desde 2.006 en Internet

martes, 22 de abril de 2008

El sueño de la igualdad produce monstruos


"¿No será que la lucha por la igualdad es un instrumento político para establecer nuevas diferencias y favorecer a los afines contra los demás?".

El uso político de la semántica es un tema que ha sido estudiado con profusión durante los últimos años. Las palabras son armas cargadas de futuro (y de presente). El uso del lenguaje con fines persuasorios y propagandísticos es un instrumento de uso habitual en la política.

Les explicaré como se utiliza la retórica con fines políticos, utilizando un término de uso común en el lenguaje de nuestros días:

Homofobia y Heterofobia

El diccionario de la RAE considera que este término define una aversión obsesiva hacia los homosexuales, cuando en realidad acudiendo a la etimología la palabra homofobia es una palabra compuesta de dos términos el prefijo homo que significa igual y el sustantivo fobia, que significa aversión o miedo. En realidad, la homofobia, podría ser en sentido estricto, el miedo o la aversión a la igualdad. Pero en este caso, parece que la única desigualdad en este planeta es la que se refiere precisamente a la homosexualidad con respecto a la heterosexualidad.

Cuando consultamos el término heterofobia, sin embargo, no existe como tal en el Diccionario de la RAE, de lo que se deduce que "sólo" puede haber un miedo o aversión a lo que es igual, pero no existe algo parecido a un miedo o aversión a lo que es distinto, evidentemente no existe en el Diccionario de la RAE, porque en la vida real es muy frecuente que sí exista un miedo a lo diferente, de hecho la xenofobia, la alterofobia, serían formas de heterofobia.

Así tenemos que la homofobia es la aversión a los homosexuales (el concepto miedo ha desaparecido) y la heterofobia es la aversión a los extraños, a los diferentes (el miedo también ha desaparecido, solo queda la aversión). ¿Y cómo se llama entonces la aversión a los heterosexuales o la aversión a ser rechazado por motivos de raza?. Evidentemente estos miedos no parecen existir en el lenguaje corriente, porque no interesan políticamente.

Quiere decir que los homosexuales "no pueden ser por norma lingüística" heterófobos y tener aversión a los heterosexuales; y no hay nadie que sienta que puede ser rechazado por su raza, aunque sí hay varias formas de denominar a los rechazadores.

Etnocentrismos

Otro término interesante es el "etnocentrismo" que considera que los valores de la propia cultura o civilización son más importantes que los de otras culturas. Se admite etnocentrismo cuando se refiere al ensalzamiento de la propia cultura sobre las demás, con una excepción bien definida: los nacionalismos.

Los nacionalistas nunca son calificados de etnocentristas, porque defienden "valores socialmente aceptables", defienden su privación histórica con respecto a la cultura hegemónica que ha impedido su desarrollo, entonces el etnocentrismo particular se convierte en un acto liberador, pero sólo en este caso, en los demás se compara al racismo, por ejemplo, los de la cultura hegemónica son etnocentristas "malos" y los de la cultura particular -siempre "marginada, aplastada, y vilipendiada"-, aunque hagan lo mismo, son considerados etnocentristas "buenos".

En las cosas de la semántica, quien hace la definición (o quien forma parte de los grupos de presión que contribuyen a la misma) se lleva el gato al agua; no hay equidad semántica, más bien todo lo contrario, está claro que quienes luchan por la igualdad, tienen un concepto particular de la misma y no aceptan alternativas, hasta el punto de convertir en privilegio la diferencia, y el victimismo en pabellón de modernidad, mientras que los que no compartimos sus definiciones de la realidad no tenemos otra alternativa que ser considerados de todo desde su criterio prevalente de la modernidad.

Cuando se lucha por la igualdad hay que tener en cuenta de que también los nazis y los estalinistas lo hicieron, y no hay nadie que haya hecho más por la igualdad que los maoistas, que quizás sea el método de búsqueda de la igualdad más desarrollado: se anulan la libertad y la identidad, luego se crea una alternativa idéntica, y todos los individuos son considerados clones replicados de un mismo ejemplar.

Esa igualdad fascista que tanto denostamos

A esta forma algunos tienen la osadía de denominarla "lucha por la liberación", cuando en realidad representa la opresión de una mayoría por los intereses sectarios de una minoría, que obtiene privilegios de su "desventaja". Así comenzó la inmersión lingüística en Cataluña, y así está comenzando la "inmersión anómica" en nuestra sociedad. La libertad solo es de los desfavorecidos, los demás, son considerados culpables sin juicio previo, porque son declarados favorecidos.

Por mi parte, prefiero seguir pensando como mi admirado Gustavo Bueno exponía ante un tema como la clonación, que: "la igualdad es imposible, solo aparente y poco útil". Prefiero sus palabras que las de la ministra correspondiente y su corte de igualitarios.

La igualdad, al contrario de lo que ocurre con la libertad, (pues todo el mundo sabe perfectamente si se siente libre o cautivo), aunque objetivamente no esté tan claro, requiere de una "objetivación externa", de un término que nos ofrezca anclaje: igualdad de oportunidades, igualdad ante la ley, igualdad política.

La igualdad social es el epifenómeno resultante de la búsqueda de la igualdad económica que pretendía el marxismo, que ha derivado a nuevos frentes ante la hegemónica victoria del capitalismo. Mientras que el capitalismo premia el esfuerzo, la lucha, y el trabajo, la igualdad los sanciona negativamente, su forma de hacer justicia es concediendo privilegios a quienes se considera perjudicados.

El socialismo busca la igualdad como destino, el liberalismo la busca como punto de partida, he ahí la diferencia entre las sociedades que retroceden al pasado, y las que avanzan hacia el futuro; aquel que trata de destacar por sus propios medios y con sus propios recursos es un futuro aspirante al ostracismo social, porque los únicos que pueden ser diferentes y favorecidos, son precisamente los que el Estado guiado por un gobierno sectario, la igualdad siempre es para los demás, todavía no he visto a ningún igualitario renunciar a los privilegios que se le conceden por luchar por la igualdad, a ninguno.

Los privilegios son potestad del gobierno, solo llegará a quienes se decida desde el sectarismo que caracteriza sus delirantes pretensiones. Fíjense en Cuba o en los países islámicos, allí a los homosexuales son perseguidos, pero nadie dice nada. ¿Por qué?. O en China, todos son iguales y a los que luchan por la libertad los terminan aplastando, y nadie dice nada. ¿Por qué?. Un ejemplo es el desfile de prostitutas y proxenetas
organizado por el Estado chino que se muestra en la fotografía de este artículo. No he visto a ninguna organización feminista lanzar el grito al cielo, por la opresión contra estas mujeres, y resulta sospechoso.

¿No será que la lucha por la igualdad es un instrumento político para establecer nuevas diferencias y favorecer a los afines contra los demás?. Eso no es igualdad, más bien es ventajismo sectario e hipocresía.

Erasmo de Salinas

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Fíjense en los de los guantes blancos, en el traje amarillo de las prostitutas, a mí me recuerda a los nazis con los judíos, pero..., pero..., ¿los chinos?, ¿con lo igualitarios que son?, por favor..., las comparaciones son odiosas.

Anónimo dijo...

Una nueva ley en tramite en Carolina del Sur (que ya se aplica en algunas ciudades del Estado) que multará y sancionará con seis meses de cárcel por llevar pantalones por debajo de la cintura que muestren el tanga o el ombligo.

La ola de puritanismo se ceba especialmente con cualquier tipo de manifestación de afecto de vestimenta "indecente". En Little Rock (Arkansas) pueden ser condenadas a hasta 30 días de prisión si son pilladas coqueteando en plena calle. Entonces casi es preferible que se tomen precauciones, como ocurre en Pasadena (California), donde está prohibido que una secretaria esté a solas con su jefe en la misma oficina.

Anónimo dijo...

El racismo de una minoría social, frente al racismo de una mayoría social es cualitativemente distinto. Cuando te hallas en minoría y sin poder, tu fobia no es equivalente a cuando te hallas en mayoría y con el poder. El dia en que en un Estado los homosexuales fuesen una gran mayoría que discrimianse a la minoria heterosexual.. la cosa cambiaría. De momento, hay que proteger a las minorías sin poder de las mayorías con poder. no porque el problema no sea el mismo: fobia y exclusión, sino porque no es relevante. Por ejemplo, no es relevante la fobia que le pudiera tener un judío a los alemanes en os años 30, pero sí que es relevante la fobia de casi todo un pueblo alemásn contra una minoría judía.

¿Lo captas, Erasmo?

Una vez omprendido esto... puedes ahorrarte todo el artículo. es de muy mal gusto.

MK

Ciudadano en la Red dijo...

MK,

El pueblo alemán, al igual que el pueblo catalán por poner un ejemplo no odia a las minorías, unos determinados sujetos conforman una secta y establecen el odio hacia las minorías, evidentemente, hay que evitar que esto ocurra. Como en el ejemplo que se cita, que se corresponde con China, no con los nazis.

Pero una cosa es aceptar los derechos de las minorías y otra establecerlo como doctrina moral del Estado, es una cuestión de gradiente.

Y en cuanto a lo del mal gusto, comprendo que te refieres a que no es "políticamente correcto", ¿pues sabes una cosa?, me alegro de que no lo sea.

Saludos Liberales

Erasmo

Anónimo dijo...

Ciudadano Erasmo:

No sé si te he comprendido bien, pero dices "una cosa es aceptar los derechos de las minorías y otra establecerlo como doctrina moral del Estado"

¿Ah sí?

¿Los derechos de las minorías no deberían ser una doctrina moral (más) del estado?

Yo opino que sí.

Otra cosa distinta de salvaguardar sus derechos, sería privilegiarles innecesariamente. En eso estaríamos de acuerdo.

Saludos no conservadores.

MK

Anónimo dijo...

Dependiendo del viento los izquierdistas se autodenominan no-conservadores, los "conservadores" del PP no se sabe ya lo que son, los liberales se hacen anti-nazis, los progres, carcamales voraces en pos del dinero común con el rollo de las minorías, (de cojos, mancos, ciegos, preñadas, niños tontos, rubios, del Atletí, etc.)

Es decir, que en vez de la "cosa" se buscan los nombres, como si eso sirviera para algo con la cantidad de nombres que se puede uno poner a sí mismo o a las cosas.

País de rateros en el poder y de tontos inútiles sean comprados con un pirulí o de gratis.

Anónimo dijo...

Perdón, lo de "no conservadores" era una ironía respecto a los "saludos liberales" de Erasmo (cuando verdaderamente, debería decir "saludos patronales", o "conservadores").

La palabra "liberales", usada como sustituto de "derecha" sólo sirve para suavizar lo que Erasmo quiere decir: saludos derechistas.

Ergo...

...Saludos no derechistas.

MK

Ciudadano en la Red dijo...

MK,

y otra vez no te enteras, y van...

¿Que tendrá que ver la derecha con la denuncia de que las prostitutas y los proxenetas se escarnian públicamente en China, como se hacía en este país en la Edad Media?

Lo que no tengo claro es si se les escarnia por ejercer la prostitución o por cobrar por ello, o por ambas cosas, pero da igual.

Y como no te enteras te lo diré, he puesto varios ejemplos de países que persiguen a los homosexuales como Cuba o China y son de izquierdas ¿no?, pero de eso en este país no se dice nada, "omertá", porque el hermano rojo tendrá sus razones.

Nunca verás a un liberal cometer errores sectarios de tanto bulto, porque si defiende la libertad aquí, también la defiende en Pernambuco.

En cuanto a lo de Doctrina Moral del Estado, pues que no me da la gana de que me adoctrinen, como tampoco me agrada que lo haga la Iglesia o las emisoras de radio los domingos (que solo ponen futbol).

Y te explico la cuestión, una cosa es la lucha por los derechos y la libertad, y otra muy diferentes es "la utilización" de la lucha por los derechos y la libertad para obtener privilegios, partiendo de una supuesta opresión/agresión histórica, que convierte en víctimas a unos y en agresores a los demás. Eso es adoctrinamiento, y no estoy de acuerdo.

Saludos Liberales

Erasmo

Anónimo dijo...

En primer lugar, Dios me libre de considerar a China o Cuba como izquierda.

En segundo lugar, no es posible no adoctrinar. Sé honesto. Un stablishment impone su perfil. Se puede hacer de manera sutil o de manera autoritaria (o incluso totalitaria). Yo también prefiero la vía sutil, sin ser liberal, me basta con ser de izquierda democrática para entenderlo.

Pero no confundo libertad con laissez faire laissez passé. De la libertad al abandono social hay un paso, que los liberales dan y los socialistas o socialdemócratas no.

Y el PSOE nunca ha sido de izquierdas, sino que es de izquierda o derecha o centro según el tipo de aliados que tenga en cada legislatura. En realidad, es transparente, y toma color con las diferentes hipotecas electorales.

Saludos izquierdistas, antirracistas, pacifistas, democráticos y jacobinamente españoles.

MK

Anónimo dijo...

“…como Cuba o China y son de izquierdas ¿no?...”


Georges Simenon:

¿Puede considerarse que el conjunto
de dictaduras constituye el comienzo de un reagrupamiento de los pueblos, o será sólo un fenómeno pasajero? ¿Qué ocurre con el conjunto de democracias occidentales?


León Trotsky:

No comparto el criterio de clasificar las naciones en democracias y dictaduras. Exceptuando a una reducida capa de políticos profesionales, las naciones, pueblos y clases no viven de la política. Las formas de gobierno son simplemente los medios para realizar tareas específicas y principalmente económicas. Naturalmente, una cierta similitud en las formas estatales favorece la comparación. Pero en última instancia lo decisivo son las consideraciones materiales: los intereses económicos y los cálculos militares.

http://www.fundanin.org/simenon.htm

Enlaces Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...