, su forma de ver las cosas.

Esa es precisamente la política que se ha ejercido desde Ciutadans desde su llegada al Parlament, dirigida por Antonio Robles y por Albert Rivera, dos personas de plena confianza del profesor Carreras. Esa política no representa para nada el sentir de la mayoría de los militantes de nuestro partido.

Ese no nacionalismo decadente, posibilista, que clama por que el PSC recobre el buen camino, ha sido la principal causa de los problemas internos del partido Ciutadans, y su desastre electoral en las municipales.

Profesor Carreras, muchas gracias por los servicios prestados, pero quiero ser el primero en manifestarle que su vía para Ciutadans ha fracasado, y si su intención auténtica es la de que este proyecto salga adelante, creo que es hora de que permita que otras alternativas tomen las riendas del proyecto. Ciutadans es algo más que la pata nacional que el PSC ha perdido desde que gobierna en Cataluña con ERC e ICV.

Exactamente mucho más que lo que usted se ha propuesto y ha aconsejado, y tras el próximo Congreso espero que lo pueda seguir contemplando, pero en esta ocasión desde una posición más cómoda, apartada de la influencia directa sobre la dirección de nuestro partido.

Enrique Suárez Retuerta

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, de Carreras quizás sólo es el niño malo del establishment "detodalevida", pero del establishment al fin y al cabo. Es miembro rector de la Fundación Cambó, y de ahí incluso cobra.

Babel se utilizó por muchos como medida de desgaste contra CIU, para facilitar un cambio en favor del partido de ellos (el psc), y una vez sucedido se olvidaron lo que proponían (la Regás, los Sardases, etc.).

Creo que De Carreras está en una postura intermedia entre ellos y los que se mantuvieron en sus posiciones.

Butzer dijo...

El nacionalismo no defe ser confundido con el amor a tu tierra o el mantenimiento y conservación de una cultura propia. Ya que estos valores son instrumentalizados por este.

El nacionalismo es conflicto, es discriminación, es ruptura.

En cuanto a De Carreras puede que haya caido en el error de querer aceptar al nacionalismo como algo inevitable y algo necesario.

Anónimo dijo...

El nacionalismo ha comprado la entrega y la energía de los afiliados a C`s, los ha metido en un saco para inutilizarlos. Pero han sido descubiertos igual que lo ha sido ZP, el mayor traidor que ha tenido España. Ahora falta recoger los frutos de esta LUMINOSA VERDAD. El día de vuestro juicio llega ya, FARSANTES nacionalistas.

Incluso Carreras está de acuerdo con la conculcación de DERECHOS CONSTITUCIONALES DENTRO DE C`s. A esa alcantarilla ha llegado el profesor de tanta Ley para pasársela por el arco del triunfo si afecta a sus amigos de la CAIXA y a su FAMILIA catalanista.

Él quiere un nacionalismo FLOJO, LIGHT, de baja intensidad, sin hacer mucho daño, sin que la herida a la gente sea muy profunda, sin que la hostia sea muy fuerte, suave, flojita. Este es el papel del profesor. BAZOFIA POLÍTICA.

Anónimo dijo...

Ese señor es una peste dentro de nuestro partido. Sr. de Carreras, lárguese al PSC y déjenos en paz de una puta vez.

Jonás Pachón dijo...

El vergonzoso espectáculo que protagonizó Carreras en el Congreso de Bellaterra quiere reeditarlo. ¿Porqué un jurista se mete a político sin tener ni idea de estas cosas?
Estaba FUERA de C`s y ha vuelto para APUNTALAR A LOS GOLPISTAS, arrastrará su prestigio de hombre bueno por el barro, por la ignominia, y él, sólo él se lo habrá buscado. Está erigiéndose en un verdadero traidor a la causa que prometió. Lleva camino de convertirse en un Peces Barbas catalán; pobre profesor y lástima de profesores mendicantes.

Apartheid dijo...

el énfasis debe hacerse precisamente en la "ceguera a las barbaridades nacionalistas" que presentan los "hombres de buena voluntad" como Carreras, el problema es precisamente, que si gente de estas características ocupa el lugar del enemigo del nacionalismo, el nacionalismo puede seguir creciendo y asfixiando a los no nacionalistas sin mancharse las manos... Esta es la gran trampa de Ciutadans, no fue creado para derrocar el nacionalismo, sino para "matizarlo". Honrosas excepciones Albert Boadella, Arcadi Espada, Pericay, Tubau, Ana Nuño, Horacio Vázquez-Rial. Lo demás es afín a Carreras, menos Félix de Azúa que va por libre, y Pérez Romera que solo quería una opción de izquierdas y se fue, mientras que los que se han quedado son "el enemigo necesario" que el nacionalismo requiere para seguir adelante.

Ciutadans ha sido una pantomima, un invento creado para no resolver los problemas creados por el nacionalismo

Mario Acosta et dona la resposta dijo...

Y esto lo dice un iluminado desde Asturias, desde allí conoce fielmente la realidad catalana, increible-ble...

Anónimo dijo...

Lo que fue vergonzoso fue el trato que los delegados de la comisión de Ideario dieron a Carreras en el primer congreso de C's. Vergonzoso, pues este hombre se había pateado media Cataluña contra el Estatut y presentando el proyecto.

De todos los comentarios que he leído infiero que los usuarios no quieren un PSC bis, o en todo caso desean un PP bis. Pues bien, que no cuenten conmigo para ninguna de las dos opciones, ninguna de las dos. Y desde luego si Carreras se va, yo también.

Saludos.

Ciudadano Ubú dijo...

Carreras parece que se postula para una ejecutiva liderada por Albert Rivera. A ver si se decide, y se retrata de una vez.

Anónimo dijo...

Anda Retuerta que los liberales que has fichado.

El Acosta liberal, si, si. Menudo fichaje. Te crees que lo manejas y es una caja de bombas. Ya ves cómo dio la espanta antes de lo que habiais previsto. Lo teniais montado para el Jueves y el voló el Lunes y os jodió el impacto mediático de las dimisiones de Madrid.

Anónimo dijo...

Pues si, definitivamente el profesor ha sido arrastrado al barro, se ha aliado con el mangante Rivera. La carrera como político de Carreras, empieza desafectada, es un profesor en desuso. Pobre, que torpe.

Anónimo dijo...

Efectivamente, así ocurrió. Rivera y de Carreras triunfaron en el congreso, y el partido se ha ido a la mierda.

Enhorabuena a los dos

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...