desde 2.006 en Internet

domingo, 22 de abril de 2007

Manifiesto de Ciudadanos para el Día de Castilla y León - Villalar - 23/04/2007

“Ciudadanos, Partido de la Ciudadanía” (C’s) considera que la política debe regirse por los principios de racionalidad y sentido común y no por los sentimientos y las pasiones.

Por este motivo, ejerciendo firme y respetuosamente el derecho a discrepar con el pensamiento casi unánime del resto de partidos de Castilla y León, no participaremos en ningún tipo de acto político o iniciativa dedicado a exaltar sentimientos de pertenencia situados al margen del concepto de ciudadanía, que debe ser el principio rector de un Estado moderno e ilustrado. Los derechos, los deberes y las libertades son de los ciudadanos, no de las piedras ni de los territorios.

El ser humano tiene una dimensión social, en la cual se inscriben sus sentimientos de pertenencia a colectivos de diversa índole. Sin embargo, las tradiciones, costumbres e ideario de dichos colectivos no pueden oponerse ni prevalecer sobre las leyes del espacio común de convivencia que compartimos: el Estado de derecho.

Consideramos lícito que se organicen actos folklóricos o culturales como puede ser el llamado “Día de Castilla y León” o la “Fiesta de Villalar”, pero nos parece inadmisible la utilización de recursos públicos, necesarios para cubrir necesidades sanitarias, educativas o de asistencia social, para promover un artificioso sentimiento “castellanoleonés” como elemento legitimador de reivindicaciones políticas o sociales.

Este disparate, que nace de la misma idea reaccionaria de identidad colectiva en que se basan los movimientos nacionalistas existentes, es la contribución de nuestras élites locales a la desestructuración de la trama de afectos que debe ser España.

Este enfoque localista y tribal no sólo pervierte el debate político, sino que traspasa sus límites y contamina a pilares básicos de nuestra sociedad como, por ejemplo, la educación.

No es de recibo, y debemos decirlo en alto -no sólo en nuestras conversaciones privadas- que los niños de Castilla y León estudien durante años y años únicamente la geografía y la historia de esta comunidad autónoma, desconociendo cada vez más las del resto de España. Frente a esta vuelta a la Edad Media, el futuro se encuentra en iniciativas como la reciente propuesta de la presidencia alemana de la Unión Europea para que todos los escolares de Europa estudien una historia común.

La Comunidad Autónoma de Castilla y León se justifica si, y sólo si, es una división administrativa más útil para todos y cada uno de los ciudadanos que vivimos en ella, permitiéndonos un mejor ejercicio de nuestros derechos individuales y una mayor proyección a través de la interacción con el resto de España y de una creciente integración en Europa.

Ante aberraciones como la segmentación de las enseñanzas por autonomías, o la desigualdad de un sistema sanitario que se fragmenta en cerrados reinos de taifas, C’s propone considerar seriamente la conveniencia de devolver competencias al gobierno central si esto beneficia al ciudadano, aunque perjudique a quienes se reparten los cargos y las prebendas en el actual modelo autonómico.

Desde C’s exigimos que no se gaste ni un solo euro del erario público en extender sentimientos regionalistas o localistas, que deben quedar circunscritos al ámbito de lo privado, y recordamos que el 23 de abril, día del Libro, también se homenajea a Shakespeare y Cervantes, que representan a una universalidad cultural mucho más provechosa que los diminutos sentimientos de identidad que se intentan fomentar entre nosotros.

A las personas que quieran asistir a la fiesta de Villalar, les deseamos que disfruten de una actividad de ocio colectiva que debería estar desprovista de manipulaciones políticas interesadas. Pero recordamos a los partidos políticos y organizaciones, que con frecuencia utilizan esta fiesta como altavoz de reivindicaciones y propaganda de sus actuaciones, que su objetivo debe ser la promoción del bienestar y de las libertades de las personas, y que el origen de nuestros derechos no procede de la fuerza de un sentimiento de pertenencia a una entidad pseudo-histórica, sino de los principios y valores que nuestra Constitución consagra: gracias a los mismos, todos somos ciudadanos.


Ciudadanos en la Red

1 comentario:

Toni dijo...

La nacionalitat és un concepte superat al S XXI. Estic d'acord que desde un punt de vista constitucional existeix la nacionalitat catalana. Però els no nacionalistes prefereixen parlar del concepte de ciutadania, que és allò que otorga drets i obligacions a les persones. Desde aquest punt de vista més modern és evident que els catalans tenim tres ciutadanies: la catalana, la espanyola, i la europea. Per tant tenim diverses nacions jurídico-polítiques superpostes, amb els seus corresponents estats consustancials. Aquesta i no altra és la nostra realitat. Ara és menester que aquests estats avancin cap el federalisme.

Ben cordialment,
Toni

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...