desde 2.006 en Internet

sábado, 21 de marzo de 2009

Nunca mais nos toreais

"Sólo en una situación de conflicto social, el PSOE tiene oportunidad de ganar las elecciones y lo saben, y si no hay conflicto lo crean, con tal de alcanzar el poder".

Si la descomposición reciente de la convivencia entre los españoles tiene un hecho de comienzo, es el singular caso del Prestige que condenó sin juicio a los responsables políticos del PP a todos los infiernos, gracias al agit-prop organizado y manejado por el PSOE y el BNG para hacerse con la Xunta de Galicia.

Hoy en Galicia vuelve a gobernar el Partido Popular y se ha concluido el proceso de instrucción del caso en el juzgado de Corcubión, que exculpa al Estado español de responsabilidad en el mismo, al Ministerio de Fomento, y al responsable de la Marina Mercante: las decisiones que se tomaron fueron las correctas. Ahora habrá que esperar la rectificación y disculpas por parte de los acusadores.

Los socialistas y nacionalistas tienen en su historia el aprovechamiento de los diversos episodios de enajenación de la sociedad, para conquistar el poder. Que Felipe González llegara al poder tras el 23-F y que Rodríguez Zapatero lo hiciera tras el 11-M, no es una casualidad.

Ellos que piden lealtad a su rival cuando están en el poder, se comportan como auténticas hordas de hienas cuando están fuera de él, se aprovechan de la debilidad del rival cuando se enfrenta a dificultades, y confrontan a la sociedad contra los gobiernos del PP, fundamentándose en patrañas, exagerando deslices a terremotos y acusando sin juicio a los gobiernos de todo lo inimaginable. La manipulación de la información que hace el PSOE es su mayor proeza política constatada, hacen de la propaganda un arte.

Sea en Madrid, Valencia o Galicia, la campaña de zapa del PSOE comienza el día posterior al triunfo del PP y no cesa hasta las siguientes elecciones, pero los ciudadanos lo saben, conocen de las artimañas del PSOE para hacerse con el poder.

Hoy estamos en la mayor crisis económica de la historia mundial, que afecta a nuestro país mucho más que a nuestros vecinos, y el PP es incapaz de hacer lo que hace el PSOE, poner a la gente en la calle para protestar sin cese hasta que consigan su propósito; podría hacerlo, pero no lo hace, tal vez por qué no sepa, tal vez por qué no quiera, tal vez por qué considere que la política requiere respeto a las reglas del juego, porque el Estado no puede actuar como sus enemigos.

La mierda en la política la introduce con mucha más facilidad el PSOE que el PP y eso lo sabe la gente de este país, la movilización de los sindicatos, las asociaciones civiles subvencionadas, las legiones de holgazanes, la España victimista se pone en marcha para pasar la factura cada cuatro años a las otras españas.

El PSOE vende España –que no le pertenece- al mejor postor, con tal de alcanzar el poder, sea a los nacionalistas o a los corruptores. Lo hace como si fuera algo normal y precisamente este hecho, es el que impide que nuestro país se desarrolle con normalidad. Solo en una situación de conflicto social el PSOE tiene oportunidad de ganar las elecciones y lo saben, y si no hay conflicto, lo crean con tal de alcanzar el poder.

Así, así gana el PSOE, contra lo que existe, creando conflictos, tensiones, problemas que atribuye a los demás, haciendo que los ciudadanos tengan mala conciencia con sus vecinos, sembrando la discordia y el enfrentamiento permanente, convirtiendo en víctimas a quienes se aprovechan de la coyuntura. Ese es el terreno social más favorable para el PSOE, y también, el más perjudicial para los españoles que no viven a costa de los demás.

Es hora de que las cosas cambien, en el último mes 2/3 de los casos de corrupción, despilfarro, o abuso de lo común, que se han publicado en los medios de comunicación de este país, están relacionados directamente con el PSOE. Va siendo hora de que este partido reciba una lección que le haga abandonar la malevolencia y la falta de honestidad de forma definitiva.

Los militantes de base del PSOE siempre han sido honestos, y no necesitan de unos dirigentes en su partido que les tomen el pelo a ellos y a todos los demás, mostrándoles el infierno del PP, mientras se lo llevan calentito. Ojo, los del PP deberían hacer lo mismo, porque en este mundo todo se contagia, y se está observando un paralelismo amenazante. Tal vez así, dentro de veinte años, la política española alcance las cotas de rigor y control que requiere para considerarse como algo normal, que no nos provoque náuseas cada mañana cuando leemos las noticias en la prensa.


Biante de Priena

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya pueden esperar sentandos los del PP si esperan que les pidan perdón y que restituyan el daño que les hace el PSOE.

Es este país de la envidia, de las sospechas y de 'tu tienes la culpa'

Homo Cupitiensis dijo...

Interesante reflexión sobre la Ductrina Nibey Se

Anónimo dijo...

El guionista del crimen de Marta

ABC, ANTONIO BURGOS Domingo, 22-03-09

LA niñatocracia de los confusamente confesos o confesamente confusos asesinos de Marta del Castillo, aparte de traer a España entera con el alma en un puño viendo la entereza y el dolor de un padre y una familia destrozada, nos tiene sumidos en la más compleja de las perplejidades. Esta niñatocracia es una inmensa metáfora donde unos desalmados primero meten al Estado hasta el corvejón en los lodos y fangos del Guadalquivir y luego se lo llevan a punta de capote hasta el basurero de Alcalá de Guadaira. Dicen que en ese vertedero tendrán que remover 45.000 toneladas de basura. Y eso que no han depositado allí los desperdicios de la Televisión Basura, que se ha hartado con este festival mediático del dolor, en el habitual y rentable tráfico de desgracias ajenas.
¿Cómo a estas alturas todo es confusión en torno a la autoría, las circunstancias, los escenarios, el móvil, las armas homicidas, incluso los tiempos horarios del crimen? La única conclusión que saco por el momento en claro es que ni Miguel, ni Samuel, ni El Cuco, ni el otro ni el de la moto son la de la ETA. Lo razono.
Los pistoleros de la ETA, fichados o por fichar, están todos preparados psíquicamente para resistir todo tipo de presiones en el caso en que sean detenidos. Son gente fuertemente ideologizada en la sinrazón del crimen como razón de vida, que creen que están salvando al mundo cuando le descerrajan dos tiros en la nuca a un padre de familia. Tienen toda una trama costosísima para ocultarse de la acción de la Policía, una red de ayuda, cientos de criminales cooperantes y asistentes. Bueno, ¿qué les voy a contar yo que ustedes no sepan acerca de la condición de los etarras y de su entorno?
A pesar de todos estos pesares, de lo entrenados que están para resistir los interrogatorios, de lo bestiajos que son, cuando la Policía detiene a una cuadrilla de pistoleros de la ETA, en dos días se sabe el arma que utilizaron, dónde robaron el coche de la matrícula falsa, dónde tenían el piso franco, dónde estaba el contacto de Hendaya, dónde tenían el zulo, qué armas y explosivos había en ese agujero, quién era la novia del cabecilla, dónde desayunaban, en qué supermercado compraban el chopepor, cómo se llaman sus cómplices, el nombre del primo del que le ha pasado la frontera y con qué grupo de «kale-borroka» empezaron a hacer bolos por el Norte. Vamos, por conocer, al instante sabe la Policía hasta la marca de los calzoncillos donde se defecan de miedo por las patas abajo cuando los detienen. Y eso que son los «gudaris» de la ETA, ¿eh?
Bueno, pues a esa misma Policía que consigue siempre eficazmente saberlo todo sobre los asesinos de la ETA, profesionales del crimen, licenciados en muerte, resulta que hace dos meses que me la tiene en jaque, pasándosela de pitón a pitón, esta pandilla de niñatos del crimen de Marta. Que si a las 3 de la mañana o que si a las 9 de la noche; que si en Camas o si en la Macarena; que si fue el menor o fue el mayor; que si la hija de su madre lo sabía o si la hija de su madre no lo sabía cuando fue de plató en plató; que si estaban drogados o no lo estaban; que si el río o el contenedor de basuras; que si el cenicero o que si el cable... Como La Parrala: que sí, que no, que no. Y por seguir con la copla, la verdad del cuento no la saben en este caso La Lirio y yo, sino que la desconoce hasta la puñetera madre que parió a La Lirio, y la que sigue moraíta de martirio es la verdad.
Aquí tiene que haber un guionista en la sombra. No me creo que cuatro niñatos sanguinarios puedan tener en jaque al mismo Estado que logra siempre descubrir y desarticular las más complejas tramas de los perversos asesinos de la ETA. Anda que menudo Oscar al mejor guión le iba a dar yo a ese tío...

Juicio a las Ratas dijo...

En el banquillo: Antonio Rodrigo Torrijos

El portavoz de IU en el Ayuntamiento arremetió esta semana, en rueda de prensa, contra dos periodistas de ABC y otro compañero de El Mundo. Perdió el control, como en el Pleno del viernes, al ser preguntado por el destino de determinadas subvenciones latinoamericanas

ABC, POR J. FÉLIX MACHUCA Actualizado Domingo, 22-03-09 a las 09:16

Cargo

Se acusa al portavoz de IU en el Ayuntamiento de confundir una rueda de prensa o el Pleno municipal con una clase teórica de ciencias políticas. Torrijos sigue sin contestar a las preguntas más comprometidas de este enredado caso donde nadie sabe dónde están las ayudas que se cursaron desde su ámbito político.

Fiscal

Señores del jurado, este señor no da la talla para asumir la responsabilidad política que le toca. Y no da la talla no porque lo diga este fiscal. No da la talla porque convirtió una rueda de prensa y después nada menos que el Pleno en un ataque desconsiderado, caprichoso y sectario. En la rueda, contra tres periodistas sevillanos. Dos de esta casa: Alberto G. Reyes y Eduardo Barba. Y el otro de El Mundo: Sebastián Torres. Todos ellos, en función de sus obligaciones profesionales, fueron a la rueda de prensa a preguntarle por lo que tenían que preguntarle sobre las subvenciones a determinadas comunidades latinoamericanas con fondos de la delegación de Relaciones Institucionales, que él dirige. Sólo querían preguntar. Torrijos los insultó.
Y los insultó, primero, no respondiendo a sus preguntas y convirtiendo la rueda de prensa en una pretendida lección de ciencias políticas. Algo que repitió en el Pleno de anteayer. Qué paradoja: un sindicalista señalado por un sector de su propio sindicato dando clases de ciencias políticas. Genial. Los periodistas le preguntaban por el destino de las subvenciones. Y Torrijos respondía, como un Marcuse de cachamba y cachimba, teorizando sobre el papel que los periodistas y él mismo desarrollan en este juego. ¿A qué juego se refiere cuando la pregunta concreta era saber el destino y parada de unas subvenciones con fondos municipales sevillanos? Ninguno de los periodistas jugaba a nada, señores del jurado. Tal vez el único que está jugando con la confianza pública de su cargo es el señor Torrijos. Y eso es precisamente lo que quieren saber y deben de seguir investigando el periodismo sevillano. ¿Por qué no investigan ustedes las subvenciones a las hermandades?, sugirió un descontrolado Torrijos. ¿Hay algo que investigar, señor portavoz?
En las cumbres nevadas de su escalada verbal, el señor Torrijos, señores del jurado, llegó a decirle a uno de los periodistas que, al final, sería tratado como un kleenex por su empresa. Algo debe saber de eso el señor Torrijos ya que en política es donde más kleenex se usan para llorar despidos sonados. Pido la condena del señor Torrijos por no ser transparente en la gestión de las subvenciones latinoamericanas.

Defensa

Si dice usted que el señor Torrijos no da la talla para estar a la altura de este gobierno municipal yo, señor fiscal, mantengo que la ciudad de Sevilla no está al nivel de la magnitud intelectual, política y oratoria de mi defendido. Así de simple. Y quiero que esto lo tengan muy claro los miembros del jurado. No estamos ante un portavoz cualquiera. No estamos ante un político al uso. No estamos ante la calderilla militante de un partido residual que llegó al poder por el cepillo electoral de un consenso político de izquierdas. Estamos, señores del jurado, ante un político de una talla tan desmesurada, tan alta y preclara que, como mínimo, debería comprenderse que es difícil comprenderlo.
Me explico: el señor Torrijos necesita interlocutores de su altura y formación. Necesita intelectuales como Beltran Russell, Sartre (por favor no confundirlo con el de Francisco Camps) Lin Piao o Plenajov. De ahí para abajo mi defendido no tiene interlocutores posibles. Debe ser muy dura la soledad del intelectual que se sabe por encima de la mediocridad reinante. Esa soledad, tan vertiginosa, es posible que te haga perder los papeles en una rueda de prensa como la que usted cita. Pero usted, señor fiscal, debe comprender que el señor Torrijos, ojo, un intelectual de la sanidad a la altura de Pasteur, Fleming o el Doctor Cabezas mismo, pierda los papeles ante la infantil insistencia periodística de tres profesionales que preguntaban lo que ya se sabe.
Sí, sí, sí señor fiscal. Los periodistas que usted defiende saben sobradamente la respuesta a esas preguntas. ¿Dónde está el dinero de las subvenciones del área de influencia del señor Torrijos? En el Ayuntamiento. El señor Torrijos lo ha repetido más de mil veces. No ha salido ni un euro de este Ayuntamiento. Y ahí está el señor interventor para ratificarlo. Que el interventor diga que no es su obligación manifestarlo públicamente y le pase la pelota al señor Torrijos es otra cosa. Y ahí está el señor Torrijos para insistir en el tema: de Sevilla no ha salido un euro. Digan lo que digan en Nicaragua, Colombia o en el cementerio de Colón de La Habana. Pido la exculpación de mi defendido.

Sentencia

Contestar con una clase de retórica barata a tres preguntas concretas merece la condena siguiente: el señor Torrijos, gracias a su capacidad intelectual, se aprenderá de memoria las obras completas de Pío Moa para debatirlas, con Lolo Silva, en un seminario político sobre la libertad de subvención a celebrar en una casa de protocolo cubana. En los intermedios habrá derecho a mojito y a escaqueo para hacer la revolución a costa del contribuyente con paseo a pabellón cubierto con una carpa muy parecida a la de la Copa Davis sevillana que se perdió.

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...